14 de enero de 2013

Pintura flamenca del siglo XVII en el Museo Valeriano Salas (2ª parte)




 Autor: Roberto Domínguez Blanca
 Publicado: Revista de Ferias y Fiestas de la Cámara de Comercio de Béjar (2011)

        En “Fiesta de aldeanos” (29 x 26 cms.) la composición del lienzo vertical se divide en dos partes: la inferior con la reunión de los aldeanos y la superior dominada por un árbol, la fachada de una taberna y las nubes en las que se refleja el sol de la tarde. Los personajes se distribuyen en dos planos: sentados los primeros y de pie los del fondo. Del grupo destaca el joven con gorro rojo que tañe un laúd. Mira a su derecha, donde junto una granjera que se lleva la mano al pecho, un anciano sentado tras una mesa con una jarra y un vaso de vino parece entonar una melodía. Una atmósfera de cierta solemnidad envuelve al grupo que escucha atentamente a los músicos. Un hombre sujeta una jarra, otro fuma en pipa pensativo, un anciano levanta una copa por la base (signo de distinción)… nada que ver con las reuniones bulliciosas y populares de alguna de las pinturas de Jordaens o Adrien Brouwer.



"Fiesta de aldeanos", de Gillis van Tilborgh
Museo Valeriano Salas (Béjar)



            Técnicamente, el autor da mucha importancia al dibujo, usando el color para ordenar la composición. Los campesinos sentados a la derecha del cuadro llevan indumentarias claras que atraen la vista del espectador, mientras que para cerrar la composición visten de colores oscuros (negro fundamentalmente) los sentados a la izquierda y los que permanecen de pie en el segundo plano, que parecen fundirse con el fondo.

 

            En cuanto a la autoría, el cuadro sería de Gillis van Tilborgh, pues en el ángulo inferior de la derecha del soporte aparece la firma con su apellido en mayúsculas. Van Tilborgh (1625-1678), que vivió y murió en Bruselas, fue especialista en escenas costumbristas de ambientes populares, inspirándose en la obra de David Teniers (de hecho, la estructuración de la composición con un árbol central entre la taberna y el celaje con nubes se observa en varias obras de este pintor)[1]. Los tipos humanos siguen el estilo de Van Tilborgh (cabezas femeninas)[2]; sin embargo, adolecen de cierta rigidez, resultando una escena muy estática al compararla con otras de sus pinturas. Carecemos de constantes típicas de su obra, como la agrupación de tres personajes en agrupación piramidal y la animada conversación que alguno de los varones entabla con una de las féminas. Tanto Valdivieso como Torralba mantienen la autoría de este pintor.

            El cuadro “Interior de iglesia” (34 x 39 cms.) reproduce la vista del interior de una gran edificación tratada a modo de paisaje y animada con personajes menudos. El protagonista es el templo y su grandiosidad espacial en contraste con las minúsculas figuras que deambulan entre capillas y pilares. Más que en una iglesia, estamos dentro de una gran catedral gótica de tres naves con capillas laterales. Un bosque de pilares cilíndricos soporta las bóvedas de crucería que cubren el templo, adivinándose hacia la mitad de la nave central la apertura de un cimborrio. La perspectiva está ligeramente descentrada, pero sin desprenderse de la marcada axialidad de la nave central que conduce hacia la cabecera del templo. Altares, retablos y pinturas se reparten por las capillas y pilares. Entre los personajes contamos con una criada rezando de rodillas ante un altar, un mendigo sentado junto a un pilar, dos damas con ricos vestidos conversando y la organización de una pequeña comitiva religiosa.

            "Interior de iglesia", de Pieter Neefs el Viejo
Museo Valeriano Salas (Béjar)


         El pintor aplica la perspectiva lineal de modo que construye un espacio creíble e inserta con corrección los personajes en distintos planos. Para crear ilusión de profundidad, recurre a los tonos azulados, claros y diluidos en los espacios más alejados (cabecera) respecto a los grisáceos y más saturados del primer término.

El autor es Pieter Neefs el Viejo (1578-1656/61), nacido en Amberes, cuya firma quedó plasmada en el primer pilar de la derecha. Neefs, al igual que su hijo (de idéntico nombre), es un ejemplo paradigmático de la hiperespecialización de los pintores flamencos, pues su obra conocida es monotemática: interiores de iglesias. Según Ayala Mallory[3] su primer trabajo fechado es de 1605, de forma que entre esta fecha y la de su muerte se puede datar el cuadro de Béjar. Quizás se formó con Hendrick van Steenwyck el joven (ca. 1580-1649) o se inspiró en sus lienzos, también de interiores de templos. Un rasgo típico de la pintura flamenca es la colaboración entre distintos pintores en un mismo cuadro, consecuencia de la comentada exclusividad temática practicada. De este modo, se sabe que Neefs hacía las arquitecturas de sus obras, dejando las figuras a otros artistas como Frans Francken II y III o Sebastian Vranx.

