22 de febrero de 2014

Don Vicente Martín de Argenta: entre emplastos, política y notas musicales



    Autora: Carmen Cascón Matas
    Publicado: Béjar en Madrid, 20/12/2013, 4.694.
 

          La primera noticia que llegó a mis oídos de la relación de Ataúlfo Argenta, el famoso pianista y director de orquesta nacido en Castro Urdiales (Cantabria) en 1913, y Béjar me la proporcionó José Antonio Sánchez Paso. La cita tuvo lugar en una cafetería atestada de estudiantes y profesores, cerca del Archivo Histórico Provincial de Salamanca. “Toma”, me dijo mientras saboreábamos una humeante taza de café, “lo he fotocopiado de La Gaceta de ayer y creo que te va a interesar”. Tras echar un vistazo general a la hoja de periódico que se hacía eco de la reseña de la presentación de un libro escrito por Salvador Arias Nieto, El soplo musical de Ataúlfo Argenta, un apasionado del personaje y paisano suyo, me fijé detenidamente en el título. Decía “El origen salmantino de Ataúlfo Argenta” y después su autor, José A. Montero, añadía “el investigador Salvador Arias ha podido documentar la vinculación del director cántabro con Salamanca. Su bisabuelo, Vicente Martín de Argenta nació y vivió en Béjar [1]”. Los ojos casi se me iban a salir de las cuencas oculares y mi cabeza empezó a hervir cual olla a presión. Aquello era un notición de los gordos. Entre las fotografías que ilustraban el artículo aparecía el retrato de don Vicente Martín de Argenta hijo (el abuelo y el bisabuelo de Ataúlfo Argenta se llamaban de idéntica forma). En un óvalo, a la moda de entonces, su rostro se mostraba al fotógrafo con mirada segura y franca. Con barba poblada y bigote, se peinaba de lado con esmerada línea que se perdía más allá de la imagen, y vestía para la ocasión con una chaqueta cruzada, de solapas abultadas, y pajarita. Aparentaba una edad aproximada a la cuarentena, quizá menos si tenemos en cuenta que entonces con veinte años ya se parecía viejo. 




             Me lancé sobre el ordenador nada más llegar a casa y tecleé el nombre de Ataúlfo Argenta [2]. Director de la Orquesta Nacional de España, tras estudiar en Bélgica y ejercer como profesor de piano en Alemania, fundó la Orquesta de Cámara de Madrid en 1949 y se es valorado, sobre todo, por su maestría a la hora de dirigir a las más prestigiosas orquestas europeas de la época. Murió de una manera trágica, en el garaje de su casa, al inhalar monóxido de carbono procedente de su coche cuando solo contaba con 45 años de edad. Mientras leía estos datos saltó a las páginas de información la noticia de la muerte de su hijo, Fernando Argenta, el famoso presentador de radio y televisión. Las casualidades no existen, ¿o sí?


            Sin embargo, a parte de su bisabuelo, a quien se hacía natural de Béjar, quien me interesaba en primer lugar era su abuelo, don Vicente Martín de Argenta y Teixidor. Descubrí, leyendo con detenimiento el artículo de La Gaceta, que realmente no había nacido en Béjar. Pero la relación entre Béjar y don Vicente había existido. Nacido en Madrid el 9 de febrero de 1829, de padre médico, se había trasladado a Salamanca para estudiar bachillerato y obtener el título de licenciatura, con premio extraordinario, en Farmacia en 1861 y el doctorado en 1865 en la Facultad de Farmacia y Ciencias de Madrid. Por los mismos años, 64 y 65, se licencia y doctora en Ciencias [3]

 Calle Mayor de Pardiñas (Béjar)


            De sus años de estudio en Salamanca surgiría la relación con algunos bejaranos que pululaban en la universidad y quién sabe si por eso instaló su primera farmacia en Béjar antes de 1865, previo a su traslado definitivo a Madrid. El cariño por nuestra ciudad, enmarcada entonces en una grave situación social y económica tras una crisis industrial que hacía presagiar lo peor, lo mantuvo siempre. Y conocemos su ideología y su forma de pensar gracias a la lectura de una carta que envió a la junta revolucionaria de Béjar tras los acontecimientos de septiembre de 1868. Cuando España en pleno admiraba el ejemplo de los bejaranos por su alzamiento en armas contra el gobierno opresor de Isabel II, a riesgo de que las tropas realistas hubieran arrasado la población a cañonazos y sangre y fuego, una de las pocas ciudades junto con Alcoy, Santoña y Santander que se habían unido civilmente a un movimiento militar que demandaba libertad y democracia, don Vicente Martín de Argenta, desde Madrid, no podía más que admirar a la industriosa Béjar, aquella en la que había vivido unos años, y a los aguerridos habitantes que habían vertido su sangre. Sus palabras destilan fervor, admiración y fuerza en una España que ve que sus sueños pueden hacerse realidad en las manos de un gobierno democrático dirigido por la batuta del general Prim, icono de la libertad.  

