12 de agosto de 2013

Elogio de los hombres sencillos


*Quisiera hacer un alto en la vida de los Bolaños y acercarme a otros hombres sencillos como nosotros que vivimos el día a día, lejos de glorias vanas, desde el prisma de Javier R. Sánchez Martín y el recuerdo de su suegro Isidro.

Autor: Javier R. Sánchez Martín. 
Publicado: Béjar en Madrid 15/04/2011



La vida está hecha de momentos que pasamos principalmente al lado de aquellos que nos corresponde por nacimiento -nuestros familiares- o por elección, -nuestros amigos, nuestros cónyuges-. Además, nuestros consortes tienen una familia con la que también entras tarde o temprano en relación.


De este último modo fue como conocí a Isidro, mi suegro, hace ya años de esto. Por aquel entonces empezaba a levantar cabeza, económicamente hablando, gracias a su puesto de trabajo en una fábrica de confección y a que trabajaban varias de sus hijas, entre ellas la que hoy es mi mujer (siempre me ha parecido que decir esposa queda un poco cursi). La confección industrial marcó por entonces el declive de profesiones artesanales a las que sustituía, como la de sastre, y cubrió toda una etapa de industrialización rápida y de mano de obra intensiva en nuestro país.

 Sierra de Béjar al anochecer


Desde el principio me pareció un hombre sencillo, que otorgaba su justo valor a las pequeñas cosas que le proporcionaba el presente y que las disfrutaba lo mejor que podía, sin pedir más. Probablemente sin conocerlo hacía suyo ese viejo aforismo que dice que no es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita. Siempre le envidié un poquito esa capacidad que tenía de disfrutar el día a día, cultivando una pequeña huerta, yendo a pescar con algún amigo, participando en las actividades de la peña a que pertenecía o, simplemente, tomando un vino con los amigos o con la familia.




Alguien dijo una vez que la vida es lo que ocurre mientras pasamos el tiempo haciendo planes. Puede que sea la propia sociedad la que nos hace mirar al futuro de continuo, empujándonos siempre a conseguir un objetivo más cuando aún no hemos saboreado el último que nos marcamos. Y cuando terminamos (aparentemente) con los nuestros, empezamos a pensar en los de los hijos y a sufrir sus éxitos y sus fracasos como si fueran nuestros. “Piensa que cada día es por sí solo una vida”, decía Séneca, pero nosotros, erre que erre, no disfrutamos el hoy porque ya estamos pensando lo que haremos mañana.


 Sierra de Francia desde el monte (Béjar)


Por eso, quiero dedicar también este artículo a los que, como mi suegro, trabajaron duramente para sacar a su familia adelante, y luego, ya pensionistas, disfrutaron de esa etapa de su vida con sencillez pero con alegría, viviendo cada momento como ellos quisieron y sin hacer daño a nadie. A los que sienten que su transcurrir por la vida debe ser un camino donde siembren bondad. A los que no odian. A los que pasaron por la vida haciendo el bien en la medida de sus posibilidades y sin pedir nada a cambio.


Decía Sócrates que las cosas suceden porque el ritmo de la vida marca su compás y nada más, y la buena conciencia es la mejor almohada para dormir.


         Ahora, a comienzos de este soleado y caluroso mes de abril, hace un año que te fuiste. Al principio de diagnosticarte la enfermedad que te minó rápidamente querías saber pero sin querer saber. Porque todos somos muy valientes cuando hablamos de las enfermedades de los otros, pero la cosa cambia cuando se trata de nosotros mismos.

 Camino de La Centena (Béjar)


     El final fue duro, muy duro. Para ti y para los que estábamos a tu alrededor, especialmente para tus hijas y tu mujer.


Me quedo con los veranos en el Puente del Congosto. Con esos cielos de un azul que casi hace daño a la vista y ese río Tormes que no se cansa nunca de fluir hacia el Duero dejando atrás los signos identitarios del pueblo, el puente medieval y el castillo, ese castillo donde toda una reina de España -Isabel de Castilla-, lloró la muerte en Salamanca de su primogénito, el príncipe Juan. O donde el emperador Carlos V se alojó camino de su retiro en Yuste.

