2 de febrero de 2013

Pintura flamenca del siglo XVII en el Museo Valeriano Salas (4ª Parte y final)



Autor: Roberto Domínguez Blanca
Publicado: Revista de Ferias y Fiestas de la Cámara de Comercio e Industria de Béjar, 2011.

Del bruselense Pieter Bout (1658-1719) se pueden admirar dos paisajes, “Veleros” (44 x 71 cms.) y “Paisaje con un río entre montañas” (15 x 24 cms.). El primero es una vista de la llegada de un grupo de embarcaciones a una playa a los pies de unas montañas, por donde pululan varios grupos de individuos atareados o entablando conversación. En la derecha de la superficie pictórica asoman las ruinas de unas construcciones torreadas. Se advierte que es una obra interesante, aunque el mal estado de la capa de pintura, muy cuarteada, no permite observar con nitidez los detalles, especialmente de los planos secundarios.

"Veleros" de Pieter Bout 

            De muy pequeño tamaño es el segundo, tampoco exento de calidad. El artista plasma su visión de un paisaje de ribera al atardecer. Por el ancho valle transcurre plácidamente entre meandros un río. Al fondo, una villa se recorta entre montañas descompuestas en todos azulados y rosáceos por efecto de la mortecina iluminación del astro rey. En la orilla contraria y en primer plano, un embarcadero a los pies de un agreste paisaje umbroso a contraluz, conduce a un castillo roquero. En el centro de la parte baja del cuadro, algunos caminantes se adentran en un sendero, mientras otro de ellos parece observarles junto a una barca. El estudio de la luz es muy interesante. Dorada, sólo consigue posarse en muy pocos elementos del primer plano (caminantes, árbol de la izquierda…), utilizando brillos puntuales con escasos toques de empaste blanco.

 

“Paisaje con un río entre montañas” de Pieter Bout

            Estamos de acuerdo con Valdivieso en que son obras de estilo tan dispar que no es creíble que procedan de un mismo pintor. Además, en su opinión, ninguna de las dos sería de Bout, pues “este artista es más conciso y más minucioso a la hora de precisar la silueta de los paisajes o describir los pormenores del arbolado y los accidentes del paisaje”[1]. En “Veleros” observa mayor cercanía al hacer de Bout, pero en tal caso Valdivieso la comprende como una obra satélite de su estilo asimilado por algún seguidor. En cambio, Torralba en su catálogo mantiene la atribución de ambas a Pieter Bout. Díez Padrón[2] afirma que el paisaje y las escenas populares son propios de su trabajo, y como tal las vemos en “Veleros”.

Otras obras

            De origen flamenco se incluyen dos cuadros más que necesitan algunas precisiones: “Escena campestre” (12 x 18 cm.) de Gerrit van Hees (1629-1702) y “Alegoría” (48 x 63 cm.) de G. van Donck. Del primero, Torralba lo menciona como holandés sin dar detalles biográficos, en tanto que Valdivieso aporta datos que confirman el origen flamenco de van Hees, pero niega que el cuadro sea suyo, pues no coincide con su estilo. La “Alegoría” de van Donck, una vanitas característica de la época, es una de las obras más sobresalientes del museo, pero ni Torralba ni Valdivieso consiguieron averiguar quién era el pintor que se encontraba tras la firma estampada en el ángulo inferior derecho de la tabla (GDonk., con la G y la D en monograma), pero apuestan con acierto por un holandés. El segundo da el nombre completo, Gerard Donc [sic][3], con obra firmada entre 1627 y 1640. En la actualidad sabemos que Gerard o Gerrit van Donck fue principalmente un retratista de la burguesía holandesa de su época.

“Escena campestre” de Gerrit van Hees


    Alegoría” de van Donck      

  También hay propuestas contrarias, de pinturas expuestas como holandesas que se defienden flamencas; así lo considera Torralba con “Sátiro y aldeanos” (32 x 39 cms.) de autor desconocido o “Escena de granja” (42 x 65 cms.), obra notable de Cornelis Saftleven (1607-1681). No obstante, Valdivieso demuestra el origen neerlandés de ambas. Para la primera, además da el nombre del pintor, Jacob Toorenvliet (ca 1635-1719)[4], mientras que para la segunda afirma la nacionalidad holandesa de Saftleven[5].


 “Escena de granja” de Cornelis Saftleven

“Sátiro y aldeanos” de autor anónimo

Agradecimientos

            No sería justo cerrar este breve artículo sin agradecer, por un lado, los permisos facilitados por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Béjar para poder acceder a los cuadros y reproducir sus imágenes en estas páginas, y por otro, a Ana Belén Iglesias Hoya, técnico en museos, por la ayuda que me ha prestado en todo momento.