            Una de las obras de Neefs que tiene más puntos en común con la del Valeriano Salas es “Interior de la catedral de Amberes”, conservada en el Museo Real de Bellas Artes de Bruselas, en la que utiliza un punto de vista muy parecido, aunque ésta es más rica en personajes y detalles. Al igual que Van Steenwyck, recurría a la imaginación para reconstruir estos interiores en el taller, aunque queda muy evidente que para el lienzo adquirido por Salas se inspiró también en la catedral de Amberes. Hay dos detalles que llaman la atención si lo comparamos con el bruselense: primero, que alguna de las tracerías bajo el claristorio de la nave central están ejecutadas con cierta despreocupación, y, segundo, que las numerosas estatuas que rematan los retablos y cuadros parecen inacabadas, como apariciones espectrales.

 "Interior de la catedral de Amberes", de Pieter Neefs el Viejo
Museo Real de Bellas Artes de Bruselas



  El cuadro está firmado, pero esta impronta, en letras minúsculas, es distinta a la habitual de Neefs en mayúsculas. Muchas veces para revalorizar la pintura de un seguidor se podía falsificar la firma del maestro. Torralba y Valdivieso mantienen la atribución, aunque éste explica que su obra se confunde con la de su hijo Pieter Neefs el joven, por su absoluta coincidencia estilística.

Continuará



[1] Ver DÍAZ PADRÓN, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, t. II, Prensa Ibérica, Barcelona, 1985, pp. 1350-1351.
[2] VALDIVIESO, E.: “Las pinturas del Museo Municipal de Béjar” en Homenaje a Gómez Moreno, tomo I, nº 83, vol. XXI, Universidad Complutense de Madrid, Madrid, 1972, pp p. 242-243.
[3] AYALA MALLORY, N.: La pintura flamenca del siglo XVII, Alianza Forma, Madrid, 1995, pp. 93-95.

55 comentarios:

  1. No conocía a Pieter Neefs el Viejo. De todas formas hay algo en esa catedral de Amberes que no me acaba de agradar. La "Fiesta de aldeanos", de Gillis van Tilborgh, es otra historia. Es más amable.

    Saludos, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Puede ser quizás alguna fallo en la perspectiva? ¿O los tonos fríos son los que no te agradan?
      Saludos

      Eliminar
    2. Yo creo que es la perspectiva, definitivamente.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Segunda entrega dedicada a la pintura flamenca del siglo XVII. De los tres cuadros de esta entrada veo que sólo los dos primeros se hallan en Béjar, el último en Bruselas. Parece que era una moda de la época el distinguir entre "el joven" y "el viejo" cuando había más de un pintor en la familia. Una moda que se fue dulcificando con el tiempo, cambiando esos apelativos por los de "Hijo" o "Padre", cuando era ese el caso. Tal cosa ocurrió con los "Alejandro Dumas". El mejor, sin duda, el padre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buena apreciación! Por mi parte me quedo también con Alejandro Dumas padre.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho conocer la pintura de Pieter Neefs el Viejo; tiene un dominio asombroso de la perspectiva, de la profundidad arquitectónica, además del típico detallismo y la minuciosidad de los pintores flamencos. Mis felicitaciones a Roberto. Saludos, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hemos comentado en la entrada que este cuadro ha sido expuesto fuera de Béjar al igual de otra pintura de la que hablará Roberto en otra entrega.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Los tres ejemplos de pintura flamenca son bellísimos, Carmen. La profundidad del segundo y tercero, de tema arquitectónico es increible.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que aprecies la sensibilidad de Neefs a la hora de capatar en pequeño formato una gran arquitectura.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Muy interesante la pintura de Neefs, que no conocía. La fiesta de los aldeanos me parece muy agradable. Las vistas interiores...

    Besos Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que haya alguna de tema médico, así nos podrás dar tu opinión, doc.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Carmen No conocía estas pintura son fabulosas Saludos

    ResponderEliminar
  7. Lo que dices de Neefs que le daba mucha importancia al dibujo es cierto, pues se ve todo muy cuidado y con mucho detalle, tus explicaciones ayudan a comprender mejor los cuadros, teneís buenos cuadros en Béjar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, las explicaciones de Roberto enriquecen la contemplación de estas pequeñas obras. El detallimos de la pintura de Neefs es espectacular. Se puede apreciar en ella el dibujo del embaldosado dle piso.
      Un beso

      Eliminar
  8. Deliciosa esa "Fiesta de aldeanos". Y, efectivamente, el parecido entre el "Interior de iglesia", de Pieter Neefs el Viejo, y el"Interior de la catedral de Amberes" del mismo autor, es sorprendente; la perspectiva es la misma.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cual no quiere decir que sean ambas obras de Neefs, ¿o sí? Ahí está la duda a la hora de atribuir autoría sporque en algunos casos, la presencia de la firma, como aquí en el Valeriano Salas, todavía no es concluyente porque bien podría tratarse de una falsificación.
      Un besote

