10 de noviembre de 2014

Los Teixidor, embajadores bejaranos, y el médico de Hemingway (2ª parte)



  Autor: Óscar Rivadeneyra Prieto
Publicado: Béjar en Madrid, 20/06/2014, 4.705.

      Juan Teixidor Sánchez, hijo de José Teixidor y Jugo, nació en Béjar en 1893. Siguiendo la tradición de su padre inició la carrera diplomática con veintidós años tras haber ejercido de secretario de segunda clase en Berna (Suiza) como primer destino[1]. En aquel mismo país, en 1920, comenzaría una larga etapa de dieciséis años en la que ejercería puestos de responsabilidad en la Oficina de Naciones de Ginebra como representante de los distintos gobiernos españoles de la época, labor que alternaría con la de cónsul en la ciudad de Tampa en Estados Unidos desde 1929. 


      En el año 1921 Juan Teixidor se había casado con Joaquina Pons i Bofill, joven de la alta burguesía barcelonesa, con la que concebiría tres hijos: Alejandro (muerto y enterrado en Béjar junto con sus abuelos), Juan y Margarita

 Juan Teixidor Sánchez
Fotografía gentileza de los hermanos González de la Huebra


        La diplomacia, en efervescente actividad durante los años treinta, se tendría que enfrentar a los retos de establecer relaciones entre países al filo del enfrentamiento bélico o, como en el caso de España, a punto de confrontación civil. Así, embajadores, cónsules y ministros sopesaban sus intereses para salvaguardar su propio prestigio en un mundo de incierto futuro. En el caso de nuestro protagonista no queda claro si en 1936, tras el levantamiento de Franco, es cesado por el gobierno de la República de su puesto de cónsul en Ginebra, o si más bien presenta su dimisión huyendo a Francia para adherirse al levantamiento. Esta adhesión se haría efectiva de inmediato, pues en plena Guerra Civil ya le vemos aupado a cargos de gran responsabilidad en el bando y gobierno de los nacionales. Así en 1938 formaría parte del tribunal para la supresión de diplomáticos de la República; y aún antes del final del conflicto sería nombrado ministro plenipotenciario[2] y secretario de la Junta de Relaciones Culturales dependiente del ministerio de Asuntos Exteriores para el que, en palabras del propio Teixidor, aconsejó “no desatender el intercambio cultural  preferentemente con los países que vienen prestando una ayuda a España, esto es, Italia y Alemania[3]. Justo a la finalización de la guerra el papel de nuestro diplomático en dicho puesto adquiriría una renovada trascendencia al ser elegido para gestionar el regreso de las obras del Museo del Prado (evacuadas en Valencia y Ginebra) junto con dos de las figuras más importantes de la cultura oficial, el filósofo Eugenio d’Ors y el pintor José María Sert[4]. Este fue uno de los logros, no fáciles, del Real Patronato que regía la pinacoteca madrileña. 





     
 Fotografía del traslado de los cuadros del Museo del Prado


     En la nueva época que se abría, dentro de las renovadas dimensiones del papel de la Iglesia en el Estado, las relaciones del gobierno español con el Vaticano recuperarían la fluidez. Entre las personalidades que iban a protagonizar esa nueva etapa estaría nuestro diplomático, que desde 1939 iba a ser destinado al Vaticano como Ministro encargado de negocios ante la Santa Sede, labor que ejerció durante cinco años. Esta etapa coincide con el momento de reconocimiento por Roma del Opus Dei y de su expansión europea. Teixidor, al igual que el resto de diplomáticos españoles en Italia, tendría un trato asiduo con José María Escrivá de Balaguer, en especial durante el año 1946 en el que despacha oficialmente con el fundador de la Obra[5].  


        Durante esos años cuarenta Teixidor frecuentaría el selecto ambiente aristocrático de la Roma bélica y post bélica que era un contrapunto al neorrealismo cinematográfico de aquel país decadente y moralmente derrotado. En ese entorno de fastos, oropel y vanidades, iba a conocer la hija del diplomático bejarano, Margarita Teixidor Pons, al conde de Pasquini, también embajador de San Marino en España y miembro de una de las noblezas más antiguas del país transalpino. Óscar Pasquini y Margarita Teixidor contraerían matrimonio en 1946, justo el año en el que su padre sería destinado como cónsul en Génova e iniciaría una de las etapas más agitadas de su vida profesional.



(Continuará)


[1] Su tío, Juan Teixidor Jugo, había tenido un negocio de ultramarinos en la calle Pardiñas alrededor de 1890, y fundado, varias décadas después, un fábrica de mantas.

[2] Boletín Oficial del Estado: 24 de febrero de 1938, nº 491, pp. 5923 y 5931

[3] DE LA HERA MARTÍNEZ, Jesús: La política cultural de Alemania en el periodo de entreguerras. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid, 2002.

