9 de junio de 2014

Pequeña biografía de un Ministro de Hacienda nacido en Béjar: José Sánchez Ocaña (1798- 1887) (2ª Parte)




Autora: Carmen Cascón Matas
Publicado: Revista de Ferias y Fiestas de la Cámara de Comercio e Industrias, 2012.


II.      Un político se hace y se nace (1798- 1816)


            Nos es imprescindible adentrarnos un poco entre las ramas de su árbol genealógico para entender que la influencia familiar fue capital a la hora de perfilar la futura carrera de don José [1]. Nacido en Béjar el 16 de octubre de 1798 [2], era el tercer hijo del matrimonio formado por Andrés Sánchez de Ocaña y Bartolina López de Hontiveros y estaba llamado a ser el segundón de la familia al precederle Pedro, siendo el otro vástago hembra, Teresa. A José le seguirían Antonio, Manuel y Micaela, nacidos también en Béjar.

 
Jura de la constitución de 1812



            Su padre, Andrés Sánchez Ocaña (Béjar, 1767- Alba de Tormes, 1829), poseía los títulos de Abogado de los Reales Consejos y Fiscal del Consejo de Hacienda [3], lo que le permitía el acceso a los cargos consistoriales. El padre de Andrés, Manuel Sánchez de Ocaña (1743-1779), no pudo heredar el próspero negocio de paños de su padre al fallecer antes que su progenitor, Francisco Sánchez de Ocaña (1715-1783) [4]. Parte de la manufactura recayó en Andrés, el primogénito, quien cedió su administración a su hermano Máximo (Béjar, 1768) para dedicarse a la carrera política. Si Andrés tuvo la oportunidad de hacer carrera universitaria fue gracias a un padre y un abuelo enriquecidos por las manufacturas textiles. Así, en 1808, formó parte de la Junta Militar constituida en Béjar en ocasión del vacío de poder derivado del estallido de la Guerra de Independencia [5], aunque no permanecería en la villa mucho tiempo. Convocado en su cargo de diputado por la provincia de Salamanca [6] para asistir a las Cortes de Cádiz, abandonó Béjar para trasladarse en plena guerra al sur de España y defender el ideal absolutista [7].



         La madre, Bartolina López de Hontiveros y Gil de Zúñiga (Béjar, 1773-1806), no era una mujer cualquiera. Los Sánchez de Ocaña (aparecen en un principio como Ocaña a secas) podían presumir de capital dinerario y de sangre hidalga [8], y un enlace provechoso con un linaje similar les permitiría ver cumplir sus ambiciosos planes, así que decidieron casar a Andrés, el más prometedor, con otro miembro de la élite nobiliaria, en un matrimonio de conveniencia típico de la época. Así, hermanados dinero y política sería más fácil prosperar socialmente. Bartolina era la candidata perfecta. Hija de Juan López de Hontiveros (1723-1804) y de María Antonia Gil y Zúñiga (1736-1809) era una más de los doce hijos supervivientes habidos en el matrimonio, entre ellos 4 clérigos, 3 militares de alta graduación y varias hijas casadas ventajosamente. Y es que Juan López de Hontiveros amasaba elevadas rentas provenientes de los cargos que concentraba, entre ellos el de Abogado de los Reales Consejos, tesorero y contador mayor del Duque de Béjar, familiar de Santo Oficio de la Inquisición y Corregidor de la villa. Formaba parte de la baja nobleza bejarana y ello le permitió ocupar uno de los sillones de regidor por el estado noble del consistorio [9]. La familia de José Sánchez Ocaña, por tanto, es clave para explicar su ascenso social, político y económico, porque un político de la época se hacía, pero también se nacía, se heredaba.

