18 de agosto de 2014

Un paseo por la Ruta del Cedro Centenario (3ª Parte y final)





Autor: Óscar González Hoya
Publicado: Revista de Ferias y Fiestas de la Cámara de Comercio de Béjar, 2011.


        Proseguimos nuestro camino de bajada en el que asombran las proporciones del Viaducto y el antiestético matadero junto a las naves del polígono industrial. Comprensiblemente, y en este caso, en las construcciones modernas, y más en las dedicadas a la industria, no se impone lo artístico y vistoso, sino lo funcional. En contraposición apreciamos las naves de la antigua fábrica de García y Cascón, hundida junto al río, testigo mudo de un tiempo que se fue. Esperemos que en algún momento alguien le otorgue una utilidad pues, de lo contrario, acabarán desapareciendo por el inexorable paso del tiempo. 



 Camino cerca de La Francesa


            Llegamos al final del camino en el que existe una cancela de hierro con unas escaleras habilitadas para salvarla y llegar sin contratiempos a la vía férrea. Llegados a este punto podemos optar por ir hacia la antigua estación de ferrocarril tirando hacia nuestra derecha, aunque, en nuestro caso, iremos a la izquierda en dirección a Cantagallo. Por cierto que hace algunos meses la vía fue limpiada y se nota, pero ha vuelto a crecer la maleza por su falta de uso. Se prometió la realización de un estudio para medir la viabilidad del paso de un tren turístico con salida en Béjar y llegada a Puerto de Béjar. Por desgracia no sabemos nada de este asunto. Posiblemente haya caído en el olvido como todo lo que está relacionado con el ferrocarril en esta provincia, ya que las autoridades se niegan al desarrollo de este medio de transporte que es rentable, respetuoso con el medio ambiente y rápido. Me temo que sólo se patrocinan las comunicaciones por carretera que es carísimo, teniendo en cuenta los precios del carburante, nada respetuoso con el medio ambiente y relativamente lento si lo comparamos con las velocidades que pueden alcanzar los ferrocarriles actuales. 


 Vía del tren en otoño


Para caminar por la vía podemos ir saltando de traviesa en traviesa o por un sendero paralelo a los raíles. Al llegar a una zona de trincheras debemos obligatoriamente recorrer la vía a través de los raíles ya que el sendero desaparece. Sería provechosa la limpieza de ese sendero paralelo con la creación de un camino más amplio que permitiría andar con comodidad e incluso la práctica del atletismo. Hace no muchos años se podía correr en los márgenes de la vía evitando así los coches de la carretera.

 Finca de La Francesa

 Llegamos a un antiguo paso a nivel localizado enfrente de la bifurcación que conduce a la zona del Rosal y de la finca de la Gloria. Sin embargo, en nuestro caso, queremos volver a la Finca de La Francesa, dejando el Rosal y La Gloria a nuestra derecha. Para acceder de nuevo a ella tendremos que sortear una puerta cerrada de color verde a través de unos escalones habilitados en uno de los muros que la franquean. Iniciamos una dura subida. En nuestro ascenso tendremos a nuestra espalda el viaducto, la finca del Rosal, la autovía, el matadero y el polígono industrial y, a un extremo, Béjar con sus murallas, la antigua fábrica de Don Paco y ese gigante dormido representado por la fábrica de García y Cascón. Las puestas de sol desde aquí son soberbias. En esta zona posiblemente encontrarán ganado vacuno suelto, sin peligro de tránsito para el viandante.

 Béjar desde La Francesa


            Llegamos a la finca de La Francesa en su parte superior, donde existe una casa de idéntico nombre y un caño de agua donde podemos refrescarnos del calor. Merece la pena visitarlo. Dejamos la finca de La Francesa y nos adentramos en una zona boscosa con un camino muy amplio. Llegamos a un regato que siempre lleva agua. Se trata de una zona singular por la humedad, la luz del sol penetrando entre los árboles y el sonido del agua. Parece que estamos ante un cuadro de Carlos de Haes o del antes aludido Santiago Rusiñol. Esta sensación se acentúa si bajamos en lugar de subir, como es nuestro caso. El ascenso es duro pero gratificante debido al panorama que observamos. 

