25 de enero de 2014

Las mujeres-fabricante bejaranas del siglo XVIII. ¿Independencia o sometimiento social? (1ª Parte)


Autora: Carmen Cascón Matas
Revista de Ferias de la Cámara de Comercio, 2011

Introducción



            Guardo una cierta predilección por los estudios históricos relacionados con la historia textil de Béjar y, sobre todo, por las publicaciones de la historiadora experta en este tema la gerundense Rosa Ros Massana. Recuerdo que, cuando me regalaron el libro La industria textil lanera de Béjar (1680- 1850). La formación de un enclave industrial [1], lo devoré con ansia, asombrada por la cantidad y calidad de datos inéditos que ofrecía sobre aquellos primeros pasos de las manufacturas en nuestra villa, los personajes involucrados en ella y sus quehaceres, más allá de datos concretos de producción o consumos. Aquellos “maestros flamencos”, en cuyas aventuras me había zambullido de adolescente gracias al cómic de José Muñoz Domínguez [2] de idéntico título, se hacían tangibles fuera ya de la tinta y los diálogos enmarcados en globos y “bocadillos”; se convertían en seres de carne y hueso, fabricantes con viviendas y obradores reales, con cifras relacionadas con la producción, extraídos de testamentos y protocolos notariales. Y, sin embargo, los maestros extranjeros no fueron los únicos protagonistas del desarrollo textil bejarano previo al alumbramiento de la “Manchester Castellana” o "La Perla de Castilla", tal y como se ha denominado  a la Béjar del siglo XIX. Su testigo fue tomado por unos bejaranos ávidos de aprender, de enriquecerse, de mezclar su sangre con la de aquellos extranjeros venidos por obra y gracia, primero de las duquesas viudas doña Teresa Sarmiento de la Cerda y doña Mª Alberta de Castro y Portugal, y después del duque don Juan Manuel II. Nombres castellanos y forasteros se entremezclaron en un proceso imparable de fusión de intereses, negocios y familias. 

 "La encajera", Vermeer de Delft

            Aun con todo, gratamente sorprendida por la lectura de esta completa investigación, reparé en que no eran solo nombres masculinos los protagonistas del desarrollo textil bejarano, sino también femeninos, nombres que se hacían interesantes a mis ojos, pues, ilusa de mí, siempre pensé en la mujer del siglo XVIII como ama de casa, cuidadora y dadora de hijos, rezadora profesional y a la que se aplicaba, en aquella sociedad dominada por el hombre, el feo dicho de "la mujer con la pata quebrada y en casa". Sin embargo, en el trabajo de Rosa Ros aparecía una Juana de Yun sola entre 18 nombres masculinos como poseedora de un obrador entre 1720 y 1760 [3]. ¿Mera casualidad? ¿Se trataba de un caso extraño? Unas páginas más adelante, y en una tabla de datos titulado “Contribuyentes de más de 100 reales al repartimiento extraordinario de 1799”, figuraba Ana Muñoz de la Peña [4], fabricante y viuda de Diego López, y en otra, “Organización del trabajo en la fábrica de paños bastos según los inventario de algunos fabricantes (1680- 1707)” [5] surgían los nombres de Inés y Juana García Rico de las tinieblas del tiempo. La presencia de mujeres a veces se escondía detrás de la denominación de “Viuda de”, una forma sibilina de recordarles que siempre estaban vinculadas a un hombre, fuera vivo o muerto. Y esto sólo en el siglo XVIII y en los cuadros de estudio de la primera mitad del libro. 




            Al igual que me atraen las historias vitales de los “maestros flamencos”, como se les ha denominado en nuestra ciudad por ser en su mayoría originarios de Flandes, aunque también abundaron los holandeses, franceses, ingleses y alemanes, no ejercen sobre mí menor interés las de aquellas mujeres valientes y decididas que, al frente de sus obradores de paños, decidiendo entre los hombres y conociendo el negocio a la par que estos, vivieron en la Villa en ese siglo XVIII clave y llave para entender el desarrollo textil bejarano. Este artículo no es más que una reflexión aderezada con datos inéditos extraídos del Archivo Histórico Provincial de Salamanca, pues el estudio e investigación minuciosa de las vidas de aquellas mujeres daría para un trabajo mucho más extenso e interesante.  

Continuará

***** 
Desde el blog de Pinceladas queremos dar nuestra más efusiva enhorabuena a Emiliano Zarza Sánchez por haber ganado con su trabajo  "La participación del X Duque de Béjar, D. Manuel de Zúñiga en el Sitio de Buda (1686)" la XVII edición del premio "Ciudad de Béjar". Esperamos con gran interés su publicaicón para conocer en profundidad la vida y muerte de nuestro "Buen Duque".
 




