14 de noviembre de 2016

De cómo un descendiente del primer duque de Béjar acabó siendo rey de Francia (2ª Parte y final)



Autora: Carmen Cascón Matas
Publicado: Béjar en Madrid nº 4.756 (1/07/2016)

            Isabel de Zúñiga y Pimentel murió en 1520, a los cincuenta años de edad, mientras el linaje de los Alba iba engrandeciéndose cada día. Su esposo Fadrique Álvarez de Toledo, segundo Duque de Alba, además de otros títulos y señoríos, era capitán general de Andalucía y miembro del Consejo de Estado. Tras la muerte de la reina Isabel había continuado siendo la mano derecha del rey Fernando y, una vez muerto este, de su nieto y sucesor Carlos I, a quien acompañó en sus numerosos viajes por Europa junto a su segundo hijo Pedro y su nieto Fernando, hijo de su primogénito muerto y futuro heredero del ducado. En el año del fallecimiento de la reina Isabel la corona había honrado a don Fadrique con la dignidad de Grandeza de España y después, a la llegada al trono de Carlos I, con la concesión de la Orden del Toisón de Oro. Tras la muerte de su primera esposa, nuestra Isabel de Zúñiga, Fadrique casó de nuevo con Leonor Pimentel y Zúñiga.


 Pedro Álvarez de Toledo, virrey de Nápoles y marqués de Villafranca

            Sin embargo, el ambicioso Fadrique Álvarez de Toledo no centró su política de linaje únicamente en su nieto y heredero, sino también en sus hijos Pedro, Juan, Diego y Aldonza Álvarez de Toledo y Zúñiga. Nos fijaremos en el primero para continuar con los sucesores de nuestra retratada, Isabel de Zúñiga. Pedro[2] llegó a ser nombrado virrey de Nápoles 1532 justo un año después de la muerte de su padre en Alba de Tormes. Es entonces cuando se embarca con su mujer, María Osorio y Pimentel, segunda marquesa de Villafranca, y los siete hijos habidos en el primer matrimonio rumbo a su nuevo destino italiano. La labor que desarrolló en Nápoles durante los 20 años de su virreinato destacó por su intensa labor diplomática y su sentido de la justicia, frenando conflictos armados y ejerciendo de digno príncipe del imperio, además de demostrar un fino gusto artístico. En este sentido los historiadores alaban su labor como mecenas de artistas y literatos desatacados del Renacimiento y embellecedor de Nápoles hasta su muerte en 1553.


 Cosme I de Médicis, duque de Florencia,
por Bronzino

            Lo que más nos interesa de Pedro Álvarez de Toledo, además de su intensa vida, es que mantuvo la política estratégica de su padre a la hora de casar a sus hijos con prestigiosas familias, tanto castellanas y aragonesas como italianas (Colonna, Spinelli, Médicis, Pimentel, Jiménez de Urrea). Nos detendremos en la primogénita, Leonor de Toledo, nieta de Isabel de Zúñiga y Pimentel, nuestra retratada, nacida en Alba de Tormes en 1522 y a la que enlazaron con Cosme de Médicis, segundo duque de Florencia. Las negociaciones matrimoniales respondieron, como siempre, a un interés de carácter político, pues los Médicis querían firmar la paz con el emperador Carlos V tras intensos conflictos bélicos en el territorio y qué mejor que guardarse las espaldas con un enlace con el principal aristócrata del imperio asentado en territorio italiano, Pedro de Toledo. Era, por tanto, una unión de carácter político y económico, pues la novia aportaba una dote total de 50.000 ducados

