8 de diciembre de 2014

El Ford T Speedster del MHAS, ¿el automóvil más antiguo de Béjar conservado en la actualidad? (2ª parte y final)


Autor: Roberto Domínguez Blanca
Fotografías: Sol Cañibano Peláez
Publicado: Revista de Ferias y Fiestas de la Cámara de Comercio de Béjar, 2014, pp. 18-20

Otros automóviles bejaranos

            Relacionados con nuestra ciudad y su comarca son varios los vehículos expuestos en el MHAS, como un Plymouth Q de 1928, un De Soto Six de 1932 (empleado como taxi en la Sierra de Béjar desde 1945) o un Biscuter “Rubia” de los años 50; pero vamos a detenernos en otro, en el que sería el segundo vehículo bejarano más antiguo del que tenemos noticia: el Amilcar CS de 1925, matrícula M-23076. Es éste un cyclecar, un coche deportivo francés que se comenzó a fabricar en 1920. En su ficha técnica se especifica que alcanzaba una velocidad máxima de 95 km/h. con una cilindrada de 985 cc. y 23 cv. Pesa 450 kg y el consumo a los 100 km es de 7 litros. Con la fabricación de estos coches de competición Amilcar llegó a codearse con los míticos Bugatti, obteniendo 102 victorias en carreras de todo tipo, solamente en 1924.

Amilcar CS del Museo de Salamanca
  
El origen bejarano de esta unidad se especifica en la cartela del museo, en la que se puede leer que había sido hallada en un gallinero de Béjar y, que pese a todo, se pudo adquirir completamente original. Este Amilcar realmente vino a Béjar a pasar sus últimos años de “vida”, puesto que con cerca de 20 años a sus espaldas, en 1940 Manuel Francés Villarán le da de alta. Sólo tres años después es traspasado a Pablo Santos Martín-Hernández, quien en 1947 lo da de baja, hasta que décadas más tarde sea recuperado por Gómez Planche. El Amilcar [1] conserva la placa del agente de la marca en España donde el vehículo fue adquirido, Juan Mauvais, cuyo concesionario se encontraba en el número 3 de la calle Serrano de Madrid. No obstante, el primer Amilcar que hubo en Béjar fue otro, el que dio de alta en Béjar en 1929 José Galiano Muñoz con matrícula M-16826.




El coche del MHAS, de vivo color rojo, cuenta con tres plazas algo justas (dos delante y una atrás) y con el volante en el lado derecho tras un parabrisas partido. En el frontal destacan las ruedas bien separadas del chasis con el paso de rueda elevado, los dos faros eléctricos así como la vertical calandra engalanada con el nombre de la marca, y dos emblemas: uno en la misma calandra en forma de lagartija y otro rematando el tapón de la gasolina en forma de águila, y no de caballo alado que es el propio de la marca a partir de 1927 [2]. Bajo la calandra se halla la manivela de arranque habitual de los coches de esta época. Pero lo más llamativo es la forma emproada de la zaga, respondiendo a un tipo de carrocería denominado Torpedo Punta Carrera.

Los primeros pasos de la automoción en Béjar

¿Qué panorama presentaba la motorización de vehículos en el Béjar de hace casi un siglo? Podemos remontarnos hasta 1924 gracias a la documentación para el impuesto de carruajes de lujo existente en el archivo municipal [3]. Desde este año hasta 1927 los padrones anuales no aportan la marca de los vehículos, mezclando en una misma y única categoría automóviles y motocicletas con todo tipo de carruajes tirados por animales (cestas tiburys, milords, familiares…). En total, toda esta variedad de vehículos sumaba 45 unidades para una población de 9.224 habitantes, especificándose las altas y bajas. En 1926 el parque móvil ascendía a 56 unidades y al año siguiente se rebajaba a 53.

