5 de junio de 2017

Dos representaciones teatrales modernas sobre los Duques de Béjar



Autor: Jorge Zúñiga Rodríguez 

     Con el objetivo de recuperar para el presente, mezclando rigor histórico y ficción literaria, un hecho revolucionario de notable trascendencia para nuestro país, el Ayuntamiento de Ávila y el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua impulsan anualmente desde 2012 la representación teatral de La Farsa de Ávila, episodio histórico que en junio del año 1465 protagonizó un grupo de nobles levantiscos para deponer en efigie al rey Enrique IV y poner en su lugar al infante Alfonso el Inocente, según informa en su edición del 30 de noviembre 2015 el diariodeavila.es.
 
“Atentado de Ávila contra Enrique IV”. Litografía de Marcelino de Unceta, 1880, en la Biblioteca Nacional de España

       Como se sabe, el grupo de nobles levantiscos estaba formado por Juan Fernández Pacheco, marqués de Villena (antepasado del fundador de la RAE Juan Manuel Fernández Pacheco y Zúñiga); Alfonso Carrillo, arzobispo de Toledo; Álvaro de Zúñiga, conde de Plasencia (más tarde I duque de Béjar); Rodrigo Alonso Pimentel, conde de Benavente (tío de Leonor Pimentel y Zúñiga, segunda esposa de Álvaro de Zúñiga); Diego López de Zúñiga, conde de Miranda del Castañar (hermano menor de Álvaro de Zúñiga) y otros. 


 
Capítulo de la Farsa de Ávila de la serie Isabel, RTVE, 2012-14

     Según el relato original (Fernández de Palencia, Alfonso: Crónicas de Enrique IV, ed. 1971), el arzobispo Carrillo arrebató al muñeco la corona, Álvaro de Zúñiga la espada, Alonso Pimentel el cetro, y al grito de: ¡Al suelo, puto!, Diego López de Zúñiga lo derribó del trono de una patada.

¡Al suelo, puto! Serie Isabel

     El 24 de junio próximo se llevará a cabo la VI representación de La Farsa de Ávila en el patio del Episcopio (edificio del siglo XII adosado a la muralla) del ayuntamiento abulense, a cargo una vez más de la compañía Nueva Escena dirigida por Juan José Severo Huerta, y al coste simbólico de un euro la entrada, recaudación destinada íntegramente a la Cruz Roja. 

      En la edición anterior el director había declarado previamente que en esta ocasión intentaremos renovar y mejorar con respecto a años anteriores, tarea que no es fácil por tratarse de un hecho histórico, pero que hemos intentado llevar a buen puerto buscando fusionar los datos históricos con la ficción y la leyenda, para así cumplir el doble objetivo de que el público conozca unos hechos históricos y también se divierta. Entre las novedades para mantener el interés del público, Severo anticipó que habrá algún personaje nuevo, como la infanta Juana o Beltrán de la Cueva.

Grupo de actores de la compañía Nueva Escena en la II versión de La Farsa de Ávila (11/06/2013) en la Sala “Vargas Zúñiga” del Ayuntamiento. Diario de Ávila

      La misma obra se había presentado previamente en Ávila (2011) en el contexto del programa Sábados de Leyenda, actividad dedicada a la promoción turística, con la participación de los alumnos del Curso de Teatro del Patrimonio dirigidos por Severo. En esa oportunidad el escenario se alzó en la Plaza Pedro Dávila, lugar que recuerda a Pedro de Ávila y Zúñiga, marqués de Las Navas e hijo de Elvira de Zúñiga, hermana de Álvaro de Zúñiga, I duque de Béjar (Pedro de Ávila y Zúñiga hizo construir en Ávila el palacio de Magalia, la iglesia de San Juan Bautista y el convento de Santo Domingo y San Pablo)   

Retrato de Pedro de Ávila y Zúñiga. turismolasnavas.com

     La otra representación teatral a la que se hace mención en el título es la que en la edición del 22 de mayo 2013 anunciaba lagacetadesalamanca.es con el título El Corpus de Béjar como hace Cuatro Siglos, en referencia a que el Ayuntamiento de Béjar y el colectivo Telar revivirán en 2014 la visita de la duquesa María Alberta de Castro en 1685.

El colectivo Telar presentando el proyecto. Lagacetadesalamanca.es

      María Alberta Fernández de Castro Portugal y Borja era hija de Pedro Antonio Fernández de Castro Andrade y Portugal, conde de Lemos, marqués de Sarria, duque de Taurisano y virrey del Perú, y de su esposa y prima Ana Francisca Hermenegilda de Borja Centelles Doria y Colonna. A los dos años de edad fue prometida en matrimonio a su pariente Manuel Diego López de Zúñiga Sotomayor y Mendoza y Sarmiento de Silva, de diez (nacido en Béjar y fallecido en el sitio de Buda en 1686; Muñoz García, Emilio: Historia del Buen Duque don Manuel de Zúñiga, 1976), que a los tres años se había convertido en X duque de Béjar por la muerte de su padre Juan Manuel de Zúñiga Sotomayor y Mendoza.
  
