9 de febrero de 2015

Ecos de Béjar en Chile (2ª Parte)




 Autor: Jorge Zúñiga Rodríguez

Todos los biógrafos de Alonso de Ercilla y Zúñiga (Madrid 1533-1594) coinciden en destacar su vínculo familiar con los duques de Béjar a través de su madre doña Leonor de Zúñiga, asunto que confirmaba la condición de noble del autor de La Araucana. En la corte de Carlos V, donde se crió como compañero del príncipe Felipe y a la que su madre viuda había ingresado como guardadamas de la reina al intercambiar el cargo por su señorío de Bobadilla, había por lo demás otros Zúñiga del mismo linaje, y el propio emperador contaba en el gobierno, intra y extra peninsular, con la colaboración de varios de ellos, concediéndoles grandes distinciones y privilegios y dispensándoles una estrecha amistad.

Retrato de Alonso de Ercilla y Zúñiga pintado por El Greco, Museo Hermitage

Consciente de la importancia del apellido de su estirpe materna, de las cuatro menciones que hace de sí mismo en La Araucana tres son sólo con el apellido Zúñiga. También lo hacían así sus hermanas, que firmaban María de Zúñiga y Ercilla y María Magdalena de Zúñiga respectivamente, según lo rescata el historiador chileno José Toribio Medina en su Vida de Ercilla, 1917, y no menos otro hermano, Juan de Zúñiga y Ercilla, nombrado capellán de Carlos V en 1535.    
          
 


Firmas de las hermanas de Alonso de Ercilla y Zúñiga


La estrofa del canto XXXVI en que claramente por exigencia métrica usa el apellido paterno, cobra hoy especial vigencia por cuanto el gobierno chileno proyecta construir un puente sobre el canal de Chacao, al que Ercilla se refiere en  La Araucana como el desaguadero, y que fue el primer europeo en cruzar dejando grabado de su propia mano (y cuchillo) el testimonio en la corteza de un árbol: Aquí llegó, donde otro no ha llegado, -don Alonso de Ercilla, que el primero –en un pequeño barco deslastrado, –con solos (sic) diez pasó el desaguadero.

Escena aludida en un grabado de 1569 en la Biblioteca Nacional de Chile

Con motivo del centenario de la independencia de Chile en 1910, la colectividad española residente regaló al gobierno un monumento a Ercilla en la capital, cuya figura, a punto de ser coronada de laureles por una araucana, fue encargada al escultor catalán Antonio Coll i Pi, radicado entonces en el país.

Monumento a Ercilla en Santiago de Chile

Otro lugar de Chile donde el pariente de los duques de Béjar aparece esta vez como personaje secundario es el Monumento a la Araucanía, inaugurado en 2007 en la ciudad de Concepción, en que se representa a Ercilla de pie con una lanza en forma de cruz en una mano y en la otra un pergamino, símbolo del intento del dominio español, elogio al pueblo mapuche en los versos de La Araucana y llegada de la cultura española, según sus creadores.

Alonso de Ercilla y Zúñiga (primer plano) en el Monumento a la Araucanía, Concepción, Chile

En honor al personaje se fundó en 1855 la comuna de Ercilla, ubicada en la provincia de Malleco al norte de la región de la Araucanía, terrenos que recorrió el autor y describió en su obra épica.


Campos de trigo en Ercilla, Chile, foto tomada de la red

Luego de una permanencia de diecisiete meses (1557-1559) que le bastaron para tomar apuntes en pedazos de papel, trozos de cuero y cortezas de árbol para componer y publicar su obra en España, Ercilla salió expulsado del Reino de Chile por orden de su primo el gobernador García Hurtado de Mendoza, después que este anulara la sentencia de muerte dictada en su contra por un desencuentro entre ellos -ambos ligeros de genio- durante la celebración de la ascensión al trono de Felipe II, noticia recibida con meses de retraso.

 Primeros versos de La Araucana


Continuará

26 comentarios:

  1. Hola Carmen, eres incansable ofreciéndonos tanta historia de Béjar relacionada con mil lugares y personajes. Yo me pierdo en tu blog, porque sé poco y tengo que buscar información para ir hilando todo.
    Paso a decirte que solo voy a postear el primer día de cada mes, mi salud no me permite estar más tiempo.
    Te dejo un gran abrazo y agradecimiento por todo cuanto nos ofreces.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  2. Un hombre bien ilustrado: porque para poder escribir en medio de una contienda y encima con escasez de material:ya que tuvo que recurrir a cortezas de árbol,cuero,trozos de papel pero aun y así dejo una obra maestra.-Cervantes lo nombra en un pasaje de la Galatez.

    Muy interesante esta entrada y esperando la siguiente!.

