30 de mayo de 2016

"Colombine" en el Ateneo Bejarano (1912) (1ª Parte)



 Autora: Mª Teresa López Hernández
Publicado: Revista de Ferias y Fiestas de la Cámara de Comercio 2015. 

El Ateneo Bejarano se fundó en 1911 fruto de la práctica surgida a finales del s. XIX y principios del XX que consistió en la creación de lugares de encuentro social en los que se agrupaban según su estamento social: burguesía, grupos obreros, partidos políticos, etc. con la finalidad de desarrollar actividades lúdicas, culturales, educativas… y a los que se les asignaban distintos nombres como círculo, ateneo, o casino. Era un proyecto cultural avanzado, plural, que reconocía los derechos de la mujer. Su promotor, el periodista bejarano José María Blázquez de Pedro, participó en diversas publicaciones periódicas y anarcosindicalistas [1].
 Carmen de Burgos, "Colombine"
 
Su corta existencia, se extinguió en 1912, no impidió una intensa vida cultural que se plasmó en su publicación “Cultura y Tolerancia”, cuyos números abarcan el periodo comprendido entre el 1 de enero de 1911 y el 25 de agosto de 1912. En ella se anunciaban actividades del Ateneo pero, sobre todo, era el órgano de reflexión de algunos ateneístas [2]. Tuvo su domicilio social en la Puerta de Ávila nº 18 y una orientación progresista radical. No en vano había sido iniciado por la Juventud Republicana, Agrupación Socialista y Grupo Anarquista, aunque esto no limitaba la pertenencia: “caben gentes de todas las ideas, de todos los partidos,  la puerta está abierta al pasajero, la biblioteca a quién quiera utilizarla y se puede discutir todo, no hay vallas, no hay limitaciones, lo único que se prohíbe son los apostatas, no a nuestras ideas, sino a las ideas…[3].
 
 José María Blázquez de Pedro, periodista bejarano, promotor del Ateneo Cultural y después fundador del movimiento anarquista en Panamá

El 1 de enero de 1912 cuando se cumplía el primer aniversario de su fundación se invitó a “Colombine” para pronunciar una conferencia en la sede del Ateneo que versó sobre la “Misión Altruista de la Mujer en Sociedad”. Aunque el director del Ateneo y “Colombine” no se conocían con anterioridad, los dos quedaron gratamente impresionados con la personalidad del otro. De ella dirá José María Blázquez que escribe con genialidad, tiene hermosura, está en posesión de cultos saberes y es buena, muy buena: madre insuperable, compañera siempre noble, siempre cordial, amiga excelente… Por su parte, ella le describe a él como un hombre excepcional, honrado, culto, bueno y amante del ideal [4].

¿Pero, quién era “Colombine”? ¿Por qué se la invita a dar una conferencia en el Ateneo? ¿De qué trataba su disertación? 



Detrás de este seudónimo estaba Carmen de Burgos Seguí nacida en Almería en 1867, profesora, escritora y periodista. Adoptaría ese sobrenombre cuando en 1903 se convirtió en la primera mujer redactora del periódico Diario Universal cuyo director, Augusto Suárez de Figueroa, le concedió una columna diaria titulada “Lecturas para la mujer” y la bautizaría como “Colombine”, que ella seguiría utilizando como firma durante el resto de su vida [5].
 
Mujer de su tiempo, no hay que olvidar que a finales del s. XIX emerge en Europa el movimiento social que promovía la reclamación de los derechos de las mujeres y su condición de persona [6], será, sin embargo, su propia experiencia vital la que más contribuyó a que analizara la situación de las mujeres en España y denunciara todas las trabas a que estaban sometidas, tanto legales como sociales.

 Carmen de Burgos y otras integrantes de la Liga Internacional de Mujeres

Casada muy joven con el periodista Arturo Álvarez Bustos, su matrimonio fue un auténtico fracaso. Ante esta situación se plantea la necesidad de una ley de divorcio en España llevando a cabo, en 1904, una encuesta sobre el tema en el periódico en el que escribía, lo que supuso un gran debate social y el rechazo de los sectores sociales más reaccionarios, al mismo tiempo que le adjudicaría para siempre el apodo de “la divorciadora” [7]. Pero, además, la imposibilidad de divorciarse hacia más injusto castigar el adulterio que, por otra parte, era delito si lo cometía la mujer, permitiendo al marido acabar con la vida de su cónyuge, en cambio, se consideraba sólo falta leve cuando lo cometía el hombre. 

Ella misma, separada, y habiendo mantenido durante años, contraviniendo todas las normas sociales de la época, una relación sentimental con el escritor Ramón Gómez de la Serna, mucho más joven que ella, figuraba aún como esposa cuando su marido murió. La salida a su situación matrimonial, que ella definió como “un calvario”[8], le vendría dada cuando acabó sus estudios de Magisterio y consiguió un empleo, abandonado el hogar familiar con la única hija que había sobrevivido de los cuatro que tuvo. Aunque había nacido en una familia burguesa y eso supuso que fuera una de las pocas mujeres que en esos años sabía leer y escribir, los estudios que le facultaban para desempeñar un trabajo los realizó estando ya casada. 