 Colegio de San Isidro de Madrid en un grabado de la época


            En 1806 murió Bartolina quizás por causa de algún infausto sobreparto. José, de 8 años, conoció a la que sería su segunda madre: su tía Manuela López de Hontiveros (1772-1832). Enviado a Salamanca y después a Madrid, donde cursó estudios de Derecho en el Colegio de San Isidro, acabaría por especializarse en cuestiones hacendísticas [10]. En 1824 comienza su carrera política [11]. Los destinos de los seis hijos de Andrés y Bartolina parecían trazados desde la cuna por una familia cuyas redes se venían extendiendo en las altas esferas en el último siglo: de un sastre a fabricante de paños, de éste a un legislador en las Cortes de Cádiz y por último a un ministro del reino. En 1829 muere el cabeza de familia y con él se destapan deudas por valor de 173. 336 reales [12]. Parece que las sumas invertidas en las carreras y matrimonios de los hijos no habían resultado ser gratuitas. Pedro, Manuel y Antonio, sus otros hermanos, también cursaron derecho y no faltaron para ellos enlaces matrimoniales ventajosos [13]

Continuará


[1] Estudia este aspecto GARCÍA MARTÍNEZ, C.: “El Alcalde Mayor de Béjar y Don José Sánchez Ocaña”, en Especial… ob cit. pp. 4-15.

[2] CARASA, P. (Dir): Élites castellanas de la Restauración. Diccionario biográfico de  Parlamentarios castellanos y leoneses (1876- 1923), pp 512 y 513. Las fechas de nacimientos y defunciones han sido corroboradas consultando los archivos parroquiales de San Juan Bautista y El Salvador de Béjar, y CADENAS Y VICENT, V, de: Extracto de los expedientes de la Orden de Carlos III (1771- 1847), t. XI, 1987, pp. 190 y 191.

[3] Se le nombra Ministro Togado del Consejo Supremo de Hacienda por Fernando VII con un sueldo de 55.000 en 1818 y se jubila dos años más tarde. Archivo Histórico Nacional, FC-Mº_HACIENDA, 1252, EXP. 19.

[4] En 1780 fabricaba 76 piezas anuales, poseía tienda y tinte propio. ROS MASSANA, R: La industria textil lanera de Béjar (1680- 1850). La formación de un enclave industrial. Junta de Castilla y León, 1999, P. 94.

[5] RODRÍGUEZ BRUNO, G. E.: Béjar y la Guerra de Independencia. Ed. Rodríguez Bruno, G. E, 1993, p. 27.

[6] GARCÍA MARTÍNEZ, C.: “El Alcalde Mayor de Béjar y Don José Sánchez Ocaña”, en Especial… ob cit. pp.

[7] ROBLEDO, R. (coord.) y MARTÍN J. L. (Dir): Historia de… ob. cit., p. 104. Poco después de publicado este artículo BONILLA HERNÁNDEZ, José Antonio, y MARTÍN RODRIGO, Ramón dedicaron un capítulo a don Andrés en la revista Estudios Bejaranos con el título "Un bejarano en Las Cortes de Cádiz: Andrés Sánchez Ocaña", nº 16. Dic. 2013. Centro de Estudios Bejaranos y Ayuntamiento de Béjar.

[8] Ya su bisabuelo fue declarado hijodalgo de sangre en 1721. CADENAS Y VICENT, V, de: Extracto de los expedientes… ob cit. pp. 190 y 191

[9] Tales cargos pueden rastrearse en los libros de actas de sesiones del ayuntamiento de Béjar.

[10] MINISTERIO DE ECONOMÍA Y HACIENDA (Ed): Ministros de Hacienda… ob. cit., p. 222, y CARASA, P. (Dir): Élites castellanas… ob. cit. pp. 512- 513.

[11] Según la contabilización de años sirviendo al estado a la hora de percibir su jubilación http://www.senado.es/cgi-bin/BRSCGI?CMD=VERDOC&BASE=HISE&DOCN=000002677.

[12] GARCÍA MARTÍNEZ, C.: “El Alcalde Mayor de Béjar y Don José Sánchez Ocaña”, en Especial… ob cit., p. 12.