 Leonor Álvarez de Toledo, por Bronzino

 Retrato de Leonor Álvarez de Toledo y su hijo Juan de Médicis,
por Bronzino

            Leonor, que lucía el día de su boda en Florencia en 1539 unos espléndidos 17 años, habitaría junto a su marido en el palacio Medici Riccardi y luego el palacio Vecchio, para trasladarse definitivamente al Palacio Pitti, construido precisamente ex profeso para albergar su morada. Ambos destacaron por su labor de mecenazgo de grandes artistas pues ese amor al arte parecía estar inoculado como un veneno en su sangre desde generaciones. Posaron para pintores como Bronzino (retratista de la familia) o protegieron a Pontormo. Leonor de Toledo actuó como una fértil esposa (once hijos lo demuestran, aunque sobrevivieron María, Francisco, Isabel, Juan, Lucrecia, Pedro, García, Antonio, Fernando, Ana y Pedro) y también como un personaje independiente y cabal, administrando las propiedades de los bienes de los Médicis y actuando de regente durante las ausencias de su marido. Además concertaron para sus hijos matrimonios ventajosos con príncipes de la Casa de Habsburgo, Lorena y Meneses. A Leonor y a su padre Pedro de Toledo se les hace responsables de la relación intensa entre Italia y el ducado de Béjar y las posibles influencias de los modelos de villas suburbanas napolitanas y florentinas con nuestro Bosque[2]

 Francisco de Médicis y Álvarez de Toledo, 
Gran Duque de Toscana, por Bronzino

            El heredero de la pareja, Francisco de Médicis y Toledo, bisnieto de Isabel de Zúñiga y Pimentel, fue gran duque de Toscana a la muerte de su padre Cosme, y por extraño que parezca no le interesaron la política ni la guerra, sino la investigación, la arquitectura, las ciencias y, cómo no, el arte. De su matrimonio con Juana de Habsburgo- Jagellón nos interesa hablar de su hija María, nacida en 1573, tataranieta de Isabel de Zúñiga. Más que por ella misma nos interesa el hecho de su matrimonio en 1600 con Enrique de Borbón quien, después de una primera boda sin descendencia con Margarita de Valois (la famosa reina Margot), las guerras de religión, la muerte de varios reyes y la extinción de una dinastía, alcanzaría la corona de Francia con el nombre de Enrique IV.

 María de Médicis, reina de Francia,
por Porbous el Joven
 
            El destino hizo que Álvaro de Zúñiga y Guzmán, primer duque de Béjar, y su hija Isabel de Zúñiga y Pimentel, acabaran siendo con el nacimiento en 1601 de Luis XIII de Francia, hijo de Enrique IV y María de Médicis, los ancestros de los Borbones franceses y, por ende, de los reyes de España. Álvaro de Zúñiga nunca hubiera podido soñar llegar tan lejos en la política de engrandecimiento de su linaje.


[1] Sobre Pedro de Toledo existe un libro de investigación sumamente interesante deus labor diplomática y de mecenazgo en Nápoles HERNANDO SÁNCHEZ, Carlos José. Castilla y Nápoles en el siglo XVI. El virrey Pedro de Toledo. Junta de Castilla y León, 1994.
[2] A este respecto se puede consultar la numerosa bibliografía al respecto de El Bosque en que se sugiere tal relación, como por ejemplo, y por abreviar, Apuntes sobre "El Bosque" para curiosos y viajeros. Grupo Cultural "San Gil", 2001.

21 comentarios:

  1. Pues sí. Quién iba a pensar que llegaría tan lejos la dinastía familiar de los Zúñiga; pero la política matrimonial de aquellos tiempos pudo lograr el milagro de que a algunos les tocara la "lotería".
    Un saludo, Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Vaya carambola en la que Felipe de Anjou al ser descendiente de los Alba y los Zúñiga tenia una relación con Béjar. Quizás eso impulsaría a la nobleza castellana a darle su apoyo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Por lo que nos cuentas María, la hija de Francisco de Médicis y Alvarez de Toledo y de Juana de Habsburgo Jallegón, estaba también emparentada con los Austrias españoles. Si no me equivoco sería nieta de Juana " La loca".
    Muy interesante Carmen. Besos

