15 de agosto de 2009

La estación de Tren de Béjar

Autor: Javier R. Sánchez Martín
Publicado: Béjar en Madrid, 13 de Febrero de 2004

A veces, el ramalazo de la nostalgia encamina mis pasos a la antigua estación de tren. Allí paseo entre viejos raíles oxidados, palancas para el cambio de agujas, topes de frenado, arcos metálicos, curiosos sistemas para bombear agua a las locomotoras, una pintoresca grúa colocada sobre un basamento de piedra, andenes, muelles de carga y, por supuesto, esas peculiares construcciones que siempre llamaron mi atención por su curiosa arquitectura.

Permanecen mudas y semiderruidas las casas de los ferroviarios, pero se han restaurado recientemente el edificio de la antigua estación y alguno de los locales adyacentes, lo cual ha sido una excelente idea. Espero y deseo que el fin para el que van a ser destinados, ese Centro de Ocio Juvenil que tanta falta hace en Béjar, revitalice esta zona y la saque del lamentable estado de abandono en que ha estado sumida los últimos años.

Desde la Estación se tiene una hermosa panorámica de Béjar. Según hacia donde se mire puede verse gran parte de la muralla, el antiguo palacio de los Duques de Béjar, las torres de varias iglesias, la sierra, El Castañar, la Peña de la Cruz, el valle de El Rosal, el viaducto, ... Pero la misma estación es en sí un bonito paraje.

Fotografía antigua de la Estación del Tren. Béjar.


El emplazamiento de la estación se realizó en este trozo llano cuando los ingenieros decidieron trazar la vía por Navalmoral, construyendo un túnel que, atravesando Béjar, sacase directamente el tren a la zona del puente de San Albín. Como es conocido, ese ilustre prócer que fue D. Jerónimo Gómez-Rodulfo (nacido en 1810 en una gruta en el paraje de nuestra Sierra conocido como Navamuño, durante la Guerra de la Independencia), deseaba que la estación se ubicara en el paseo de Santa Ana, pero los ingenieros lo desaconsejaron por las dificultades técnicas que presentaba el puerto de Vallejera y la necesidad de hacer un viaducto de gran altura cercano a Ledrada, para salvar los accidentes del terreno.

D. Jerónimo Gómez, que tanto hizo para que se construyera esta línea férrea, no pudo ver cumplido su deseo de ver llegar el primer tren, pues falleció poco antes de que esto sucediera, en la última década del siglo XIX. Es de justicia reconocer que en la construcción de la línea férrea que pasaba por Béjar influyeron también decisivamente, entre otros, D. Esteban Anaya, yerno de D. Jerónimo Gómez-Rodulfo (ambos desde Béjar), y D. Jerónimo Rodríguez Yagüe desde Madrid. (ver Béjar en Madrid de 16-05-1922).
Vista actual de la estación del tren
desde las murallas. Béjar

Algún día puede que escriba acerca de D. Jerónimo Rodríguez Yagüe, fabricante de paños y diputado a Cortes en Madrid, personaje de gran influencia en el Béjar de la segunda mitad del siglo XIX y muy bien relacionado en la corte. Pienso que fue un fabricante textil con gran visión de futuro, y que su temprana muerte en 1903 privó a la industria textil de uno de sus adalides. Estaba casado con Dña. Manuela Rodríguez-Arias.

El tren llegó tarde a Béjar en comparación con otras zonas textiles, pero se erigió inmediatamente en motor de progreso. En efecto, sin el tren no hubieran podido llegar a nuestra ciudad numerosas máquinas textiles, que por su volumen y peso eran imposibles de transportar entonces por otros medios. También se hizo enseguida imprescindible –aparte de para viajar personas- para el transporte de combustibles como el carbón y de mercancías (lana, productos manufacturados, etc). Para demostrarlo será suficiente con dar algunos datos: en 1918 entre La Estambrera y La Illana (propiedad de B. Redondo y de García y Cascón) podían lavar once mil kilos diarios de lana, con un consumo diario de tres toneladas de carbón en La Estambrera y de dos en La Illana (Béjar en Madrid de 15-09-1918). Imaginen ustedes cómo transportar once toneladas diarias de lana o cinco toneladas de carbón diario a principios del siglo XX sin el auxilio del ferrocarril. Simplemente, imposible. Y eso sólo considerando dos fábricas, que en Béjar había muchas más.

