27 de febrero de 2011

Historia de la Plaza de Toros de Béjar (2ª Parte)



Autor: José Álvarez- Monteserín, Presidente de la Asociación de Amigos de la Plaza de Toros de Béjar.


Hay que significar que, cuando se habla de antigüedad de las Plazas de Toros, solamente se refieren aquellas que fueron construidas ex profeso para la función taurina, aunque actualmente se las estén dando también otros usos. Por tanto, no se recogen en este apartado los edificios y plazas urbanas en las que antiguamente se corrieron toros, ni las actuales en las que se siguen corriendo, aunque estén habilitadas hoy día para ello. Ejemplo de las primeras es la Plaza Mayor de Madrid, en la que se dieron toros en tiempos de Felipe II, y de las segundas, el Coliseo Romano de Nímes, Francia, de construcción anterior al nacimiento de Cristo, en la actualidad Plaza de Toros.

Plaza de Toros de Béjar
Extraída del blog Los Abdones



Las características de la Plaza son: construida de mampostería en seco, mantiene el perímetro y superficie iniciales, incluido chiqueros. Los tendidos llamados de La Pedriza y de La Virgen fueron construidos en 1713. El edificio principal tiene tres plantas: en la planta baja se ubican las taquillas, enfermería, patio de cuadrillas y arrastradero; en la primera se ubican una de las salas del Museo Taurino y el llamado Palco Bajo, y en la segunda otra dependencia del Museo y el Palco Presidencial. A la altura del Palco Bajo y a la derecha de la Presidencia existe un tejadillo que protege las localidades de la Banda de Música. Tanto el Edificio Principal como el Tejadillo de la Banda fueron construidos en la segunda mitad del siglo XIX. Antiguamente, hasta el año 1934, existió otro tejadillo que cubría las localidades de poniente; hoy la afición bejarana reivindica la reposición de dicho tejadillo en aras a dar a la Plaza la fisonomía arquitectónica que hasta ese año tuvo. Posiblemente, y ojalá sea así, cuando se celebre el III Centenario de la Plaza se haya reinstaurado este tejadillo. (En el momento de escribir estas líneas, febrero del 2.009, el Ayuntamiento de la Ciudad y los integrantes del Comité Organizador de los eventos del III Centenario trabajan en ello).

Placa en el exterior de la plaza


La Plaza de Toros de Béjar tiene una característica original y es que el Patio de Cuadrillas está debajo del Palco Presidencial. Estas dependencias no están situadas diametralmente opuestas, como ocurre en la mayoría de las Plazas. Dice la leyenda que antaño había costumbre de que los toreros actuantes, antes del festejo, portaran en andas a la Virgen del Castañar, patrona de Béjar, desde su Santuario hasta la misma Plaza para que presenciara el festejo. La posicionaban en el llamado Tendido de la Virgen, en el que todavía se conserva en estado original una meseta triangular de ubicación de la Patrona. Los toreros iniciaban el paseíllo en el Patio de Cuadrillas, se dirigían primero a cumplimentar a la Virgen y después retrocedían a cumplimentar a la Presidencia, lo que justifica la disposición de las dependencias antes citadas. Se dice que el hecho de que a lo largo de estos trescientos años de vida de la Plaza no se hayan producido en ella graves percances obedece a milagro de la Virgen.


Otra placa

La Plaza de Toros de Béjar, a lo largo de su historia, ha sufrido varias reparaciones. En el año 1917 se la hizo una completa restauración por los desperfectos sufridos en años anteriores; en 1956, desaparece el callejón, después de sufrir un gran deterioro en un festejo taurino, declarándola en ruinas el alcalde de entonces. Pero cinco años después, el alcalde siguiente Ramón Olleros decide restaurarla. Elimina definitivamente el callejón y arregla la Presidencia y Tendidos para dar festejos. Ramón muere en accidente de tráfico el 8 de diciembre de 1962 y la plaza queda prácticamente olvidada por parte de las autoridades locales, a pesar de que no faltan personas y entidades que quieren recuperarla para la función taurina. Pero esto no llega hasta el año 1992, en que se inician las obras de lo que será la restauración definitiva. El Ayuntamiento de la ciudad crea la Escuela Taller Alaíz con un grupo de entusiastas alumnos capitaneados por el monitor y gran aficionado taurino, Luis Martín Flores. Se realiza una remodelación completa hasta dejarla como está hoy. El 9 de agosto de 1996 es reinaugurada.