      Eliminar
  9. Dan mucha información este tipo de pintura sobre las costumbres antiguas, no hace mucho vi un documental de un cocinero que hacía platos de esos siglos basándose en los bodegones, pero no solo copiaba las recetas sino también fabricaba los utensilios, y que decir que sería de la música antigua sin los pórticos románicos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Croe que me suena esto que nos cuentas. ¿Podría ser que se fijase en el "Banquete de bodas" de Peter Brueghel, el Viejo? Desde luego detallan muy fielmente las costumbres, hábitos y usos de las sociedades de otras épocas. En estos casos retrataban lo que veían, lo que tenían delante, en una antecedente de la llamada "Pintura costumbrista" que tendrá su mayor auge en el siglo XIX.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Muy interesante el artículo de Dominguez Blanca sobre la pintura flamenca existente en ese magnífico museo por el que me tengo que pasar un día de estos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tienes en Béjar el Museo Valeriano Salas esperando tu visita.
      Un saludo y gracias por dejar tu comentario

      Eliminar
  11. Antes de la llegada el Renacimiento y devido al intercambio comercial que España tenia con los Paises Bajos, la mayoria de los cuadros llegaban desde alli junto con el comercio de las tela. Me encanta el cuadro "Fiesta de aldeanos" es una suerte que forme parte del Museo de Bejar.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el caso bejarano la historia de estos cuadros fue muy diferente, pues fueron comprados por un coleccionista de origen bejarano, Valeriano Slas, en el siglo XX y donados a su muerte a su ciudad natal.
      Un beso

      Eliminar
  12. Notable reportaje. Un museo realmente magnifico que anoto en mi agenda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Estas pinturas tiene que ser un orgullo para tu pueblo. Estupendo patrimonio. Seguiré con detalles tu próximo reportaje.

    Besos.

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  14. De Pieter Neefs me encanta también el interior de la catedral de Antwerp. Sus cuadros, con esa fijación por el interés de las iglesias, curiosamente resultan muy personales a pesar de que otros artistas colaboraran en ellas.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lienzo que nos comentas es otro buen ejemplo de la maestría de Neefs a la hora de representar con todo detalle el interior de los grandes edificios, jugando con la difícil perspectiva. Sigue la misma estela su hijo Neefs, el joven, aunque su paleta es mucho más clara que la de su padre.
      Un beso

      Eliminar
  15. Excelente reportaje gráfico y literario. Magnífico museo el que tenéis.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. "La fiesta de aldeanos":tiene una composición muy bien cuidada y que conste que este cuadro aunque es de una excelente maestría en el trazo: no es lo mejor de este autor que de casta le venía.La perspectiva lineal: es increible tanto en uno cómo en el otro cuadro, alusivo a la catedral de Amberes.La escuela Flamenca, cuida mucho sus composiciones y sobre todo se procura que haya armonía entre las figuras y el decorado.

    Un artículo fantástico gracias que continúa...

    Abrazos Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan, como a ti, los pequeños cuadros flamencos y holandeses, porque son de pequeño formato y de variadas temáticas que van desde los paisajes, marinas y bodegones, a las escenas de interiores de iglesia, escenas costumbristas o retratos. Dejamos de lado las mitologías y cuadros religiosos por ser más abundantes en otros países.
      Saludos

      Eliminar
  17. Buenas explicaciones Roberto. De los tres me quedo con el último. Por la luz y la sensación profunda perspectiva que tiene.
    Gracias Roberto.
    El que me gusta no lo veré,Carmen, pero ya no tengo excusa para entrar a ver los otros cuando devuelva el libro:))
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, mujer, vas a elegir el que no tenemos en Béjar. ¡Pero si son más bonitos los dos primeros y de mayor calidad artística!
      ¡Ah, buena idea! Ya sabes que cuando vayas a la biblioteca tienes que pasar por el Valeriano Salas.
      Besos

      Eliminar
  18. Pues ya podía yo pintar así un día al año, sí, pero no, lo mío es de impresión para caer de espaldas, ja, ja... Buena entrada, pero qué te voy a decir, costumbrista, ja,ja,,,, a lo que ya me tienes acostumbrada a tus buenas entradas. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá pudiésemos pintar... como Van Gogh, puesto a pedir. Lo malo es que no ganaríamos un duro en vida...
      Un beso

      Eliminar
  19. Me han gustado muy mucho estas pinturas que nos muestras. El Cuadro de la Catedral tiene una luz muy conseguida.
    Gracias por las explicaciones, que como siempre son muy detalladas.