Estado de las vías, en total abandono, en la actualidad


El ferrocarril lo fue todo para Béjar. Llegó un poco tarde pero fue uno de los elementos básicos sin los que la industria textil y otras industrias no hubieran podido sobrevivir. Luego desapareció de nuestras vidas (¿para siempre?) con gran malestar de los bejaranos, si bien hemos de reconocer que también con un poco de apatía por parte de muchos de nosotros, porque ¿cuántos lo utilizábamos?. Hoy día hay otros medios de transporte, es cierto, pero estamos en la época de la alta velocidad y el tren se está revalorizando cada vez más.

Me gusta esa estación, y me gusta pasear por ella. Me recuerda cuando en alguna ocasión me sentaron al lado de la ventana en el Colegio Salesiano, y desde allí veía de vez en cuando llegar y salir los trenes y evolucionar las máquinas echando vapor por sus chimeneas. O cuando íbamos a jugar por allí y poníamos una perra gorda en la vía para que el tren la aplastara.

Es una buena idea que se recuperen la mayor parte de los edificios de la estación y, mejor aún, si se arregla un poco y se adecenta toda la zona de las vías como zona de paseo. Aunque ya no tengamos tren. A lo mejor algún día vuelve.

29 comentarios:

  1. MUY BUENO EL ARTÍCULO. ME ENCANTA QUE A LAS IMAGENES DEL BLOG LAS UTILICEIS (VOSOTROS) PARA TAN BUEN FIN. GRACIAS POR EL ENLACE
    uN SALUDO A TODOS

    ResponderEliminar
  2. Madame, ojala que vuelva!
    Yo tengo una debilidad especial por las estaciones de ferrocarril, o mas exactamente por los trenes. Me parece un medio encantador de viajar. Resulta muy romantico y evocador.
    Esperemos que todo eso pueda ser recuperado.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Archivo Fotográfico y Documental de Béjar: con todo el atrevimiento he osado tomarme la licencia de "apropiarme" de una de tus imágenes para ilustrar el artículo de Javier. Sobre todo porque si se habla del pasado y no tenemos una idea gráfica de él es más difícil imaginárselo.

    Además, así te promociono el blog que siempre es bueno. La gente se queda prendada de la foto y tienes más posibilidades de que entren. Espero que no te haya molestado.

    Un besazo y nos vemos

    ResponderEliminar
  4. Madame Minuet: Béjar logró tener ferrocarril, y además de manera tardía, como necesidad al desarrollo industrial textil de la ciudad. Una vez desaparecido este medio de vida nos arrebataron el tren (parece ser que ya no éramos nadie y buena gana de mantenerlo en funcionamiento). Ya no había lana que transportar, ni piezas, ni maquinaria, ni mano de obra.

    Ahora algunas instituciones trabajan para que vuelva, sobre todo porque sería un buen nudo de comunicaciones en la zona oeste de España- Vía de la Plata.

    Besos e igualmente

    ResponderEliminar
  5. Siempre me ha atraído el ferrocarril y ver el abandono del que pasa por aquí me hace sentirme triste. Si se pasea por las vías con tranquilidad se puede observar que esta línea tenía fecha de caducidad mucho antes de que decidieran su fin. Primero los pasajeros y después las mercancías dejaron de circular, pero es que ahí hay railes de la década de 1.920... ¿por qué no se fue renovando y manteniendo con vistas a que continuara al menos para mercancías? Porque además, incluso con el trazado actual, eso sería factible si se renueva la infraestructura.

    En la década de 1.980, incluso antes, alguien decidió apostar por la carretera y llenarnos de autovías el país (increíble que seamos el tercer país del mundo por número de km.). Cierto, viene bien circular por ellas, pero también es cierto que su auge es debido a que en muchos casos se abandonó el ferrocarril a su suerte.

    La alta velocidad solo es factible para pasajeros, las mercancías deben circular más lentas y hay un programa de la UE (New Opera) que intenta recuperar vías en desuso para ello. ¿Le tocará a la nuestra?

    Ostras... que rollo he metido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. El rápido desarrollo del transporte por carretera ha sido, junto con la desidia de nuestros responsables(¿?) políticos, la principal causa de que eliminaran tantos y tantos tramos de vía en España. Una pena. A mi es un transporte que me encanta. De hecho mi primer viaje de novios fue con un billete de ferrocarril abierto Murcia-Venecia. Subir y bajar en cualquier tren y en cualquier estación. Precioso.
    Hay que apoyar cualquier iniciativa que surja para resucitar al tren. Lo que también ocurre ahora es que hay tantos intereses que todo se desvirtúa y tergiversa en favor de unos cuantos que solo persiguen enriquecerse.