Vista exterior de la plaza
El propietario de la Plaza es el Ayuntamiento de Béjar, quien la mantiene en perfecto estado; tiene un aforo de 4.200 localidades y está declarada Bien de Interés Cultural.

Actualmente el número de festejos que se celebran en Béjar al año no suele pasar de cinco, pero el Ayuntamiento y las asociaciones taurinas de la ciudad, entre las que se encuentra la Asociación de Amigos de la Plaza de Toros de Béjar, trabajan con entusiasmo, y año tras año van mejorando en calidad y cantidad los espectáculos y van consiguiendo que la afición antes dormida del pueblo bejarano vaya despertando y llenando el aforo de la Plaza, como últimamente sucede. Por otra parte, son cada día más los amantes de la cultura taurina y de nuestra incomparable Fiesta Nacional, los que vienen a visitar esta singular joya artística e histórica que es, la Plaza de Toros de Béjar.


*Los párrafos de éste articulo escritos en letra cursiva, han sido tomados íntegramente del libro "La Plaza de Toros de Béjar, es la mas antigua de cuantas existen en España", escrito por D. Juan Muñoz García, ya fallecido, que fue Cronista oficial de Béjar, Historiador y miembro de la Academia de la Historia.

**La fotografía del grederío d ela plaza de toros está tomada del blog Los Abdones de mi buen amigo Jero Gómez- Rodulfo. Os invito a todos a que entréis a curiosear en su mundo bejarano.

***Las tres fotografías restantes me las pasó gentilemente mi amiga, bejarana de adopción aunque extremña de corazón, Laura Mendoza, a las que agradezco este buen detalle. También posee un blog, Mendozada, en el que expone reportajes, fotos y relatos variados de Béjar y otros lugares.

58 comentarios:

  1. En serio son cada vez más los aficionados a la fiesta taurina por ahi? No tenía ni idea. Pensaba que el número decrecía en todas partes.
    Yo no tengo inconveniente en visitar la joya artistica, pero mejor sin toros, madame :)

    Feliz tarde de domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. A mí me ocurre lo mismo que a Madame Minuet. Por un lado siento una enorme curiosidad por la "arquitectura" que da forma a la plaza de toros. Por otro un gran respeto al toro y sobre todo a sus astas. También, de visitar la plaza, lo haría cuando estuviera vacía: mayor tranquilidad, menos ruido y, sobre todo, menos peligro. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Me ha interesado especialmente el hecho de que el patio de cuadrillas esté bajo la presidencia. Y lo de portar las andas de la Virgen.

    Es un buen artículo para la Historia de la Tauromaquia.

    Aficionados a los toros hay muchos. Entre ellos, aunque en los niveles más modestos, mi persona.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. A mí me gusta ver la plaza vacia o cuando se llena para un concierto:)
    Como verás mi afición a los toros es nula...pero no a fotografiarla:)
    Me gusta esta plaza.

    Gracias por mencionarme en tu blog.
    Si alguna vez necesitas alguna ya sabes.
    Un beso y buen domingo.

    ResponderEliminar
  5. Es curioso constatar como el origen de la plaza de toros moderna surge cerca de las ermitas, santuarios y sus festividades. Seguramente porque en los pueblos y ciudades se reutilizaba la plaza mayor cuando había toros.

    También sorprende el número de plazas de cierta antigüedad que hay por esta zona: Béjar, Medinilla, Piedrahíta, Miranda del Castañar, Valdefuentes de Sangusín...

    Ah, y para los que no seáis muy taurinos, sabed que en verano el coso bejarano es sede de un importante festival de blues.

    Por cierto, y aunque no soy precisamente muy taurino, al pertenecer a la Banda Municipal de Béjar me ha tocado ser el timbalero de los festejos muchas veces.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Interesante como la primera parte. Una continua evolución y restauración de la plaza que, sin embargo, no ha cambiado en lo sustancial su fisonomía. Desde luego un elemento digno de conservar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Interesante entrada. Parece mentira que tenga tan larga historia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Es digna de admiración la arquitectura de esta plaza. Me gustó también esta segunada parte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Muchisimas gracias por la aclaración.