 Grabado publicado en "El Museo Universal" y sacado de una fotografía de los revolucionarios bejaranos del 68. En ella, a caballo, aparece Joseph Fronsky



            “Señores de la Junta Revolucionaria de Béjar

            Mal correspondiera a mis sentimientos si en estos solemnes instantes no me apresurase por conducto de VV que tan dignamente representan a ese invicto y heroico pueblo a felicitarle por el hermoso y distinguido triunfo alcanzado en nombre de la libertad contra la abyecta banda de asesinos que intentó destruirla.

            Bejarano siempre de corazón, aunque no pueda lisonjearme hoy de contarme entre los renombrados valientes hijos de esa Ciudad, siempre fiel a la bandera del progreso y de la libertad que a vuestro lado defendí en otras ocasiones, me creo en el deber de manifestar aquellos, ya que tantas y tan distinguidas muestras de distinción recibió de todos los liberales de esa.

            Llevo a la vez las desgracias que los bárbaros han ocasionado y lamento que mi humilde posición no sea tal que me permita enjugar las lágrimas de los heridos, de las viudas y huérfanos con recursos de consideración.

            Me atrevo, sin embargo, a suplicaros os dignéis aceptar la insignificante cantidad de la carta orden que acompaño para tan noble objeto y a la vez que el testimonio de mi fiel adhesión la más entusiasta felicitación por vuestra victoria y noble conducta que hoy toda España aprecia en lo que vale, citándoos como el más grande ejemplo que seguir de los tiempos modernos y solo comparable con el de Numancia y Sagunto.

            Unión y Fraternidad

            ¡Viva España libre y con honra!

            Vicente Martín de Argenta

            Madrid y Octubre 4 de 1868 [4]


            Desconocemos la cantidad de dinero que envió para enjugar las lágrimas de los heridos, viudas y huérfanos, pero seguro que no estaría exenta de sentimientos, prueba fiel de sus años vividos paseando por la calle Mayor, admirando el monte del Castañar y la Sierra, debatiendo junto a próceres como don Nicomedes Martín Mateos por una España mejor y más igualitaria





            La carrera de don Vicente no concluyó en una farmacia de Madrid. Ganó la cátedra de supernumerario de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central, ejerció como docente, presidió el Colegio de Farmacéuticos de Madrid, ostentó el cargo de diputado, formó parte de la Sociedad Española de Historia Natural, del Centro Farmacéutico Portugués, de la Sociedad Real de Farmacia de Bruselas y Amberes, de la Unión Farmacéutica de Flandes Oriental, ocupó uno de los sillones de la Academia de Medicina, y escribió varios libros, entre ellos Album de la flora médico- farmacéutica é industrial, indígena y exótica, ó sea, Coleccion de laminas iluminadas de las plantas de aplicacion en la medicina, farmacia industria y artes, copiadas en su mayor parte del natural ó de los mejores dibujos que de ellas existen, lo que me recuerda que otros insignes bejaranos, farmacéuticos y médicos como él, Primo Comendador y Félix Antigüedad Díez, tomaron su testigo para seguir la labor botánica iniciada por don Vicente. Murió el 27 de abril de 1896 y de él tendrían buena memoria los bejaranos, seguro, pues destacaba por su laboriosidad y compañerismo. Un hombre grande como aquellos que sacaron a nuestra ciudad de la oscuridad en la vorágine de la industrialización.


[1] La Gaceta de Salamanca. José A. Montero. Lunes, 11 de noviembre de 2013, p. 14.

[2] Página web ataulfoargenta.com

[3] Estas y otras notas sobre don Vicente Martín de Argenta se pueden consultar en la web de la Real Academia Nacional de Medicina. www.ranm.es


[4] Esta carta inédita se conserva en el Archivo Municipal de Béjar. Correspondencia suelta. Sign. 118.