    ResponderEliminar
  4. Cuando he contemplado esos retratos me ha dado una sensación de tristeza en el semblante, probablemente como en la vida hay problemas puede que tuviera alguno o simplemente pude ser al cansancio de posar largo rato.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ventana de Foto, Leonor tenía mala salud. Por un lado tenía problemas respiratorios (posiblemente asma) lo que parece ser la razón por la que compró el palacio Pitti, pues al estar en el oltrarno había menos congestión de viviendas y más zonas verdes. También padecía de descalcificación ósea a consecuencia de sus contínuos embarazos, lo que le hacía sufrir fuertes dolores dentales.
      Pero la imagen distante que presenta en sus retratos no obedece a estas dolencias, sino a las instrucciones del mismo Duque, que quiso levantar la alicaída economía florentina con símbolos de ‘renacimiento’ conseguidos mediante referencias a Dante, tanto en literatura como en el arte pictórico. Seleccionando a Bronzino como ‘pintor oficial’ tuvo muy buen ojo, pues éste no sólo se sabía la Divina Comedia de memoria sino que era poeta él mismo, lo que ayudó muchísimo a representar a Leonor como en su día se hizo con la Beatriz de Dante o la Laura de Petrarca: lejana, pura, virginal, inalcanzable (aunque la ristra de hijos que tuvo desmienta esta imagen). Por lo demás Leonor pareció estar de acuerdo con esta línea de política, pues formaba un tandem perfecto con su marido tanto a nivel personal como profesional.

      Eliminar
  5. Siempre he admirado y aplaudido la habilidad innata en mis paisanos de Béjar para encontrar cualquier tipo de relación o pirueta histórica que acabe beneficiando o engrandeciendo a nuestra pequeña ciudad; es todo un mérito digno de encomio. La investigación de Carmen ha sido meticulosa y, al menos para mi, irrefutable; eso sí me ha dejado con el gusanillo y las ganas de saber si Luis XIII de Francia supo en algún momento de su vida de la existencia de una villa ducal llamada Béjar en un lugar lejano de Castilla o si llegó a conocer algo sobre la historia de su tataratatarabuela Isabel con la que, como mucho, compartía una carga genética de no más del 3,1 por ciento.

    Disculpa Carmen por este nuevo reto que te planteo, pero es que soy así de cargante.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Luis XIII saber de una pequeña villa ducal llamada Béjar? Ni por asomo, amigo Miguel. Si acaso se le llevarían los demonios de descender de un persigue-herejes como el Gran Duque de Alba... Como bien dices, hago piruetas para desgranar los árboles genealógicos de los duques de Béjar y si acaso lo que más nos puede interesar es la política matrimonial con intereses políticos que propiciaron los Reyes Católicos para apaciguar a los nobles levantiscos contra sus proyectos o la relación entre los Médicis y los Zúñiga que pudo inspirar e inspiró un lugar tangible como nuestro Bosque. Lo demás es mera curiosidad histórica y genealógica.

      Y de cargante, nada. Me encanta que pongas la nota discordante.

      Abrazos

      Eliminar
  6. A mi ya nada me sorprende de Béjar y su gente. Este relato final, lo demuestra. La reina Victoria de Inglaterra, se afanó en emparentar a todas las casa reales europeas, pero eso ya lo copió de otras reinas y nobles, aunque quizás sin saberlo

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Una vez mas has sabido encontrar una pequeña parte de la historia de Béjar en la nobleza, que bien que lo Zúñiga llegasen tan lejos en los enlaces y poder fuera de España.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. El triunfo final de la política de matrimonios tan cuidadosamente planeada y ejecutada. Y al menos este linaje no cayó en los problemas de consanguinidad que sí tuvieron otros.
    Saludos, Carmen. Muy interesante

    ResponderEliminar
  9. Los enlaces matrimoniales de las casas gobernantes son, en ocasiones, sorprendentes.

    Saludos, Carmen.

    ResponderEliminar
  10. Las vueltas que da la historia. Me llama la atención la cantidad de hijos que tenían y los matrimonios que concertaban, al final acababan todos emparentados pero imagino que a la larga habría intereses que chocarían. De todas las maneras, formaban una casta o una clase elitista.
    Una historia muy bien contada y trabajada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Antes de nada Carmen mis felicitaciones por esta entrada, esta si que es una clase de historia. Estos tenían hijos para la causa, y de esa forma se agrandaban los territorios. En el caso de la joven Leonor el acuerdo matrimonial no le fue nada mal y a su juventud se suma el número de hijos que tuvo lo que era toda una inversión para los futuros acuerdos.
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
  12. El linaje de los Alba desde la época de Isabel la Católica, hasta nuestros días: ha ido engrandeciendo su patrimonio y como bien apuntar era un hombre ambicioso(de eso no nos queda duda)pero si, que es destacable su buen hacer, era fiel y justo y un buen mecenas: supo jugar bien las bazas.

