12 de julio de 2015

La Unión Deportiva Béjar: historia de un club casi olvidado (1ª Parte)



Autor: Óscar González Hoya
Publicado: Revista de Ferias y Fiestas de la Cámara de Comercio, 2013.


En 2012 nos llegó al correo del blog una consulta curiosa. Desde la página web La Futbolteca inquirían sobre el club de fútbol desaparecido de la Unión Deportiva Béjar y, sobre todo, por su posible escudo. “Tenemos los de todos los equipos de fútbol que han jugado en Primera, Segunda y Tercera división, pero nos falta el de Béjar”. A partir de ahí se preguntó a distintas personas que hubiesen tenido que ver con este deporte en Béjar y, si escasas eran las noticias sobre este antiguo equipo, menos pistas aún podían darnos del escudo. Hasta que nos encontramos con Paco Tejeda y él, con su simpatía y buen hacer, acabó desentrañando el misterio: un antiguo jugador de fútbol conservaba una pequeña insignia. Se tomó de ella una fotografía y se reenvió a la página web con la suerte de que tuvieron a bien hacernos llegar el diseño que hoy reproducimos en este artículo. La investigación no podía quedarse ahí y decidí continuar rastreando en las páginas del semanario ‘Béjar en Madrid’, del cual se surte el siguiente artículo.

 Pin sobre el que la web Futbolteca pudo diseñar el escudo de la UDB


Las fotografías antiguas que lo ilustran son posteriores, la mayoría de los años 50 y 60, del periodo del Béjar Industrial, y nos las ha prestado el ArchivoFotográfico y Documental de Béjar, a quien damos las gracias por ello.



De la derrota a la victoria


En Béjar si hablamos de fútbol nos referimos siempre al club deportivo Béjar Industrial, obviando la existencia de uno previo denominado Unión Deportiva Béjar o Unión Deportiva Bejarana. En este trabajo les relataré el origen y los avatares surgidos en torno a este equipo de fútbol.


Corría el año 1943 y en el hoy desaparecido Béjar en Madrid, concretamente el 20/02/1943[1], aparecía: 


 «En la imposibilidad de citar a una junta general, por no contar con un lugar adecuado, creemos de nuestro deber dar a conocer a nuestros socios y afición bejarana, un resumen de nuestra actuación hasta la fecha, con el movimiento de caja de nuestra sociedad deportiva.

Hace poco más de seis meses fue creada por un grupo de entusiastas bejaranos convencidos de la necesidad de los deportes en la educación de la juventud, la Unión Deportiva de Béjar».


Los primeros pasos de la Unión Deportiva Béjar (a partir de ahora UDB) no parecían los más satisfactorios a juzgar por los inconvenientes que en el mismo artículo se sugieren: 

 Escudo del Béjar Industrial


1.  Necesidad, como es lógico, de un campo de fútbol de propiedad municipal. Para ello se hacía preciso seguir los trámites de rigor y lograr la colaboración entre el Ayuntamiento y la nueva sociedad deportiva. Esto no supondría ningún problema porque los integrantes de su junta directiva estaba formada por empresarios textiles bejaranos al igual que el consistorio. Es preciso recordar que la guerra civil había terminado hacía cuatro años sin que nuestra ciudad sufriese las duras adversidades surgidas de una guerra abierta, al encontrarse en la zona sublevada o también denominada nacional desde los inicios del conflicto y lejos de los grandes frentes. A su vez, el resultado de la guerra fue positivo desde el punto de vista económico para la ciudad, puesto que nuestra industria abasteció, durante la guerra y después de ella, al bando vencedor ante la desaparición momentánea de la industria textil catalana producto del propio conflicto y de sus consecuencias. El desarrollo económico, no siempre bien repartido, impulsó la creación de este equipo. Además el fútbol se usaba como válvula de escape para desviar los problemas y las dificultades por las que pasaba la clase obrera. Se sufrían hambre y penurias, pero el fútbol hacía olvidar los males, al menos momentáneamente. 


2.  Ya se tenía el campo, pero para jugar al fútbol era necesario que la cancha tuviese una caseta, un sistema de drenaje de aguas y, a su vez, era preciso equipar a los jugadores con la correspondiente vestimenta y calzado. Por ello se hizo un llamamiento a los “buenos bejaranos” (imaginamos que hacían alusión sobre todo a los fabricantes) para que realizasen aportaciones monetarias a la causa. Es preciso matizar que en un primer momento el campo estaba situado en los terrenos actualmente ocupados por la Escuela Superior de Ingeniería -una mera explanada de tierra- y, posteriormente, se trasladaron al actual campo de Mario Emilio. 

 Fotografía antigua del segundo campo de fútbol de Béjar (actualmente en el mismo lugar)


3.  El siguiente objetivo era contar con el mayor número de socios posibles para hacer frente a los gastos y celebrar partidos.


Se comienza jugando algún partido amistoso contra equipos de la zona, como el Plasencia, el Navalmoral o el Fuentes de Béjar, y alguno oficial contra el Ciudad Rodrigo. Ya desde el principio se hace alusión al escaso apoyo del público, al darse de baja muchos socios, y a la precaria situación económica del club, similar a lo que ocurre en la actualidad con el Béjar Industrial. Era el presidente honorario en estos momentos don Emilio Muñoz.

Continuará





[1] Béjar en Madrid, nº 1.094 (20/02/1943).

11 comentarios:

  1. A cualquier ciudad, le gusta tener un equipo de fúbol que lo represente, la dificultad estriba en el sostenimiento económico.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Esto es lo bueno de Internet que uno hace revivir un pasado e buscar información sobre él, ya ves por donde la Unión deportiva Béjar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Duros comienzos pero la ilusión que había ya era suficiente motivo para buscar soluciones...

    - La Unión Deportiva de Béjar, tiene que mantener bien alto el nombre del equipo por lo que a sus antecesores les costo tantos contratiempos.

    Nos seguimos pasando para saber un poco más de estas iniciativas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Si, si.
    Se va a olvidar algo de Historia Bejarana.
    Sea de algún Ilustre paisano o de un equipo de futbol.
    Estando Carmen por ahí.

    Tenéis esa Gran Suerte.

    manolo

    ResponderEliminar
  5. Every successful person must have a failure. Do not be afraid to fail because failure is a part of success.

    ResponderEliminar
  6. Siempre hay buenos aficionados que nos regalan historias de nuestra Historia que parecían perdidas. Felicidades por el rescate de ésta.

    ResponderEliminar
  7. Me ha hecho gracia ver esa fotografía en que el primer plano es un auténtico "tendido de los sastres" desde el que ver gratis el partido de fútbol. Parece que no se limitaban a ir a píe, también lo hacían en coche y hasta en autobús.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. ¡Carmen, que pases un feliz día de tu santo!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hola Carmen hoy paso por aquí para dejarte mis deseos de felicidad.
    Feliz día del Carmen
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Veo que en ambos escudos es recurrente la presencia de esas cinco ¿abejas?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy observador, Desde la Terraza. Todos los escudos de los clubes de fútbol de Béjar lucen cinco abejas porque ese número y no otro de este insecto aparece en el escudo de la ciudad. Tampoco se rompieron mucho la cabeza. La apicultura era una actividad corriente en los montes bejaranos desde antiguo. Es por ello por lo que es posible que nueve abejas figurasen en el escudo de la Villa y Tierra de Béjar, y que la villa en la Edad Media según la documentación llevase el sonoro nombre de Colmenar. De las nueve originarias se pasó a cinco como símbolo heráldico que aún se conserva.
      Un saludo

      Eliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.