34 comentarios:

  1. Me ilusiona y me maravilla el mucho empeño que pones en rescatar a cada uno de tus célebres paisanos. Te admiro, Carmen.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me pongo en tu piel: que alegría saber que este ilustre persona tiene origen salmantino.Que suerte tener personas que comparten las mismas inquietudes.

    Feliz fin de semana Carmen.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Lo cierto es que haces una labor estupenda con este blog. Se nota que te apasiona tu tierra, sus costumbres y sus gentes.
    Saludín!

    ResponderEliminar
  4. Estupendo retrato el que nos ofreces hoy. Un hombre ilustre, bejarano de adopción y vocación. Un auténtico liberal de los de antes, de los de verdad, de la "España con honra", una buena persona capaz de pensar en los demás y obrar en consecuencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Madame, una de las cosas que más me gusta de sus magníficos y cuidados artículos es la pasión con la que los aborda. Me transmite perfectamente esa emoción al descubrir un dato valioso ante aquella humeante taza de café, Y vaya cómo sabe usted tirar del hilo!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Magnifica noticia para cualquier Bejarano, que un personaje tan ilustre y querido tenga esa vinculación con Bejar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Si me ha gustado todo el artículo, he de decir que lo que más me ha impresionado es la despedida de su carta, con ese viva a España (obsérvese que no utiliza ningún subterfugio, como país, estado central o mandangas por el estilo, si no que lo dice clara y contundéntemente: España) para añadir libre y con honra. Bueno, bueno, si lo dice ahora...
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Carmen Emocionante articulo gracias por su visita feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  9. No quiero adelantarte nada pero igual estoy en condiciones de aportarte algo referente a "nuestro" paisano.
    Un buen trabajo,Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, cuéntame algo... Lo puedes hacer aquí o en mi correo electrónico.
      Un saludo y gracias

      Eliminar
  10. Te imagino con la noticia recibida, tu cabeza empezando a trazar las primeras lineas del articulo y buscando toda la información de Don Vicente, contigo se puede logar cualquier busca de cualquier bejarano.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Admirable, valiente y generoso. Afortunadamente en medio de la barbarie siempre hay personas que destacan por todo lo contrario.
    Me encanta la ilustración del texto y como siempre tu trabajo de documentación.
    Bss

    ResponderEliminar
  12. Hola Carmen:
    Cuando leía sobre el descubrimiento y que Don Vicente era bejarano de adopción, me acordé de lo que me decía mi abuelo materno:"Las Vacas son de donde pacen, no de donde nacen". La devoción del caballero por su ciudad adoptiva es elocuente.

    Muy bueno el artículo.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Muy interesante y parece que las casualidades existen :) al final acabaremos siendo muchos Bejaranos de corazón. Gracias por ilustrarnos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Libre y con honra... igual no se pueden desear mejores cosas para que sea el país de uno... Supongo que ampliarás la entrada con lo que te cuente el Tejón, no? Anda, di que si.

    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  15. Admirable defensor de la libertad y compañero de los más desfavorecidos, virtud muy difícil de encontrar en personajes que poseen una categoría científica y social claramente excepcional. En el caso de D. Vicente, confluyen en él una verdadera personalidad por haber sido una persona que ha estudiado y ayudado desde joven a paisanos bejaranos y posteriormente en Madrid. Carmen, es un artículo de gran interés y ejemplo de persona firme y polifacética.

    Un cariñoso abrazo, amiga Carmen.

    ResponderEliminar
  16. Sólo por ser antepasado de un hombre que hizo descubrir la buena música a varias generaciones de niños, ya merece mi simpatía. Y si encima es capaz de citar en una carta a Numancia y Sagunto, firmando “ Unión y Fraternidad ¡Viva España Libre y con honra!” en tiempos de complots como el de la muerte de Prim, ya nos habla de la calidad de éste amigo de Béjar.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  17. Vaya personaje que has encontrado Carmen! en aquella España de sombras como fue la de la época isabelina, no dejaban de existir unos pocos iluminados con cabeza que eran capaz de pensar en una patria mejor basada en el progreso de la ciencia y en la igualdad. Apasionante entrada.

