2 de enero de 2013

Pintura flamenca del siglo XVII en el Museo Valeriano Salas (1ª parte)




Autor: Roberto Domínguez Blanca
Publicado: Revista de Ferias y Fiestas de Béjar, Cámara de Comercio e Industrias (2011)

            De la rica y variopinta colección de arte que el bejarano Valeriano Salas[1] fue recopilando con el tiempo, destaca el apartado pictórico, compuesto en su mayoría por cuadros barrocos flamencos y holandeses, además de españoles de los siglos XIX y XX. Los primeros salieron del pincel de maestros de segundo y tercer orden sin que por ello se deprecie el interés de las obras; todo lo contrario, suponen una buena muestra del clima artístico y del caldo de cultivo en el que surgieron virtuosos de la talla de Rubens, Rembrandt, Vermeer, Hals, Jordaens, Frans Snyders o Van Dyck.


 Museo Valeriano Salas (Béjar)




Las pinturas

            Once cuadros propuestos como de procedencia flamenca son los que cuelgan de los muros del museo, aunque por falta de espacio, nos vamos a centrar en aquéllos que mayor unanimidad ofrecen su origen flamenco, pues algunos de los considerados como tal realmente son holandeses, como demostraremos al final de este artículo.

El año 1972 fue una fecha importante para el museo, cuando el profesor Torralba Soriano[2] cataloga todos los objetos que componen el legado. Además, llegó a dirigir una tesis de licenciatura centrada en la colección de manuscritos, firmada por Oria Rodríguez Rivero[3]. De ese mismo año es el artículo del profesor Enrique Valdivieso[4], uno de los principales estudiosos del barroco pictórico en nuestro país que, en lo que nos incumbe, se ocupó únicamente de la pintura del museo. Fundamentalmente, a Torralba y Valdivieso nos referiremos en el análisis de cada obra, y podremos constatar la dificultad que supone asentar autorías, pues hay casos que ni entre ellos mismos existe acuerdo. Y esto es comprensible, debido a las particularidades de la pintura flamenca de este período (al igual que la holandesa), definida por el numeroso contingente de artistas en sus filas, las numerosas copias de obras del maestro por seguidores y aprendices, o el escaso conocimiento de la trayectoria de alguno de ellos, lo que obliga a que constantemente se estén revisando autorías y proponiendo otras nuevas por los investigadores.

            Comenzaremos nuestro análisis con un lienzo de asunto religioso, como es la “Coronación de espinas” (41 x 32 cm.). Es una composición simétrica, en la que el grupo de personajes que componen la escena se agolpan en primer plano. En el centro y foco de atracción principal, la figura de Jesucristo apenas vestido por una túnica púrpura. Con los brazos cruzados (sin atar), la cabeza gacha y los párpados caídos, muestra la sumisión ante su sacrificio y estoica resignación frente a la burla de los sayones. Uno de ellos le entrega una caña a modo de cetro, incidiendo en la mofa al arrodillarse; otros le clavan sobre la cabeza la corona de espinas. A la izquierda, un soldado señala a Cristo, mientras que a la derecha, y más apartado del primer plano, asoma el rostro de un joven con sombrero rematado con una pluma. La escena se localiza en un entorno oscurecido. Un pilar haría referencia al pretorio donde fue llevado el Redentor.


 
 ¿Pieter Van Lint? "La coronación de espinas"
Museo Valeriano Salas (Béjar)

            Con el recurso del color y la elemental composición, el autor consigue atraer la mirada sobre el asunto principal, Cristo sedente, al emplear un cromatismo (rojo brillante en la túnica y carnaciones blanquecinas), que contrasta con el resto del empleado en la tela, más severo y sombreado. Frente al idealismo del rostro de Cristo, el resto de personajes obedecen al necesario realismo de la época, con caras que son auténticos retratos e indumentarias tomadas del entorno del artista. Un segundo foco de atención se centra en el sayón de la derecha que, con la mirada fija en las alturas, parece paralizado en su acción. El fondo incierto y en penumbra es característico del tenebrismo del siglo XVII.

