19 de julio de 2015

La Unión Deportiva Béjar: historia de un club casi olvidado (2ª Parte)

Autor: Óscar González Hoya
Publicado: Revista de Ferias y Fiestas de la Cámara de Comercio, 2013.


Analizando el primer balance económico de la Unión Deportiva Béjar destacamos unos ingresos de 24.743,15 pts. contra unos gastos de 24.682,20 pts., por lo que se obtiene un saldo positivo de 60,95 pts. No voy a analizar de forma íntegra el capítulo de gastos e ingresos porque de lo contrario nos extenderíamos de forma excesiva. El dinero provenía de las entradas de los partidos, las aportaciones de los socios y de otras fuentes, como el propio ayuntamiento, que donaba 5.000 pts. anuales, y socios de peso, por ejemplo don Emilio Muñoz con la misma cuantía, o anónimos, como las 4.335 pts. que cita el Béjar en Madrid de cuenta de diversos particulares. Los gastos se refieren a los viajes del equipo, la compra de balones, botas, bombas para hinchar los balones y parches ante posibles pinchazosobras para agrandar el campo, etc. 

Escudo de la Unión Deportiva Béjar en un pin de la época

Los resultados fueron favorables al quedar la UDB campeona provincial de fútbol en junio de ese año [1]. Buenas perspectivas se abrían para la siguiente temporada. Además se procedió al cambio de la junta directiva[2]:
Presidente: Lázaro Calzada.
Vicepresidente: José Gómez Rodulfo y Jesús García Téllez.
Tesoreros: Luis Díaz-Trías.
Secretario: Ángel García Sánchez.
Vocales: Higinio Cascón, Felipe Gutiérrez, Enrique García Fernández, Francisco García Cascón, Francisco Cano, Ángel Martín, Clemente Sánchez y Máximo Campos.

Portada que dio a este artículo La Futbolteca

También se fichó a nuevos jugadores, con lo que la alineación quedaba de la siguiente manera: de porteros, Capilla y Panadero; de defensas David, Becerra y Carbajo; y como delanteros Guinaldo, Maera, Jerónimo, Merino, Venancio, Jaro, Paco y Millán.

Como decimos, a juzgar por estos nombres nos daremos cuenta de que el equipo estaba impulsado y apoyado económicamente por la burguesía textil bejarana. Por desgracia en la actualidad no tenemos un tejido empresarial tan amplio, puesto que la mayor parte de las fábricas textiles, florecientes entonces, ya han desaparecido. Se vivían momentos duros, pero nuestra ciudad tenía futuro porque poseía una industria pujante. Hoy por hoy no podemos decir lo mismo. La crisis ha acrecentado nuestra precaria situación. Nos hemos convertido en un banco a la deriva que se precipita peligrosamente hacia el abismo.


La apertura de la temporada se hizo en Béjar, ganando nuestro equipo. En enero de 1944 se celebró el primer partido oficial entre la UDB y el Salamanca con el resultado de empate a 3, siendo la alineación Panadero, David, Becerra, Carbajo, Medinilla, Leoncio, Perrico, Maera y Mandín. El segundo partido oficial fue en el campo del Calvario en Salamanca con el resultado de Ciosvin 0- UDB 2 [3]. Esta victoria fue anunciada en el Béjar en Madrid con el siguiente titular: “Sabemos jugar y ganamos”. El corresponsal de Salamanca afirmó que “¡Este no es el equipo de Béjar! ¡Este es un equipazo!” y que “el equipo contrario no fue más que una sombra al lado nuestro”.

A partir de ese momento la sección dedicada al fútbol en el Béjar en Madrid contará con la pluma de Arsenio Muñoz de la Peña, quien en ese mismo enero nos habla de la rivalidad entre la UDB y el Salmantino. “El tema del fútbol sigue absorbiendo la atención del público bejarano: el esperado encuentro de mañana es la comidilla general”, afirma, haciendo una entrevista a los distintos miembros de la directiva y jugadores sobre el posible resultado de tan esperado partido [4]. En ese mismo escrito se daba noticia de que la UDB iba a participar también en el Campeonato Nacional de Aficionados, una competición que se jugaba entre ocho clubes de la provincia. El campeón se enfrentaría a los vencedores de las diferentes provincias españolas y cada partido era una eliminatoria, celebrándose la final mediante el “sistema de ida y vuelta”.