El buen duque Manuel de Zúñiga y la duquesa Alberta de Castro paseando por las calles de Béjar en 2015. Salamancartvaldia.es

       La puesta en escena de la fotografía, segunda del proyecto, tuvo lugar en Béjar el 7 de junio de 2014, iniciando el recorrido en la puerta de El Bosque hasta la Plaza Mayor, donde se ha dado un cóctel de vino y perrunillas en honor de la futura duquesa. La representación ha continuado en el patio del Palacio Ducal, donde los personajes han vuelto a pisar las estancias recorridas antaño por los duques y su séquito (salamancartvaldia.es.)

 
Antiguo palacio de los duques de Béjar en Plaza de Cibeles, Madrid. Archivo Fotográfico y Documental de Béjar

      La verdad es que la visita a Béjar fue de la pareja ducal, pues el duque Manuel residía en Madrid. En Naturaleza versus Artificio. El Monte, El Bosque y otros Jardines Bejaranos del siglo XVI (1997), José Muñoz Domínguez anota que la entrada triunfal de la duquesa Alberta en Béjar se realizó entre la Alameda de El Bosque pasando por la de San Francisco, hasta el Palacio Ducal, atravesando así toda la villa

       *Celebrada también en 2015 y 2016, la de este año tendrá lugar el 16 de junio bajo el epígrafe de Fiesta Barroca, dentro de la programación del Corpus Christi, que dice así:  

 Los duques llegando al Palacio Ducal. 
La Gaceta de Salamanca

Escenificación  a cargo de los grupos de teatro Colectivo Teatro Telar y Puntos Suspendidos, del recibimiento que hizo la Villa de Béjar y su jurisdicción a la óptima Señora Duquesa Dª. María Alberta de Castro Portugal y Borja nupcial del Sr. Duque D. Manuel, e hija de los Condes de Lemos en el año 1685. Se recrearán las danzas, poemas, etc. en los escenarios naturales primitivos, tal y como se realizó en el Siglo XVII. Incorporando grandes novedades por parte de los actores.
Salida: desde la entrada de la Finca Renacentista de “El Bosque” (entrada principal junto a la estatua de la mujer bejarana) y anuncio de la bienvenida.
Recorrido: Los actores y actrices, en carruajes engalanados se dirigirán, por la Calle Recreo (antigua Avda. de los Duques), hasta la calle Libertad. Subirán por la Calle Libertad hasta llegar a la Puerta de la Villa. Proseguirán su camino por la calle Mayor hasta la Plaza Mayor y entrarán al Palacio Ducal, volverán a recitar. Ya en el patio renacentista del Palacio pronunciarán el pregón del Corpus y otros representaciones novedosas.
La fiesta terminará con un baile y convite a todos los asistentes.

9 comentarios:

  1. Este tipo de representaciones si se ciñen lo mas posible al hecho histórico que aluden siempre esta bien se represente para su conocimiento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Una manera de acercar la historia a la gente corriente. Creo que siempre son bienvenidas estas recreaciones, aunque haya mucho de teatro y de exageración. La lucha por el poder es un tema de siempre que despierta bastante interés.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Una fiesta muy atractiva y basada en hechos histórico. La escenificación me parece bastante interesante.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Este tipo de cosas siempre dan motivo para que la gente se regocije, festeje y gaste sus ahorrillos, al tiempo que se atrae turismo; eso sí siempre ha de cuidarse un poco el mantenimiento de un mínimo rigor histórico, tanto en las representaciones como en la ambientación de la época. Me hace gracia lo de la representación de la "Farsa de Ávila" que viene a ser la farsa de una farsa
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. Me hubiese gustado verla en directo. Una iniciativa muy interesante Carmen. Se aprende historia de una manera amena y divertida.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Siempre es bueno acercar la historia a la gente. Los que la conocen disfrutarán con la recreación y quienes la ignoren, tal vez se aficionen a ella y les entre el gusanillo de querer saber más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me gusta la implicación con estas fiestas que se representa parte de la historia y que tiene una base, es como las buenas novelas basadas sobre una obra teatral que resultan mucho mas y se aprecian.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me gustan este tipo de representación, de esta manera se recrean hechos históricos y a la vez se disfruta del teatro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Desconocía los hechos ni que se representaran. A ver si la próxima vez es posible verlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.