30 de mayo de 2015

Benito Guitart Trulls, un arquitecto catalán en el Béjar de hace cien años (3ª Parte y final)





Autores: Javier R. Sánchez Martín y Roberto Domínguez Blanca

Publicado: Revista de Ferias y Fiestas de la Cámara de Comercio, 2015

La casa de Mateo Iglesias en Béjar

       Pero quizá la obra por la que se recuerda a Benito Guitart Trulls en Béjar es por el edificio que diseñó y construyó por encargo de Mateo Iglesias, propietario de varios comercios de tejidos y confecciones en Béjar. Este empresario era el dueño de los Grandes Almacenes Mateo Iglesias, situados en el edificio que estuvo hace años Correos y después la imprenta Hontiveros, en la Plaza de la Piedad. También del comercio llamado La Innovación, al principio de la calle Mayor de Reinoso (donde estuvo el antiguo Banco de Bilbao hace ya años). A su muerte, algunos de sus empleados pusieron en marcha El Palacio de la Moda, que primero estuvo donde Junquera (el edificio que albergó Auxilio Social, que fue derribado hace pocos años para dar vista al Teatro Cervantes) y luego pasaría enfrente, donde está hoy día Saldos Arias. La única hija de Mateo Iglesias, Margarita, se casó con Francisco Núñez, por lo que la casa en cuestión también se conoce como “Casa de Núñez”.
Casa de Mateo Iglesias. 
Fachada principal antes de la restauración

      Este edificio se puede encuadrar dentro del auge neoplateresco del momento, como ya señalara Nieves Rupérez [1]. Según Díez Elcuaz, el neoplateresco debe su aparición en Salamanca a la actividad del arquitecto Santiago Madrigal, quien a partir de 1916 empieza a proyectar edificios basándose en la arquitectura renacentista local, siguiendo las recomendaciones del VI Congreso Nacional de Arquitectos (1915) en el que se proponía la vuelta a los estilos arquitectónicos de cada región[2].


      Una placa colocada en la esquina derecha de la fachada principal del edificio delata a su autor, algo inusual en Béjar, así como al contratista y al constructor[3]. Además, la fecha de 1920 en números romanos se puede ver en la cartela del balcón del último piso.

Anuncio del comercio de Mateo Iglesias

       El edificio consta de tres plantas más ático retranqueado. La planta baja es un local comercial y las otras dos son viviendas. La fachada delantera o principal consta de tres plantas, siendo la inferior muy simple con tres huecos adintelados, uno para el acceso a la vivienda y los otros dos para un local comercial. El paramento se anima con un llagueado característico de la época y que también continúa por la planta central. Ésta es la planta noble de la vivienda y está configurada por tres grandes vanos con sus balcones de balaustres que también remiten a lo renacentista. Los vanos de los extremos llevan la rosca del arco decorada y ésta descansa sobre pilastras con capiteles platerescos. En cambio, el vano central se protege por un mirador acristalado, con pilastras y capiteles neoplaterescos en las esquinas, y con grutescos ornamentando el cajeado de las pilastras. Un pesado entablamento corona el mirador, sirviendo de enlace con la planta superior, al acomodarse su único balcón metálico sobre la cornisa del mirador.

Fachada tras  la restauración

     La última planta o ático se concibe como es habitual en el neoplateresco a modo de galería. Cuatro sobrias columnas junto con las semicolumnas laterales articulan el frente de esta planta. El aspecto abierto consustancial a toda galería queda amortiguado al macizar los extremos y algunos intercolumnios. En estos macizos se han colocado elegantes paneles de azulejería con decoración a candelieri en colores blanco y azul tinta, que recuerdan más al arte portugués que a la tradición española. Más de estos alicatados se dejan ver por la parte superior de la fachada.

      Sobre el ático, un alero volado simula sostenerse con canes que tratan de recordar la arquitectura tradicional en madera. Todo el conjunto se remata por una serie de flameros y una crestería que vuelven a poner el acento en lo plateresco.