Packard 1932 Ninth Series De Luxe Eight 904
Fuente: wikipedia

            El progresivo crecimiento del número de vehículos a motor en Béjar propició que el inventario de 1928 fuese más detallado, desapareciendo la denominación de carruaje y distinguiendo cuatro categorías de las que se excluían los transportes de tracción animal: A para turismos particulares; B para autobuses, ómnibus y vehículos de alquiler; C para camiones destinados al transporte de mercancías en general; y D para motocicletas. En dicho año, 46 pertenecían a la clase A, 20 a la B, 13 a la C y tan sólo 4 a la D. De todos se identifica la marca pero no el modelo, y en el caso de las motocicletas, de las cuatro anotadas nada más se dice que una de ellas es una ABC. De los turismos se aporta la potencia y la matrícula, así como el nombre del dueño y su domicilio. De los 46 turismos de ese año abundaban los coches populares, pues la marca más representada era la italiana Fiat con 14 unidades. Le seguía la americana Ford con 9, y a distancia la francesas Citroën y Donnet-Zedel y la norteamericana Studebaker con 2. Con uno las francesas Delage, La Buire, Talbot, Ballot, Panhard, Peugeot y Donnet; las norteamericanas Packard, Lincoln, Chevrolet, Overland, Rochet-Schneider, Hupmobile, Gray y Buick; la británica Morris y la española Hispano-Suiza. Llama la atención el casi predominio de compañías francesas y norteamericanas. La gran mayoría de los coches estaban matriculados en Salamanca y algunos pocos en Madrid. El principal poseedor de turismos era la firma Sucesor de García y Cascón, que disponía de cuatro Fiat. José Galindo Zúñiga, quien llegaría a ser alcalde de Béjar en 1937, era dueño nada menos que del citado Hispano-Suiza, la marca española de mayor prestigio y exclusividad y que no tenía que envidiar nada a los Rolls Royce, Bugatti o Auburn. El Hupmobile de José Méndez Fernández, el Fiat de José Sacristán Vidaurreta y el Donnet de Saturnino Faure Gómez fueron usados para servicio médico.

Hispano-Suiza T49 sport de 1927
Foto extraída de aquí

            Entre los de la clase B destacamos un España de 1921, la otra marca que podemos citar en el raquítico panorama de la industria patria del automóvil, con matrícula B-7288 y que pertenecía a Damián Hernández Domínguez. Dentro de esa clase B, dos Ford transportaban correo y viajeros: el de Pablo Bernal Rodríguez y el de Mariano Coca Coca con sede en el Regajo. Otro Ford más se dedicaba exclusivamente al transporte de viajeros y era propiedad de Hijos de Román Martín.

Agradecimientos
            Justo es, antes de finalizar, reconocer las facilidades que en todo momento nos ha brindado el MHAS para este artículo; gracias tanto a Luis Miguel Mata por sus gestiones como a Pilar y a Lucía por el exquisito trato que nos han dispensado. Nuestro agradecimiento especial a Ricardo Sanz Escobar por su amabilidad y el tiempo que nos ha dedicado. También, agradecer de nuevo la ayuda prestada por Pilar Noguera Sánchez, encargada del Archivo Municipal de Béjar, cada vez que emprendemos una investigación como la presente.




[1] Datos obtenidos sobre este mismo coche en la revista Motor Clásico nº 16, pp. 6 y ss.
[2] Revista Automóvil, mayo de 1985.
[3] Archivo Municipal de Béjar. Sign 1439.

25 comentarios:

  1. El primer recuerdo que tengo de un coche es de un Delage de mi padre (cuadrado) que "hacía el avión" en mi primer viaje a Madrid.
    Hacer el avión era el ruido que hacía el motor cuando pasaba de 70 km/h en las cuestas abajo. Era tremendo. Sé que antes había tenido un Chevrolet, pero de ese no me acuerdo. Esto era ya en el año 1950 y ya había algunos "aigas" en Béjar.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan los coches antiguos tanto como detesto los modernos. Y el Hispano-Suiza que nos muestra es un verdadero primor.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Interesantes artículos. Creo recordar haber oído o leído que, en algún momento, Béjar fue la ciudad española con mayor número de coches; en cifras relativas claro.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Hispano-Suiza T49 sport, una chulada, me gustan para verlos pero no los ambiciono.
    Saludos y como siempre bien documentado.

    ResponderEliminar
  5. Tener un automóvil de esa fecha, tiene que ser una gozada.
    Lo que no tenga Bejar..........

    manolo

    En cuanto tu Comentario en mi blog, totalmente de acuerdo.
    El dinero es D. Dinero.

    ResponderEliminar
  6. Una auténtica joya de la automoción. Esos coches eran algo más que un simple instrumento de transporte, sino que representaban aquello que se suele llamas "status symbol", como las calesas y conches de caballos de siglos pasados.

    Un beso

    ResponderEliminar

  7. (continuando...)
    Me encanta ese deportivo rojo, más por su estética que por sus prestaciones, aunque el Hispano Suiza tampoco me importaría.
    Y por supuesto, todo muy bien documentado.

    · un abrazo

    · LMA · & · CR ·


    ResponderEliminar
  8. He tenido que empezar por la primera parte porque no se como se me pasó esta publicación.

    No soy conductora pero eso no impide que disfrute de esos bellísimos diseños, que tuvieron los atomóviles del pasado.