Nuestro equipo sufrió una dura derrota ante el eterno rival, el Salmantino, cayendo por 4 a 0. El titular del Béjar en Madrid [v] es elocuente: “Vencidos por la desgracia antes que por el Salmantino”. Si tenemos en cuenta lo ocurrido antes del encuentro podemos afirmar que el partido estaba perdido antes de celebrarse: un referente importante del equipo como David se lesionó en el entrenamiento del viernes previo al encuentro, Becerra tampoco pudo jugar puesto que una desgracia familiar le impidió viajar y el colmo de las desgracias ocurrió a la llegada a Salamanca, donde el autobús se estropeó a 4 km de la capital, obligando a los jugadores a acudir al campo andando.


Los resultados no fueron mejores en el Campeonato Nacional de Aficionados al perder la UDB frente al Escolar 1 a 2. Sin embargo el partido se invalidó porque el rival jugó con jugadores que no habían sido fichados y, por tanto, fue descalificado y se otorgó la victoria al equipo de Béjar [6]. En el siguiente encuentro la UDB ganó al Ibérico por 2 a 3, quedando el equipo finalista [7]. La alineación estuvo compuesta por Lucas, David, Becerra, Antigüedad, Perico, Mandín, Burgos, Leoncio, Maera, Antonio y González. La directiva se muestra crítica con la afición porque afirma que no es generosa económicamente con el equipo. Como ya he comentado la situación del club era delicada y siempre se buscaba el apoyo de los socios. Los duros años 40 impedían, por desgracia, la generosidad. Para suplir esta falta de sustento se organizaron bailes en el Novelty y el Obrero con motivo del futuro partido con el Salmantino.

En fechas posteriores se celebran tres encuentros que se saldarán con derrotas en todos los casos.
1-Final del Campeonato nacional de Aficionados: UDB 2- Salmantino 3 [8].
2- Final del Campeonato Nacional de Aficionados: Salmantino 4- UDB 1 [9].
3- Fútbol en Plasencia. Plasencia 4- UDB 2 [10].

Ante tal cúmulo de derrotas se afirma: “Vamos a Salamanca y tenemos que jugar con árbitros de Salamanca. Vamos a Plasencia y tenemos que jugar con árbitros de Plasencia. ¿Por qué cuando vienen aquí los contrarios no jugamos con un árbitro de Béjar?”. La rivalidad provincial entre Béjar y Salamanca siempre ha sido una constante.

La racha pareció cambiar un tanto en los partidos amistosos que se jugaron a continuación contra el Arenas (5-2), el Plasencia (7-0), el Frente de Juventudes de Salamanca (9-0) y Los Gallegos, el equipo salmantino semifinalista del Campeonato Nacional de Empresas (2-1). Este último encuentro se jugó en el ámbito de las fiestas de la patrona de la Colonia Catalana de Béjar, la Virgen de Montserrat [11]. Después de la guerra, la industria textil catalana quedó dañada por las consecuencias de la contienda, lo que motivó el asentamiento de empresarios, técnicos y trabajadores en la ciudad ante la pujanza de nuestra industria, bien para crear nuevas empresas o trabajar en otras fábricas. Para conmemorar estas fiestas el equipo hizo una visita al santuario de Nuestra Señora del Castañar, se entregó un ramo de flores a la madrina de las fiestas, la señorita Vivens, y se celebró un baile en el desaparecido Hotel Comercio.

El resultado del partido contra el sempiterno equipo rival, el Salmantino, se saldó con una sonora victoria: UDB 4- Salamanca 1 [12]. Destacamos la alineación: Valderrama, David, Becerra, Ortega, Leoncio, Maera, Sixto, Marzá, Ciriaco, Navarro y Sánchez. Durante los siguientes encuentros el Béjar arrasó ganando todos los que restaban a la temporada.