            Técnicamente las figuras no están exentas de calidad, como lo demuestra el mencionado sayón de la derecha, consiguiendo muy buenos efectos de verosimilitud a través de la viveza de su mirada. Otro cantar es la composición, demasiado abigarrada y que hubiera requerido un formato más apaisado. Tal vez el autor tuvo que improvisarla y añadir figuras sobre la marcha por encargo de algún supuesto comitente, lo que explicaría también la distinta escala del resto de personajes respecto a Jesús, siendo muy evidente en el achaparrado militar. El tratamiento de la escena es muy comedido, centrado en dignificar la figura de Jesús y evitando recrearse en los aspectos más dramáticos, como el exceso de sangre o la deshumanización de los sayones, a los que la tradición flamenca (e incluso española) los solía representar de forma caricaturesca y deleznable.

 Pieter Van Lint "Cristo y la mujer adúltera"

            Sobre la autoría, Torralba mantiene la atribución a Pieter van Lint (1609-1690), en quien ve la influencia de Rembrandt. Van Lint nació en Amberes, pero su estancia en Roma marcó profundamente su estilo, de forma que cuando volvió a Flandes fue de los pocos que pudo abstraerse a la primacía artística de Rubens en aquellas latitudes. Torralba dice que el cuadro carece de firma, pero esta autoría aparece en su reverso. Para Valdivieso no se puede señalar a Van Lint, tanto porque no coincide su estilo con esta obra, como porque la firma (que él sí localiza [5]), aunque de difícil lectura, no concuerda con la que se conoce de Van Lint. Esta opinión de Valdivieso me parece muy acertada. Hay mucha obra del flamenco en España, y por lo que he podido contrastar, poco tiene que ver con la tela bejarana. La citada influencia romana en su obra es muy grande, con composiciones equilibradas y desahogadas, figuras de alto canon y envueltas en sombras, personajes idealizados, narrativa ordenada y en friso, gusto por las arquitecturas clasicistas en los fondos, etc. Además, el tipo de Cristo de rasgos flamencos es muy diferente del que emplea Van Lint, más italiano. Díaz Padrón[6] señala además el escaso interés por el color, y la unidad cromática de sus obras, con una tendencia hacia la tonalidad gris-fría, aleja a este pintor del autor del lienzo de Béjar.

(Continuará)


[1] Sobre la actividad viajera de este personaje que le permitió acumular numerosos objetos de arte y artesanía ver GONZÁLEZ CANALEJO, M. D.: “Los viajes de Valeriano Salas y María Antonia Tellechea”, en Estudios Bejaranos, nº 14, Excmo. Ayuntamiento de Béjar y Centro de Estudios Bejaranos, Béjar, 2010, pp. 59-74.
[2] TORRALBA SORIANO, F.: Museo de Béjar (catálogo), Centro de Estudios Salmantinos, Salamanca, 1972. La parte dedicada a la pintura flamenca comprende desde la página 21 a la 25.
[3] RODRÍGUEZ RIVERO, O.: Aportaciones al estudio de la miniatura oriental: manuscritos de Béjar, Universidad de Salamanca, 1972. Tesis de licenciatura inédita, depositada en la facultad de Geografía e Historia de dicha universidad.
[4] VALDIVIESO, E.: “Las pinturas del Museo Municipal de Béjar” en Homenaje a Gómez Moreno, tomo I, nº 83, vol. XXI, Universidad Complutense de Madrid, Madrid, 1972, pp. 233-250. De la página 241 a la 243 estudia la pintura flamenca.
[5] La firma, oscurecida y difícilmente legible a simple vista, se encuentra en el borde derecho junto al sayón arrodillado. Parecen adivinarse dos caracteres, 48 ó 68, que formarían parte de la fecha.
[6] DÍAZ PADRÓN, M.: “La obra de Pieter van Lint en España”, en Goya, nº 145, 1978, pp. 2-3.