 Puente del Congosto. 
Foto extraída de aquí



Pero me quedo también con esas pequeñas cosas que representan pequeños placeres de la vida y que disfrutamos juntos, como los calderillos cocinados en el jardín de la casa, los aguardientes de cerezas, de guindas, de higos, que tan bien se te daba preparar y que, después de cenar, en el porche, sabían a gloria mientras contemplábamos esas miles de estrellas titilantes en el marco oscuro de la noche y que, en el campo, parece que lucen más puras. Y que también te hacen ver lo pequeño que es el hombre en comparación con esa inmensidad espacial que nadie sabe dónde termina.


Los hombres tenemos fecha de caducidad y un nueve de abril partiste hacia ese lugar que nadie sabe donde está ni cómo es pero que, en tu caso, estoy seguro que no puede ser un sitio malo. Porque si el más allá existe y lo que nos espera es un reflejo de lo que se hizo en el más acá, entonces seguro que te va bien. Y los que quedamos por aquí, te tenemos presente en el recuerdo, que es una forma de seguir vivo aunque ya nada sea igual. Porque las personas somos irrepetibles.


29 comentarios:

  1. Un recuerdo emocionado y emocionante para un hombre sencillo. Precioso homenaje el que hace Javier a su suegro. Y las imágenes acompañan perfectamente la belleza de estas letras. Esa sierra de Francia roba el aliento.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Precioso homenaje y tierno recuerdo para todoas las personas sencillas que en definitiva son las que escriben la historia de forma anónima.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Muy hermoso y sentido recuerdo que nos enseña lo efímera que nos parece la vida y una lección. Disfrutar de cada momento y cada día como si fuera el ultimo. Gracias por compartir y dar un poco mas de luz a nuestras vidas.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Escrito con gran sentimiento, gran homenaje a la sencillez humana

    Besos Carmen

    ResponderEliminar
  5. Es que los hombres sencillos hicieron grande la patria, a mi me pasó con mi padre y mis abuelos y toda mi familia de inmigrantes franceses y suizos. Eran personas muy simples que dejaban todo por el bien de su seres queridos.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  6. Bejar, como siempre parece envuelta en un suave y leve sueño y su gente, tambien. Que belleza de post. Homenaje que me conmovio hasta las lagrimas, un merecido recuerdo a un hombre de bien, en un texto escrito desde el corazon y con la fina pluma del sentimiento.
    Buenas palabras hacia un hombre, a muchos hombres que aqui tambien se puedan reflejar, y como seguramente hay en cada una de nuestras familias... pero para cada uno muy unicos e imborrables en el camino de la vida y en la amada foto de nuestro corazon.

    ResponderEliminar
  7. Entrañable, Emotivo y lleno de Agradecimiento Sincero...Me ha encantado el Escrito y a quien va dirigido; un Hombre, con letras Mayúsculas, que ha dejado sólida Huella en Vida.
    No había oído hablar de Puente Congosto...¿Queda cerca de Béjar?
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puente del Congosto es una de las úlimas localidades de Salamanca en dirección a la ciudad de Ávila y está paralela a la localidad de Barco de Ávila (es curioso, Puente dle Congosto está en Salamanca y Barco en Ávila), ambas están bañadas por el río Tormes. Como ves el patriomonio que tiene es reseñable y son numerosos los bejaranos que acuden a bañarse al río en verano. El año pasado colgué una entrada sobre la historia de su castillo: http://ccasconm.blogspot.com.es/search/label/Puente%20del%20Congosto.
      Un abrazo
      PD. ¡Ah! está a 30 km de Béjar

      Eliminar
  8. En primer lugar señalar la belleza de los paisajes de Béjar, preciosos!
    Que bonito el recuerdo a su suegro, lo sencillo que es vivir y lo complicado que lo hacen cantidad de personas por no saber aceptar infinidad de cosas y no sentirse contentos con uno mismo.
    Un precioso homenaje, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  9. Unas palabras bien cimentadas para dejar entrever la grandeza de una persona sencilla: pero que ha calado muy hondo en sus seres queridos.Un recuerdo precioso lleno de muchísimo afecto, precioso.

