23 de agosto de 2015

Preocupación por el estado de la torre- campanario de San Juan Bautista


Hace unos años en el Béjar en Madrid advertimos del mal estado de la torre-campanario de la iglesia de San Juan Bautista de Béjar. Construida según todos los indicios en la época de la repoblación, es decir finales del siglo XII o principios del XIII, su aire tosco, sus cimientos pétreos y su posición, emplazada en uno de los lugares más elevados de la villa, sugieren una función defensiva originaria. De hecho, la colocación de los campanarios bejaranos prácticamente en línea este-oeste (San Juan, San Gil, El Salvador, Santa María y Santiago) les confieren una función auxiliar a las líneas de muralla elevadas para controlar las posiciones adyacentes y el castillo- palacio de los duques de Béjar en la Plaza Mayor. Una ventana con perfil lobulado ha llevado a algunos investigadores desde tiempo antiguo a clasificarla dentro del apartado de la arquitectura musulmana aunque de ello no haya referencias documentales

Cuerpo de campanas de la torre

Su estado de conservación, francamente preocupante, llevó ya a finales del siglo XIX al arquitecto municipal Benito Guitart Trulls a realizar un informe negativo de esta torre y de otras iglesias bejaranas. Desde entonces muchas han sido las voces que se han alzado en diferentes medios de comunicación sobre su deterioro. Es por ello que hace unos años la parroquia recurrió a un examen técnico que arrojó el visto bueno y la colocación de una serie de "testigos" o rellenos de masa en una de sus grietas para advertir posibles empeoramientos en la construcción.

Torre de San Juan (2011)

Germán Sánchez, licenciado en geología, nos ha enviado un correo electrónico con un pequeño texto y unas fotografías comparativas de la torre preocupado ante lo que parece un empeoramiento en su estructura:

"Se quiere poner de manifiesto el mal estado de la torre-campanario de la iglesia de San Juan. Hace algunos años se colocaron testigo de yesos en las evidentes grietas de trayectoria vertical que presentaba. A mi entender esos testigos no están colocados de manera correcta, ya que lo lógico sería colocarlos de forma perpendicular a la grieta  y en cambio se han dispuesto en forma de "pegote" y en sentido longitudinal a la misma. Recientemente he detectado un "abombamiento" en el cuerpo inferior izquierdo (vista desde calle Mateo Hernández), en lo que parece una zona reparada antiguamente pero que se abre en la actualidad y con un giro en algunos de los bloques. En la comparación con fotos del año 2011 se hace evidente. Este tipo de fábrica está concebido para trabajar a compresión y es muy sensible a cualquier situación que altere su estado inicial y naturalmente las cargas de los cuerpos superiores de la torre colaboran en la desestabilización de la estructura inferior. Desconozco el origen de las grietas verticales pero que junto a la aparente "arenización" del granito hace que las fábricas del cuerpo inferior estén en condiciones de equilibrio algo precarias. No soy experto en estas artes pero me alarma la situación, que lejos de estar controlada, parece que esté abandonada a su suerte. Alguien deberá hacerse responsable y tomar las acciones oportunas realizando los informes técnicos para averiguar la(s) causa(s) y acometer las medidas de consolidación necesarias."

Juzgad vosotros mismos

Estado de la fábrica en 2011

Campanario en 2015

Campanario 2015



17 comentarios:

  1. La cosa no pinta bien. Como no hagan algo los responsables de mantener el patrimonio artístico y cultural, os quedáis sin torre. Las grietas, la desagregación de los componentes del granito y la chapuza en forma de yeso mal puesto son preocupantes.
    Suerte, que hará falta.

    ResponderEliminar
  2. Esperemos que a quien le corresponda, tome cartas en el asunto y pronto, porque sería una verdadera lástima que un edificio así se fuese degradando sin remedio

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pues están a tiempo de tomar una solución a este evidente deterioro del campanario como apunta la observación de Germán.