[13] Pedro casaría con Isabel Prieto Chamorro, de Plasencia; Manuel con Mª de la Cabeza Vientoz de Badajoz, y Antonio con Manuela de Trava y Barreiro. Sus hermanas Teresa y Micaela, también enlazaron con personajes influyentes: la primera con Andrés Hernández Ajero, abogado y administrador de las rentas estancadas de Béjar, y la segunda con Mariano Herrero, alcalde mayor de Béjar y oidor de la Chancillería de Valladolid


32 comentarios:

  1. Un ejemplo bien claro de que la dedicación a la vida política exigía una posición acomodada o, como se diría entonces, haber tenido la suerte de "nacer con posibles", algo que no estaba al alcance de cualquier hijo de vecino.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la familia de don José tenía esos posibles, pues ostentaban cargos de importancia, poseían bienes económicos, hidalguía y hasta eran fabricantes textiles, como no podía ser menos en esta villa.
      Saludos

      Eliminar
  2. Parece que se trató de una buena inversión, a pesar de las deudas que supuso la educación de los hijos. Todo indica que mereció la pena el desembolso.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que no sabemos si las deudas estaban motivadas sólo por el dispendio que supuso la educación de los hijos o por la mala gestión de don Andrés. Queda ahí la duda.
      Un beso

      Eliminar
  3. Esta visto que aquí y en cualquier lugar se tiene que ser práctico(matrimonios de conveniencia) si se quiere gozar de una posición en el futuro.

    Estoy más a favor de que un político se hace; aparte que tenga su carisma.

    Esperando la siguiente entrada.

    Un abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En otros tiempos era ley de vida el que cada cual matrimoniase con un miembro de su mismo estamento social aunque algunos sabían medrar. Lo importante es que todo quedase en casa.
      Un abrazo también para ti

      Eliminar
  4. Murió endeudado pero quedó a los hijos bien colocados. No sé si un político nace o se hace. Los de hoy desde lueno no nacen y que pocos se hacen.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí llevas razón, Laura. Los políticos de hoy día se hacen, no nacen.
      Un beso

      Eliminar
  5. La inversión parece pagada. Otra cosa es que haya sido para bien. Si creo que los políticos tienen que nacer y hacerse...Por que los que no nacen y se hacen...

    Besos Carmen

    ResponderEliminar

  6. Como siempre, indudablemente, un gran trabajo de investigación respalda lo que escribes.
    Hoy un político, se coopta. Existe una endogamia que siempre perjudica a los mismos. La gente, el pueblo.

    · un abrazo

    · CR · & · LMA ·

    ResponderEliminar
  7. Por lo menos tendría unos ideales, en la actualidad muchos políticos están en un partido y desconocemos sus ideales, ya que pasan de un partido a otro como si se cambiaran de traje. Casualmente mientras caminaba por la calle de una ciudad, escuché la conversación entre dos individúos y uno le decia al otro, que pensaba haber militado en un partido pero se fue al contrario porque en ese tenía más posibilidades de prosperar......y a mí me surgió una pregunta. En el fondo de todo, que ideales políticos lo impulsaban hacia una carrera política?...Esto es lo que hace dañar la imagen de la clase política.

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don José tenía unos ideales claros: la defensa del moderantismo y de la corona y medrar,. como todos. Y además esto último lo hizo bien, pero que muy bien.
      Buena reflexión la tuya.
      Un beso

      Eliminar
  8. La trilogía dinero, linaje y política se ha demostrado imbatible para situarse en la cúspide del Poder o sus aledaños de forma perenne.
    En Cataluña de vez en cuando menean las aguas para generar la ilusión de que algo cambia, pero un vistazo a la Historia con sus apellidos nos enseña que si ellos desaparecen un tiempo mientras dura el peligro, cuando todo se ha serenado vuelven, reapareciendo situados en los mismos puestos, inamovibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La familia de don José se posicionó de tal manera en favor de los intereses de Béjar que podríamos decir que se convirtieron en los caciques de la villa. Se alzó en paladín de los intereses de la burguesía industrial bejarana en Madrid y con su apoyo se lograron grandes cosas, todo hay que reconocerlo.
      Un beso