Fachada trasera
   
  La fachada trasera da al jardín y a la parte soleada del inmueble. Guitart plantea esta fachada de tal manera, que parece que estamos ante un edificio distinto al de la fachada principal. No tanto por su fisonomía al abrirse al paisaje (presente ya en la arquitectura vernácula con la superposición de galerías graníticas), sino por construir una pared totalmente metálica. Esta estructura de hierro y cristal permite concebir el muro como un gran mirador ininterrumpido. Las tres plantas reciben el mismo tratamiento, con una parte central semicircular proyectada hacia el exterior. La balaustrada del ático sobre la estructura metálica, segmentada por machones y flameros, vuelve a remitir a los historicismos de la fachada principal.

     Guitart plantea en este edificio los complejos de la arquitectura de esta época. La revolución industrial había permitido crear estructuras muy flexibles con la aplicación del hierro, pero este material se consideraba poco noble especialmente en Europa, por lo que quedaba relegado a fachadas traseras (más íntimas) y a elementos funcionales. La fachada principal debía ser más digna y representativa, inspirándose en la arquitectura del pasado. Una epidermis historicista ocultaba la auténtica estructura del edificio con molduras, ménsulas, basas y capiteles, sin lógica constructiva y por lo tanto prescindibles, y ejecutados en escayola imitando piedra.

Foto antigua donde se ve el edificio.

Epílogo

     Benito Guitart falleció en Madrid el 8 de febrero de 1947, a los ochenta años. Según reza en la esquela de ABC, vivía en el nº 16 de la calle Claudio Coello, y era por entonces gerente de la razón social “Munar y Guitart”, talleres que fabricaban estructuras de hierro y que luego se dedicó también a la instalación y mantenimiento de ascensores. Fue enterrado el domingo, 9 de febrero, en el cementerio de la Almudena [4]. Sólo tuvo un hijo, Franco Guitart, natural de Béjar y casado con Mª Josefa Gregorio, los cuales le dieron ocho nietos.

Agradecimientos
Las fotografías 1 y 2 nos han sido facilitadas por D. Franco Guitart Gregorio, nieto de Benito Guitart, al que lo autores quieren agradecer expresamente toda la información facilitada sobre su abuelo.





[1] RUPÉREZ ALMAJANO, N.: “Béjar. Conjunto histórico”, en Jardines, Sitios y Conjuntos Históricos de la Provincia de Salamanca, Diputación provincial de Salamanca, Salamanca, 2002, p. 53.
[2] DÍEZ ELCUAZ, J. I.: Arquitectura y urbanismo en Salamanca (1890-1939), Colegio oficial de arquitectos de León. Delegación Salamanca, 2003, p. 245.
[3] La leyenda de la placa dice así: ARQVITECTO [sic] / B. GUITART. / Constructor y Contratista / MIRÓN – RODAS.
[4] Diario ABC, 9/02/1947, pp. 37 y 38.

21 comentarios:

  1. Me encanta que se conserve el patrimonio artístico y la arquitectura entre de lleno en este apartado. Bonito esdificio. Buen finde

    ResponderEliminar
  2. Precioso edificio y efectivamente la parte trasera sorprende. Muy interesante.
    Saludos Carmen

    ResponderEliminar
  3. Ahora entendemos el motivo por el que nos encantó nuestro recorrido por Béjar: la labor de este maravilloso arquitecto y su huella en los edificios, personas como Guitart son necesarias para que nuestros pueblos y ciudades tengan rincones hermosos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito edificio de armónicas proporciones. Suerte tuvo Béjar de tener al señor Guitart. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Carmen, me he alegrado de visitar tu blog, lo hago una vez al mes cuando posteo en el mío.
    Me ha gustado el estilo de ese edificio y que el arquitecto hubiese sido un tocayo mío. Béjar es un eslabón importante en la historia de nuestro país.
    Gracias
    Un abrazo.
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  6. Emblématico edificio, interesante arquitectura y un hombre que no pasará desapercibido para muchos bejaranos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Aunque es de estilo plateresco y dado los distintos estilos .Se acerca más al estilo Monterrey un tipo de construcción que en Salamánca , León y Burgos tenemos los mejores referentes.No es tan recargada la fachada y dado a su buen hacer, este arquitecto supo realzar bien los estilos toscano y lombardo y con este azulejeado de estilo portugués.