40 comentarios:

  1. Debía de ser terrible para un pintor eso de tener que ir añadiendo figuras por encargo cuando la obra ya estaba terminada a su gusto. Pero había que vivir.
    Estupendo y profundo análisis el que hace Roberto domingo de estas pinturas.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso se ve cierta desproporción de figuras y, según la explicación de Roberto, esto no se debe a la impericia del pintor, sino más bien al capricho del cliente que es el que paga y manda. Ante esto nada hay que decir, ¿no le parece? Otra cosa es que el autor sea Van Lint u otro.
      Un beso

      Eliminar
  2. Roberto Domínguez ha conseguido con esta primera parte de este artículo sobre pintura flamenca en Béjar, que ese Museo Valeriano Salas de Béjar bien valga la pena visitarlo.
    Hermosos fondos flamencos, sin duda.

    Un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Museo Valeriano Salas es un gran desconocido incluso para los propiso bejaranos. Sí, no te extrañes, es así y no me avergüenza reconocer este abandono por parte de mis convecinos. Por eso hay que darlo a conocer a propios y extraños.
      Un abrazo también para ti

      Eliminar
  3. Interesante Carmen, me ha gustado el cuadro de Pieter Van Lint "Cristo y la mujer adúltera", por su colorido y composición.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que los restantes que comente Roberto en siguientes entregas te gusten tanto o más que éste.
      Un saludo

      Eliminar
    2. Por cierto, el lienzo de "Cristo y la mujer adúltera" no está en el Musoe Valeriano Salas. Lo he puesto como ejemplo de pintura de Van Lint de temática religiosa. Este lienzo fue vendido hace unos años mediante pública subasta.

      Eliminar
  4. Has tenido la fortuna de poder fotografiar este museo, en la mayoría tienen prohibido la toma de imágenes. Estaré pendiente de tu próxima entrega.

    Besos.

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que en este museo está prohibido hacer fotografías, pero tenemos expreso permiso del ayuntamiento de Béjar. Así que es un privilegio que conozcáis así el Museo Valeriano Salas.
      Besos

      Eliminar
  5. Preciosas imágenes, Carmen. Me quedaría con "La coronación de espinas". ¿Tú crees que me lo dejaría traer?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da a mí en la nariz que no... jejejej.
      Un besazo

      Eliminar
  6. Que cuadros tan bonitos, especialmente e quedo con el de Cristo y la mujer adúltera. Lo encuentro muy original.
    Bss y un buen año para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ves el comentario de ahí arriba ya sabrás que el cuadro que emncionas no pertenece al Museo Valeriano Slas, sino que lo he puesto como ejemplo nada más. El motivo es que deduzcáis vosotros mismos si es Van Lint o no el autor de "La coronación de espinas" de Béjar.
      Besos e igualmente

      Eliminar
  7. Me gustó mucho la coronación de espinas a pesar de que parece que luego de terminado se le agregó algún personaje más.

    Feliz año Carmen. Mucho éxito

    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún con todo no parece que rompa excesivamente la composición, pero se hace extraño ver a figuras de tan distinto tamaño en un espacio tan reducido.
      Que tengas un muy feliz año 2013 y gracias.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Buen comienzo en la visita virtual a este museo con las explicaciones de Roberto Dominguez. Muy interesante el recorrido por la composición de cada cuadro, sus posibles autores, las razones de si pertenecen a uno u otro pintor y por encima de todo la belleza y el arte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno de los asuntos en los que Roberto incidirá más en estos artículos será precisamente en el de la autoría de los lienzos comentados. Me parece un tema muy atrayente porque últimamente se están poniendo en duda liencos tan conocidos como "El coloso" de Goya.
      Saludos

      Eliminar
  9. Interesante museo, sin duda. Me quedo con el comentario de Madame: ¡tenía que ser duro ponerse a añadir figuras a un cuadro terminado a petición!

    Un saludo y feliz año, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué rabia!, ¿verdad? A mí me pasa lo mismo escribiendo pero al revés. Me da muchísima rabia tener que meter la tijera a un texto que tengo finiquitado, no sé por dónde empezar.
      Te deseo lo mejor para este recién iniciado 2013. Espero que sea mejor que el anterior (poco le hace falta)
      Saludos

      Eliminar
  10. No conocia la existencia de este museo. La pintura flamenca siempre llama la atención, ese colorido intenso, el deallismo y la minuciosidad en la ejecución, los primeros intentos de la profundidad. Me quedo con esa Coronación de espinas. Carmen, un abrazo y felicita Roberto el nuevo año, de mi parte. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando te animes a visitar Béjar tendrás un buen motivo para hacerlo dada tu gran afición y dedicación al Arte. Seguro que las siguientes partes de Roberto abren aún más tu apetito.
      No necesitaré felicitar de tu parte a Roberto porque seguro que leerá tu comentario él mismo.
      Saludos

      Eliminar
  11. Espectacular "La coronacion de espinas".

