24 de julio de 2010

Aspectos urbanísticos y arquitectónicos del casco antiguo de Béjar (3ª Parte)

Autor: Roberto Domínguez Blanca.

Publicado: Revista de Ferias y Fiestas de la Cámara de Comercio, 2009.

El modo en que los habitantes de Béjar tenían de construir sus viviendas, seguía la tónica general de las construcciones que presentan las poblaciones serranas del sector occidental del sistema central. Sin embargo, la vivienda bejarana más característica parece surgir a mediados del siglo XVIII; un nuevo modo de construir que se implantará con fuerza en nuestra comarca (especialmente en Béjar y Candelario), y en otras localidades cercanas, como Barco de Ávila o Hervás.

De esta forma podemos distinguir dos tipos de construcciones que se suceden en el tiempo: las construidas antes de mediados del siglo XVIII, o las construidas a partir de esa fecha hasta principios del siglo XX, siendo las más características en Béjar.


Candelario



Las viviendas levantadas antes de mediados del siglo XVIII es por excelencia la prototípica que define la imagen de los pueblos de la Sierra de Francia. El principio constructivo de estos inmuebles aún se puede rastrear en Béjar en los barrios más periféricos, pues la calle Mayor y su entorno adoptaron en su momento el modelo vigente difundido desde mediados del siglo XVIII. Localizamos estas viviendas en los barrios de Barrioneila y Barrionuevo, en las calles de Mansilla, Los Curas, o en la zona trasera del antiguo hospital de San Gil. En Candelario abundan en la parte alta del pueblo. Por comparación con las de la Sierra de Francia, suelen ser menos espectaculares y de menor empaque.

Estas construcciones son de mampostería de granito con sillarejo en la línea de esquina de la planta baja, entramado de madera con adobe o ladrillo en todos los muros superiores, lo que permite la creación de voladizos. Los entramados se tapan con barro o preferiblemente con cal morena. A veces se deja la madera vista y se cubre la plementería de adobe y ladrillo. Es habitual la presencia de encalados al menos en la fachada principal, imitando lo que va a ser una constante en nuestra arquitectura decimonónica. Escalonamientos, retranqueados y voladizos de volúmenes se dan por doquier; aunque el vuelo de los cuerpos superiores sobre los inferiores es muy tímido en la comarca de Béjar. Se prodigan los balcones metálicos en las fachadas y llegando a todos los niveles de la vivienda, como moda adquirida de la arquitectura del siglo XIX; pues antes de este siglo, los vanos más importantes (los del piso noble) no tenían vuelo al exterior, sino que cerraban su parte inferior con un antepecho de rejería encajado en la embocadura del vano. Es el tipo de vano que Díez Elcuaz refiere como puertas-ventana. Los balcones empiezan a dejarse ver en nuestra arquitectura en las últimas décadas del siglo XVIII.

(Continuará)

30 comentarios:

  1. Interesante la entrada de tu colaborador Roberto sobre las formas típicas de arquitectura popular. No sólo en esa región, también en el norte de Extremadura, en los pueblos de la Vera, y en Salamanca, en la parte de La Alberca y zonas colindantes, aparece esa forma peculiar de utilizar entramados de madera y adobe con balcones en ligero voladizo en los pisos superiores de las viviendas. Parece ser que era una forma muy tradicional de construir en áreas rurales donde hay proximidad de montaña.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. esa foto me impactó, si voy a vivir a la península, me consigues una de esas casas? hasta me ofrezco a trabajar contigo, querida amiga... xD


    Hablo en serio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Por aquí ando, viendo tus cosillas...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Carmen!! Un post muy interesante amiga. Es hermosa Candelario. Me encantó.
    Besossssssss

    ResponderEliminar
  5. Seguimos aprendiendo dia a dia con tigo...gracias por tanta informacion.

    La foto muy bonita, me gustan esas farolas encendidas le aportan magia.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Magnífica entrada! mi enhorabuena a tu maravilloso colaborador, y por supuesto, a ti.
    Besazos!!!

    ResponderEliminar
  7. Carmen, confirmo que las casas de Lagunilla siguen también las indicaciones y los rasgos que se trazan en este magnífico artículo, osea, la sillería de granito en ángulos, puertas y ventanas...muy parecidas a las de la foto de Candelario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Cada vez veo más claro que tendré que ir a tu tierra a ver todo esto con mis propios ojos, porque entre tú y tus amigos, hay que ver la de información interesante y atractiva que nos dais. Recuerdo muy bien el Candelario, que visité en el otoño del 85 junto a parte del área de la Peña de Francia (incluída Béjar, pero muy por encima). Lo dicho, repetiré. Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  9. Veo que a pesar de las vacaciones no has podido evitar hacer una incursión y publicar otro de tus interesante posts.

    ¡Saludos y descansa!