    Que vistas tan bonitas no me extraña que esteis tan orgullosos.

    Un abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
  10. Muy bonito el homenaje, desde luego Isidro debió ser una persona especial. Un saludo

    ResponderEliminar
  11. "la buena conciencia es la mejor almohada para dormir."
    Bellas palabras pero no menos bella la vida que las inspiró. Nada será igual porque somo únicos e irrepetibles. Pero lo que si que se puede repetir son las actitudes que admiramos de los demás.
    Bss

    ResponderEliminar
  12. Séneca hace siglo llegó a entiender la filosofía de la vida. Hay que disfrutar del momento presente ates de que se nos vaya de las manos.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Gracias por vuestros comentarios, son estupendos.
    En efecto, son las mujeres y los hombres sencillo los que construyen día a día nuestro hoy y nuestro futuro, y también los que dejan ese recuerdo que hace que vivan en los que les conocieron.
    Escribí el artículo meditándolo mucho pero, como podéis ver, desde el corazón.
    Un abrazo para todos.
    Jvier R. Sánchez

    ResponderEliminar
  14. Y aunque va escrito y dirigido a una persona concreta, seguro que cada uno de vosotros lo podéis aplicar a gente que conocéis o habéis conocido.

    ResponderEliminar
  15. Un gran hombre, sin duda , debió ser Isidoro.
    saludos

    ResponderEliminar
  16. Que me ha gustado lo que has Publicado.Gracias a Javier y a Ti Amiga Carmen.
    Un Abrazo para los dos.
    manolol

    ResponderEliminar
  17. Gracias por visitar mi té de los martes querida amiga, es un placer para mí, es compartir a la distancia, de eso se trata la amistad. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  18. Me ha encantado volver a leerlo. No hay recuerdo de él que no despierte en mi una sonrisa. Gracias.
    Alicia

    ResponderEliminar
  19. Los hombres buenos nos dejan grandes recuerdos. Gracias Javier por compartir los recuerdos que te ha dejado Isidro y haber tenido la suerte de compartir su vida.
    Le has hecho un precioso homenaje!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura. Un beso para ti también.

      Eliminar
  20. La lección es clara y me reafirma en mi lema: "Todos morimos a causa de vivir. Si morir es inevitable... ¡vivamos pues!". Un abrazo,

    ResponderEliminar
  21. Querida amiga Carmen, a partir de mañana podré escribir comentarios. He estado al borde de la catástrofe informática. Menos mal que las pantallas antitodo se han portado bien, claro que me han dejado sin poder escribir durante más de dos semanas. Te cuento.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Los hechos corrientes, las personas sencillas, su vida y su muerte son tan importantes. Sin ello, sin su compañía y su recuerdo luego no estamos completos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Querida Carmen, ¡qué hermoso homenaje el de Javier a su suegro! En estos tiempos convulsos de corrupción moral entre aquellos que deberían ser ejemplo de honestidad y de honradez brillan, si cabe con mayor fuerza todavía, testimonios como este que son una lección de vida para las futuras generaciones. Sirvan, por extensión, estas magníficas palabras de Javier como "laudatio" a todos esos hombres y mujeres que supieron hacer de su vida un modelo de discreción, de bondad y de dignidad humana entre los que cuento a mi propio padre.
    Mil bicos para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, profedegriego. Por desgracia parece que las virtudes que deberían ser comunes en los seres humanos se están transformando en algo cada vez más raro. Afortunadamente todavía queda gente que merece la pena: pensemos y actuemos como ellos, no como esa chusma que nos está haciendo la vida imposible.

      Eliminar
  24. Un homenaje muy sentido, Javier. Creo que todos tenemos cerca o conocemos a algún Isidro que nos hace disfrutar de las pequeñas cosas y del día a día.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.