    ♫ .♥.•* ☀¨`*•♫.•´*.¸☀.•´♥
    ┊ ┊┊ ┊☀┊ ┊ ┊┊ ☀ه
    ه┊ ☀ ┊ ┊ ི♥ྀ sera un placer seguir visitando Bejar en el nuevo año
    ☀ ┊┊ ☀ه
    ه┊ ☀
    ི♥ྀ

    ░ٌٌٌF░ٌٌٌE░ٌٌٌL░ٌٌٌI░ٌٌٌZ ░ٌٌٌ░ٌٌٌA░ٌٌٌÑ░ٌٌٌO░ٌٌٌ░ٌٌٌ N░ٌٌٌU░ٌٌٌE░ٌٌٌV░ٌٌٌO 2013!░˚ ✰* ★

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas grcias, amiga. ¡Qué bonito! No sé hacer estas cosas que me mandas. Deben ser laboriosas.
      Feliz año también para ti desde el otro lado del charco.
      Besos

      Eliminar
  12. Pues esperaremos a ver los demás, estos dos me han gustado mucho, más el segundo que el primero :)

    Un bso, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te debería gustar más el primero, que es el que tenemos en Béjar, jejej
      Besos

      Eliminar
  13. Nos apuntamos el museo por si en nuestra próxima visita a Béjar nos apetece ver un poco de arte. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que no se os olvide, porque es uno de los imprescindibles.
      Un saludo

      Eliminar
  14. A mí también me ha gustado más el segundo, el de la mujer adúltera. Me acuerdo de este benefactor de su pueblo, al que dono cuanto hubo coleccionado en sus viajes por el mundo. Es bueno que se conozca ese museo, esa es la mejor forma de darle las gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienes buena memoria. A ver si un día profundizo un poco más en la vida de este personaje.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. ¡Ya quiesieran muchos pueblos tener un museo! Me ha encantado el cuadro de la mujer adúltera.
    Buen fin de semana.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tenemos cuatro museos abiertos (Municipal de Escultura "Mateo Hernández", Valeriano Salas, Taurino y Judío "David Melul"), uno cerrado (Museo Sacro) y Cámara Oscura. ¿Qué te parece?
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Un artículo impresionante y una documentación igualmente completísima. En cuanto a la calidad del contenido del museo, es sorprendente. Tenéis en Béjar una verdadera joya y tu nos la descubres con una maestría envidiable.

    Un fuerte abrazo, querida Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que descubre los tesoros del Valeriano Salas es Roberto, que no yo, simple transmisora. Muchas gracias por tus elogios, Antonio, y por tu detenida lectura.
      Un abrazo

      Eliminar
  17. Habrá que ir a verlo. Me gusta más el que no está aquí.
    Gracias Roberto por tus buenas explicaciones...Aquí esperamos las próximas:))
    Un beso Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas que todavía no has ido... Ayayay... Te dejo como máximo un mes de plazo, ¿eh?
      Un besazo

      Eliminar
  18. Precioso museo y estupendo patrimonio pictórico.
    Feliz víspera de Reyes. Que sus majestades sean pródigos en sus regalos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. No me puedo quejar.
      Un saludo

      Eliminar
  19. Precioso y mas que interesante museo, parte del magnifico patrimonio de este pais.
    Te deseo que los Reyes sean muy generosos contigo, te lo mereces.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que hayan sido buenos los Reyes contigo, José Manuel.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Muy interesante el artículo sobre los distintos puntos de vista pictóricos del Sr Torralba y el Sr Valdivieso. Aunque me dé vergüenza confesarlo tengo que decir que no conozco Béjar y claro está ese estupendo museo. ¡Y eso que mi padre era de Salamanca!

    Prometo ir. Un saludo.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.