[1] VALDIVIESO, E.: “Las pinturas…” ob. cit., p. 242.
[2] DÍAZ PADRÓN, M.: “Museo del Prado. Catálogo de pinturas. Escuela Flamenca, Siglo XVII”, vol. 1, Museo del Prado, Patronato Nacional de Museos, Madrid, 1975, pp. 37-38.
[3] VALDIVIESO, E.: “Las pinturas…” ob. cit., p. 244.
[4] VALDIVIESO, E.: Pintura holandesa en el siglo XVII en España, Universidad de Valladolid, Secretariado de Publicaciones y Departamento de Historia del Arte, Valladolid, 1973, pp. 380-381.
[5] VALDIVIESO, E. : Pintura holandesa… ob. cit., p. 360.

50 comentarios:

  1. Me gusta! el segundo en orden:porque el punto de luz esta muy bien conseguido con sus claros y oscuros.La alegoría, y sus cuatro elementos...bien representados; sobre todo por la divanita y el reloj de arena.

    Feliz día Carmen

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de contestarte he estado leyendo los comentarios que se han hecho a esta entrada y me llama la atención que a casi todos os guste más el segundo cuadro, "Paisaje de un río entre montañas". ¿Será el tratamiento de la luz, casi tormentosa, y sus contrastes?
      Un besito

      Eliminar
  2. En la pintura barroca, aunque hay algunos paisajes muy logrados, me quedo siempre con las escenas de primeros planos donde el hombre es el protagonista. Algo muy en la lógica, por otra parte, de la estética barroca donde prima más el componente dramático o teatral que esos exteriores donde la naturaleza es el principal personaje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces sean quizá tus preferidos "Alegoría" y "Sátiro y aldeanos", ¿me equivoco? Cayetano, eres un hombre antropocentrista.
      Saludos

      Eliminar
    2. Has acertado. Pero eso me pasa sólo con el Barroco. Con el Impresionismo, por ejemplo, me fascinan mucho más esos paisajes y esos exteriores de Monet, Renoir y Pissarro que los interiores con personas de Lautrec, por ejemplo.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Estas pinturas flamencas son todo un respiro para la situación de angustia presente que estamos viviendo. No se trata de cambiar el drama por la comedia, pero sí por un esparcimiento intelectual de altura que nos permita tomar aire y resuello.
    Besos, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca hay que desanimarse del todo, porque qué sería de nosotros entonces. La cultura es una de las principales perjudicadas por la crisis desde el punto de vista institucional y, sin embargo, a la vez es impulsada por una poblaciópn que necesita esparcirse, huir del mundo real y agobiante en el que vive.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Ese paisaje con un río entre montañas me parece delicioso, sea o no sea de Bout.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejando de lado el problema de las autorías, tiene razón madame.
      Besos

      Eliminar
  5. Siempre me han gustado los paisajes de marinas, me gusta el primer cuadro, pero cuando he visto el segundo las luces son maravillosas.
    Tenéis buenos cuadros en el museo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Museo Valeriano Salas, como creo que ya he comentado, es un gran desconocido incluso para las gentes de Béjar, de ahí estos magníficos estudios de Roberto. Tenemos suerte, sí.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Me gusta mucho el "Paisaje con un río entre montañas” atribuido a Pieter Bout. Yo también veo que son estilos diferentes pero podría ser de un mismo pintor. Los pintores a veces cambian- Les hace falta una buen restauración para disfrutar de los detalles.
    Bss y cuidad el Patrimonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón en cuanto a la restauración, Katy. Muchas obras del Museo Valeraino Salas necesitan restauraciones urgentes. Por ejemplo, el cuadro de la "Alegoría" tiene una grieta enorme horizontal que aquí no se parecia, pero que in situ estremece por lo que puede suponer si va a más. Pero ya sabes que las restauraciones cuestan mucho y que no está el horno para bollos.
      Un besazo

      Eliminar
  7. El segundo es simple y llanamente genial!!!

    Es posible que sea el mismo autor de los cuadros, A veces quizás cambie el humor o la visión que quiere plasmar.

