5 de julio de 2015

Otros miembros de la Casa de Zúñiga, aquí y "al otro lado"



        Autor: Jorge Zúñiga Rodríguez

        Doña Teresa de Zúñiga y Manrique de Lara, III duquesa de Béjar y mujer extraordinaria, dejó establecido que el título y el mayorazgo de Béjar quedaban adscritos en adelante a los sucesores primogénitos del linaje Zúñiga, quienes al asumirlo debían anteponer al apellido el nombre de Diego López de Zúñiga, primer señor de Béjar y fundador del mayorazgo en 1397.



Sección Nobleza AHN, Toledo, donde están los documentos del mayorazgo de Béjar

         Esta disposición se cumplió hasta 1777, en que al fallecer sin descendencia el XII duque de Béjar, Joaquín Diego López de Zúñiga Sotomayor Castro y Portugal, heredó el título su sobrina María Josefa de la Soledad Pimentel y Téllez-Girón, condesa-duquesa de Benavente, casada con el duque de Osuna, tras largo pleito con otra pariente, Catalina de Portugal y Ayala, duquesa de Veragua y condesa de Gelves, que tampoco llevaba ya Zúñiga como primer apellido.



  María Josefa Pimentel y Catalina de Portugal

      López ya había sido agregado en el siglo XIII al nombre de Diego López de Stúñiga, en honor de su abuelo materno Diego López de Haro, señor de Vizcaya y participante con su padre Alonso de Stúñiga en la batalla de Las Navas de Tolosa, y en el siglo XVII aparece en la familia de Diego López de Zúñiga y Velasco, marqués de Baides y conde de Pedrosa del Rey, por estar ambos territorios ligados al mayorazgo de Béjar.


  Vista de Baides y escudo del municipio, que es el de los Zúñiga duques de Béjar

        De Francisco López de Zúñiga y Meneses, IV marqués de Baides y conde de Pedrosa, que fue gobernador de Chile entre 1639 y 1646, desciende en línea directa Juan Pablo López de Zúñiga Caro, nacido en 1963 en la ciudad-balneario de Viña del Mar, región de Valparaíso, y residente actualmente en la capital, Santiago de Chile, con su familia. 

  Juan Pablo López de Zúñiga y Caro, Chile

      La línea de ascendencia del empresario chileno está documentada en estudios formales de historia y genealogía, como los expuestos en la serie de tres volúmenes Familias Fundadoras de Chile (varios autores, Editorial Universitaria 1992), por lo que no sería impensable que de cumplirse fielmente lo dispuesto por doña Teresa, algunos títulos de nobleza relacionados con Béjar pudieran el día menos pensado venirse al otro lado del Charco.
     



Familias Fundadoras de Chile 1540-1700, I-III vols., Ed. Universitaria 1992

15 comentarios:

  1. Españoles por el mundo. En este caso, bejaranos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Con que rigor se ha conservado esta documentación hasta nuestros días, resulta chocante ver un miembro de esta raiz y con un pasado tan nobiliario.Ver esta foto .y, con una postura tan sumamente cercana...-Como se suele decir que la nobleza obliga(...).

    Un abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Curiosa historia está de la expansión de la parentela Zúñiga de Béjar al otro lado del charco, algo común entre la noblezas de la época´. Veo difícil aún así que los títulos pudiesen pasar a Chile en caso de faltar descendencia pues algún otro familiar patrio tendría más fácil conseguir la sucesión, aunque su parentesco fuese incluso más lejano.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada señora, con todo respeto le digo a usted que ,ante la expansión de las sangres hispanas , derramadas por el mundo, creo y estoy cierto como pariente sanguíneo en línea por varonía -de mi distinguido antepasado don Francisco López de Zúñiga y Meneses y demás familiares que han estudiado a fondo temas de linaje , y claramente doña Teresa así lo dispone en su testamento.Respecto del Ducado de Béjar por ejemplo.

      Eliminar
  4. Cuando no hay descendientes directos siempre y mas tratándose de un titulo atribuirlo a la persona adecuada, pero mira por donde pueda ser al chileno.
    Interesante la historia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, podría ocurrir, dado que el árbol genealógico está claro. Todo se andará.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué diferencia en las formas de posar entre los antiguos y los modernos! Buena semana.

    ResponderEliminar
  7. Boa tarde, sua partilha é excelente, todos os dias estamos aprender, hoje aprendi ao passar por aqui.
    AG

    ResponderEliminar
  8. Al establecer la disposición de que los herederos antepusieran, el nombre y apellidos del primer fundador, garantizaba la perpetuidad de esos apeliidos que tan ligado estaba a ese linaje.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Buen administrador de la tarde, su blog es muy bonito diseño y contenido muy elegante, una vez, tengo mucho conocimiento de su blog, gracias. Le deseamos éxito siempre.
    Mi mensaje, mantenga el pensamiento positivo, porque la bondad está llegando ahora, mañana y siempre.

    ResponderEliminar
  10. Lo que nos cuenta el amigo Jorge Zúñiga da que pensar. Entre otras cosas, en que hay un hilo invisible que por muchos intereses que intenten romperlo sigue uniéndonos allá y acá.

    Ana Mª Ferrin Jaraquemada

    ResponderEliminar
  11. Estimada señora Carmen y seguidores de Pinceladas: Lamento el bochorno provocado por la foto en cuestión, me disculpo por no haber discernido entre otras mejores al incluirla en el artículo, y reitero lo que he dicho anteriormente sobre el buen criterio de los comentarios que no tienen por qué ser obsecuentes (los leo permanentemente y aprendo mucho) Muy atentamente, Jorge Zúñiga Rodríguez, Santiago de Chile

    ResponderEliminar
  12. Si así lo acredita, pues tenga el título quien deba.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Llego tarde a todos los sitios pero llego. No se por qué este apellido me gusta. Será la fonética. He aprendido algo más sobre esta familia gracias a tus reportajes siempre minuciosos y cuidados, por otra parte nada fáciles de escribir. Bss

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.