    ResponderEliminar
  10. Cayetano: al fin y al cabo se trata de zonas montañosas muy próximas entre sí, limítrofes y vecinas. Es claro que para las gentes que vivían por aquí las fronteras entre comunidades o entre provincias no existía. Sus adaptaciones habitacionales al espacio circundante responden todas ellas a las mismas premisas: abundancia de piedra, utilizada en las zonas inferiores para combatir el agua y la humedad, y pisos superiores aligerados mediante el uso de adobe y madera. Y es más, todas ellas tienen una carácter ganadero más o menos acentuado.

    Gracias por tu comentario. Espero que estés pasando un buen verano.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Mathías: Ojalá tuviera yo en propiedad una de esas casitas chacineras de Candelario, pero... me te mo que no. Así que me parece que vamos a tener que trabajar duro para conseguirlo, jejej

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. La sonrisa de Hiperión: me parece genial. Ya sabes que estás en tu casa.

    ResponderEliminar
  13. Gabriela Maiorano: me alegra mucho tenerte por aquí. Candelario es fantástico. Se lo recomiendo a todo el mundo.

    Besos también para ti

    ResponderEliminar
  14. Mª Ángeles y Jose: me pareció una foto bonita para ponerla en la entrada, aunque no sea muy ilustrativa sobre los temas de arquitectura y arte de que trata el artículo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Silvia: muhcas gracias. Esepro que estés pasando un verano descansado y relajante.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  16. Carlos II: es lo que me decía Cayetano ahí arriba, que en las zonas serranas conlindantes a Béjar se despliegan unas arquitecturas similares,respondiendo a idénticas adaptaciones al medio y mismas funcionalidades. El caso de Lagunilla no sería una excepción.

    A ver si cuelgo un día algo sobre tu pueblo. Estoy en ello.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Isabel Romana: no sabía que habías estado por aquí, querida Isabel. Ya sabes dónde estamos si tienes la intención de repetir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Dissortat: tienes razón, pero me da tanta pena ver el blog en pausa... Descansaré te lo prometo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Carmen: espero con ansia la entrada gunillense ;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Preciosa foto, sí señor.
    Es curioso que, pese a la cercanía, no conozco en Zamora -no digo que no los haya- ejemplos del entramado de madera y adobe. Si acaso, en espacios reducidos: para cerrar un corredor, por ejemplo, pero no como pared.
    Saludos, Carmen

    ResponderEliminar
  21. Xibeliuss: a partir de ahora tienes un motivo más para recorrer los pueblos y zonas rurales de tu Zamora más próxima, jejej.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  22. Madame, que preciosas son las que nos muestra a modo de ejemplo en Candelario. Me encantan esos balcones y corredores, y ademas se ven tan bien conservadas que parece que somos nosotros quienes nos hemos trasladado al siglo XVIII.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. que interesante tu blog, desde hoy me deleitaré con tus relatos, desde Argentina, saludos.

    ResponderEliminar
  24. Muy interesante esta última entrega, Carmen. Y la foto que la ilustra, ya ni te cuento... Esa balconada lígnea que aparece el la misma con ese aire tan medievalizante se me antoja deliciosa...

    En fin, espero que, a pesar de la escasez de tiempo que, según parece, padeces, consigas disfrutar de la estación y de tu Béjar de tus entretelas, jejeje... Hacía no sé cuánto que no me topaba con esta expresión tan castiza y tan fantástica...

    Lo dicho, pues... No trabajes demasiado, que al final...

    Que tengas un muy feliz jueves.

    Un beso

    ResponderEliminar
  25. Madame Minuet: precisamente es un pueblo de cuento. La mayoría de sus casas pueden fecharse desde el siglo XV al XX, siendo mayoritariamente reformadas en los ss. XVIII y XIX. Estoy pensando hacer una entrada específica sobre Candelario, sobre todo pensando en sus calles y casas.

    Un besito

    ResponderEliminar
  26. Carli: muchas gracias por tu visita.

    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Jose: qué palabras tan bellas para ese Candelario de ensueño. Merece la pena perderse por sus calles, realmente, y está cerquísima de Béjar. La mayoría d elos turistas que vienen por aquí no se pierden un paseo por allí.

    ¿Te gustó la palabra? A mí me parece que describe muy bien el sentimiento de cariño hacia el lugar en el que te sientes más a gusto, sea tu lugar d eorigen o no.

    Feliz jueves tabién para ti.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  28. Qué maravillas y qué magia desprenden estas viviendas ,me encantan esas calles tan estrechas ,para mi muestran esa cercanía de las personas.
    Felicidades por tan bella publicación.
    Espero hayas disfrutado de tus vacaciones .....
    Un inmenso beso.

    ResponderEliminar
  29. Loli Martínez: no sé por qué, pero esa foto me salió especialmente bien. Quizás sea porque desprende algo de misterio, más que por su calidad técnica.

    Espero que estés teniedno unas vacaciones tranquilar y descansadas, que es lo más importante.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.