    Felicidades y Besos

    ResponderEliminar
  10. No resulta extraño que los toreros portaran a hombros a la Virgen. Sabida es la devoción que por María sienten la mayor parte de los matadores, y que la exhibición de estampas marianas en sus habitaciones antes de corridas, forma parte de la parafernalia propia de los prolegómenos del festejo.
    Cinco corridas en la temporada tampoco esta nada mal. Seguro que existen plazas de ciudades mayores con menor número. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Que costumbre tan curiosa la de bajar a la Virgen del Castañar a que presenciase los toros, me resulta pardojico.
    La plaza me parece preciosa y es notable el trabajo de la Escuela taller.
    La fiesta tauria no está en su mejor momento, quizás en Bejar no se lo hayan planteado ya que la afición va en aumento, me parece muy bien a pesar de que yo jamás iría a una corrida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Como a Wendy me parece curioso que bajen a la virgen para ver los toros...

    La arquitectura impresionante. Los toros...no tanto.

    Saludos Carmen

    ResponderEliminar
  13. Me ha resultado curiosísimo el que llevaran a la Virgen del Castañar a la plaza a presidir los festejos taurinos... Aunque los romanos también llevaban al circo a sus dioses en andas. Siempre es un placer saber nuevas (y singulares) cosas de tu Béjar. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Osea que la virgen del Castañar tenía que ser taurina sí o sí :) Me alegro de que el ayuntamiento se ocupe de la Plaza y todavía más de que le de el trato qu merece. Un beso, Carmen

    ResponderEliminar
  15. mis suegros visitaron Bejar el año pasado y una de las cosas q mas les llamó la atención fue la plaza de toros. independientemente de q se esté a favor o en contra de los toros no deja de ser todo un monumento

    ResponderEliminar
  16. Aparte de ser todo un monumento por las características de su construcción es única, no obstante hay un pueblo de la sierra de Madrid, Bustarviejo, que guarda un cierto parecido por la piedra, aunque en este caso es solo tres cuartos de plaza abierta que la cierran con el edificio del ayuntamiento y talanqueras para los festejos, los burladeros son de enormes piedras, es también muyu curiosa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Te sigo en la distancia, Carmen, aunque robando el tiempo al descanso. Como siempre, muy interesante todo lo que publicas.

    ResponderEliminar
  18. Buenos y soleados días por aquí abajo, en Andalucía. Como siempre un placer pasar por aquí... Gracias por compartir tus cosas con nosotros.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Pues si es cosa extraña que a la Virgen del Castañar le gustaran los toros. La Virgen de la Vega de Piedrahíta, aunque tiene una plaza de toros cuadrada detrás (de la que sigo pidiendo que alguien la date) no debía ser muy taurina, pues cuenta la leyenda que estaba cosiendo y fue atacada por un toro, dejando caer las tijeras y el dedal que quedaron marcadas en una peña de la Casa de las Fieras, cerca de la ermita.

    Fuera de leyendas, lo que si es cierto es que el toro o los toros de la corrida de las fiestas eran donados por algún devoto. Una vez matado, la carne era vendida con las consiguientes ganancias para la Mayordomía de la Virgen de la Vega. Como dice Roberto, no sería el único caso en el que el toro serviría para aumentar los ingresos de las ermitas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Interesante como siempre su entrada, es sin duda una plaza de toros con solera. Lo que me llama la atención es su antigüedad y su estado de conservación. He conocido otros lugares donde se celebraba la Fiesta desde muy antiguo, pero donde se adaptaban las plazas para ese momento, le recomiendo en este sentido la visita al pueblo madrileño de Chinchón, su plaza mayor, que ni siquiera es redonda, se cerraba en sus esquinas y calles formando una plaza de toros improvisada, la gente veía el espectáculo desde las balconadas que dan a la plaza o detrás de los portones de las casas.

    Un saludo :-))

    ResponderEliminar
  21. Madame Minuet: bueno, la afición digamos que se mantiene por el entusiasmo que ponen las peñas sobre todo en las fiestas de la Virgen del Castañar. El festejo se anima con sus presencia y digamos que la afición es mayor, en este sentido, ahora que hace unos años.