    Besos Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino a un pintor malhumorado pintando ese cuadro, sí. A veces nuestro estado de ánimo influye en nuestros actos y más cuando se trata de un artista, personas con sensibilidad innata.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Los veleros me parecen bellisimos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. El que más me gusta es la Alegoría porque el simbolismo que representa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Una entada preciosa,y muy bien explicada ,para los que entendemos poco de pintura. Me gusta el ultimo "Sátiro y aldeanos ".feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus felicitaciones son para Roberto, autor de estos artículos tan interesantes, ¿de acuerdo?
      Un beso

      Eliminar
  11. Yo voto por la Alegoría, tengo debilidad por las vanitas y ésta me parece muy lograda.
    Y también me apunto al "Paisaje con un río..." En lo que se aprecia, el tratamiento de la luz es muy bueno (y efectivo), aunque la composición pierda algunos puntos.
    Saludos, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La "Alegoría" pierde un poco vista en fotografía. es mucho más espectacular vista de cerca porque el autor ha puesto toda la carne en el asador de su quehacer artístico y la reproducción de los objetos que hay sobre la mesa es detallista tanto en la incidencia de la luz como en la descripción de los materiales y volumetrías. Tienes buen ojo.
      Saludos

      Eliminar
  12. En el segundo, el paisaje con un río entre montañas tiene un celaje precioso, la luz dorada y las nubes están muy logradas. Tenéis en Béjar una pequeña joya con ese museo. Enhorabuena.
    Un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que mucha gente sea capaz de valorar este museo como tú y vengan a visitarlo.
      Un saludo

      Eliminar
  13. Soberbia la colección de pintura flamenca que teneis en Béjar y muy bueno el estudio de Roberto. Coincido en que los estilos de los dos lienzos atribuidos a Pieter Bout son diferentes y , más, si lo afirma Enrique Valdivieso, toda una autoridad en la materia de pintura barroca, vallisoletano y profesor mío en Sevilla, donde era Catedrático (y creo que sigue siendo, emérito). La obra anónima de "Sátiro y aldeano" es muy del estilo de Jordaens. Abrazos Carmen, y muy buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante tu sabiduría, Paco, poco tengo que decir.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Hago un paréntesis en el arte para ponerte aquí un enlace de un blog montañero que he visitado y que repasan su excursión a la Sierra de Candelario. Pensé que seguro te gustaría verlo. Puedes hacerlo haciendo clic en este enlace. Saludos, Carmen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda, qué curioso! Tanto en Béjar como en Candelario como en otros lugares próximos hay una gran afición al montañismo y existen tres clubes de montañeros que agrupan a los aficionados a la montaña en esta zona, promoviendo ellos mismos las relaciones con otros grupos externos e incitándolos a que vengan a a la sierra.
      Gracias por el enlace y un abrazo

      Eliminar
  15. A mi me ha gustado también mucho Alegoría, creo que también influye su estado de conservación, en ella se pueden apreciar muy bien los colores.

    Besos.

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El estado de conservación no es tan bueno como quisiéramos, pero de momento creo que será imposible restaurarlo en este mundo de recortes.
      Un beso

      Eliminar
  16. De todos me gusta La Alegoría.Dicen que a la tercera va la vencida...Espero que la próxima vez pueda entrar:))
    Ahora con las buenas explicaciones de Roberto seguro que las miro de otra manera.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, ¿ya lo has intentado dos veces? Me había enterado de la primera intentona fallida, pero no tenía noticia de la segunda. A ver si puede ser.
      Besos

      Eliminar
  17. Muy interesante. Me ha encantado encontrar un Sátiro en tu pueblo, carmenBéjar. Pero no sé de qué me extraño ¿qué no tendréis allí? Enhorabuena al autor de esa serie. Saludos cordiales.
    Por cierto, estoy leyendo un libro en el que citan a don Francés, el bufón bejarano de Carlos V. Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí? ¡Qué bien! ¿te acuerdas de las entradas dedicadas al bufón que colgamos en el blog y cuyo autor era Jose Antonio Sánchez Paso? Creo que es un personaje interesantísimo y que deberíamos traer por aquñi, por el blog, de vez en cuando.
      Un beso

      Eliminar
  18. Roberto Domínguez5 de febrero de 2013, 18:07

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, tanto en esta entrada como en las otras tres partes anteriores.

    El Museo Valeriano Salas es el gran desconocido de Béjar. Además de pintura Flamenca del S. XVII, también hay Holandesa del mismo siglo y Española de los SS. XIX y XX, con artistas de la altura de Sorolla, Pradilla, Campuzano, Roberto Domingo, Zamacois, Eugenio Lucas... También posee una colección de arte oriental muy importante, con trabajos en marfil, madera de boj, libros iluminados, cerámica, metalistería, etc...