 Fuente del León hace unos años


Salimos del bosque pasando a una zona tendida con apenas desniveles. Si tenemos sed encontraremos dos fuentes: una primera con un pilón y otro que posee como caño la figura de un león. Esta última se encuentra muy deteriorada. Desde este lugar existen senderos que nos conducen a Cantagallo e incluso al paraje de la Peña de la Cruz. Por desgracia no se encuentran indicados y están prácticamente intransitables debido a la falta de uso. Avanzamos, en todo caso, hacia una profunda bajada con Béjar al fondo y a nuestra derecha la Cruz del Peladillo y la Peña la Cruz. Cuando terminemos este desnivel habremos llegado a la cancela que nos conduce de nuevo hacia La Centena, a la derecha, y al Cedro Centenario, a la izquierda, y que ya conocemos bien por nuestro relato anterior. 

          En todo caso, la duración de la ruta puede oscilar en función del ritmo, pudiendo gastar entre dos horas y media y tres horas. Les recomiendo hacerla, no les defraudará.

14 comentarios:

  1. Sería muy lindo el contar con ese tren turístico.
    Es una pena se archiven esas ideas.

    manolo

    ResponderEliminar
  2. Bueno, he seguido con interés la ruta y no descarto hacerla aunque a mi seguro que me obliga a llevar merienda porque las tres horas pueden ser seis.
    En cuanto al tren turístico... Recuerdo que, hace muchos años, en un pueblito gallego llamado Corrubedo, fui a comprar el periódico y me atendió la señora María, ya muy mayor por entonces. El dialogo fue más o menos así:
    - Buenos días, señora María, quería El País.
    - ¡Ay meniño! O País non chega a Corrubedo. Non hay xente pra leelo.
    Pues igual ¿Tren turistico a Puerto de Béjar?. No hay gente para llenarlo ni en verano, cuanto más para mantenerlo 365 días al año. Nuestra realidad es la que es y nuestro potencial en lugar de crecer está disminuyendo.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que habrá gente en Béjar que se llevará las manos a la cabeza por la afirmación que haces. Yo, por mi parte, desearía que el tren volviera a la Ruta de la Plata. ¿Para en Béjar? Lo veo muy improbable. ¿Te imaginas a un AVE pasando por estas vías de cien años? No, yo tampoco, pero también me duele que una obra de ingeniería de esas características, que costó sangre, sudor y lágrimas, sea desmantelada así sin más para hacer vías verdes. ¿No se podría compatibilizar el respeto a esas estructuras y hacer un camino paralelo?
      Un saludo

      Eliminar
  3. Un tren turistico devolvería a la vida esa línea férrea y vendría muy bien para fomentar el turismo de la zona.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Un bello paseo que con muy poco se podría mantener para facilitar el acceso. Se ve que no hay mucho deportista porque se hace camino al andar y si fuera más transitado tal vez estaría mejor. Pero no opino porque no lo he visto. Tus fotos muestran un escenario digno de los más exigentes. Esperemos que tus post sirvan para tomar conciencia. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Béjar hay mucho deportista, Katy, y de hecho las pistas están relativamente bien. La cosa se complica al llegar a una vereda estrecha que se inunda en épocas de lluvias. En todo caso, la ruta es fácil y está señalizada.
      Un beso

      Eliminar
  5. Hola Carmen:

    Un final encantador. Sería el primero en subir al tren, pero como dice un comentarista anterior, se está perdiendo muchos potenciales.

    Haré este paseo, seguro que si.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Esa finca de La Francesa tiene un aspecto de los más bucólico.
    Besos Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un lugar inspirador. Allí viven las Musas.
      Un beso

      Eliminar
  7. Buen paseo nos ha dado Oscar por esta ruta. Por ella se ven buenas y malas vistas. Preciosa de hacer en otoño cuando Béjar está llena de colores.
    Ahí ando aún, espero dentro de un mes estar como nueva para ir a Llanes con la moto, si no me veo en el coche escoba de nuevo :(
    Buen miércoles.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que esta ruta es una delicia para el paseante y si va con cámara el placer se duplica en cualquier época del año.
      Poco a poco. A ver si te repones para Llanes como todos deseamos. En todo caso, el viaje está asdegurado aunque sea en el coche escoba, jejeje
      Besos

      Eliminar
  8. No hay dos o tres horas mejor gastadas en un domingo tranquilo y con tiempo para esa estupenda excursión. Esa finca La Francesa luce maravillosa.

    Aquí estamos de nuevo, madame, y espero que para quedarme.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Alguien conoce la historia de esa finca porque se llama la francesa ? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen. Se dice que en la finca de La Francesa vivió durante las obras de construcción del ferrocarril monsieur Papau, el ingeniero jefe de la compañía de ferrocarriles encargada del tramo de Béjar, y su esposa, y de ahí el nombre.
      Un saludo

      Eliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.