    Un buen trabajo de investigación estimada Carmen: debes de sentirte muy halagada, por todo lo que aportas a esta irrepetible ciudad de Béjar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Fueron grandes estos Álvarez de Toledo. Y las pinturas, elegantes.

    ResponderEliminar
  14. Nada menos que rey de Francia!! A seguir haciendo "piruetas" Carmen. Así nos vamos enterando de todos los entresijos de estos ilustres bejaranos que tanta histora por el mundo tienen.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Interesante el árbol genealógico que describes.
    El apartado de los enlaces era un encaje de bolillos de suma importancia. Una delicada balanza que cuando se equilibraba bien llevaba estabilidad y prosperidad a los territorios. Y en este caso, bien lejos que llegó.

    Petons.

    ResponderEliminar
  16. Hola Carmen, disculpa que no haya venido a leerte, me vacuné de la gripe el lunes 7 y a fecha de hoy tengo una gripe que me ha dejado sin fuerzas, sigo con tratamiento, pero no mejoro mucho.
    Agradezco tu entrada, ya sabes que la historia no es mi fuerte, pero me gusta saber y aprender.Béjar tiene una gran historia que muy bien tú conoces.
    Un gran abrazo amiga

    ResponderEliminar
  17. Fascinante recuento, muchas gracias por compartirlo, pero hay un par de detalles que me gustaría matizar. Uno sería el de los Alvarez-Osorio acompañando a Don Pedro a Nápoles en 1532. Su mujer y varios hijos no se reunieron con él hasta 1535, al cumplirse el primer trienio de virrey y renovarse su nombramiento como tal. Tampoco fueron todos sus siete hijos los que se mudaron a Nápoles. Fadrique, el primogénito, quedó al cargo de Villafranca; Ana estaba ya casada años antes de partir su padre a Nápoles; García también llevaba años al servicio de Andrea Doria (aunque sí que visitaría a su padre frecuentemente una vez éste se instaló en Nápoles); y Juana casó en Aragón ese mismo 1532; así que los hijos que acompañaron a Doña María a Nápoles fueron las dos hijas más jóvenes: Isabel y Leonor, junto con el todavía infante Luis.
    Otro detalle es sobre el Palacio Pitti. Fue construído por un muy rico banquero florentino, Luca Pitti, que murió sin acabarlo. Su heredero se lo vendió a Leonor, que lo compró con su fortuna personal, no la de Cósimo. Lo que sí hizo fue transformar la colina Bóboli en unos jardines de toque versallesco. Este palacio no se convertiría en residencia oficial del Gran Duque hasta tiempos de Francesco.

    ResponderEliminar
  18. Fascinante recuento, muchas gracias por compartirlo, pero hay un par de detalles que me gustaría matizar. Uno sería el de los Alvarez-Osorio acompañando a Don Pedro a Nápoles en 1532. Su mujer y varios hijos no se reunieron con él hasta 1535, al cumplirse el primer trienio de virrey y renovarse su nombramiento como tal. Tampoco fueron todos sus siete hijos los que se mudaron a Nápoles. Fadrique, el primogénito, quedó al cargo de Villafranca; Ana estaba ya casada años antes de partir su padre a Nápoles; García también llevaba años al servicio de Andrea Doria (aunque sí que visitaría a su padre frecuentemente una vez éste se instaló en Nápoles); y Juana casó en Aragón ese mismo 1532; así que los hijos que acompañaron a Doña María a Nápoles fueron las dos hijas más jóvenes: Isabel y Leonor, junto con el todavía infante Luis.
    Otro detalle es sobre el Palacio Pitti. Fue construído por un muy rico banquero florentino, Luca Pitti, que murió sin acabarlo. Su heredero se lo vendió a Leonor, que lo compró con su fortuna personal, no la de Cósimo. Lo que sí hizo fue transformar la colina Bóboli en unos jardines de toque versallesco. Este palacio no se convertiría en residencia oficial del Gran Duque hasta tiempos de Francesco.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.