4 de marzo de 2012

Don Francés de Zúñiga, un bufón en la corte de Carlos V (3ª Parte y final)




Autor: Jose Antonio Sánchez Paso




La Crónica





            En vida de don Francés, su Crónica nunca llegó a ser impresa. No lo fue hasta mediados del siglo XIX. Circuló hasta entonces, y con inusitada profusión, de forma manuscrita y en distintas versiones, unas más largas que otras. No es de extrañar que no llegara a ser impresa, ya que con seguridad no era esa la intención de su autor: no iba destinada al gran público lector sino a un círculo más cerrado: al emperador en primera instancia, puesto que a él está dedicada y dirigida y a él fue presentada como entretenimiento durante una convalecencia de cuartanas que padeció, pero es el público cortesano en última instancia el receptor de la sátira moral de la que ese mismo público es protagonista. Desde el momento en que se sabe que iba destinada a tan selecto grupo, se comprende que la obra no fuera ni una crónica en sí ni una obra histórica. El grado de corrupción de la verdad al que don Francés somete los aconteceres históricos hace que la obra haya que comprenderla como un ejercicio que se aproxima más a la amenidad y el entretenimiento de quien hubiera de leerla que a la divulgación, el conocimiento o la propaganda de la política carolina. Es más una subversión de la realidad que su reflejo, con continuos viajes de ida y vuelta entre lo serio y lo jocoso, lo formal y lo festivo, lo histórico y lo banal. A medio camino, pues, entre lo histórico y lo periodístico, donde mejor se plasma la burla de don Francés no es en la descripción de los grandes hechos históricos que vivió, sino en la ridiculización de los personajes concretos y la bufa individual. Con la misma tijera corta y cose chascarrillos y bromas de los de arriba y los de abajo, de nobles y villanos, nacionales y extranjeros, obispos, alcaldes, militares y criados; todos ellos son puestos en situación incómoda, para regocijo del lector, y cada cual se lleva su mote colgado del cuello, especialidad ésta en la que don Francés es maestro sin comparación en toda la literatura.

 

Manuscrito de don Francés. Extraído de aquí
            La crítica al uso considera, y no sin razón, esta Crónica burlesca del emperador Carlos V como la obra maestra de la literatura bufonesca o del «loco» en España y uno de los mejores ejemplos europeos, en opinión de Francisco Márquez Villanueva, del jest-book. Don Francés de Zúñiga compone, junto con el doctor Villalobos y fray Antonio de Guevara, el trío de autores que llevan a su esplendor, en la segunda década del siglo XVI, este género literario que ya en la centuria anterior se había decantado con autores como Alfonso Álvarez de Villasandino, Juan Alfonso de Baena o Antón de Montoro. Un género cuyo principal rasgo es el de ofrecer, desde el punto de vista del «loco» racional, una crítica intelectual al poder y a la sociedad desde dentro y desde las alturas mismas de la arquitectura social y no desde la marginalidad.