    Ojalá sea pronto porque estas estructuras y el material tan poroso son muy puñeteras cuando se resquebrajan por varios puntos.

    Un abrazo feliz domingo.

    ResponderEliminar
  4. Hace 30 ó 35 años recuerdo que ya hubo problemas con esa esquina y creo que se hizo una reparación. El callejón que va hacia la calle Mansilla estuvo cortado un tiempo. Me acuerdo incluso de las conversaciones de la gente haciendo cábalas de hacia donde caería. Porque se daba casi por seguro que iba a caer.

    ResponderEliminar
  5. Mi opinión como experto en nada y desconocedor de todo es que, con el tiempo y si no se hace nada, caer, caerá. La cuestión, por tanto, es saber cuándo caerá y encima de quién lo hará.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  6. Espero que la advertencia no caiga en saco roto, y que se tomen medidas pronto. Sería una tragedia acabar perdiendo tanto patrimonio por descuido e incompetencia.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Hola Carmen:

    En mi Casarrubios la torre de la antigua Iglesia de San Andrés, la iglesia original del pueblo, está en condiciones similares. Lo peor de todo es que la torre se encuentra al lado del colegio, así que te imaginas la situación.

    Ojala tomen medidas, tanta para está torre de Béjar, como para la Torre Mocha (así se le llama ahora a la del pueblo)

    Besote

    ResponderEliminar
  8. Querida Carmen, la despreocupación de esa lugar que contiene la palabra cultura de forma genérica, ¡ah, ya recuerdo! es ministerio,es tan absoluta y vergonzosa que deben ser los propios ciudadanos y las corporaciones locales las que cuiden de la restauración de importantes lugares u obras de arte, en cualesquiera de sus manifestaciones, con el consiguiente trabajo nunca agradecido y aportaciones que deben ser generales y no locales. Esta torre, preciosa y con unos años tras ella que deben ser cuidados DEBE OBLIGATORIAMENTE SER RESTAURADA Y REFORZADA EN SUS CUATRO CUERPOS. Hágase una solicitud para que tales trabajos se lleven a cabo y por el medio que fuese más conveniente envíese a todos los ciudadanos de España, ayudaremos todas las personas que amamos nuestra cultura e historia.
    .
    Un gran y cariñoso abrazo, querida Carmen.

    ResponderEliminar
  9. Pues espero que se lo tomen en serio y que hagan las reparaciones apropiadas antes que se agriete más la bonita torre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Es una pena que no sepamos valorar el patrimonio que tenemos y demos importancia a cosas que en realidad no tienen ningun valor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Es evidente que hay riesgo de derrumbe. Esperemos que se intervenga lo antes posible, aunque las cosas de palacio van despacio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Habrá que pasar por ahí con cuidado. Espero que tomen una decisión y pronto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Muy mal aspecto tiene, espero que no esperen al derrumbe. Saludos

    ResponderEliminar
  14. Qué sensación de solidez dan las primeras imágenes de la torre. Y qué importantes son los registros del geólogo, que hacen apreciar la preocupante sensación que provoca la prolongación de las grietas y los abombamientos, incluso para quienes somos legos en el tema.
    No tengo dudas de que se tomarán medidas, querida Carmen. El tema es demasiado serio.

    ResponderEliminar
  15. La última fotografía es para alarmar, Ya no se trata de la pérdida del patrimonio, sino del peligro que podría causar si colapsara. Parece sólida, sí, pero ¿realmente lo es?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Se han presentado dos escritos, uno en el Ayuntamiento y otro en el Servicio Territorial de Cultura de la Junta en Salamanca, denunciando el mal estado de la torre. Esperemos que den resultado y se pongan a evaluar el problema. Ya os iré informando.

    Germán SG

    ResponderEliminar
  17. El Ayuntamiento de Béjar responde al escrito diciendo que los técnicos de la propiedad ya están estudiando el estado de la torre campanario.

    Germán SG

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.