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. La carta (y lo que en ella dice) es un claro reflejo de la vinculación que Vicente tenía con Béjar. ¡Ah, esos "hilos" de los que se tiran, a veces traen grandes sorpresas!
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Hace unas semanas estuve en tu pueblo y me descubrí contándole a mis compañeros de viajes historias que había leído de tus manos así que me pasee por el de tu mano y créeme fue un auténtico placer ¡¡¡Gracias!!!
    Besotes

    ResponderEliminar
  20. Interesante descubrimiento. tu ciudad está llena de personajes ilustres. Estás haciendo una buena labor de divulgación de l historia de tu pueblo, los bejaranos pueden estar bien orgullosos de los conocimientos históricos que pueden adquirir con tan solo visitar tu blog.

    Besos

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  21. Qué bien he imaginado la alegría que la noticia causó en tí y la excitación que, camino de casa para ahondar en el asunto, te produjo descubrir a este personaje bejarano, constructor también de la historia de tu localidad, que tan bien difundes. Un beso, Carmen.

    ResponderEliminar
  22. Un tipo muy interesante don Vicente; seguro que para ti también lo fue rastrear cosas de su vida para ir averiguando más cosas de él. Un saludo, Carmen!

    ResponderEliminar
  23. No me extraña que te haya entusiasmado escribir sobre Vicente Martín Argente, que hace honor al Béjar al estar ligado a su gente con su farmacia y el buen ejemplo de dar ayuda a su gente tras el enfrentamiento con I¡el gobierno opresor de Isabel II.
    Un hombre exime, digno de dar a conocer.
    Gracias
    Un abrazo
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  24. Interesante carta...Cuanta de esa honra le hace falta ahora a esta España nuestra !!
    A ver si tejón te cuenta algo ;)
    Buen miércoles.
    Un beso

    ResponderEliminar
  25. Una persona que demostró agradecimiento por Béjar y, por lo que se adivina, preocupado por la situación de los bejaranos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Muchas investigaciones han sido y son fruto de las casualidades.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

  27. Interesante información sobre Ataulfo Argenta. No sabía nada de su relación con Béjar.
    Tiene ahora, en Santander, una calle, la calle Ataulfo Argenta, con una placa que sustituye a otra que jamás debió haber existido, la del General Mola.

    · un abrazo

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
  28. Estimada Carmen:
    Soy el autor del artículo que en su día se publicó en LA GACETA sobre los orígenes salmantinos de Ataúlfo Argenta. Creo que ha cometido usted un error al considerar que el abuelo de Ataúlfo, Vicente Martín de Argenta, no era de Béjar. Hasta aquí, de acuerdo. Era de Madrid. Pero es que yo en mi artículo no hablo del abuelo, sino del bisabuelo, que también se llamaba Vicente Martín de Argenta, que éste sí que nació en Béjar, donde ejerció como médico y cirujano. Ya sé que su abuelo, Vicente Martín de Argenta y Teixidor fue un eminente catedrático, escritor, periodista e influyente hombre de política en Madrid. Pero es su bisabuelo el que nació en Béjar.

    Muy atentamente

    José Á. Montero
    LA GACETA DE SALAMANCA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, José Á:
      Lo primero mis disculpas por mi error a la hora de interpretar tus palabras. Al hacer en su escrito referencia a Vicente Martín de Argenta, sin añadir segundo apellido, pensé que se trataban de la misma e idéntica persona, en este caso el abuelo de Ataúlfo Argenta, por lo que no fui capaz de entender la causa de que en una parte del artículo usted le hiciese su abuelo y en otras su bisabuelo. Luego, con posterioridad, ví que existían dos personas, padre e hijo, bisabuelo y abuelo del director de orquesta, uno médico y el otro farmacéutico. En todo momento, pensé que con Vicente Martín de Argenta se refería únicamente a su abuelo, pues éste se ilustraba con una foto suya.
      Mis disculpas y rectificaciones.
      Un saludo

      Eliminar
  29. Descendiente de Vicente Martín de Argenta, leo hoy el artículo superior y me siento orgulloso de él. Mantengo como oro en paño un ejemplar de El Álbum de la Flora, recuerdo de familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rodolfo, mi bisabuela era Matilde Argenta y su familia venía de Bejar, no he podido averiguar quién fue su padre y si tenía hermanos. Ella vivía en Madrid. Por favor si te suena haber oído su nombre en tu familia me gustaría saberlo para poder saber sobre mis antepasados. Muchas gracias. Un saludo.

      Eliminar
    2. Muchas, gracias, Rodolfo por dejar el comentario en esta entrada dedicada a tu ancestro y a su relación con Béjar. Guárdalo como un tesoro porque merece mucho la pena.
      Un abrazo

      Eliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.