[1] ROS MASSANA, R: La industria textil lanera de Béjar (1680- 1850). La formación de un enclave industrial. Junta de Castilla y León, 1999

[2] MUÑOZ DOMÍNGUEZ, J.: Los maestros flamencos. Dip. de Salamanca y Ayuntamiento de Béjar, 1993.

[3] ROS MASSANA, R: La industria textil lanera…Ob. cit, p. 77.

[4] Ibidem, p. 96.


[5] Ibidem, p. 105.

31 comentarios:

  1. Una historia muy entrañable, donde la mujer asume el protagonismo que le corresponde.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Y seguro que habrá muchísimas más anónimas que no han tenido la suerte de que la historia recoja ni su nombre. Desde luego que es un tema muy interesante para indagar.
    Los cuadros son una maravilla.

    Saludines!

    ResponderEliminar
  3. Lo malo de estas mujeres valientes y capaces es que su trabajo era doble: primero en el obrador y luego en casa. Muchas de ellas merecen un monumento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Pues enhorabuena a monsieur Zarza por su logro, y esperamos la continuación de este tema tan prometedor. Resulta un alivio ver cómo las mujeres se las arreglaban para encontrar su lugar también fuera del hogar, a pesar de todas las zancadillas que les ponían los tiempos.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Pues la mujer siempre ha sido apta aunque muchas veces no se le ha reconocido su talento.

    Disfruté la otra noche de vídeo recomendado de Isabel de Castilla, ya que pude darme un paseo por la ciudad de Béjar e ir recordando tus escritos e ilustraciones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Sería interesante establecer si la llegada de mujeres pocedentes de Flandes, Holanda, Francia y otros sitios (como Isabel de Yun), despertó un cambió de mentalidad en algunas mujeres bejaranas más decididas a dirigir sus destinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que los modos de pensar fueran muy similares por lo menos desde el punto de vista religioso, ya que el duque se encargó de que los recién llegados fueran "evangelizados" o que profesasen el catolicismo, para no crear en la villa cualquier tipo de conato "herético". De ese tema ya comentamos algo en este blog http://ccasconm.blogspot.com.es/2011/10/los-secretos-celadores-y-el-problema-de.html. En todo caso, las relaciones entre los extranjeros y los bejaranos fue más o menos tranquila dentro del impacto que pudo producir la llegada de tantas nuevas familias a Béjar. Los lazos familiares entre unos y otros pronto se tradujeron en matrimonios y nacimientos de vástagos.http://ccasconm.blogspot.com.es/2008/12/los-maestros-flamencos.html
      Un saludo

      Eliminar
  7. Hacía tiempo que no me deleitaba con tus escritos, Carmen y para engancharme de nuevo, nos dejas con la intriga. Creo que el señor Rob tiene razón en su reflexión.

    Me pica la curiosidad saber de dónde procedía Isabel de Yun.

    Como dice CreatiBea... cuántas mujeres anónimas empujaron la industria bejarana con su trabajo en las fábricas y en los obradores o en las manufacturas caseras para añadir un extra a los ingresos familiares? ¿cuántas apoyaron e influyeron en los negocios de sus maridos, hijos y quizás padres, pero no figuraron como fabricantes? ¿a cuántas se les impidió estar al frente de industrias simplemente por su condición de mujer?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agev: los padres de Isabel de Jun o de Yun (lo escribían de manera indistinta) eran naturales de Malinas (Flandes). Así lo dice en una de la spartidas sacramentales en las que figuran.
      Un beso

      Eliminar
  8. Hola Carmen:

    Detrás del éxito de un hombre hay una mujer. Imagina el éxito cuando es ella quien lo obtiene. Y no siempre detrás de la mujer de éxito hay un hombre.

    Será interesante saber más

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Gracias a lo que cuentas y a poco que se deje ir la imaginación, escondidas entre líneas aparecen las mujeres que mencionas, más otro puñado oculto. Porque muchas debieron trabajar junto a sus maridos en esos quehaceres sin que nadie se molestara en hacerlas visibles.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Pues resulta sorprendente en una sociedad masculina que hubiera mujeres con temple suficiente para desenvolverse en actividades fuera de casa y además en la industria textil.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Carmen Muy linda esta entrada la mujer siempre merece su distinción Feliz domingo Saludos de José Ramón

    ResponderEliminar
  12. Un tema muy interesante con ganas de saber mas. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. El rol de la mujer a lo largo de la historia siempre ha sido de segundona...aunque gracias a su aporte; la economía doméstica siempre se ha visto bien amparada.La mujer sea de la condición que sea es generosa por naturaleza para su prole y, por ellos hace lo que sea menester.Estamos hablando de mujeres con recursos escasos: las llamadas de economía sumergida.

