14 de septiembre de 2012

Luis González de la Huebra, fotógrafo salmantino, y su familia bejarana

* Existe un espacio bloggero dedicado íntegramente a una conocida familia de textiles bejaranos y a la investigación de sus ancestros que quiero que conozcáis. Se llama "Los Abdones" y su autor es mi querido amigo Jero Gómez- Rodulfo. Que por qué se llama de tan curiosa forma se debe a que al primer miembro de esta familia se le bautizó con los nombres de Jerónimo Abdón Gómez- Rodulfo (como podéis ver este ilustre nombre y apellido se ha repetido a lo largo del tiempo en distintas generaciones) y nació en 1809 en plena Sierra, en la cueva de Navamuño, cuando sus padres tuvieron que huir ante la francesada. De él ya hablamos aquí, en este mismo blog. De tan fausto acontecimiento devino el hecho de que el propio Jerónimo denominara a su fábrica textil con el nombre de su lugar de nacimiento. Su descendiente y homónimo Jero realiza una labor encomiable al seguir a cada uno los individuos de su estirpe tratándoles con curiosidad e ironía. La última entrada me llamó la atención porque fuí yo la culpable. Por eso quiero compartirla con vosotros, recomendandoos que visitéis este blog, a la vez que familiar, simpático.

Autor: Jerónimo Gómez- Rodulfo Barbero. 
Extraída del blog "Los Abdones".

     Hace unos días nuestra Diplomada Abda e Historiadora de Cabecera, Carmen Cascón Matas, me comunicó que había leído un libro en la Biblioteca Municipal de Béjar que se titula “Luis González de la Huebra y los orígenes de la Modernidad en Salamanca” escrito por el americano Conrad Kent y publicado por la Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Castilla y León. Poco más adelante me dijo lo mismo Óscar Rivadeneyra. Se conoce que la Biblioteca lo quiere promocionar.

 Luis González de la Huebra



     Hasta aquí, nada que me llamara la atención, pero, cuando me dijo que este Luis estaba casado con María Sánchez Rodríguez, a su vez hija de Luisa Rodríguez Yagüe, ya me empezó a interesar la noticia.

 María Sánchez Rodríguez
 Luisa Rodríguez Yagüe

     Y es que cualquier noticia que trate del apellido Yagüe de Béjar interesa mucho a este blog, ya que el primero de la saga, Julián Yagüe, fue suegro de Jerónimo Abdón Gómez-Rodulfo, nuestro tatarabuelo y unidor del apellido.

 Julián Yagüe

     Luisa Rodríguez Yagüe era nieta de Jerónimo Abdón, y se casó con el industrial bejarano Ruperto Sánchez Gil, con el que tuvo tres hijos y tres hijas.


Ruperto Sánchez Gil y Luisa Rodríguez Yagüe (más mayor)

     Una de ellas, María, se casó con nuestro protagonista de hoy, Luis González de la Huebra, al que se conocía en Salamanca como Luis Huebra.


 Luis González de la Huebra y María Sánchez Rodríguez

     Luis pertenecía a una familia de comerciantes de Salamanca, que tenían una tienda de muebles y artículos de ferretería en la calle San Pablo nº 4 llamada HUEBRA.


 HUEBRA. Tienda de San Pablo, 4. Salamanca

     Cuando se hizo Luis con ella, debido a su afición a visitar las Exposiciones Internacionales, sobre todo las de París, la convirtió en referente de la Modernidad y la Belle Époque con la importación de muebles, artículos de decoración y de fotografía, que colaboraron a transformar, en lo posible, a Salamanca, de una ciudad rural en otra moderna, no solo en el interior de las viviendas, sino en la reestructuración y acondicionamiento de calles y avenidas.

 Composición fotográfica del interior de la tienda, jugando con el espejo y él

      También se convirtió en fotógrafo aficionado e hizo una serie fotografías de su familia y amigos, algunas de las cuales traemos aquí, y otras de Salamanca, relacionando los monumentos con la vida y personas de la época, que permiten ver cómo era entonces la ciudad del Tormes.


 Palacio de La Salina (actual Diputación)

 Palacio de La Salina con una de las primeras reformas


 Plaza Mayor de Salamanca engalanada con motivo de la fiesta del Coso Grande, promovida por un grupo de modernistas entre los que se encontraba Luis Huebra



     Bueno, a lo que vamos. Ruperto Sánchez Gil y Luisa Rodríguez Yagüe vivían en Béjar, en La Carrera, frente al Palacio Ducal. Exactamente en Rodríguez Vidal nº 13.