      Eliminar
  9. Qúe poco hemos cambiado!! Seguimos igual, prosperando mediante influencias y matrimonios. Corrjo. Siguen igual, prosperando mediante influencias y matrimonios. Al menos estos se procuraban una educación. Creo que lo poco que cambiamos ha sido a peor. Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Educación sí que tenía don José, aunque su actitud en lo alto del poder no diste de ser muy diferente de la de hoy día.
      Abrazos

      Eliminar
  10. Un buen ejemplo del poder de las oligarquías locales en aquella España del Antiguo Régimen, por lo que leo por sus venas corría la sangre hidalga del apellido Zúñiga, a lo que se unían las rentas de la aún floreciente industria pañera de Béjar y la cerrera de las letras que tantos hidalgos y nobles de nuevo cuña o baja estirpe que al amparo de la nueva dinastía borbónica fueron escalando puestos en la jerarquía social.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese Zúñiga no sabemos de dónde viene, o mejor dicho, sí lo sabemos. Procedía de Hervás, en donde se puedne trastrear sus ancestros, pero su origen se me escapa. Hay que tener en cuenta que los Zúñiga, a parte de la familia ducal, también se apellidaban los miembros del linaje de don Francés de Zúñiga, bufón de Carlos V, y otros descendientes de criados de la Casa Ducal, lo cual hace difícil seguir el hilo de ese Zúñiga que lleva don Francés entre sus apellidos.
      Besos

      Eliminar
  11. Siempre se ha dicho que algunos nacen con estrella y otros estrellados. Aunque los destinos se pueden torcer o mejora. No se hasta que punto somos artífices de nuestro destino. Hasta hace no mucho y quizás hasta hoy en día surgen matrimonios de conveniencia aunque no se quiera admitir:-)
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La de don José fue una buena estrella, pero conseguida con esfuerzo y ambición.
      Un beso

      Eliminar
  12. Conociendo la historia, no es de extrañar que algunos se revelen contra el fácil acceso a los estudios universitarios de todo hijo de vecino, o al matrimonio de futuro real con una periodista. ¡Cómo han cambiado los tiempos!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Pertenecer a una clase adinerada y bien relacionada abre muchas puertas. Así era entonces y en ocasiones también ahora, aunque hayan cambiado las formas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo cambia poco, es verdad, amigo.
      Un saludo

      Eliminar
  14. Haber cursado una carrera universitaria, pertenecer a una familia adinerada y un matrimonio conveniente eran la clave para una buena escalada social. Sus padres hicieron un buena inversión.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. De acuerdo con lo expuesto por Carolus Rex, en esta burguesía, en parte de ascendencia más o menos hidalga, se renovaron las viejas elites del Antiguo Régimen.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. De las tres necesarias motivaciones para ejercer cargos y poder, linaje heredado, dinero y política; siempre es perdedora la política, que es subastada, comprada o vendida sin tener en cuenta el significado de la verdadera razón de la misma: el servicio a la comunidad, al pueblo. La desgana con la que el pueblo es mirado y con la cual el pueblo admite que la frustración de su ignominia es tan inmensa que las castas se han ido sucediendo y perpetuando hasta que se las ha detruído, como ha sucedido en varias ocasiones a lo largo de la historia. Un inmenso trabajo de documentación e investigación.

    Un cariñoso abrazo, querida amiga Carmen.

    ResponderEliminar
  18. Carmen como siempre es un placer pasar por aquí Feliz Fin de Semana Saludos

    ResponderEliminar
  19. Pues bien Andrés supo aprovechar la ayuda financiera de su familia sacándose la carrera y ejerciendo cargos importantes que me imagino que le dieron su satisfacción personal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Pues llego tan tarde que ya está casi todo dicho sobre los requisitos precisos para el éxito político, Pese a las posibles critícas siempre prefiero eso a que lleguen los los bolsillos vacíos y la única intención de llenarlos a costa del erario público.
    Besos.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.