    También voy a la palaza sin bichitos, jejej

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Cayetano: pues hay posibilidades para ambas cosas, para ver la plaza con y sin toros.

    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Retablo de la Vida Antigua: quizás debería haber puesto una foto del lugar que me comentas para que se viera que la entrada y el patio de cuadrillas están por debajo de la presidencia. Sin duda la razón estriba en que éste es el punto (oeste) más próximo al santuario y a la vez se encuentra a la sombra en las horas de tarde.

    Hombre, por lo menos veo que hay un aficionado taurno por aquí, de lo cual me alegro porque este es un blog plural, jejeje

    Abrazos

    ResponderEliminar
  24. Laura M.: muchas gracias por tu ofrecimiento. Estás en todo, jejeje Con los buenos reportajes que realizas no dudes de que te pediré alguna foto.

    Besazos

    ResponderEliminar
  25. Roberto: muchas gracias por tus aclaraciones, Roberto, siempre oportunas y bien traídas. ¿No será que estamos es una provincia en la que el toro siempre está presente pastando en sus dehesas? Lo digo por la abundancia de plazas de toros.

    Y sí, en Béjar durante el verano se celebra en la plaza un festival de blues de importancia internacional. Alguna vez os contaré alguna cosilla en este sentido.

    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Carolus: se hace lo que se puede en cuanto a la conservación.

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Lorenzo: muchas gracias por pasearte por este blog y sobre todo por dejar tu comentario. Me hago seguidora tuya.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  28. Antorelo: me alegro de que te haya gustado.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  29. Mª Ángeles y Jose: besos para vosotros.

    ResponderEliminar
  30. Desde la terraza: sí, aunque esta tradición no sé si realmente lo es, es leyenda o está documentada. En todo caso es una práctica que se ha perdido en la noche de los tiempos. Me alegraría encontrar algún documento que lo corrobore. Creo que este año, con motivo del III Centenario, quieren recuperarla. Será digno de ver, aunque lo realizarán con una copia de pequeño tamaño de la Virgen, claro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  31. Wendy: creo que la afición en Béjar va en aumento pero porque se ha aumentado la presencia de la juventud en las fiestas patronales. Digamos que anteriormente los bejaranos eran poco aficionados, quizás gente de mayor edad, y ahora se ha dado cabida a las peñas de barrio que alegran con su presencia las corridas en las fiestas de la Virgen del Castañar. También se ha aumentado el número de festejos taurinos.

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Manuel: por eso no he puesto fotos de la plaza con bichitos por ahí... Sólo me interesa su arquitectura y su historia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  33. Isabel Romana: hay que tener en cuenta que la plaza de toros se costeó con el dinero de la Cofradía de la Virgen del Castañar con el objetivo de festejar a la Patrona de Béjar y sacar con la venta de entradas dinero para la construcción del santuario. Luego podemos decir que Patrona y Fiesta Taurina estaban íntimamente relacionadas. Lo que tenemos que documentar es si llevaban la Patrona allí realmente o solo una imagen pequeña.

    Saludos

    ResponderEliminar
  34. Almalaire: si lees el anterior comentario, creo que te aclarará las dudas de la relación Virgen- Plaza de Toros, aunque yo diría que la Virgen no es taurina, sino sus devotos, jejeje

    Besos

    ResponderEliminar
  35. Jose Luis: sí, y muchas gracias por tu afirmación. Béjar vende la pLaza de Toros como uno de sus atractivos más turísticos junto con El Bosque, los Hombres de Musgo o las murallas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  36. Jose Eduardo: me alegra mucho de que Madrid también cuente con plaza antiquísimas. La verdad es que en la geografía española hay pueblos que cuentan con plazas cuya construcción se pierde en la memoria del tiempo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  37. Francisco Espada: ¿qué tal el tiempo atmosférico por las islas? Pásalo bien por ti... y por mí, que aquí hace un frío que pela.

    Saludos

    ResponderEliminar
  38. Hiperión: soleados por aquí también, pero con un frío de aúpa.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  39. Agev: no, si yo no sé si a la Vigen le gustarán los toros. Lo que está claro es que a sus fieles sí y por eso construyeron la plaza, para obtener dinero con la venta de entradas y embellecer el santuario de su Patrona. Así dinero y fiesta, Virgen y Plaza se interrelacionaban.