 Casa de Rodríguez Vidal números 11, 13 y 15
El número 13 era la Casa Grande, que llegaba hasta atrás y disponía de la gran Galería que ocupaba toda la fachada trasera. Hoy está dividida.

     Esta casa tenía una galería enorme, que ocupaba toda la fachada trasera, con el techo sujeto con una estructura metálica a la moda de la época desde que Eiffel se dedicara a construir puentes y torres con hierro forjado. Yo la conocí de pequeño como la Casa de doña Boni. Y es que sobre los años 40 vivía allí doña Bonifacia Núñez, abuela de mis amigos Gloria, José Antonio, Marisa y Manolo Zúñiga y yo iba con este último a que nos dieran dulces, pues vivíamos dos casas por encima.


 Galería de Doña Boni




 Luis Huebra con sus suegros, en la Galería


     Para tener más referencias, diremos que Luisa era hermana de Jerónimo Rodríguez Yagüe, casado con Manuela Rodríguez-Arias Yagüe, de donde descienden los actuales R-Arias, de José Rodríguez Yagüe, el famoso Don Pepito, que se casó con Ana López Manzanares y de Fidela Rodríguez Yagüe, casada con  Vicente Oliva Martín, antepasado de los Oliva, los antiguos propietarios de El Bosque.


 Manuela Rodríguez-Arias Yagüe


 José Rodríguez Yagüe "Don Pepito", alcalde de Béjar a los 23 años




      Desde aquí queremos dar las gracias a los hermanos Eduardo y Pepe Huebra, actuales administradores del negocio, que nos han permitido publicar estas fotografías y nos han prometido más.

56 comentarios:

  1. Me encanta la genealogía. Esto de retroceder en el tiempo y ver lo que han hecho tus antepasadas es una experiencia única. Saber tus raíces.
    Me ha gustado mucho recorrer estas fotografías que has perdurado en el tiempo y que sus herederos lucen con orgullo.
    Bss y buen finde

    ResponderEliminar
  2. Que pasada la galería de Doña Boni, debía de ser un puntazo en la arquitectura de la época por su modernidad y es que D. Luis fue un comerciante que por lo que leo, tuvo un espíritu decidido y contribuyó a la modernización de Salamanca, no le faltaba buen gusto sin embargo la vestimenta de las señoras de la casa no tenían nada que ver con los diseños de la belle epoque :D
    Por cierto, tuve un compañero de trabajo que se llama Abdón, quizás fuese de Salamanca, es un nombre muy poco común, de hecho hasta leer esta entrada no lo había vuelto a escuchar.

    Besos, Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Bellísima entrada, Carmen. Lo que se rememora nunca muere, y esta familia sigue viva en el recuerdo, en su historia y en las lecturas de los bejaranos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Recordar es vivir Carmen.

    Fotos geniales, que rememoran lo que estaba de "moda" para la época y que demuestra el progreso de la ciudad.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. El reportaje fotográfico es estupendo. Sabía lo que se hacía este fotógrafo y eso que en aquellos tiempos todo era mucho más difícil.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Como han cambiado los tiempos, verdad?


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Pues me ha parecido un reportaje excelente, con unas fotografías de época buenísimas, sobre todo la del espejo...
    Un abrazo !!

    ResponderEliminar
  8. Me encantan esas fotos que parecen sacadas del desván o del viejo arcón polvoriento donde los recuerdos duermen desde tiempos lejanos. Me recuerdan a esas viejas fotos familiares que mi madre guardaba de sus mayores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Esa tienda antigua me recuerda a la nuestra de Cáceres de los años 40.
    Las fotos son muy buenas, el señor Huebra dejó buenos recuerdos
    Esa casa la veo cada vez que bajo en el autobus.
    Estupendo reportaje Jero
    Buen fin de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Purita Historia, familiar y de Béjar, muy buena crónica.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Como siempre, disfruto leyéndote, Por lo documentada que es tu narración y lo amena.

    Ya te echaba de menos, bienvenida.

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
  12. Se me quedó en el tintero, lo que me han gustado esas fotos, que añadidas al texto de tu investigación, lo hacen más valioso. manolo

    ResponderEliminar
  13. Precioso documento. Qué maravilla conservar tantos pedazos de historia familiar. Me he prendado del interior de esa tienda decimonónica!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. No solo es un buen trabajo bien documentado, sino ameno y de gran tributo para la recuperación de esa historia ( o "intrahistoria", en este caso, como diría nuestro Unamuno) bejarana.
    Enhorabuena a Jerónimo y tomo nota de su blog.

    Abrazos, Carmen.

