6 de febrero de 2017

Béjar y la leyenda del perro negro de El Escorial



Autor: Jorge Zúñiga Rodríguez

    Aunque parezca artificioso, hay una relación cierta entre los elementos del título, puesto que como lo acreditan las crónicas del monasterio, el dueño del animal era bisnieto de Álvaro de Zúñiga y Guzmán, I duque de Béjar. Exagerados por la imaginación de los monjes supervisores de la obra, los hechos que dieron origen a la leyenda del perro negro también son reales, pero comenzaremos por el halo de misterio que desde el principio envolvió a la monumental construcción.

El Escorial. ccoo-chilecomparte.blogspot.cl

        En el libro III de su Historia de la Orden de San Jerónimo, 1605, el profeso de la misma y bibliotecario del monasterio fray José de Sigüenza, narra que la comisión de expertos designados por el supersticioso Felipe II para decidir el lugar de la edificación, estaba presidida por su secretario personal, Pedro del Hoyo, con quien acostumbraba realizar experimentos de alquimia y otras artes ocultas en su residencia de Madrid.
 
         El 14 de noviembre de 1561 fue el día elegido para inspeccionar el lugar, presentándose durante toda la jornada un viento muy fuerte y violento huracán que les zarandeaba y no les dejaba llegar hasta el sitio, y arrancó las bardas de una viñuela arrojándolas sobre sus rostros. De este viento, despertado tan de repente en esta ocasión, han conjeturado algunos, con no poco fundamento, cuánto le ha pesado al demonio que se levantase una fábrica donde, como de(sde) un alcázar fuerte, se le había de hacer mucha guerra.

Retrato de fray José de Sigüenza (Bartolomé Carducho, 1602).
Biblioteca del monasterio de San Lorenzo de El Escorial

         Antiguas leyendas populares aseguraban, por lo demás, que en el lugar existía una mina abandonada cuyas galerías llegaban hasta las mismísimas puertas del infierno, por donde salía a veces el diablo envuelto en chispas (Cuesta Millán, Juan Ignacio: La Boca del Infierno. Claves Ocultas del Escorial, 2006)               

         Con estos antecedentes y otros más de la misma condición, era natural que una vez concluido el edificio reinase entre sus habitantes –el rey, la corte y los monjes- un ambiente propicio para toda clase de fantásticas imaginaciones, agravado por las circunstancias de la trágica enfermedad y agonía del monarca. En cuanto a la leyenda del perro en cuestión, era propietario del animal don Pedro de Ávila y Zúñiga, marqués de Las Navas y conde del Risco, hijo de Elvira de Zúñiga y Guzmán, nieta de Álvaro de Zúñiga, I duque de Béjar.   

        En su calidad de Contador Mayor de Castilla debía el marqués controlar los gastos de la obra, a la que acudía con frecuencia acompañado por su perro, y en esas ocasiones aprovechaba también de visitar al rey (su hermano Luis de Ávila y Zúñiga, marqués consorte de Mirabel, Comendador Mayor de la Orden de Alcántara y cronista de las Guerras del Emperador, había acompañado a Carlos V hasta el día de su muerte en su retiro de Yuste).

       Frisando los setenta años era don Pedro olvidadizo y un día volvió a su palacio de Ávila sin su mascota, la que buscó refugio en los rincones más recónditos del monasterio y desde la primera noche comenzó a lanzar lastimeros aullidos. Interrumpidos los monjes en sus oraciones y en su sueño, atribuyeron los aullidos al demonio e iniciaron una minuciosa búsqueda hasta dar con el animal, al cual uno de ellos, según relata fray José de Sahagún, …el Obrero Mayor Antonio de Villacastín, asiólo del collar con harto poco miedo, subiólo al claustro grande y colgólo de un antepecho, donde lo vieran a la mañana cuantos entraban a oír misa.



Leyendas de San Lorenzo del Escorial: La Puerta del Infierno y el Perro Negro. Cosasdemadrid.es

     Allí permaneció el cuerpo del animal por mucho tiempo hasta secarse, y se cuenta que paseando un día el rey por los jardines en compañía del marqués, le dijo: -Ved, don Pedro, colgado ahí vuestro perro que atormentaba nuestro descanso. A lo que el noble, con extrema frialdad, habría contestado: -Si ha sido por una buena causa, bien hecho está, majestad. Se dice también que los aullidos del perro volvieron a escucharse cada noche de las cincuenta y tres que duró la agonía del rey.

        Aparte de esta contribución a la leyenda escurialense, hay otra más importante por parte de miembros del linaje de los duques de Béjar que se exhibe en forma especial en una de las vitrinas de la biblioteca del monasterio, y que podría ser quizás el tema de otro relato. Se trata esta vez de una joya bibliográfica de inestimable valor.