    Un abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Interesantísima entrada que le hace a uno reflexionar sobre el por qué los españoles parecemos avergonzarnos de nuestra historia cuando, por el contrario, deberíamos sentirnos orgullosos de la misma y proclamarlo a los cuatro vientos.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Hola Carmen:
    Los tentáculos de Béjar son largos :D
    Por supuesto que los bejaranos tenían que ser parte de aquellos años de la colonia y luego es posible que algunos descendientes de la oleada inmigratoria de mediados del siglo pasado, habrá algunos más

    ResponderEliminar
  5. Veo que ya estás de nuevo en tu ciudad. Espero que hayas disfrutado de tu viaje.

    Muy interesante a la información que proporcionas... la ciudad de Béjar es reconocida en otras latitudes, seguramente alguna ciudad del continente americano lleve también su nombre....sabes sobre ello?

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me gusta el cuadro hecho por el Greco.
    Bueno lo cierto que los linajes de Zuriña están bien en Chile.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Impresiona en esta época, con la facilidades que tenemos, que se tomaran apuntes en trozos de cuero, cortezas de árbol y pedazos de papel. Un relato muy interesante.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Conocer la historia familiar de un personaje suele aclarar determinados porqués de su comportamiento.

    ResponderEliminar
  9. Chile, tierra conflictiva como pocas dentro de la Monarquía de los Austria. Una guerra que se alargó durante decenios y que constó miles centenares de vidas por ambas partes. Un Zúñiga, apellido de lustre como pocos, tenía que estar presente allí también y como protagonista.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Me gusta esa expresión de "ligeros de genio". Resulta sumamente descriptiva sin renunciar ni a un ápice de elegancia.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Sigo admirándome de la llegada de este blog y la interacción de sus seguidores, de la cual me valgo para hacer unos comentarios a los Comentarios -valga también la redundancia- a riesgo de excederme. Como dice sor Cecilia, la historia de Béjar toca a "mil lugares y personajes", y a Ventana de Foto le adelanto que en EEUU de Norteamérica existe el Condado de Béjar (Bexar County), Texas. A Bertha, Miguel (qué cierto lo que dice), Manuel López, Mari-Pi (el cuadro le fue solicitado a Ercilla por la Casa Imperial de Alemania para la Galería de Españoles Contemporáneos e Ilustres y de ahí pasó al Hermitage), Cayetano, Ámbar, Ana Ma. Ferrin, Carolus II (¡qué nombre!), Diana de Méridor (gracias por el elogio) y otros que se agreguen, les comento que los entonces Stúñiga pasaron a Castilla en 1274 con el prestigio de ser descendientes de los primeros reyes de Navarra (padre, hijo y nieto), pero luego el prestigio se centró en Diego López de Estúñiga (segunda forma del apellido), primer señor de Béjar, que a través de cinco de sus hijos originó la Casa de Zúñiga. Los duques de Béjar, doce de esta descendencia y apellido desde 1485 hasta 1777, fueron reconocidos siempre como los Parientes Mayores del clan, tanto así que al decidir don Álvaro de Zúñiga -entonces duque de Plasencia y más tarde I de Béjar- la castellanización definitiva del apellido por un pacto de avenencia con los Reyes Católicos en 1476, todas las ramas (Miranda del Castañar, Monterrey, Belalcázar, Villamanrique, Mirabel, Bañeza, Baides, Arión, Nieva de Cameros, Peñaranda de Duero, Medina de las Torres, etc., por nombrar sólo algunas, incluidos los individuos relacionados con otros linajes como el de los duques de Alba) adoptaron la nueva forma del apellido que perdura hasta hoy. No hay duda que don García Hurtado de Mendoza tuvo en cuenta el tremendo peso de los Zúñiga duques de Béjar en la corte de Felipe II al variar de la noche a la mañana su decisión sobre la condena a su pariente Alonso de Ercilla y Zúñiga, que en su conducta y personalidad fue más Zúñiga que Ercilla (perdió a su padre cuando tenía un año) El característico "lloriqueo de pobreza" del linaje por ejemplo, se encuentra tanto en las últimas estrofas de La Araucana como en la respuesta al rey por una carta de cobro de impuestos de parte de don Francisco López de Zúñiga y Mendoza, VII duque de Béjar. El último dato lo encontré en "Documentos sobre los seis primeros duques de Béjar", 2008, del prof. Anastasio Rojo Vega, que en algún espacio reveló Pinceladas de Historia Bejarana y lo encargué a mi hija Blanca Zúñiga. Felicitaciones a la directora, equipo y seguidores del blog y disculpas por la lata, pero si no es aquí, ... ¿dónde? Muy atte., JZR. (desde el otro lado del Charco)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario aclaratorio a los Zúñiga del Nuevo Mundo, querido colaborador. Y me alegro de que por fin blogger se haya dignado a dejarle hacer comentarios de una vez.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Españoles por esos mundos haciendo proezas, con tan escasos medios.
    Tendré algún parenteesco con estos Mendozas;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Veo que gravar en un árbol el recordatorio de una hazaña, no es cosa reciente, lástima que sea tan efímera. Bien estaría que ese nuevo puente proyectado, recordara aquella primera presencia.europea. Un abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, perdón, grabar quise decir, como bien supondras, Solo le falta a un pobre árbol cargar con una hipoteca.