    ResponderEliminar
  15. No te lo vas a creer Carmen, pero cuando he visto la foto de la tienda, algo me hecho recordar una ferretería en la que, cuanto estuve en Salamanca, tuve necesidad de comprar una cosa. Estaba muy cerca de la Plaza Mayor, saliendo de ella en el lado izquierdo de la calle se va en dirección a la Universidad. Creo que ha sido la pendiente que tiene la acera en la fachada de la tienda, porque recuerdo que tuve que subir unos escalones. El caso es que picado por la curiosidad he mirado en un plano de Salamanca y la calle en la que creo que estuve es San Pablo. No me fije mucho, pero era un comercio muy viejo, sin remozar. No recuerdo que vendieran muebles, era una ferretería. No sé si será, pero ya es casualidad.
    Esto fue hace 5 o 6 años. Un Abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
  16. Ay...Me encanta esa foto de la Galería :) Y es cierto lo que dice Cayetano, que es un gustazo ver toda esa colección. Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
  17. Muy buenas las fotos que pueden verse en el blog. Para los que tengan parentesco con los retratados debe ser muy emocionante verlas.
    En nuestro blog esta vez es protagonista un paisano tuyo, Carmen. Sin duda un bejarano ilustre del deporte (imaginamos). Te dejamos el enlace aquí por si te pica la curiosidad. Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Un gran estudio genealógico el que haces de este importante fotógrafo salmantino, enraizado en Béjar. Saludos y buena semana, Carmen.

    ResponderEliminar
  19. Gracias Carmen, una belleza de entrada, me encanta conocer las raíces de Bejar en todos sus aspectos, me han gustado tu narración y la documentación fotográfica.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  20. Lo siento, Carmen, me he perdido entre unas y otras familias, pero he disfrutado con esas fotos que parecen sacadas del baúl.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Felicidades por este tesoro fotografico que guarda la memoria y la genealogia de personas y familias relevantes de tan linda comunidad. Un abrazo para todos.
    ¸.•°`♥✿彡✿♥`°•.¸
     ┊  ┊  ✿
     ┊  ✿
     ✿

    ResponderEliminar
  22. Eres toda una cronista, y también un ejemplo de amor a tu tierra.
    Me encantaría conocer Béjar.

    un besico

    ResponderEliminar
  23. Katy: y además se ha puesto muy de moda el que cada uno se haga su árbol genealógico, porque ¿a quién no le gustaría echar la vista atrás y encontrar algún antepasado famoso? A veces pasa, y a veces no, pero para saberlo hay que remontarse en el tiempo.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  24. Wendy: la galería de doña Boni ahora está mutilada, porque hicieron una casa adyacente que eliminó el chafán del fondo, ése en frente al que están Luis Huebra y sus suegros. La casa está en Béjar, por cierto, y la tienda de Luis estaba en Salamanca. Parece ser que aquí todavía las señoras vestían a la antigua o quizá sólo fueran las mocitas las que se vistiesen más a la moda.
    Lo de llamarse Abdón no creo que tenga que ver con Salamanca. Yo al menos no conozco ninguno...
    Un besito

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  26. Francisco Espada: hasta la lectura del libro por casualidad no conocía a sus protagonistas y ¡eso que paso por delante de la casa de Luisa Rodríguez y Ruperto Gil todos los días!.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  27. Manuel López: las fotos antiguas atrapan por su melancolía. ¿Serán los colores, las ropas, los personajes, la sensación de paso del tiempo?
    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Juan Carlos: merece la pena, si tienes tiempo, que pases por la biblioteca y eches un vistazo al libro. Seguro que te encantará porque está lleno de fotos de Salamanca hechas por un profesional de la época a la altura de los Gombau.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Hiperión: ¡menos mal que vivimos en el siglo XXI y no entonces! Aunque también te advierto que hay cosas que no han cambiado nada...
    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Francisco Javier: ingeniosa foto para un no menos curioso lugar. Me hubiera encantado conocer la tienda de Luis González de la Huebra en su esplendor...
    Saludos

    ResponderEliminar
  31. Cayetano: creo que a todos nos pasa lo que cuentas, Cayetano. Y esa sensación hace que a esos personajes que aparecen en las fotos ajadas, sean quienes sean se les coja cariño. Por lo menos eso me pasa a mí.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  32. Laura M.: recuerdo perfectamente las fotos de la tienda de tu familia en Cáceres, Laura. Y sí, es curioso, pero se da un cierto aire.
    Ahora cada vez que pases por delante de la puerta sabrás quién vivió en ella y podrás imaginar a los personajes entrando por la puerta o saludándote desde las ventanas.
    Besos

