23 de mayo de 2016

Notas sobre la festividad de Corpus Christi y el poder señorial en Béjar



 Autor: Jorge Zúñiga Rodríguez

    La cultura, propiedad de todos y de nadie en particular, es un constructo formado a través del tiempo por diversos factores, por lo que siempre es posible obtener otra mirada de sus manifestaciones. Es el caso de la fiesta de Corpus Christi instituida en 1264 por el papa Urbano IV (el que excomulgó a Pedro III de Aragón), que dejó de ser día festivo en España en 1989 (siempre caía en jueves), pero conserva aún  el carácter de fiesta local de interés turístico nacional en varios lugares. En Béjar, donde c. 1413 su I señor Diego López de Estúñiga habría recibido del papa Benedicto XIII (el de los huevos benedictinos) el derecho de patronato sobre la celebración, es relevante la procesión por las calles de la ciudad en la que participan los singulares Hombres de Musgo (hasta aquí una mirada, digamos, general).




Procesión de Corpus Christi por las calles de Béjar



       En calidad de duques de Béjar, los sucesores de Diego López de Estúñiga ejercieron este derecho de patronato y lo extendieron a sus posesiones ampliándolo también a otras festividades, como se desprende del documento de la tercera titular doña Teresa de Zúñiga sobre fiestas de guardar en su villa de Burguillos del Cerro (Badajoz); del pleito del cuarto, Francisco de Zúñiga, contra el concejo de Béjar por no cumplir sus instrucciones respecto a la procesión del Corpus Cristi; y de la carta del alcalde mayor de Gibraleón (Huelva), informando al octavo titular, Alonso de Zúñiga, de disturbios ocurridos en la procesión y la necesidad de aplicar una justicia más eficaz en la villa.




Ordenanza de doña Teresa de Zúñiga sobre cómo se deben guardar las fiestas en su villa de Burguillos. Burguillosysuhistoria.blogspot.com


     Del rey abajo, el abuso que se hacía de estas facultades eclesiásticas era transversal entre la monarquía y la nobleza española, y así dicen Nieto Soria, José Manuel y otros, en La Monarquía como Conflicto en la Corona Castellano-Leonesa (c.1230-1504), 2006:  

     Incluso una fiesta religiosa, profundamente identificada con la vida urbana castellana desde fines del medioevo, como era el Corpus Christi, podía ser mediatizada, moldeada y reorientada por la nobleza en su propio beneficio. Así, la institución festiva era utilizada por el grupo dominante para lanzar un mensaje propagandístico del noble como modelo de virtud cristiana y protección paternal.




Adoración de la Sagrada Forma por Carlos II
Claudio Coello. El Escorial



     De los duques de Béjar específicamente señalan más adelante los mismos aurores: 

       Un ejemplo de este control nobiliario sobre la fiesta del Corpus lo tenemos en los Stúñiga, duques de Béjar, en relación con dicha festividad durante el siglo XVI… En este sentido se ha señalado cómo la mentalidad cristiana, la realidad eclesiástica y este desarrollo de devociones religiosas y colectivas durante la baja edad media, podían contribuir a justificar el sistema social establecido, neutralizando posibles críticas y oposición al sistema señorial.   




Los Hombres de Musgo en la procesión de Corpus Christi de Béjar



     Sobre lo mismo, agrega Esther Alegre Carvajal lo siguiente en Las Villas Ducales como Tipología Urbana, 2014: 

       Los Zúñigas (sic) se sirvieron de la fiesta dentro de su Villa Ducal hasta las últimas consecuencias, entendiéndola desde muy pronto y utilizándola como una forma de exhibir su supremacía sobre sus vasallos de Béjar. Así, don Diego López de Stúñiga, a principios del siglo XV, recibió del papa Benedicto XIII (1394-1423) el patronato de la fiesta de Corpus Christi.