    ¡Anda! Había escrito lo anterior sin leer tu aclaración. Muy buena tu puntualización: la carne también se vendía para obtener ingresos. En todas partes las historias son similares.

    Saludos

    ResponderEliminar
  40. Pedro de Mingo: la de Chinchón, que por cierto aparece en la película de "La vuelta al mundo en 80 días", creo que podría ser el modelo e imagen que podemos retener a la hora de pensar en una PLaza Mayor adaptada temporalmente para la función taurina. Aquí en Béjar también se hacía así: para las fiestas de la patrona se hacían en el Castañar y para el resto de fiestas en la Plaza.

    Saludos

    ResponderEliminar
  41. Yo, como muchos de los anteriores comentaristas, tampoco soy taurino: pero la plaza me ha encantado, sobre todo la vista de la última fotografía. ¡Muy original!
    Saludos, Carmen

    ResponderEliminar
  42. Yo como buena tauro, me gustan los toros, las plazas de toros y las corridas... de toros.
    Pero creo que como fiesta nacional tiene los días contados...

    Pero la plaza es preciosa, muy bonita la restauración y...me gusta el trabajo documental que has hecho y que referencies las fuentes... ¡Viva tu honradez!
    ¡Viva Béjar!
    Bss... con muchos vivas... si es que en cuanto oigo el tararí, tararí... el toro va a... salir... Me salen los olés solitos... je, je...

    ResponderEliminar
  43. Xibelius: pues me alegro mucho de que te haya gustado.

    Besos y gracias por comentar

    ResponderEliminar
  44. MariCari: ... tú Tauro, yo también, Mari y yo lo mismo, tú Cari, yo Car... si es que estamos condenadas a entendernos, jejeje

    Besetes

    ResponderEliminar
  45. La fachada es preciosa y me ha llamado la atención que llevase a la Virgen, desde su Santuario hasta la misma Plaza para que presenciara el festejo. Creo que es la primera vez que lo oigo.
    Un buen reportaje.
    Un beso

    ResponderEliminar
  46. Katy: y yo hasta ahora también. No tenía ni idea de que llevasen la imagen hasta la Plaza. Como dice mi madre: "No te acostarás sin saber una cosa más".

    Besos

    ResponderEliminar
  47. Ahora al estar en Ciudad Rodrigo y en el campo charro entiendo la enorme afición que hay en tu tierra a los toros, Carmen. Estaban preparando el carnaval del toro y allí todo era muy taurino, reuniones en el hotel de ganaderos, etc. Y eso que a mí los toros me gusta y estoy en contra de su prohibición.
    En cuanto al viaje, estupendo, buen tiempo, buena comida (excelente ternera y excelentes cabritos, aunque ya los conocía), el casco antiguo de Ciudad Rodrigo, precioso y la Sierra de Francia fascinante, especialmente San Martin del Castaña y Mogarraz, no tanto La Alberca, con lleno hasta la bandera y demasiado turistizada (esta bien dicho?), aunque me quede con Candelario, pero lo mejor el recorrido completo por el Parque de las Batuecas, incluída una rápida visita a las Hurdes extremeñas. También pasé por Lagunilla y Coria. Bueno, ya te contaré y colgaré fotos en facebook. Viendo las fotos, no tiene nada que ver la plaza de toros de Béjar con la de Miranda del Castañar, pero absolutamente nada que ver, a pesar de que ésta última está graciosa. Un beso, Carmen.

    ResponderEliminar
  48. Carmen: La foto del graderío no es mía. Me la mandó Pepe Monteserín con su artículo.
    De todas formas, está bien que nos recordemos.
    Un fuerte abrazo.
    Jero.

    ResponderEliminar
  49. Paco Hidalgo: veo que tu agenda viajera estuvo muy bien surtida tanto en riqueza patrimonial y natural como gastronómica. Ciudad Rodrigo es una maravilla en cuanto a conservación del patrimonio, como ya habrás visto. Posee parador y catedral (lo cual no es decir poco). La Sierra de Francia es muy completa pues junto a la riqueza cultural y arquitectónica se suma la natural. Como te dije, particularmente me gustan más San Martín del Castañar, Mogarraz y Miranda que La Alberca (muy turistizado, sí señor). De Candelario poco puedo decir: ¡oooohhhhhh! Lagunilla tiene mucho que descubrir y poner en valor (la cosa va en camino) y Las Batuecas, con sus pueblos desperdigados por el monte, perdidos por carreteras serpenteantes.