[4] Al comienzo de la guerra las obras del Museo del Prado habían sido trasladadas a Valencia debido a los bombardeos, y después a la Oficina de Naciones de Ginebra. En la salvaguarda del patrimonio artístico de Madrid había tenido también un papel importante otro miembro de aquella familia bejarana, el primo hermano de Teixidor, Manuel Sánchez Arcas, pero en este caso desde el contrario bando republicano.


[5] CANO, Luis: San Josemaría ante el Vaticano. Relaciones y trabajos durante el primer viaje a Roma: del 23 de junio al 31 de agosto de 1946.

18 comentarios:

  1. La evacuación de los cuadros del Museo del Prado y la recuperación posterior de los mismos fueron dos capítulos tremendos donde parte de nuestro patrimonio anduvo por vericuetos complicados donde el riesgo de daño o pérdida estuvo siempre presente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muy joven era para empezar una carrera diplomática, sin duda ya lo llevaba en su familia.
    Su carrera contribuiría a la implicación de la guerra ejerciendo un buen cargo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien ilustrado tu post como siempre. Y las preguntas surgen una detrás de otra. No eran buenos momentos para lírica. Creo que estas personas vivían bien, tenían talento pero siempre su vida estaba en riesgo por una cosa u otra.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Una familia conservadora y burgués-aristocrática como denotan sus relaciones con la Santa Sede, el Opus y hasta la más rancia aristocracia italiana. De Béjar al mundo y parece que el papel de la familia en el mundo diplomático se iba consolidando cada vez más, no sé si esta familia seguirá existiendo actualmente (supongo que si) y, de hacerlo, cuál será su relación con Béjar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Me ha llamado la atención esa fotografía del traslado de los cuadros del Museo del Prado y se me abren las carnes sólo de pensar en que deplorables condiciones en que se hacía.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  6. Momento crítico el de la diplomacia de mediados de los 30 hasta mediados de los 40. nacionalismos, intereses creados y una guerra devastadora que impresionó que nadie quiso evitar...

    Besos Carmen

    ResponderEliminar
  7. Un ambiente muy glamouroso, pero dentro de unos años ciertamente agitados. Seguro que la narración dará mucho de sí.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Se lo pasaban bien.No creo que sus descendientes sigan viviendo en Béjar. Ya nos contaras. Con el mimo que se trasladan ahora los cuadros, nada que ver como entonces.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Dadas las condiciones del traslado, llegarían de milagro. Excelente entrada. Saludos

    ResponderEliminar
  10. me ha impresionado también mucho el traslado de los cuadros del Prado, interesante historia. un saludo y buena semana.

    ResponderEliminar
  11. El personaje de hoy, Juan Teixidor, supo jugar sus bazas. Apostó por el bando que luego resultó ganador.
    Es lógico que, a partir de ese momento, su ya prometedora carrera diplomática no hiciese más que mejorar.

    Abrazos, Carmen!!

    ResponderEliminar
  12. Difícil el papel del diplomático en aquellos años tan convulsos. Mucho tino había que tener para" estar en el lugar adecuado en el momento oportuno". Parece ser que Juan Teixedor lo tenía.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Caray, todo un carrerón el de nuestro Juan Teixidor. Me ha gustado mucho la frase que contrapone los fastos de la aristocracia con el neorrealismo de la Italia de posguerra. No tardaría en llegar Fellini.

    Saludos, Carmen

    ResponderEliminar
  14. Haya sido primero la gallina o el huevo (osea si fue cesado por la república o se autocesó saliendo para Francia con la intención de unirse a los sublevados) el caso es que apostó al caballo ganador. Génova promete, esperaremos :)

    Un beso, Carmen

    ResponderEliminar
  15. He estado apartado de los blog algunos días y seguiré algún tiempo mas. Ya contaré.

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
  16. No sé si el camión de la foto marcharía rumbo a Valencia. En esta ciudad, procedentes de Madrid, estuvieron durante un tiempo en las muy sólidas Torres de Serranos, que sufrieron modificaciones y fueron forradas sus terrazas con sacos terreros para proteger nuestros fondos pictóricos. Luego, el gobierno fuera de Valencia, otras torres las del castillo de Perelada también las guardaron, antes de salir de España, Fuese del signo que fuese era obligación de cualquier gobierno reclamar su retorno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Siempre que leo sobre cuidados culturales o sanitarios en tiempos de cualquier guerra, pienso en esa gente que ajena a los bombardeos sigue con su labor cívica. El maestro dando clase entre sacos terreros o en las estaciones del metro. O en los que, mejor o peor, hacían lo que podían para salvar el Patrimonio, como nos cuentas hoy.
    Saludos.

    ResponderEliminar

  18. Buen trabajo de documentación, com siempre.

    · Saludos

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.