    Un museo muy pequeño, que no abruma, pese a la variedad de objetos artísticos y artesanales que lo componen. Otro atractivo a tener en cuenta en su visita es el lugar donde se localiza, el claustro renacentista del antiguo convento de San Francisco, finalizado en 1599.

    Espero que los que no lo conozcáis, seáis de Béjar o no, os lo apuntéis para la próxima visita a la ciudad. El horario en que esta abierto suele ser de miércoles a domingo, de 11 a 14 h. y de 17.30 a 20 h.; pero mejor consultar antes en la web del Ayuntamiento, porque suelen cambiarlo bastante.

    Un saludo.
    Roberto Domínguez

    ResponderEliminar
  19. Queridos Carmen y Roberto, excelente trabajo de divulgación de este tesoro de pintura que es el Museo Valeriano Salas; me ha gustado especialmente la "Alegoría", un bodegón de Vanitas con todos los elementos para recordarnos la futilidad de la vida, el "Memento mori", la inconsistencia de todo lo mundano: las armas, el reloj de arena, el instrumento musical, la calavera humana...
    Mil bicos y gracias por darnos a conocer este rincón de Béjar que bien merece ser conocido, visitado y admirado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se hace lo que se puede desde este espacio y por medio de artículos de divulgación e investigación, con el fin de dar a conocer nuestro patrimonio a través de distintos canales y plataformas.
      Un abrazo y gracias por tu amable comentario

      Eliminar
  20. Voy a tener que ponerme las pilas, con la larga ausencia porco he podido ver...y leer. Y me parece que tengo para una buen rato, jejejje...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes. Como el blog sirve de archivo puedes leer las entradas que quieras y cuando quieras.
      Un besazo

      Eliminar
  21. Mecachis, me perdí la tercera entrega...voy a verla. Me encanta el segundo cuadro. Es como los sueños bonitos. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes dónde encontrar la tercera. En este mismo blog pulsando en la etiqueta "Valeriano Salas" o "Roberto Domínguez" (existen varias opciones)
      Un beso

      Eliminar
  22. Hola Carmen, me he quedado un buen rato viendo esos cuadros; sube, baja, sube, baja...
    Y al final me quedo sin dudas con el cuadro de la Alegoría, su colorido y nitidez es maravillosa. Lamento que no se pueda restaurar, ya vendrán tiempos mejores.
    Agradezco a los amigos que te han ayudado a poder publicar esas bellezas de Béjar.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el Arte y la cultura intentamos evadirnos del mundo que nos rodea en estos tiempos de crisis. Lo malo es que es precisamente esa partida la que sufre los mayores embates en cuanto a presupuesto por parte de las administraciones.
      Un saludos y muchas gracias por la visita

      Eliminar
  23. Enhorabuena por toda esta serie de artículos donde nos habéis acercado la pintura flamenca. Sobre todo me quedo con las escenas que nos acercan la cotidianidad de aquella época.

    ResponderEliminar
  24. HOLA CARMEN ¡QUE MARAVILLA DE CUADROS ! LA VERDAD, YO ME QUEDARIA CON TODOS
    PERO PUESTAS A ELEGIR , ME HA CAUTIVADO ESE PAISAJE DEL RIO ¡QUE LUZ DE CREPUSCULO
    DORADA, PERDIENDOSE EN LO INFINITO ! ENTRE LA CASI PENUNBRA DEL ANOCHECER...
    Y COMO QUIERO DOS, ME QUEDO CON LA ESCENA CAMPESTRE, ES SOMBRIO Y ELEGANTE...
    ¡' QUE LUJO DE MUSEO POSEEIS, ! A VER CUANDO VEMOS A UNO DE MIS FAVORITOS ( SOROLLA )
    SALUDOS CONCHITA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos un cuadro de Sorolla, sí, pero de moemento no sé si lo colgaremos porque nuestro experto particular, Roberto Domínguez, sólo ha investigado sobre las obras flamencas y holandesas. Quizá si le insistiéramos un poco...
      Un beso y gracias por comentar

      Eliminar
  25. Muy interesante esta serie de entradas sobre pintura flamenca. He de confesar que desconocía totalmente la existencia de este Museo.Me ha gustado especialmente, por su iconografía, la Vanitas de van Donck.

    Un saludo y enhorabuena por el blog,

    Anónimo Castellano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es por ello por lo que hemos creído conveniente comparit y poner en circulación estos artículos escritos magníficamente por Roberto, para que se conozca este completo legado de Valeriano Salas que tiene como sede Béjar.
      Un saludo y bienvenido a Pinceladas

      Eliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.