Continuará




[1] “Béjar, campeón provincial de fútbol”. Béjar en Madrid, nº 1.109 (05/06/1943).
[2] Béjar en Madrid nº 1.134 (27/06/1943).
[3] HERRERO, Gaspar: “Sabemos jugar y ganamos”. Béjar en Madrid nº 1.141 (15/01/1944). Por entonces se abre una sección fija en el semanario llamada “Fútbol de Campeonato” que los bejaranos siguen con atención.
[4] MUÑOZ DE LA PEÑA, Arsenio: “Fútbol”. Béjar en Madrid nº 1.143 (29/01/1943).
[5] Béjar en Madrid nº 1.144 (05/02/2014).
[6] Béjar en Madrid nº 1.145 (12/02/1944).
[7] “¡Béjar, finalista!”. Béjar en Madrid nº 1.146 (19/02/1944).
[8] Béjar en Madrid nº 1.147 (26/02/1944).
[9] Béjar en Madrid nº 1.148 (04/03/1944).
[10] Béjar en Madrid nº 1.149 (11/03/1944).
[11] “Fútbol amistoso. Buen ambiente y mal juego”. Béjar en Madrid (06/05/1944).
[12] “Campeonato provincial de futbol. Justa recompensa. Béjar 4 Salamanca 1”. Béjar en Madrid nº 1.159 (20/05/1944).

14 comentarios:

  1. Comparto plenamente el diagnóstico, aunque mejor diría pronóstico, sobre el futuro de Béjar. En mi opinión, esa misma pujante burguesía bejarana que impulsó este equipo de fútbol es la que, con una increíble estrechez de miras, fue cavando la fosa en la que se está hundiendo la ciudad.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Todos los equipos de futbol, que se precien tiene periodos de grandeza y de hundimiento...y este equip por lo que se ve, tuvo un periodo de esplendor y otro de caída en picado.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pero la fe es lo último que se pierde ya se sabe que en este tipo de deporte que hay una rivalidad y un pulso tiene que haber ganadores y perdedores y ademas que están expuestos a más tensión por los aficionados.

    Esta interesante y a ver que nos depara la siguiente entrada.-Veo que hay un apellido conocido entre los vocales,(Cascón)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me hace gracia la tercera foto me ha recordado las misma camisetas del CF Amposta.
    A la vez me doy cuenta que como todo club futbolista tenía sus dificultades.
    Bueno un buen recuerdo de lo perdido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Un análisis lúcido para quienes consideran algo menor los sentimientos que aglutina un equipo vencedor y el sentido de derrota experimentado cuando no funciona.

    ResponderEliminar
  6. Como han cambiado las cosas. Vavá pichichi con 19 goles. Eso quiere decir que antes las fuerzas estaban más equilibradas y solo rompian la igualdad jugadores como Di Stéfano o Kubala.

    ResponderEliminar
  7. BUENAS NOCHES CARMEN
    GRACIAS POR ACORDARTE DE MI AMIGA.
    YA VOY A VENIR CON TIEMPO A LEER TUS MARAVILLOSAS Y TAN BIEN DOCUMENTADAS PUBLICACIONES.
    TE MANDO UN BESO GRANDE.

    ResponderEliminar
  8. Como la vida misma: rachas favorables y desfavorables.

    ResponderEliminar
  9. Si es que también en los equipos de fútbol hay crisis, pero se remontan.

    Disculpa, Carmen, por haber estado tan ausente en los últimos días. Demasiadas cosas que preparar, y no llegaba a todo. Pero bueno, al fin me tomo una semanita de vacaciones y podré estar más pendiente.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. O sea que el derbi allí era con el Salmantino. Difícil rival, que parece le tenía tomada la medida, pero ya se sabe que ante los grandes los pequeños se crecen a veces, como en ese partido final con resultado de 4-1.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Los equipos pequeños lo tienen muy crudo para sobrevivir. y mas hoy que el futbol es un negocio de mucho dinero. Y al equipo bejarano le ha pasado lo que a la ciudad, que tuvo tiempos muy buenos y es una pena como está. La rivalidad entre equipos de la misma autonomía siempre ha existido y seguirá, recuerdo cuando jugaban Cáceres y Badajoz que se ponian a escurrir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Hola Carmen:

    Volviendo por estos rumbos. Muy interesante lo del equipo. Hay períodos de grandeza y luego el olvido total, incluso por sus mismos fanáticos-

    Besos. El lunes volvemos

    ResponderEliminar
  13. Por siempre los equipos de fútbol arrastran historias ricas en anécdotas y vivencias de encuentros y desencuentros porque así es el deporte.
    Muy interesante siempre lo que publicas porque enriqueces la culturas de todos tus visitantes.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  14. Los equipos de futbol locales siempre han sido referencia histórica, cultural y social de la población, que mantenía vivo el orgullo de equipo y de que tu nombre sonara en otros lugares. Por pequeña que sea esta historia de la Unión Deportiva Béjar, siempre será una gran historia.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.