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra un montón tenerte por aquí, Manolo. No sabes cuánto... A ver qué te cuentan esos matasanos la próxima semana.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. De las tres la segunda es la que más me gusta y volveré cuando tenga un ratito para mirarla más. Y mejor. Me ha gustado mucho el artículo tan preciso y tan bien explicado. Un beso, Carmen

    ResponderEliminar
  21. Un interesante tesoro pictórico, querida Carmen, tenéis en este Museo; me encantan las escenas costumbristas, con sus ricos detalles.
    Mil bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy de la misma opinión, señor profe.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. Un museo con obras de un gran valor artístico, muy buena esta entrada, Carmen y muy enriquecedora la documentación que aportas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mérito es de Roberto Domínguez, que no mío.
      Muchas gracias por tu comentario, Jesús, y un abrazo

      Eliminar
  23. "La fiesta..." me gusta, pero me quedo con los dos "Interiores". Siempre me ha gustado mucho el trabajo meticuloso de los pintores flamencos con la perspectiva. Por cierto: yo no le veo fallos, por lo menos en este tamaño.
    Saludos, Carmen

    ResponderEliminar
  24. Felicidades por esos lienzos magníficos.
    Veo que el interior que en la tela primera nos muestra silencio, recogimiento y fe, en la segunda se ensanchan sus dimensiones y los arcos se multiplican hasta perder la noción de su final, siendo aproximadamente el mismo escenario. Hay que ver qué importancia tiene la mesura en el arte, o viéndolo de otra manera, hay que ver cómo influye un determinado espacio en el creador según su estado de ánimo, en el caso de que los dos cuadros sean de la misma autoría. No hay más que ver como pintaba Goya el juego del corro en sus años de plenitud, y el cambio de personajes y la sordidez que mostró cuando volvió a una escena similar en su época oscura. En los óleos de Neefs, de silencio y penumbra pasamos a un entorno cálido y relajado que nos acoge. Claro que igual esa mañana que el artista tomó los apuntes para “Interior de la catedral” coincidió con uno de los escasos días soleados de Amberes, que conozco un poco y donde todo se anima cuando los vecinos se apresuran a sacar a la calle las macetas y las mascotas para que revivan al sol. Bszos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena reflexión, Ana María. Quizá ese día Neefs estaba de buen humor y pintó el interior de la catedral de Amberes más luminosa que el "Interior de iglesia" de Béjar; o quizá fuesen estaciones distintas o que la iglesia primera tuviese meno ventanales y fuera menos luminosa que la magnífica catedral de Amberes. En todo caso, y sin ser representar ambos cuadros el mismo lugar, me vienen a la mente los intentos de Monet de captar la incidencia de los rayos de sol en la fachada de la catedral de Rouan a distintas horas, meses y estaciones del año. Neefs no era un impresionista, no, pero se ve en él cierta preocupación a la hora de captar la luz, aunque no llevase a cuestas el lienzo, como le pasaba a los impresionistas.
      Un besazo y gracias por tu comentario

      Eliminar
  25. Carmen, cada día me maravilla más el esplendor de las riquezas artísticas que guardáis y aumentáis poco a poco en Béjar. Además, la minuciosidad de este análisis que nos traes es excelsa. ¡Cómo ha estudiado Ronerto Domínguez todas las obras! Posee un sentido de percepción, perspectiva t relación con otras obras de los mismos autores autores o de la misma época que para sí quisieran muchos documentalistas y expertos en arte.
    Así que, además de obras artísticas de innegable calidad vuestros vecinos son unos estudiosos y expertos analistas de arte. Es algo que se debe cuidar con esmero en este momento en el que la cultura y el arte parecen poseer una importancia secundaria.
    Excelente, extraordinario.

    Un fuerte abrazo, querida Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roberto se merecía un puesto de profesor en la universidad, pero ya sabemos como están las cosas y no precisamente fáciles en todos los campos de la vida. A veces la sabiduría no te abre las puertas, sino que te las cierra, porque ahora el mundo parece estar regido por los sinvergüenzas y la corrupción. Bueno, no quiero generalizar porque hay gente que lucha fuertemente por alcanzar su puesto en la vida y lo logran con gran merecimiento.
      Un abrazo y muchas gracias por tu comentario. No tengas duda de que Roberto lo leerá.

      Eliminar
  26. Carmen gracias por su visita Feliz fin de Semana Saludos

    ResponderEliminar
  27. Esas perceptivas interiores son realmente maravillosas

    Un placer reencontrame con tu pueblo y contigo
    Besotes

    ResponderEliminar
  28. Está claro que en Béjar tenéis obras bien interesantes, a juzgar por las que podemos ir viendo en tu blog. Aquí un admirador también de la pintura flamenca. De los dos me gusta más el interior de iglesia más sombrío y fantasmal, el que tenéis vosotros. Saludos! Alberto

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.