    ResponderEliminar
  33. Eduardo: muchas gracias, ilustre cronista de Torrelaguna- Tordelaguna.
    Saludos

    ResponderEliminar
  34. Manolo: me alegro mucho de que te hayan gustado, amigo. Y,por cierto, las felicitaciones son para Jero, el autor de este artículo.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  35. Diana: pues nada, madame. Cojñámosno del brazo y recorrámosla en sus mejores tiemp0os cuando en ella se podían encontrar perfumes, modas y sombreros de París a la última, vajillas de porcelana, cajitas aromatizadas, muñecas de trapo y porcelana, flores de papel, juegos de plata para las mesas, cuberterías con filigranas y fotografías ajadas en marcos sobre el piano. ¡Quién pudiera!
    Un besito

    ResponderEliminar
  36. Marisa: Unamuno es probable que conociera a don Luis o que por lo menos entrara en su tienda...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Desdelaterraza: es posible que la tienda más o menos conserve su puerta como entonces. Por las señas que me das es probable que sea la misma, porque precisamente la calle de San Pablo de Salamanca está cerca de la Plaza Mayor, paralela a la calle de la Rúa (vía que te conduce hacia la catedral). La calle de la universidad está paralela a la de la Rúa. Resumen: digamos que está a tu izquierda, según sales de la Plaza Mayor hacia la catedral, la calle de San Pablo, en el centro la calle de la Rúa y más a la derecha la calle Libreros que es la que va hacia la Universidad. Tengo que fijarme a ver si la tienda o por lo menos su fachada aún subsisten y así te confirmo si hay allí una ferretería.
    Saludos

    ResponderEliminar
  38. Mundosocks: ahora mismo me paso. ¡Que sorpresa! Me tienes en ascuas...
    Saludos

    ResponderEliminar
  39. Paco Hidalgo: te deseo que empieces las clases con buen pie, señor profe.

    ResponderEliminar
  40. Sor Cecilia: las felicitaciones son enteramente para Jero, el autor de esta entrada.
    Un beso

    ResponderEliminar
  41. Valverde: es que a veces hay que seguir la narración con papel y lápiz, jejeej
    Saludos

    ResponderEliminar
  42. Carolina: muchas gracias por este detalle floral que nos mandas y por tus felicitaciones.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  43. Rosa: ahora no he sido yo, sino Jero, mi buen amigo Jero, el que ha confeccionado esta entrada tan amena y curiosa sobre esta familia bejarana. Tus felicitaciones van directamente dirigidas a él.
    Un abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  44. magnifico reportaje, como es habitual en ti perfectamente ilustrado y documentado.
    Ha sido un placer ver esas magnificas fotos antiguas, como aficionando a la fotografía es una delicia admirarlas.
    Un abrazo.

    PD. La foto de la portada de mi blog es un pueblo de Finlandia, ya iré poniéndolas, hice tantas que no se ni por donde empezar.

    ResponderEliminar
  45. Me ha gustado mucho este reportage històrico. Me he pasado por el blog que tu recomiendas.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  46. Jose Manuel: mkuchas gracias por tus felicitaciones, aunque he de decirte que esta entrada se las debes agradecer a mi amigo Jero y a su blog "Los Abdones".
    ¡Qué poca vista tengo! Pero como sé que habías estado hacía poco en Rusia pensé que la foto la habías hecho allí...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  47. Todo un placer contemplar esta hermosa galería de fotos antiguas, Carmen. Muchas gracias por compartirlas con todos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  48. Estupendo reportaje de Jero sobre este personaje tan interesante y su relación con Béjar.

    La casona de Rodríguez Vidal siempre me ha llamado mucho la atención, especialmente la fachada que mira a los jardines o el muro medianero repleto de teja.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  49. Gracias por tu comentario lleno de verdades. Mi historia es real, ocurrió en Brasil y yo la he hecho un relato. Una manera para despertar las conciencias dormidas en algunos con su bien estar.
    Mil besos para ti
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  50. Xibelius: me alegro de que te haya gustado, amigo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  51. Roberto: esta misma tarde una inquilina me ha preguntado que quién la había construído y cuándo. Imagiono que eso será difícil de saber, pero nada hay imposible... Sería muy interesante saberlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  52. Sor Cecilia: me ha parecido su relato impresionante.
    Un beso

    ResponderEliminar
  53. Carmen Fabuloso reportaje hermosa fotografías es un placer pasar por su blog.
    Saludos desde Creatividad e imaginación fotos de José Ramón

    ResponderEliminar
  54. Jose Ramón: bienvenido, amigo. Te habíamos echado de menos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.