    El Hispano-Suiza tiene una fotografía en un entorno envidiable.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Si tuviera que quedarme con alguno ( los sueños todavía no pagan impuestos) el elegido sería el Hispano-Suiza, es una preciosidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Me gustan todos, el Hispano es una joya. saludos

    ResponderEliminar
  11. Me encanta todo lo antiguo que no viejo y los coches no van a ser una excepción. Unos modelos preciosos y bien conservados. Me encantaría pasearme en uno de ellos. Claro que herían falta las carreteras antiguas sin este horror de coches que padecemos día a día.
    Bellas entradas ambas dos. Bss

    ResponderEliminar
  12. Hola Carmen:
    El Packard está estupendo, pero como comentan antes, el Hispano Suizo está impresionante.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Si el Ford Speedster era impresionante, este Amilcar es un auténtico deportivo. Una maravilla de los años veinte. Con razón competía con los Bugatti.
    Ha sido estupendo conocer las marcas que rodaban por Béjar hace 86 años. Todo un espectáculo debía de ser ver al Hispano-Suiza T-49 en especial o cualquiera de los otros vehículos por las calles (imagino que aún sin asfaltar) llenas de peatones y bicicletas.
    Mis felicitaciones a Roberto Domínguez por los textos.

    Abrazos, Carmen!!

    ResponderEliminar
  14. No conocía la marca Amilcar y su historia llena de éxitos en competiciones de carreras haciendo la competencia a todo un Bugatti.
    Gran añoranza de no tener una marca propia, de País, como Hispano-Suiza.
    Como siempre un maravilloso documento.
    ¡¡¡Felices Fiestas y un Próspero Año Nuevo, 2015, en compañía de Todos tus Seres queridos!!!
    Abrazos y Besines.

    ResponderEliminar
  15. Amilcar? Como el cartaginés? Eso es todo una declaración de principios :) Qué bonitos son!!! Veo que el hispano-suiza gana de largo. También es mi favorito :)

    Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
  16. Menudas joyas Carmen da gusto verlos. El marco que le han puesto al Hispano Suiza es una maravilla.
    Tengo que ir al museo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. La Historia es un banquete. Te da acceso a todo tipo de manjares, como este desfile de vehículos a cual más atractivo que debieron hacer las delicias de sus dueños y de los vecinos, sobre todo los pequeños bejaranos, a los que imagino mirándolos con los ojos muy abiertos..
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Cuando la cantidad de vehículos del inicio mundial de la motorización particular se muestra con todo su esplendor, dudas de con cual te identificas como modelo que habrías comprado en esa época. La belleza y el diseño de coches se amoldó a unas necesidades muy especiales conforme la tecnología avanzaba y se solicitaba velocidad, seguridad, discreción o cualquier otra característica. Cuando visito exposiciones o subastas de coches antiguos creo que cada cual ya tiene prefijada una idea del coche que desea y el motivo por el que lo quiere. Desde nuestro presente de confort, seguridad y prestaciones, en general, a muchas personas nos apasiona cómo pudieron obtener las prestaciones que se describen con estos modelos tan livianos como pesados y complejos de manejar.

    Un cariñoso abrazo, querida Carmen.

    ResponderEliminar
  19. Hoy en día son joyas para coleccionistas: porque aparte de su esmerado trabajo siempre han sido propiedad de gente de posición o de algún caprichoso.En Tenerife se celebran dos pasacalles de coches antiguos y me choca que no tengan un museo donde los puedan exponer todo el año: porque son una maravilla y más de la época que datan.

    -Carmen, es la tercera vez que dejo un comentario y no me lo publica y sino me sale en anónimo algo me esta pasando con el navegador.?

    Un beso feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es raro porque a raíz de tu comentario he mirado en la bandeja de comentarios "spam" y no he encontrado nada. Es posible que el navegador o el pícaro blogger estén haciendo de las suyas.
      La verdad es que sería bonito que estos ejemplares salieran de paseo por las calles al menos una vez al año.
      Gracias por tus comentarios.
      Un beso

      Eliminar
  20. ...a la tercera va la vencida menos mal;)

    ResponderEliminar
  21. Ellos son el fiel reflejo del paso de los años, de como todo ha evolucionado al mismo tiempo que nosotros lo vamos haciendo,.
    No queda más remedio; esos coches, antes de última moda, se han tenido que adaptar a nuestras exigencias actuales, ahora lo que se lleva es correr. Al paso que vamos, un día nos estrellaremos todos.
    Te prometo que si haces el confit de pato, vas a triunfar, es muy fácil y no lleva mucho tiempo. ¡Suerte!
    Abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
  22. El más modesto de todos el Biscuter, supongo que el modelo Rubia, que no sé cual es, no aportaría muchas diferencias con otros de la misma clase. Alguno vi al natural de pequeño, Eran tan simples que carecían de marcha atrás. y si no era posible dar la vuelta aprovechando su radio de giro, había que levantarlo por la popa y darle la vuelta. Un aunténtico made in Spain.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. "La Navidad forma parte de esa niñez que conservamos en nuestro corazón, y que renovamos cada año aunque sea en secreto” Katy
    Felices fiestas junto a los tuyos. Un cálido abrazo navideño

    ResponderEliminar
  24. ¡FELICES FIESTAS CARMEN Y QUE ESTE NUEVO AÑO 2015 VENGA CARGADO DE BUENOS PROPÓSITOS!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.