16 de febrero de 2015

Ecos de Béjar en Chile (3ª Parte)



                 Autor: Jorge Zúñiga Rodríguez

            En el palacio que edificó Hernán Cortés en Cuernavaca, México, convertido hoy en museo, se encuentra un escudo del conquistador que lleva en el segundo cuartel el de los duques de Béjar. La razón la explica Xavier López Medellín, de la Universidad Autónoma del Estado de México, en el artículo La Heráldica de Hernán Cortés, en los siguientes términos: Con la constitución del mayorazgo de Hernán Cortés hacia 1535, este modifica su heráldica uniéndola con los blasones de la familia de doña Juana de Zúñiga, su segunda esposa, perteneciente a una de las más altas y limpias estirpes españolas.




Palacio de Cuernavaca y escudo de Hernán Cortés

La historia del enlace la recogió un siglo y medio después el murciano Gaspar de Ávila en la comedia El Valeroso Español y Primero de su Casa, comentada en 1917 por el polígrafo chileno José Toribio Medina en Dos Comedias Famosas y un Auto Sacramental, que resumidamente dice así:
Vivían en Sanlúcar doña Juana de Zúñiga, hija del conde de Aguilar, en compañía de su abuelo el duque de Béjar, que acababa de ser llamado a la corte, donde se dice que doña Juana será nombrada dama de la emperatriz y recibirá, probablemente, estado.


Deseosa de dilatar su agradable estadía en Sanlúcar, la joven acude a rezar a un santuario donde por casualidad se encontraba Cortés en su primera vuelta de México, y ambos se enamoran.

 Retrato de Hernán Cortés en su juventud, autor anónimo

El relato continúa con la segunda escena en que Cortés, preocupado por el disfavor que le muestra Carlos V por las acusaciones que se le han hecho, pero resueltas con la llegada de naves de Indias trayendo seis millones para los propósitos del emperador, ve en sueños aparecérsele en su calabozo a la América, montada en un cocodrilo dorado, para mostrarle su próximo enlace con doña Juana de Zúñiga y la próspera suerte que correrá a sus descendientes.


Cabría establecer la identidad del duque de Béjar aludido en la comedia, puesto que en la fecha del matrimonio de doña Juana de Zúñiga el titular era don Álvaro de Zúñiga y Pérez de Guzmán -que no tuvo descendientes de la unión con su tía María de Zúñiga, y los de su amante Catalina de Dorantes no heredaron el título-, y en el año del mayorazgo de Cortés la titular era la sobrina del duque doña Teresa de Zúñiga y Manrique de Lara. El primer duque de Béjar, don Álvaro de Zúñiga y Guzmán, había muerto en 1488.


En el claustro del Monasterio de Santa María de las Cuevas, de la Cartuja de Sevilla, se encuentran las estatuas orantes de doña Juana de Zúñiga y de su hija Catalina Cortés de Zúñiga, junto a una placa que indica que ahí estuvo el enterramiento original, y en el suntuoso convento Madre de Dios de la Piedad de la misma ciudad, está la estatua yacente de Catalina con el escudo de los duques de Béjar al fondo.



Estatuas orantes de doña Juana de Zúñiga y su hija, y estatua yacente de Catalina Cortés




25 comentarios:

  1. Buen reportaje y magníficamente ilustrado. Bss y buen inicio de semana Carmen

    ResponderEliminar
  2. Béjar, Badajoz... Y Sevilla. La Cartuja.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Béjar se encuentra por todas partes, tengo ganas de conocerla.
    Un buen regreso

    ResponderEliminar
  4. Madame, he buscado la obra del valeroso español y la he encontrado online! Se puede descargar el pdf en la biblioteca virtual Miguel de Cervantes:

    http://www.cervantesvirtual.com/obra/el-valeroso-espanol-y-primero-de-su-casa/

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz hallazgo, madame. Gracias po descubirnos este tesoro on line.
      Un beso

      Eliminar
  5. Un enlace, parece ser que, ventajoso para ambos cónyuges. él poseía fortuna y ella era de alta cuna. Una estupenda combinación para que los "descendientes tengan una próspera suerte".