    Un arquitecto que dentro de su saber: también era un hombre práctico.Por el uso que le dio a la trasera de esta majestuosa construcción.

    Un beso feliz domingo Carmen.

    PS:ya estamos en la recta final del curso;(

    ResponderEliminar
  8. Pues qué curioso, viendo el edificio de frente, no imaginaría en absoluto cómo resulta la fachada trasera. Sorprendente y bellísimo edificio.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Ciertamente que me gusta más la fachada trasera, al igual que me ocurre con las galerías de "La Marina" coruñesa que no son otra cosa que la parte de atrás de las casas cuyas fachadas no dan al mar, sino a la Rúa Rego de Auga.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  10. Voy a coincidir con los compañeros respecto a la fachada posterior, no ya por su acristalamiento, sino por esa forma curva, semicilíndrica que rompe la monotonía de lo recto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Creo que todos pensamos que la fachada posterior es simplemente sorprendente.

    Besos Carmen

    ResponderEliminar
  12. Llevo tiempo leyendo tus entradas sobre la fascinante historia que rodea a Béjar, hoy puedo admirar lo que todavía se conserva de su arquitectura gracias al saber hacer del arquitecto catalán B. Guitart, dan ganas de hacer la maleta y emprender una escapada para conocer Béjar.
    Cariños en abrazos.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  13. Muy buena la arquitectura de este edificio, sobretodo la fachada trasera que da el jardín, esos ventanales presentan unos preciosos miradores hacia la zona ajardinada.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Has cerrado tus entradas dedicadas a Guitart, presentándonos un edificio espectacular en su fachada principal y realmente fantástica la trasera. Gracias Carmen por tan buena aportación para que sigamos conociendo Béjar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Dos características me traen el recuerdo de que el señor Guitart fue, en la lejanía, un integrante más de aquel grupo de arquitectos modernistas catalanes que ya entraban en otra época. Por un lado, los aleros tan queridos por Doménech i Montaner. Por otro las sorprendentes fachadas traseras de cristal y a veces también de metal, pura visibilidad, que fueron seña de Antonio Gaudí en muchas de sus obras más conocidas y que merecen una entrada propia.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre los maestros de Benito Guitart Trulls en la Escuela de Arquitectos de Barcelona se encontraba Domenech i Montaner, así es que llevaba el modernismo en las venas nuestro arquitecto municipal. Otra cosa es que aplicase esos conocimientos estilísticos a los edificios públicos y privados que le encargaron por estas tierras. Más bien se adaptó a los estilos y materiales autóctonos, dejando el modernismo relegado para ejemplos concretos.
      Un beso

      Eliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Esa casa es una joya Carmen. Te hace levantar la mirada cada vez que paso por ella.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Muy curioso y un auténtico capricho el diseño de este edificio de difícil mantenimiento. Se nota que, aparte de arquitecto, el Sr Guitart estaba metido en el negocio de las estructuras metálicas.

    Al igual que las anteriores me ha resultado muy interesante esta entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Magnífico Edificio que bien ha merecido una restauración. Bss

    ResponderEliminar
  20. Uno de los edificios más curiosos de Béjar con esa renacer de las arquitecturas regionales o lugareñas que nos citas y que llevaron a la burguesía española a construir casas y palacetes tan curiosos como este.

    Muy interesante.

    Un beso

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.