4 de enero de 2016

Cinco referencias rimadas a la heráldica de los duques de Béjar



Autor: Jorge Zúñiga Rodríguez


La primera alusión versificada al emblema que más adelante identificará a los duques de Béjar aparecería en el manuscrito titulado Becerro de las Behetrías de Castilla, mandado a redactar entre 1350 y 1366 por el rey Pedro I (el Cruel) a solicitud de las Cortes de Valladolid. El códice tenía por finalidad inventariar a la nobleza castellana y delimitar sus derechos frente a los del rey y los del pueblo.

Primera página del manuscrito Behetrías de Castilla y edición de 1891

El texto, impugnado por algunos por no corresponder al lenguaje de la época, describe la enseña de los miembros del linaje que participaron en la batalla de Las Navas de Tolosa (1212): Vi en campo de limpieza –cerca del muy alto carro – la banda de fortaleza –con cadena de nobleza –y sangre del rey navarro. Y que con la cruz preciosa –en las Navas de Tolosa –se ganaron en un día –cuando Zúñiga vencía –con su lanza victoriosa. El campo de limpieza se refiere al fondo plateado del escudo, que en versión de bandera se reemplazaba por el blanco. 


 Batalla de Las Navas de Tolosa, óleo de Fco. de Paula Van Halen y Gil 
en el Palacio del Senado, Madrid 


La segunda, en orden cronológico, es la que aparece en las Coplas de la Panadera, composición satírico-poética atribuida tradicionalmente a Juan de Mena o a autor anónimo. Parece ser, no obstante, que su autor sería el mariscal de Castilla Íñigo Ortiz de Stúñiga, que ocupa una estrofa de la obra para referirse a la participación del ejército de su hermano Pedro de Estúñiga, conde de Plasencia y II señor de Béjar, en la primera batalla de Olmedo (1445): La de Estúñiga, que era –escuadra bien conveniente, -la mitad de la su gente –sabe Dios lo que quisiera. Mas, como gente granjera –de su señor natural, -con ardimiento leal –acompañó su bandera (El tono mordaz de las Coplas de la Panadera es acorde con el de la Crónica Burlesca del Emperador Carlos V, de Francés de Zúñiga)    

 Batalla de Olmedo según la serie Isabel

La tercera se encuentra en la Glosa a las Coplas de Jorge Manrique, del poeta y corregidor de Burguillos del Cerro (propiedad de los duques de Béjar) Alonso de Cervantes, publicada en Lisboa en 1501 y dedicada a la poderosa familia Zúñiga (Jorge Manrique era primo de Álvaro I de Zúñiga, a quien ayudó en la recuperación del priorato de San Juan de Jerusalén para uno de sus hijos): La banda y cadena son ciertas señales –de armas y gloria de hechos nombrados; -De Zúñiga fueron los antepasados –que aquestas dejaron, por ser inmortales, -e fueron fundadas por casas reales –dignas de toda perpetua alabanza, -que agora se hallan no menos mas tales – en este que es quinto de no transversales -en quien tienen puesta muy firme su estanza (El quinto de no transversales es el duque de Béjar Alonso II de Zúñiga)

 
Retrato de Jorge Manrique
 


Ejemplar de la Glosa Famosíssima sobre las Coplas de Don Jorge Manrique en la BNE de Sevilla

La cuarta se halla en El Carlo Famoso (Valencia 1566), poema épico del pacense Luis Zapata de Chaves, mayordomo del emperador, señor de Zehel de las Alpujarras y regidor de Mérida: Aquel escudo, más blanco que nïeve, -con la gran banda negra atravesada, -que trae por orla la cadena leve, -divisa de Navarra tan preciada, -es Zúñiga, que es gente, a más que debe, -que está siempre a obrar bien aparejada; -Cuentan historias, ser de aquestos antes –del tronco de Navarra unos infantes.

  Carlo Famoso, Biblioteca Valenciana Digital

La quinta es una de las estrofas sueltas que el canónigo cordobés Luis de Góngora y Argote escribió como producto de su frecuente relación con los Zúñiga de la Casa de Béjar y la de Medina Sidonia: Muro real, orlado de cadenas, -no con otro lazo engaña –ni a otras prisiones condena, -que a la gloriosa cadena –de los Zúñiga de España (Góngora dedicó las Soledades al VI duque de Béjar Alonso Diego López de Zúñiga y Sotomayor, el mismo a quien Cervantes dedicó la primera parte de El Quijote)


 Luis de Góngora, óleo de Velázquez,
y primera página de las Soledades del manuscrito Chacón 