Bibliografía
BIGEARD, Martine, «La folie et les fous littéraires en Espagne (1500-1650)», Paris: Centre d'Études Hispaniques, 1972.
BOUZA, Fernando, «Locos, enanos y hombres de placer en la Corte de los Austrias. Oficio de burlas», Madrid: Temas de Hoy, 1991.
«Folie et déraison à la Renaissance, Colloque International», Bruxelles: Université Libre, 1976.
GONZÁLEZ PALENCIA, Ángel, «El mayorazgo de don Francés de Zúñiga», en Del Lazarillo a Quevedo, Madrid, 1946, pp. 42-51.
JOLY, Monique, «Fragments d'un discours mythique sur le bouffon», en A. REDONDO y A. ROCHON (eds.), Visages de la folie (1500-1650), Paris: Sorbonne, 1981.
JOLY, Monique, «La bourle et son interprétation», Université de Lille III, 1982.
JOLY, Monique, «El truhán y sus apodos», Nueva Revista de Filología Hispánica, XXXIV (1985-86), núm. 2, pp. 723-740.
LIDA DE MALKIEL, María Rosa, «Fray Antonio de Guevara. Edad Media y Siglo de Oro español», RFH, VII (1945), pp. 367.
MARISCAL, George, «A Clown at Court: Francesillo de Zúñiga's Crónica burlesca», en Nicholas SPADACCINI y Jenaro TALENS (eds.), Autobiography in Early Modern Spain, Minneapolis: The Prisma Institute, Inc., 1988, pp. 59-75.
MÁRQUEZ VILLANUEVA, Francisco, «Un aspect de la littérature du `fou´ en Espagne», en A. REDONDO, L'Humanisme dans les lettres espagnoles, Paris: Vrin, 1979, pp. 233-250 [versión española: «Planteamiento de la literatura del `loco´ en España», Sin Nombre, 10 (1979-80), núm. 4, pp. 7-25].
MÁRQUEZ VILLANUEVA, Francisco, «Literatura bufonesca o del `loco´», Nueva Revista de Filología Hispánica, XXXIV (1985-86), núm. 2, pp. 501-528.
MENÉNDEZ PIDAL, Juan, «Don Francesillo de Zúñiga, bufón de Carlos V. Cartas inéditas», RBAM, XX (1909), pp. 182-199 y XXI (1909), pp. 72-95.
MOREL-FATIO, A., y H. LEONARDON, «La Chronique scandaleuse d'un bouffon du temps de Charles-Quint», BHi, XI (1909), pp. 370-396.
MUSSAFIA, A., «Ueber eine spanische Handschrift der Wiener Hofbibliotek», Sitzunberische Der Philosophisch-Historischen Classe Der Kaiserlichen Akademie Der Wissenschaften, LVI, mayo 1867, pp. 83-125.
NAVAS MORMONEO, Ángel, Lenguaje de locura y tradición bufonesca en la España de los siglos XVI y XVII [Tesis Doctoral inédita: Universidad de Barcelona, enero 1986].
SÁNCHEZ PASO, José Antonio, «La sociología literaria de don Francés de Zúñiga», Nueva Revista de Filología Hispánica, XXXIV (1985-86), núm. 2, pp. 848-865.
WOLF, Ferdinand, «Ueber den Hofnarren Kaiser Karl's V genannt El Conde don Francés de Zúñiga und seine Chronik», Sitzungsberische Der Kaiser Akademie Der Wissenschaften. Philosophisch-Historische Classe, Bd. II, Heft I, junio 1850, pp. 21-63.
ZÚÑIGA, Francesillo de, «Crónica de don Francesillo de Zúñiga», edición de Pascual de Gayangos, en Curiosidades bibliográficas, BAE, XXXVI, 1855, pp. 9-54.
ZÚÑIGA, Francesillo de, «Crónica burlesca del emperador Carlos V», edición de Diane Pamp de Avalle-Arce, Barcelona: Crítica, 1981.
ZÚÑIGA, don Francés de, «Crónica burlesca del emperador Carlos V», edición de José Antonio Sánchez Paso, Salamanca: Universidad, 1989.
ZÚÑIGA, Francesillo de, «Epistolario», edición de Pascual de Gayangos, en Curiosidades bibliográficas, BAE, XXXVI, 1855, pp. 55-62.


30 comentarios:

  1. Lo dicho: una gran capacidad crítica para mostrar inteligentemente y a través del humor las lacras y los defectos de la sociedad de su tiempo.
    Ya no quedan bufones como ese.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Vamos como se dice vulgarmente, “No dejó títere con cabeza” o repartió para todos nobles y villanos, nacionales y extranjeros, obispos, alcaldes, militares y criados…
    Como ha de ser. Para eso era bufón y se pudo permitir el lujo de hacerlo.
    Por cierto tuvo que ser un hombre culto, tiene un letra preciosa. He disfrutado mucho de está crónica.
    Bss y feliz semana

    ResponderEliminar
  3. Al margen de la veracidad histórica de la crónica, en sus líneas debe de reflejarse todo un mundo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ea que al francesillo este no le entiendo la letra con tanta filigrana así que me quedo sin risas... mala, que eres muy mala Carmencita, te dije que le dijeras al Sr. Sánchez Paso que pusiera algo, y sí, lo ha puesto, pero en letra burlesca, ja ,ja...
    Mi enhorabuena por este trabajo tan estupendo... Bss

    ResponderEliminar
  5. La sátira como medio para la crítica, me parece el instrumento más inteligente y ameno psra que los dardos vayan al centro de la diana. Y esta crónica parece que tiene todos los ingredientes.
    Gracias por la información aportada.