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Ahora que muestras el Monasterio de la Cartuja, caigo, que con las veces que he visitado Sevilla aún no he estado en él, lo más cerca que estuve fue en el e
    Estadio Olímpico, cuando asistí a un concierto.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Muy buenas las entradas que nos está ofreciendo Jorge Zúñiga.
    Lo más interesante de la relación entre la sobrina del duque de Béjar, Juana de Zúñiga, y el conquistador Hernán Cortés es que su matrimonio se celebró en 1529 en el mismo Béjar, probablemente en la iglesia de El Salvador.

    Gracias por mostrarnos tus investigaciones y esperamos sucesivas entregas.

    ResponderEliminar
  8. He estado en Cuernavaca y en el palacio y he visto ese escudo en directo sin saber que tenía relación con Béjar.
    Besos Carmen

    ResponderEliminar
  9. Gracias Anónimo.
    Tremenda noticia: el conquistador de México casándose en Béjar.
    No lo sabía.
    JZR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo de esa afirmación es que no existe prueba documental, puesto que el libro sacramental en el que debía estar la partida no existe en la actualidad, perdido en la vorágine del tiempo. A la espera de que modernos historiadores lo prueben por otros cauces, nos quedamos con el dato reflejado en la bibliografía antigua que cita oportunamente Anónimo.
      Saludos

      Eliminar
  10. Qué interesante, Carmen. Qué importante ha sido que publiques estos datos que, como siempre dices, te cuestan encerrarte con legajos y papeles para investigar aspectos inéditos. Por otro parte, esta serie puede estar relacionada con los descubridores que partieron de las tierras cercanas a Béjar. Lo importante para mí son las muchas relaciones con culturas e importantes mandatarios que, en esta etapa de nuestra historia, decidieron la dirección mundial de tantos habitantes y civilizaciones del mundo conocido hasta entonces.

    Un cariñoso abrazo, querida Carmen.

    ResponderEliminar
  11. Está resultando interesante esta serie sobre la relación entre Las Américas y Béjar.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  12. Es increíble como a lo largo de la historia las civilizaciones se relacionan entre sí creando lazos, existe tanto por recorrer es muy vasto todo, admiro tu capacidad para recopilar datos y tu pasión por ello.
    Te dejo un beso grande y te agradezco que te sumes como seguidora de ese blog que tengo esperando algunos lectores pues como tengo tantos sitios si no me visitan lo tendré que cerrar. Es mucho trabajo aunque me encanta, me apasiona demasiado como a ti.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Hola Carmen, una excelente documentación que nos aportas. Impresionante el palacio el palacio de Cuernavaca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Buen título ese “Ecos de Béjar”.
    No hay nada mejor para entender nuestra Historia que contemplar las huellas que dejaron en América aquellos hidalgos que todo lo ganaron y todo lo perdieron. Que por otra parte, fueron los valerosos antepasados de muchos habitantes actuales de esas tierras.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Una entrada bien documentada y explicada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Un hermoso y sólido castillo-palacio el de Cuernavaca para el matrimonio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Hoy me has dado una buena lección de historia.
    Para decir verdad, se agradece lo bien documentada que estás y todas las fotos que aportas, ayudan a hacer mucho más amena la lectura.
    Te dejo cariños en un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
  18. Otro interesante línea de investigación se abre: el entronque entre los Zúñiga-Béjar y los Cortés, Marqueses del Valle de Oaxaca, primeros representantes de la nobleza novo-hispana.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Que interesante y ademas no deja de sorprenderme esta afirmación:" Una de las más altas y limpias estirpes españolas".-Se ve que a pesar del tiempo transcurrido no se ha manchado su buen nombre...Un orgullo para todos y en especial para los bejaranos.

    Un abrazo carnavalero Carmen.

    ResponderEliminar
  20. Y Béjar extendiendose por el mundo. Y bejaranos y extremeños uniéndose ;)
    Buen artículo
    Buen fin de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Muy buena entrada Carmen, es muy interesante. Gracias por esta parte del reportaje. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  22. Disculpen mi nueva intromisión, pero me entusiasma leer los comentarios de los seguidores del blog porque aportan mucho, Entré en la red en el tema Marquesado de Oaxaca, y tal como lo señala Carolus II (¡Salve, Imperator!) tiene un desarrollo muy interesante. Excelente blog que permite la interacción entre los lectores. JZR. Ps.: Qué lástima la pérdida del libro sacramental, señora Carmen. Vale.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.