Continuará


[1] HERNÁNDEZ DÍAZ, J. M. (2013): Educación y sociedad en Béjar en el primer tercio del siglo XX (1900-1936). En Hernández Díaz, J. M. y Avilés Amat, A. (coords.), Historia de Béjar. Vol. II. Salamanca: Diputación, pp. 427-429.
[2] Para un estudio más amplio de la publicación GUTIÉRREZ TURRIÓN, A.: “Cultura y Tolerancia. Algo más que una revista”. En Revista de Estudios Bejaranos, abril 1994, nº 1, pp. 13-27.
[3] Cultura y Tolerancia, 21-1-1912, p. 1.
[4] La conferencia integra está publicada en Cultura y Tolerancia, 21-1-1912, pp.1-7.
[5] SEVILLANO MIRALLES, A. y SEGURA FERNÁNDEZ, A.: Carmen de Burgos “Colombine”. (Almería,1867 – Madrid, 1932). Instituto de Estudios Almerienses. Colección Historia, nº 26. Almería, mayo 2009, p. 21.
[6] CUESTA BUSTILLO, J. (2003): El s. XX: La otra mitad de la humanidad. En Cuesta Bustillo, J. (dir.) Historia de las Mujeres en España. Madrid: Instituto de la Mujer. Tomo I, pp. 25-33.
[7] SEVILLANO MIRALLES, A. y SEGURA FERNÁNDEZ, A.: Carmen de Burgos “Colombine”. (Almería,1867 – Madrid, 1932). op. cit., p. 25.
[8] MARÍN, A. M. (1981): “La Almería de Carmen de Burgos Seguí”. En Boletín del Instituto de Estudios Almerienses. Letras (1), p. 166.

17 comentarios:

  1. No tenia el placer de conocer a "Colombine". Una mujer muy interesante y que seguro fue una revolución su charla en Bejar. Me hubiera gustado asistir. Un abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Y yo tengo el orgullo de tener dos abuelas de esa época que eran maestras y de dos lugares bien distintos aunque españolas.-Carmen fue una transgresora y una valiente porque no era lo mismo ser de Barcelona o Bilbao que ser de un lugar de Andalucía; que el peso del varón era mucho más significativo.

    Un bravo por estas mujeres y hombres que supieron caminar hacia delante en igualdad y sobre todo en respeto el uno hacia el otro.

    Deseando saber más de esta mujer(por cierto hasta guapa era), me encanta esa foto de familia de este grupo de valientes que pena que duro tan poco esta miel...

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una vida activa e interesante la de esta mujer que, si mal no recuerdo, murió con las botas puestas de un ataque al corazón en pleno mitin político.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Mujeres valientes que tuvieron que enfrentarse con un sinfín de trabas y con buena parte de la sociedad y de las institucione en contra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Está historia, me recuerda a la de la primera mujer médico en Venezuela Lya Imber de Coronil, inmigrante rumana, fue la primera médico en Venezuela...Y no te creas, fue bien entrado en siglo XX cuando pudo romper barreras la Dra.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. No nos podemos imaginar lo que hemos nacido en otra época lo que tuvieron que luchar estas mujeres contra los prejuicios sociales y lo más triste de todo es que además tuvieron que afrontar las críticas de las propias mujeres.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Las mujeres siempre estaremos en deuda con quienes, como Colombine, iniciaron el camino de la libertad, de la autosuficiencia y de la cultura para el género femenino. Una vida muy interesante de la que espero la continuación.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Los insultos que debió escuchar esta mujer, como todas las que emprendieron el camino de la emancipación, debieron ser muchos. Porque ellas lo querían todo: Libertad y Respeto, dos conceptos que por su sexo no podían ir juntos. Seguro que en cuanto a su relación, Gómez de la Serna sí sería un hombre admirado...

    ResponderEliminar
  9. Como dice Cayetano, mujeres muy valientes en los que todo estaba por hacer... y demasiadas cosas en contra. Tampoco yo conocía a Columbine, quedo a la espera de la continuación.
    Saludos, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "mijeres muy valientes en tiempos en los que estaba todo por hacer". Perdón

      Eliminar
  10. Malos tiempos para la mujer aún entonces. No lo tuvo fácil la célebre Colombine. Si todavía tenemos que escuchar insultos de vez en cuando, me imagino el calvario que debió de atravesar ella.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Carmen interesante la vida de esta mujer luchadora en unos tiempos donde el papel de las mujeres no eran precisamente la que ella pregonaba, mas bien todo lo contrario. Su vida matrimonial no fue precisamente un camino de rosas, de ahí su valentía a la hora de enfrentarse a el resto.
    Esperaremos al continuación de esta historia que pinta ser interesante.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
  12. Una mujer luchadora y que sin duda abrió muchas puertas. Muy buen reportaje Carmen. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  13. Una vida llena de vivencias y de lucha por la igualdad y los derechos de la mujer. Mujer cultísima a priori y también gracias a su relación con Ramón Gomez de la Serna que la introdujo en un circulo de escritores y pintores tales com Blasco Ibañez, Perez Galdós, Sorolla o Julio Romero de Torres que la llegó a retratar en 1917, vestida de negro y sosteniendo un libro en sus manos. Espero la segunda parte. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena idea. Pondré el retrato de Csrmen pintado por Julio Romero de Torres para ilustrar la siguiente entrada.
      Un saludo

      Eliminar
  14. Hola Carmen.
    Solo paso a decirte que por mi delicada salud me veo obligada a descansar quiera o no, una larga temporada. Nos vemos en octubre si estoy mejor y reza por mí.
    Te dejo un beso de ternura hasta entonces
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  15. A veces recordar aquellas leyes retrógradas contrarias a la igualdad pone los pelos de punta.
    Un saludo, Carmen.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.