    Un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  6. Un personaje muy interesante e influyente, lástima que tuviese mal final, aunque sin duda muchos de los problemas se los buscó él.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hasta cierto punto, por su propio carácter, se comprende que no hubiera sido imprimida edición alguna hasta el siglo XIX, como tampoco es nada extraño que fuera en este siglo, de mucha recuperación de lo legendario, lo antiguo, etc... desde, en muchos casos, su propio punto de vista, aunque no sea éste uno de ellos, en el que por fin se hiciera una edición impresa. Pero esta bien que se hiciera y diera a conocer. Cuantos manuscritos interesantes quedarán aún ocultos al gran público.
    Un abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
  8. Con humor, se puede todo! eso fue apenas una pequeña vengancilla...
    Muy interesante su cronica y el manuscrito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Era valiente el bufón, no cabe duda. Bien merecía su obra ser impresa al fin, aunque se tardara siglos.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Genio y figura el de Don Francés, hasta la sepultura y mucho más alla. Bendito sea el humor que siempre nos salva. Un beso, Carmen

    ResponderEliminar
  11. No me extraña que tardara en ser impreso, dio para todo y en todas direcciones, genio y figura como dicen los comentaristas el de Don Francés hasta el último momento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Todo un alarde de crítica, una obra propia de los arbitristas de la España del Siglo de Oro; lástima que no se publicase hasta tan tarde. Un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  13. Querida Carmen cuanto tiempo, te dejo un gran abrazo y todo mi afecto
    isthar

    ResponderEliminar
  14. Hola Carmen:

    Un humorista en toda regla. Como Madame, pienso que tenía que tener su obra impresa, así fuese mucho tiempo después

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Solo a un bufón se le podía permitir hacer cr´ticas de todo tipo. Bien que se ha merecido una mención a Don Francés.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Tengo que venir con tiempo a leerme entera las otras dos entradas que me faltan porque me resulta muy interesante ahorita no tengo mucho tiempo pero volveré
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. No a todas las antiguedades, se les da una segunda oportunidad, como han hecho conmigo.
    ¿Seré digno de estudio ?
    Vuelvo a escribir contando este nuevo renacer.

    Salñudos manolo

    ResponderEliminar
  18. Gracias por tu visita a mi fotoblog, la foto fue tomada en el mercado de flores de La Laguna en Tenerife. Como sabes en las Canarias se dan todas las flores es una maravilla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Un pequeño y gran crítico bajo el paraguas del humor.

    ResponderEliminar
  20. Me queda sabido y gracias por estos temas que has puesto,desde lo textil y Bejar, hasta las historias de Don Frances. Si ese documento se leyese mejor, sería redonda la exposición sobre el Bufón.

    un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  21. Me he quedado con las ganas de leer ese manuscrito... esa letra es "demasiao "p´amí"
    Buena historia de este bufón nos has contado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Una crítica intelectual al poder de la sociedad desde luego que tan solo a un bufón se le podía permitir hacer este tipo de crítica.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Hola amiga Carmen, sabes muy bien manejar las crónicas, tienes talento.
    disculpa la ausencia por motivos personales.
    que tengas una buena semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Siempre viene bien documentarse sobre lo acontecido en nuestra Historia, no tan lejana si bien se mira...
    Myu interesante la crónica.
    Hoy en día, creo, los bufones que andan sueltos no dan de sí ni para hacer crítica!
    Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
  25. Despues de leer las tres entradas uno se da cuenta que decir según que cosas sólo se puede hacer de manera cómica, y aún así, vemos que te ganas muchos enemigos.

    Afortunadamente, ni en su final, perdió el humor como vemos por la contestación que le dió a su esposa. Todo un personaje.

    ResponderEliminar
  26. es lo que tiene no dejar títere con cabeza que hasta que no pasaron no se cuantas generaciones no hubo valor para imprimir aquello y que llegara al gran público...

    ResponderEliminar
  27. ¡¡Muchas felicidades!!
    en el día de la mujer,
    sin vosotras la vida no sería igual.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Hola Carmen ,cuanto tiempo....
    Feliz día de la mujer.
    Un placer visitarte y leerte.
    Besos de colores.

    ResponderEliminar
  29. Muchas gracias a todos por vuestro comentarios. Esta última entrada, basada en la Crónica de don Francés exclusivamente, ofrece unas pinceladitas sobre este antecedente de las novelas humorísticas, llamadas más correctamente "bufonescas" como bien apunta Jose Antonio, todo un experto en el personaje. Como algunos de vosotros me habeis pedido que cuelgue algunos fragmentos del humor ácido de don Francés, y vuestras sugerencias son muy importantes para mí, voy a dedicarle un par de entradas a este tema.
    Besazos

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.