Los escudos y los apellidos surgieron en España en el siglo XI con motivo de las Cruzadas (no hay constancia de la participación en ellas de los Zúñiga, entonces Stúñiga), con el fin de distinguirse los nobles en las batallas y dejar asegurados sus bienes. El primer escudo del linaje tenía fondo rojo (gules) cruzado por una banda amarilla (oro), colores de la realeza navarra que en 1270 fueron cambiados por plata y negro (sable) por Diego de Stúñiga, Pariente Mayor, en señal de luto por la muerte de su primo el rey Teobaldo II de Navarra (otra versión dice que lo hizo Íñigo de Stúñiga en 1369 por la muerte de Pedro I el Cruel) Después de la batalla de Las Navas de Tolosa se agregaron los ocho eslabones de oro y finalmente, en 1485, la corona ducal de los duques de Béjar (muchos municipios de España llevan el segundo en su heráldica)


 
Primer escudo del linaje Zúñiga/Stúñiga en Navarra, 
y segundo, de los duques de Béjar, en Castilla


20 comentarios:

  1. Así da gusto. Lo he leído de comienzo a fin con el máximo interés y no porque yo tenga mayor vinculación con Béjar y sus duques que la de haber nacido en la comarca, sino porque es una historia bien contada, documentada adecuadamente y en la que se palpa la implicación emocional del autor.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. ILustrativa y documentada entrada donde se dan cita la poesía, la pintura y la heráldica. Era costumbre entre algunos escritores del Siglo de Oro acogerse a la protección de hombres ilustres como el Duque de Béjar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien relatada y documentada esta historia. saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Carmen:
    Me ha gustado mucho. Me ha parecido un cuento. Muy interesante

    Besos

    ResponderEliminar
  5. todos ellos escritores muy prestigiosos, precisamente hace unos días estuve leyendo las Soledades de mi paisano Góngora.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Resulta casi sorprendente que Cervantes no dedicara verso alguno a tan noble estirpe, habiendo dedicado a uno de sus miembros la primera parte del Quijote. Claro que, como recuerdo que ya nos contó en cierta ocasión el corto pago del duque en agradecimiento, es posible que don Miguel quedase harto y tacañería tal vengada sin ripio que poder añadir a este inventario.

    Feliz tarde, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los versos preliminares que el mismo Cervantes escribió para la primera parte de El Quijote, están los que atribuye a "Urganda la desconocida" y dicen en forma de "cabo roto": "Y pues la experiencia ense(ña) -que el que a buen árbol se arri(ma) -buena sombra le cobi(ja), -en Béjar tu buena estre(lla) -un árbol real te ofre(ce) -que da príncipes por fru(to) -en el cual floreció un du(que)....etc." Este duque, que no nombra, es Alonso de Zúñiga y Sotomayor, VI titular, a quien dedicó la obra. Sobre la tacañería del duque, que se ha escrito mucho, es cierto, puesto que los Zúñiga, siendo de natural generoso, sufrimos hasta hoy de repentinos e inexplicables ataques de cicatería. Muy acertado el comentario. Desde Chile con saludos para todos por Reyes, Jorge Zúñiga Rodríguez.

      Eliminar
  7. No se privaban los poetas de adular con sus rimas la casa de los Zúñiga, cada vez con mayores ditirambos, como si rivalizaran en demostrar su admiración por tan grandes señores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Interesante, me gusta la segunda Coplas de Panadera, me parece una buena forma de levantar la moral al ejercito.
    Feliz noche de Reyes!

    ResponderEliminar
  9. Una entrada muy interesante y documentada y que además está muy bien estructurada.
    Me ha gustado mucho.
    Saludos y que los Reyes sean muy generosos contigo.

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante, Jorge y Carmen, Carmen y Jorge.

    ResponderEliminar
  11. Ya sabes que tratándose de heráldica, me parece muy acertada esta entrada.

    Saludos y te deseo un Feliz Año.

    ResponderEliminar
  12. Es un placer encontrar autores que tienen un conocimiento global del tema que tratan, pudiendo aclarar cualquier pasaje que al lector le interese.
    El tono mordaz no tiene desperdicio. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Aquí hay un serio trabajo de búsqueda, Carmen, un trabajo riguroso y bien documentado por el que te felicito.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus parabienes van dirigidos directamente al autor de la entrada, Jorge Zúñiga, a quien agradezco desde aquí su generosidad a la hora de mandarnos trabajos de investigación.
      Un beso, Francisco

      Eliminar

  14. Como siempre, un buen post. Es de agradecer el trabajo de Jorge Zúñiga.

    Un saludo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  15. Buen trabajo Jorge. Se ve que a los duques los apreciaban mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.