23 comentarios:

  1. Vaya final para el pobre perro. Los aullidos durante los cincuenta y tres días que duró la agonía de D. Felipe es posible que fueran emitidos por quienes tenían que atenderle y, tal vez, no soportaban el hedor de sus llagas.
    Espero el relato sobre la joya bibliográfica, siempre se aprende con tus entradas.
    Saludos

    ResponderEliminar

  2. Siempre he dicho que el hombre no es el mejor amigo del perro... ya se ve.
    La verdad es que de cualquier suceso, grande o pequeño, aportas minuciosa documentación.

    un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  3. Algo había escuchado de este relato y el final tan tormentoso de este monarca.La verdad que a veces el hombre tiene un comportamiento más salvaje que los propios animales.

    No me extraña que los escuchara siendo un hombre tan superSticioso y, con un alma atormentada, triste final el de Felipe II.

    Un abrazo feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Una leyenda de la que parece también que algo hubo de la parte de la mano del hombre.
    Una agonía larga hace sentir muchas cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No es de extrañar que los aullidos lastimeros del pobre animal fueran recordatorio agónico y tortuoso en la agonía de quien dispuso de su vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya manera de solucionar el problema! Mal terminó el pobre perro. Siempre demostrando amor y cariño hacia los animales, aunque en onces poca consideración se podía esperar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Como dice el refrán castellano "no te acostaras sin saber una cosa mas", hoy gracias a tu relato conozco esta leyenda sobre el Escorial.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Hay mucho escrito sobre los "poderes ocultos" y los "secretos" que rodearon primero la elección del paraje y después la construcción del monasterio de El Escorial. De entre todo ello destaca esta leyenda del perro negro, que para mí tiene claros visos de estar basada en hechos reales.
    Siempre interesante, carmen.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Mal terminó el pobre perro...Eso de estar hasta secarse...Impresiona que es una conducta propia de los "humanos"

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Mal final tuvo el pobre perro, cuyo único mal fue perderse por este enorme edificio. Lo más natural es que los perros ladren, para llamar la atención y más si se encontraba perdido.

    No conocía esa leyenda. El Escorial, lo visité con sólo 12 años y por cierto, creo que ya va siendo hora de que lo visite de nuevo.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Bueno, visto desde la óptica de aquella época y teniendo en cuenta que por aquel entonces los perros no habían sido incluidos en la Declaración de "Derechos Humanos" el final del pobre animal estaba más que cantado desde el momento en que se quedó solo y aullando en las noches oscuras y lóbregos pasillos del Escorial. Y menos mal que era negro... pues si hubiese sido de color rojo... ya se sabe "ni perro ni gato de aquella color".

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  12. Pobre perro, pero teniendo en cuenta que en aquel tiempo ni la vida de las personas humildes tenía valor, cuanto menos la de un animal.


    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Una víctima más de las mentalidades supersticiosas y calenturientas de la época. En este caso, un inocente perro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Una leyenda como la vida misma, siempre paga el más débil Saludos

    ResponderEliminar
  15. Lo paso fatal cuando alguien maltrata a un perro, mucho más con el final de esa triste historia.¡Pobre animal, sin culpa ni pena y...!
    Esperaré la siguiente.
    En cuanto a lo que me preguntas, en mi blog no tengo ninguna receta para preparar la castañeta, pero al horno te va a quedar mucho más seca de lo que ya es.
    Se me está ocurriendo la idea de ponerla sobre un pisto y, como lleva bastante tomate, no se resecará tanto en el horno.
    Cariños.
    kasiolesj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues es buena idea. Con pisto, ummmm. Suena muy bien.
      Gracias, amiga.
      Un beso

      Eliminar
  16. Estos días estoy más bien en el Hospital, haciendo tratamiento que en casa.Será temporal y volveré a estar bien. Os quiero un montón y siempre os llevo en mi Corazón. Sois Todos un Encanto.
    El Perro Negro de el Escorial...¡Que maravillosa leyenda!
    Abrazos y Besines...Te quiero un montón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuídate, Pedro. Espero que estés bien dentro de poco y nos sigas deleitando con tus poemas.
      Un abrazo y ánimo

      Eliminar
  17. Imagino lo que subyacía en "la extrema frialdad" de la respuesta. Para cualquier persona normal, saber que su fiel amigo ha sufrido tal tormento cuando lo único que intentaba era reunirse con su amo, revuelve el estómago. Y si encima las circunstancias te impiden dar al imbécil la respuesta adecuada, de obra o voz, no quiero ni pensar el impacto que debió sufrir aquel Zúñiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no excusaría al marqués porque pudo haber mandado por el perro cuando se dio cuenta que lo había olvidado. De la crueldad de los religiosos, tuve de profesor de Metafísica a uno que ahora es cardenal y disfrutaba ahorcando perros. Es cierto lo que dice Conchi más arriba, pero hay que tener que cuenta que el buen trato hacia los animales es cuestión de poco tiempo a la fecha nada más. Saludos, JZR.

      Eliminar
  18. Pobre perrillo, terminó mal la leyenda, ojalá sólo sea leyenda. Gracias por compartir Carmen. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  19. Sólo desde el punto de vista de un irracional temor al demonio y a fantasmas diabólicos, permite interpretar la crueldad de los frailes sobre un pobre animal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Siempre es de agradecer que alguien nos acerque historias, leyendas que forman parte de nuestro acervo cultural.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.