      Eliminar
  14. Laura: Todos los Mendoza descienden de don Íñigo López de Mendoza, y al igual que los Zúñiga duques de Béjar con quienes emparentaron en el siglo XVI por el matrimonio de don Francisco de Zúñiga y Sotomayor, IV del título, con doña Guiomar de Mendoza y Aragón (ver Pinceladas: Jardín de Béjar), incorporaron las cadenas de oro en su escudo por haber participado en la batalla de Navas de Tolosa. En adelante el apellido Mendoza lo llevaron al menos tres duques de Béjar más. Somos parientes. La idea de Desdelaterraza-viajaralahistoria es genial. El puente debiera llevar el nombre de Alonso de Ercilla y Zúñiga y en la ribera insular debieran grabarse los versos "Aquí llegó, donde otro no ha llegado..." Gracias a la página y a su directora por permitir estos intercambios entre seguidores. Atte., JZR. (desde el otro lado del Charco)

    ResponderEliminar
  15. Perdón: El Bosque de Béjar. JZR.

    ResponderEliminar
  16. Como bien documentada que estás, agradezco mucho esta entrada tan detallada, me he enterado de cantidad de cosas que no conocía.
    Como mañana es el día dedicado al amor y la amistad, te deseo que seas muy feliz.
    Aprovecho para dejarte cariños en el corazón.
    Kasioles
    Kasioles

    ResponderEliminar
  17. No conocía que alguien de Béjar hubiera escrito la Araucana.
    Parece mentira que con tan escasos medios materiales pudiera componer tan ardua obra, plena de episodios Históricos, Fantásticos y de complementos Humanistas.
    Maravillosos Poema Épicos en los que sobresale la Octava Real.
    ¡¡¡Hay que ver con la Familia!!!¡¡¡Siempre metiéndose en lios!!!
    Como siempre una delicia de documento biográfico.
    Abrazos y Besines.

    ResponderEliminar
  18. Las grandes calamidades y trabajos que tuvieron que soportar estos hombres al avanzar por tierras desconocidas para todos debieron ser de tal naturaleza que sus hazañas, cuando se conoce, como en este caso (para mí desconocido anteriormente), nos produce una sensación de grandeza que parece fluir desde su valentía y honor hasta nuestra admiración.

    Un cariñoso abrazo, querida Carmen.

    P.E.: Como sabes, la net me quiere poco y me deja impide, de vez en cuando, desarrollar una continuidad normal. Lo siento, Carmen.

    ResponderEliminar
  19. Carmen, me da la impresión de que la familia Zúñiga de la se habla en este artículo, no tiene que ver con la de los Duques de Béjar. Posiblemente desciendan de los Zúñiga de Navarra directamente.
    Jero.

    ResponderEliminar
  20. Qué razón tiene PL.LP (con blog propio) sobre meterse en líos este linaje. La tendencia viene del tronco original de Navarra, Jerónimo, pero ese es otro cuento. En Castilla levantaron al infante Alfonso contra Enrique IV (¡Abajo puto!, Farsa de Ávila) Se les murió el chico y se reconciliaron con el rey, comprometiéndose con la sucesión de Juana la Beltraneja y enfrentándose a doña Isabel, por lo que perdieron Arévalo y Plasencia pero ganaron Béjar (el ducado, porque ya eran señores) A los de ellos que desconfiaron de Carlos I y se acercaron a Felipe el Hermoso, los convenció el cardenal Cisneros mostrándoles los cañones. En la guerra de las Comunidades tomaron parte por los comuneros para disminuir el poder del emperador, que les tenía gran afecto, pero luego cambiaron de bando y encabezaron el exterminio de los insurrectos. En esto hasta anduvieron en conversaciones con doña Juana, injustamente llamada la Loca. También anduvieron en la Rebelión de Andalucía, en la que uno de ellos perdió la cabeza, mientras otro del clan, nieto de Pedro Pérez de Guzmán y Zúñiga, se hacía con el gobierno de Felipe IV. Mientras paseaba regaladamente con Felipe II por Europa e Inglaterra, el mismo Ercilla y Zúñiga se encaprichó de repente por venir a América, donde casi muere de fiebre y decapitado también por orden de su primo. Le resultó La Araucana. En fin, durante el largo período de su apogeo hicieron todo lo posible por complicarse la vida, curiosamente con buenos resultados en general. Los de hoy no somos la excepción. Atte.,
    JZR.

    ResponderEliminar

  21. Buenos trabajos. No sabía nada de la presencia de Béjar en Chile... ni de tantas otras cosas, por lo que es un placer leerte.
    Estupendas imágenes para ilustrar tu letras.

    Un beso

    · LMA · & · CR ·


    ResponderEliminar
  22. Nada menos que hasta Chile llega la historia de Béjar y nada menos que el escritor de la Araucana, Alonso de Ercilla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.