Las Villas Ducales como Tipología Urbana. Esther Alegre Carvajal, 2014



       Muy puntual es Ignacio Atienza Hernández al exponer en El Señor Avisado: Programas Paternalistas y Control Social en la Castilla del Siglo XVII, 1991, lo que sigue:  

     También tuvo que ver con la publicitación de la imagen del señor y su hacerse presente, en este caso el duque de Béjar, algo aparentemente tan alejado como la celebración de Corpus Christi en la capital de sus estados, de la cual el titulado era patrón. El noble hizo un uso político de una ceremonia religiosa, o quizá fuera más correcto decir, olvidando lógicas presentistas no adecuadas, que en el Antiguo Régimen no existe una confusión sino una integración entre lo civil y lo religioso




Otro aspecto de la procesión de Corpus Christi en Béjar



     En este caso la fiesta del Corpus Christi estaba al servicio del señor de la villa, para lo que utilizaba una serie de oradores sagrados que eran costeados con los fondos de la casa, de la que desde el púlpito cantaban sus hazañas y excelencias, glorificando por ejemplo a un fundador, Diego López de Zúñiga, generando mitos ante una población mayoritariamente analfabeta a la que se narraba cómo en 1397, y ante el intento de estorbar los musulmanes y judíos armados una procesión en Béjar, logró “dar pavor, terror y miedo a los enemigos de Dios, los que sublevados hasta en número de cinco mil y trescientos pelearon contra dos mil y doscientos del señor D. Diego López, quedando aquellos desbaratados, muertos muchos, y rendidos los demás por los celosos y bien ordenados aunque pocos cristianos, en cuya memoria se fundó en la parroquia de Santa María una cofradía o congregante en la Milicia del Santísimo que anualmente acompañaban armados en la festividad de Corpus Christi, siendo desde el principio protector y jefe de ella el sucesor en la Casa de Béjar” (La cita entrecomillada es de Pater Familias, Señor y Patrón…, 1990, del mismo autor).        




Iglesia de Santa María de Béjar, con el escudo ducal en los contrafuertes



     Y continúa Atienza:  

      El duque de Béjar organizaba la procesión en el siglo XVII como una representación escenográfica, en la cual junto a la Sagrada Forma podríamos decir que el protagonista, tal vez el principal, era él mismo. Figura central en torno a la cual giraba todo el desarrollo espacial de la procesión, espacio representativo y reticular de poder, y a quien tenían ese día absolutamente presente sus vasallos. Nos encontramos con una ceremonia utilizada como plasmación simbólica de la autoridad señorial, y precisamente esto nos sirve para que expliquemos cómo el titulado ponía un especial interés en castigar a aquellas personas que él consideraba que debían asistir a la procesión y no lo hacían. Estas eran no sólo los vecinos de la Villa de Béjar, sino todos aquellos lugares sobre los que ejercía jurisdicción, mayores de catorce años. Posiblemente, además de un asunto de autoridad, de publicitar y manifestar el poder del señor, se trataba de favorecer la integración, la cohesión, y también el sentido grupal, vinculando al duque con las Villas sobre las que ejercía jurisdicción. Precisamente así se explica que en las procesiones de Béjar como en las de otros lugares de señorío, tuvieran que asistir y participar todos los, órdenes y corporaciones y estamentos -curas, ayuntamientos, instituciones, etc.-, de igual manera que cuando se organizaban comidas de fraternidad, ritos funerarios u otras celebraciones.



    

Ideología, Control Social y Conflicto en el Antiguo Régimen. Alejandro López Álvarez, 1994



      Obviando mucho más que anotar, se pone fin a este artículo con la mención de Ideología, Control Social y Conflicto en el Antiguo Régimen: el Derecho de Patronato de la Casa Ducal sobre la Procesión del Corpus Christi de Béjar (Premio Ciudad de Béjar del Centro de Estudios Bejaranos) de Alejandro López Álvarez, 1994, del cual ofrece la red la siguiente sinopsis:  

       Hace ahora exactamente 600 años, en el año 1397, “el Señor Don Diego López de Zúñiga, fundador de la Ilustrísima Casa de Béjar, abrasado en amor divino dispuso -según relataba un sermón predicado en Béjar a finales del siglo XVII- se sacase Su Majestad en procesión solemne para fervorizar los corazones católicos y dar asombrosa envidia a los judíos y africanos que moraban en la Villa, quienes no pudiendo soportar ni tener a bien veneraciones tan sagradas y majestuosas, con diabólicos furores se conspiraron para estorbarlo por medio de las armas. Pero el valeroso Don Diego, deseoso de que tuviese cumplimiento tan fervorosa devoción…”



18 comentarios:

  1. Usar una festividad en beneficio de los propios intereses o como se dice coloquialmente "arrimar el ascua a su sardina".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Todo le venía bien al poder para utilizarlo en su provecho. Hasta las fiestas eran manipulables según sus intereses. En cualquier caso, es una suerte que Béjar conserve la esencia de sus tradiciones, consiguiendo que sean de gran interés turístico nacional.
    Felicidades al autor por el estudio profundo de este tema y de otros con los que nos deleita en este blog.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. La importancia del gesto y del símbolo. Utilizaban un código completamente distinto al nuestro. No se pleiteaba por cuestiones menores.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Qué buenas fotos de Carmen. Son además un documento de la historia actual de Béjar. Desde Chile, JZR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son de hace unos años, cuando me apetecía sacar la cámara de verdad y pasearme por la fiesta. Ahora me da pereza sacarla y hago alguna foto rápida con el móvil, pero no es lo mismo.
      Un saludo

      Eliminar
    2. Qué lástima. Si se tiene talento hay que aprovecharlo. Atte., JZR.

      Eliminar
  5. Ya se sabe que en estos tiempos, puede chocar esas imposiciones, pero esto es parte de la Historia y afortunadamente ya cada uno escoge lo que de verdad siente.La fiesta del Corpus Christi con sus alfombras en Sitges y en La Palma son una maravilla después ir o no ir a la procesión lo dicho: ya es cosa de cada cual.

    Muy interesante esta crónica , a través de este blog conocemos un poco Béjar y parte de su historia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. El Corpus al igual que las procesiones de Semana Santa se puede admirar en su sentido cultural o religioso. Lo mismo pienso sobre las iglesias que en horas fuera de culto se pueden ver como un museo mas ya que en otros tiempos se financiaban las obras religiosas como forma de ganarse el mas allá.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Carmen:
    Me gusta que se mantengan las tradiciones, tenga el cariz que tenga. Es parte de nuestra cultura e historia. En este caso los hombres de musgo me impresionan y tengo que ir a verles en directo.

    Besos Carmen. Te he visto en facebook :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, anímate un año y conoces a los hombres de musgo en persona. Te sorprenderán.
      Un beso

      Eliminar
  8. Las fiestas religiosas, en tanto que forman parte de la tradición, deben mantenerse y protegerse. Mal empezamos cuando ya el Corpus ya no se celebra en jueves pues, al tiempo que lo desnaturalizamos, acabamos con dichos tan populares como aquel de «tres jueves hay en el año que relucen más que el sol...»

    Una abrazo,

    ResponderEliminar
  9. Además de hacernos saber que la publicidad viene de antaño, el texto nos enseña que Béjar cuenta con raíces muy hondas. Levantar un rascacielos sólo es cuestión de finanzas. Ver desfilar a los Hombres de Musgo, echar la vista atrás y ver que ocho siglos de Historia amparan la ciudad, eso no se improvisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Béjar se engalana y se echa a la calle para que la fiesta continúe. El esfuerzo tiene su recompensa.
      Un beso

      Eliminar
  10. Lo que pasaba en esa fiesta era consecuencia de la época en que se vivía,son parte de nuestra historia y como tal hay que saber de su existencia.Por cierto Carmen las fotos son muy buenas.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
  11. Sería interesante asistir a la procesión del Corpus Christi en Béjar, conocer a esos hombres de musgo, es algo que no he visto todavía. La tradición nunca debería perderse.
    Para mí, muchos años atrás, un jueves de Mayo en que se celebraba el día del Corpus, ha marcado mi vida, siempre estaré agradecida a su recuerdo.
    Cariños y buen comienzo de semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
  12. En el Corpus de Valencia, se producen paralelismos con ese de Béjar y otros de España, no sé si con causa similar en todos los casos. Hay también bailes y representaciones muy antiguas, algunas rescatadas del olvido recientemente. la Moma, representa la virtud en cuyo rededor danzan los siete pecados capitales y en la procesión no faltas todas las intituciones y representantes de los antiguos gremios.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Agradecida por tus cariñosas letras.
    Yo también deseo guardar los chaquetones ¡ya era hora!
    Cariños y pásalo bien este fin de semana, creo que va a ser estupendo, ya puedes ir preparando la ensalada.
    Kasioles

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.