    Un tema que aun hoy en día escalda por lo poco que se ha reconocido a estas mujeres de tanta valía.

    Feliz domingo Carmen.



    ResponderEliminar
  14. Pienso que siempre, en toda época y lugar, ha habido mujeres que han conseguido romper el "dominio patriarcal" y encontrar el lugar que ellas querían. Eso sí, con el doble de esfuerzo... y escaso reconocimiento. Cualquier trabajo que rescate su obra, su nombre incluso, es siempre bienvenido.
    Un tema muy prometedor, Carmen. Espero ya su desarrollo

    ResponderEliminar
  15. La mujer es una luchadora nata y si la dejan se abre camino. Posiblemente no tenían hombres detrás que las impidieran ejercer su creatividad y destacaron por méritos propios.
    Bss

    ResponderEliminar
  16. Espero con enorme interés las siguientes entregas de su artículo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. No podia faltar la aportación indispensable de la mujer, aqui y en cualquier actividad humana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, siempre ha habido mujeres valientes que no se conformaron con el destino convencional que las aguardaba. La mayoría de las veces fueron noticia cuando no escándalo...lo malo es que aunque creamos que sí las cosas en realidad no han cambiado tanto.

    Me va gustar esta historia de las bejaranas que estuvieron al frente de los obradores textiles. Un abrazo Carmen

    ResponderEliminar
  19. Esto mismo a lo que estas refiriendo es lo que me cautivó de Béjar.
    Tuvieron que pasar unos cuantos años para ver cumplido mi sueño y verlo en Persona y Realidad. Fue un día de Noche viniendo de Extremadur, a la cual quiero mucho y estuve viviendo un año en la "Mili" (Badajoz). Como Te digo; era de Noche y me pareció, aún, más Mágico y bonito de lo que había imaginado...Cualquier día le hago una Poesía con mis Vivencias ( Ya he ido, por lo menos 6 veces, pasando por la Ruta de la Plata y con Tus completos datos.
    Abrazos y Besines Mil, desde Asturies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué ilusión! Pero espero que lo hagas convenientemente insoirado por esa magia bejarana que te cautivó, ¿eh? Sería todo un honor.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. La mujer es un pilar fundamental en todos los órdenes, menos mal que en la actualidad se le está dando la dimensión social que se merece y hoy día en las Universidades de todo el país hay gran cantidad de estudiantes femeninas.

    Besos

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

  21. Gracias por tu visita y amable comentario.
    Tienes un blog excelente, con una calidad de contenidos fuera de toda duda.

    · saludos

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
  22. Buenas noches Carmen, una estupenda entrada, hay mucho que hablar de las mujeres fabricantes o empresarias.
    Me ha venido a la memoria La viuda de Solano que junto su marido llevaron la fabricación de las pastillas de café con leche 1830. Esta empresa pasó a manos de mujeres, hasta que se vendió a una multinacional. ¿Y por qué Viuda, de...? Eso mismo le pregunté a mi madre cuando se quedó viuda y se hizo las tarjetas de visita.le costó entender que no era propiedad de nadie y eso es una lacra cultural que la sociedad machista nos impuso e hizo concienciarnos que era así, pero en contrapartida, siempre han habido mujeres que han sentido la plenitud de ser libres y han sido verdaderas heroínas en la historia.
    Gracias
    Un beso
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  23. Bueno, también es posible que rotular las empresas con el "Viuda de ..." fuera una forma de publicidad, recordando el prestigio de la empresa ganado con anterioridad. También hay negocios que tras la muerte del fundador/a llevan un significativo "Hijos de..."
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Es una buena noticia descubrir que las mujeres tuvieron un papel importante y protagonista en la historia textil de Béjar. El artículo está muy bien, esperamos la segunda parte. Un saludo!

    ResponderEliminar
  25. Bravo por esas mujeres que supieron imponerse a un mundo de hombres y ser sus propias jefas.
    Esto se pone interesante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Me quedo con la intriga de saber más sobre el tema y, en especial, sobre la orientación que le has dado. Seguro que hay historias muy interesantes a la par que desconocidas. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  27. Visibilizar ese trabajo femenino se hace necesario. Gracias!!
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  28. Era una situación, completamente injusta para la mujer, a pesar de demostrar su valía para llevar el negocio, se le priva del derecho de participar en las reuniones del sector y ser representadas por un varón que probablemente sus conocimientos sobre el tema estaría por debajo de los de ellas.

    Afortunadamente, hoy día, la mujer tiene acceso a una buena preparación y acuden a la Universidad para obtener la titulación en diferentes carreras.

    No creo en la guerra de sexos, hombre y mujer deben competir en igualdad de condiciones y acceder a los puestos de trabajo y a los diferentes sectores de nuestra sociedad según méritos propios.

    Besos

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.