    Buf! M'enrrollao.
    Feliz sábado, Carmen.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Carmen, bellísimo texto! Las estaciones de tren tienen algo muy especial, es como si siempre estuvieran esperando para llevarnos a caminos insospechados, a vivir una aventura inesperada. Un besito, guapa!

    ResponderEliminar
  8. Leyendo este artículo me viene a la mente aquella época,cuando utilizábamos el tren,con bastante frecuencia por cierto pués no teniamos coche,y la verdad es que se siente cierta nostalgia y mucha pena pues las vias estan tomadas por la maleza y la sensación de abandono es total.Recuperar estas vias en una MILLA VERDE sería una buena opción pues me temo que el tren ya pasó y no creo que vuelva,una pena. Muchos besos Carmen.

    ResponderEliminar
  9. La fachada reluciente de los AVEs esconde el cadáver del ferrocarril en España, los trenes de alta velocidad son útiles para salvar grandes distancias, el resto es mera política y palabrería.
    El verdadero ferrocarril el que vertebraría el país se está muriendo, los pueblos se están quedando sin tren en aras de la rentabilidad económica, y pongo ejemplos:

    entre Madrid y Zaragoza el nuevo AVE solo para en Guadalajara y Calatayud dejando al resto sin nada.
    En Ciudad Real ya no hay regionales, solo se puede ir en AVE a Ciudad Real o a Puertollano, el resto solo lo ven pasar.
    La conexión entre Toledo y Aranjuez ya no existe.
    Cuando el Ave a Levante esté terminado los pueblos conquenses de Huete, Tarancon o valencianos como Utiel y Requena se van a quedar sin el...

    Lo dicho una pena...

    ResponderEliminar
  10. en el ámbito meramente fotográfico yo tambien alucino con la estacion, creoq ue lo sbes, tengo fotos sensacionales, algunas fotomontadas con viajeros de otra época y todo
    si quieres un dia te enseño
    saludos

    ResponderEliminar
  11. Juan Carlos: no has emtido ningún rollo, me ha encantado tu reflexión porque no se queda en un mero lamento y "morriña" del pasado, sino que aporta información, posibles soluciones y ¿futuro?. Si estuviese en nuestra mano los trenes volverían a circular por esos raíles, vetas de hierro engullidas por la naturaleza. Ahora con la autovía parece un sueño aún más irrealizable, pero todo llegará, por lo menos tengo esperanza de ello, lo que no sabemos es el tiempo que se tardará en realizarse.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Enrique: a mí es un medio de locomoción que, a parte de poseer cierto aire romántico, es cómodo y seguro. Los coches no me inspiran confianza (no es lo mismo que circule una persona por un raíl que decenas de coches por carreteras empapadas de agua, hielo, en mal estado además).

    En tren además se puede conocer a gente nueva, te puedes pasear por él, admiras mejor el paisaje.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Ana Trigo: muchas gracias. Enviaré tus felicitaciones al autor del texto, mi buen amigo Javier, de tu parte.

    Otro beso también para tí

    ResponderEliminar
  14. Sin duda Béjar y su industrialización empujarón al inicio de esta estación y como resultado el tren .
    El artículo como siempre genial , ubicación , datos biográficos , imagenes ......
    Las estaciones de tren siempre han sido un lugar lleno de historias de una vida .
    Creo que el rehabilitarla es fantástico y además sería bueno convertir la vía en vía verde .
    Felicidades .
    Un gran beso .

    ResponderEliminar
  15. Cuando Carmen Cascón me propuso publicar algunos de mis artículos en su Blog, mi primer pensamiento acerca de su acogida fue de cierto escepticismo. Pero ella estaba convencida de que muchas personas los leerían e incluso los comentarían.
    El resultado no puede ser más elocuente.
    Gracias a todos los que comentáis mis artículos con tanto fundamento y aportando en este concreto perspectivas incluso diferentes (pero siempre complementarias) a las que imaginé cuando di el agradable paseo por la estación de Béjar que me inspiró el artículo.
    Gracias también a Carmen por difundir mis escritos y por seleccionar esas acertadas fotografías que ilustran mis textos.
    Y también por tomarse la molestia de contestar a cada uno de vosotros de manera siempre adecuada.
    Un abrazo para todos.