    Ya nos enseñarás las fotos.

    Besos

    ResponderEliminar
  50. Jeronimogr: ya he visto que nos ha mandado el mismo artículo, pero da igual porque como a tu blog entran unas personas y al mío otras, no nos hacemos la competencia, jejej. De todos modos, a mis visitantes les recuerdo que estás por ahí para que te vayan a hacer una visitilla.

    Besos

    ResponderEliminar
  51. Me encanta lo puesta que estás en la devoción a la Virgen del Castañar. Ya veremos si estás tan enterada también de cultos antiguos...Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
  52. Hola, Carmen: qué curiosa la peculiaridad arquitectónica de la plaza, para el traslado de la Virgen y tal. Muy buen post, as usual.
    Saludos blogueros (y que el frío no te enfríe, del todo)

    ResponderEliminar
  53. En primer lugar quiero felicitar a la autora que hace este magnífico blog y a José Álvarez que ha escrito el artículo darle la enhorabuena más sincera. Pero voy a precisar unos datos, discrepando un poco de lo dicho.
    La plaza de toros antigua de Piedrahíta (la que está en la ermita de la Vega) es la plaza de toros más antigua de España. Algunas fuentes la situan en torno a principios del siglo XVI.
    Tal vez también le reste méritos a Béjar y Piedrahíta la plaza de toros de Calvarrasa de Arriba, que según cifran es del siglo I (cartel de la carretera).
    Gracias a todos por vuestros comentarios.
    Por cierto ¿la plaza de toros de Béjar no es de 1709 más que de 1711?
    Un saludo de un piedrahítense

    ResponderEliminar
  54. Isabel Romana: seguro que tú ahí me superas con creces, querida Isabel.

    Besazos

    ResponderEliminar
  55. Jose Antonio: gracias. De moemento sigo aquí dando la lata como ves.

    Gracias por el comentario y un abrazo.

    ResponderEliminar
  56. Piedrahítense: eres bienvenido a este espacio casi bejarano. Lo digo porque Piedrahíta ha protagonizado cuatro entradas en este mismo blog y me gustaría que fuesen más, por cierto.

    En cuanto a lo que me dices de la plaza de toros de Piedrahíta, que ya surgió en el comentario de otros piedrahitenses en la entrada anterior, me gustaría saber si siempre se han celebrado toros de manera continua hasta la actualidad, si posee un con su graderío enteramente fabricado en piedra y si se posee documentación que la feche de manera exacta, que parecen ser las tres cualidades por las cuales se ha decidido que la de Béjar es la más antigua. Según los entendidos en el tema (yo no lo soy ni mucho menos), el que tenga un graderío de piedra la hace asemejarse con el toreo moderno y es una dce las claves para que entre en el saco de la lista de plazas más antiguas, establecida por cierto a nivel nacional.

    En cuanto a la de Calvarrasa, el dato de que es del siglo I me escama. ¿No sería un tentadero o un simple muro de cerramiento de ganado?

    Las fechas que se manejan en el Libro de la Cofradía del Castañar apuntan a que la plaza, primitivamente de madera, comenzó a construirse en piedra a partir de 1709, corriéndose pro pirmera vez toros en la plaza remodelada en 1711.

    Muchísimas gracias por tu comentario. Tienes abierto este espacio a tus apreciaciones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  57. hola Carmen, voy y llego con un gran retraso, así que he preferido echar marcha atrás y continuar donde lo dejé, en la historia de la plaza de toros. Me ha encantado tanto las fotos como la historia en sí y, sobre todo, me parece fantástico que la plaza y la fiesta no hayan perdido su vitalidad en Béjar y que aún exista gente en el pueblo que se preocupa por mantenerlas... Enhorabuena! Mañana, a ver si me dejan y puedo leer la historia del santuario del Castañar. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  58. He estado sólo una vez en esta plaza, en el festival de blues. Me dieron algún dato sobre ella, pero nada comparado con este par de post que has escrito. Gracias por la información.

    Saludos

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.