    Javier R. Sánchez

    ResponderEliminar
  16. Guenas moza, me he encontrado con Javier por la calle y hablaos de este articulo
    javier es un currante de esta nuestra historia contemporanea

    ResponderEliminar
  17. Juana María: pues ¿sabes que yo espero que las generaciones venideras recuperen el tren?. Por lógica, si todo va mejor, tendrán en cuenta que es un medio de locomoción cómodo y fiable. O, quién sabe, quizás inventen otro y ya no sea necesario... Y si no, pues que lo utilicen siempre en beneficio de todos y nunca lo dejen como vestigio muerto del pasado.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  18. José Luis: quizás la solución esté en compatibilizar ambas modalidades (AVE y regionales), pero en fin, en política ya se sabe. Los intereses económicos están por encima de toda lógica posible.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Cuentos brujos: no me extraña que sea una de tus inspiraciones. Ya te dije que a Oscar le encantó la foto que presentastes al concurso del bejar.biz.
    El día que nos conozcamso tendremos mucho de qué hablar, jejej.
    Un beso para los dos

    ResponderEliminar
  20. Loli Martínez: en la cuestión del tren de Béjar ya ves que las opiniones son dispares. Los hay que apostamos por recuperar el tren de nuevo y otros, que dados por vencidos, todo hay que decirlo, y viendo que no hay interés alguno por recuperarlo, se conforman con transformarlo en vía verde. Ambas soluciones son correctas y viables si las autoridades quieren. Pero cuando no hay voluntad...

    Un besazo

    ResponderEliminar
  21. Javier: siempre a tu disposición, ya sabes. ¿Has visto que seguidores tan majos tengo? Lo bueno de tener un blog es interactuar con tus lectores, saber qué opinan, qué artículos les gustan. Esto tiene riesgos, es verdad, sobre todo para los que no tienen mucho tiempo o si las opiniones son desfavorables. Pero, ya ves qué bien nos tratan.

    Y lo más interesante: das a conocer Béjar a través de la web, un medio de masas cómodo y que llega a más gente.

    Muchas gracias a tí Javier.
    Un besazo, profe

    ResponderEliminar
  22. Cuentos brujos: pues sí, es un experto con todas las letras y muy buena gente, cosa que no es habitual en estas lides. A ver si le animamos a hacer su historia del textil en Béjar que hace mucha falta.

    Buenas noches, mozo

    ResponderEliminar
  23. Hola Carmen:

    Que entretenido este relato sobre los ferrocarriles. Que lástima que el tren tardará en instalarse en Béjar, casi no lo pudiesteis disfrutar y repentinamente os lo arrebataron!

    Siento especial predilección por viajar en este medio de transporte, te envuelve en una atmosfera ideal para las reflexiones.


    Un Beso

    ResponderEliminar
  24. Soy uno más de los fascinados por el tren y sobre todo por las estaciones, tanto de las grandes ciudades como de los pueblos.
    Precioso artículo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Sería fundamental la recuperación de la ruta vía de la plata apostando de esta forma por un transporte limpio pero por desgracia falta la voluntad política necesaria para llevarlo a cabo.
    OSCAR GONZÁLEZ

    ResponderEliminar
  26. Lady Caroline: en realidad, pudimos disfrutar del tren alrededor de un siglo, pero siempre vinculado al desarrollo textil. En el momento en que éste entró en crisis definitiva y mortal (siempre lo estuvo perviviendo a trancas y barrancas), el ferrocarril fue suprimido.

    Un beso y gracias por tu visita

    ResponderEliminar
  27. Xibeluis: espero que un día nos muestres en tu blog esas preciosas fotografías de estaciones que tienes guardadas, jejej.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  28. Excelente tu entrada sobre el tren de Béjar, ojalá se rescate su vuelta esperada.
    La verdad es triste dejar que se muera un medio de locomoción tan práctico, cómodo y precioso como son los trenes.

    Me acordé de un haiku del poeta Eduardo Moga.. aquí te lo dejo amiga Carmen.

    "La tarde se hace
    metacrilato y sueño
    en el vagón."

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  29. Carmensabes: muchas gracias. Transmito tus felicitaciones al autor del artículo que nos hace reflexionar sobre el pasado, el presente y el futuro de Béjar a través del ferrocarril.

    Precioso Kaiku que viene al pelo de este artículo. Un magnífico regalo.

    Besos tocaya

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.