4 de abril de 2016

Pensamientos de una bejarana de cien años (1ª parte)



Autora: Carmen Cascón Matas 
Artículo literario escrito para la Revista de Ferias y Fiestas de la Cámara de Comercio de Béjar 2014


            Esta que veis aquí de poblado rostro surcado de arrugas sin cuento, boca hendida y labios ausentes, mirada borrosa aunque firme, moño tirante y manos sarmentosas con la fuerza suficiente para sostener un delicado abanico –aún conservo la coquetería de antaño-, posada con solemnidad de matrona sobre una silla a modo de trono y envuelta en una pañoleta de luto perpetuo, soy yo, Antonia Rodríguez de Lucio y en este presente año del señor de 1873 cumplo un siglo al nacer en Béjar un 16 de octubre de 1773. 

Antonia Rodríguez de Lucio
Agradezco el préstamo y reproducción de esta fotografía a los hermanos González de la Huebra,
 a cuyo abuelo fotógrafo dedicamos esta entrada en su día 

          Gozo de la inmensa fortuna de atesorar en mi lúcida memoria el pesado bagaje de un mundo que se fue, mientras los acontecimientos que me rodean transcurren en las sombras y reina para mí el silencio. Sorda y medio ciega, comprenderéis, queridos míos, que el presente sea para mí insondable. Llegará un día, no muy lejano, en que dormiré para siempre sin poner mis pensamientos por escrito. Quedarán guardados en mi cerebro sin que importen mucho a nadie y se disiparán con el viento helado que sopla silbante desde las lagunas de la sierra. He vivido con intensidad y sido testigo de la muerte de varias generaciones cuando lo natural es que una mujer no sobreviva más allá de cincuenta o sesenta años, si no muere tras una cadena interminable de partos. Dios me ha concedido la gracia de doblar esa edad aun cuando me he considerado vieja desde los cuarenta. A mi alrededor se han desatado guerras, revoluciones, cambios de gobierno, golpes de estado y un desarrollo textil nunca soñado. Y, sin embargo, mis preocupaciones se ciñen desde la juventud a mi familia; la política es un mundo privativo de los hombres. Ninguna mujer se ha atrevido a tomar partido en uno u otro sentido y yo, nacida aún bajo el dominio de los duques, no voy a convertirme en un ejemplo de lo contrario. La casa y los hijos han constituido los pilares sobre los que se han asentado el edificio de mi vida y el tiempo se ha esfumado entre costuras, amenos pasatiempos en el campo e idas y venidas a la iglesia. Y me considero afortunada al permitirme Dios que naciera en el seno humilde de un matrimonio que ha visto engrandecer su linaje de generación en generación gracias a unas manufacturas textiles, tímidas siendo yo una niña, ceñidas al ámbito de los hogares, y ahora mecanizadas y cada día más detentadoras del mundo industrial y del progreso. 


En el reverso de la fotografía, y a mano, aparece esta anotación de 1873.
Doña Antonia había nacido en 1773




        En mitad de mi duermevela de esta tarde veraniega de domingo mis tataranietos vienen a visitarme y me despiertan con un cotorreo que penetra hasta el fondo de mis oídos enfermos. Uno de ellos, no le veo la cara ni reconozco su voz, se empeña en dejar plasmado mi rostro en una fotografía, acontecimiento del cual apenas tengo constancia. Gritan junto a mí que permanezca quieta durante unos minutos, cuestión ridícula si se tiene en cuenta que mi movilidad es casi nula, y del momento solo aprecio una ráfaga de borrosa y difusa luz. 

 
 Es muy posible que el padre de Luis González de la Huebra hiciera la foto a doña Antonia
Foto propiedad de los hermanos González de la Huebra (Salamanca)

       Aunque desconozco qué es con exactitud la fotografía -un invento, uno más de los que han surgido en el maremagnum de este loco siglo que me ha tocado vivir-, creo entender que traslada con artificios de magia un instante al papel y lo deja congelado para la posteridad y, aunque pienso que es una solemne majadería encerrar el mundo y dejarlo vacío y falto de pleno sentido, atraparlo en un trozo ínfimo para guardarlo en un cajón o lucirlo en un marco, verdad es que hubiera disfrutado al reconocer el rostro de mis padres para recrearme en ellos ahora que ya los he olvidado. En mis tiempos los recuerdos se guardaban en el cerebro y en el corazón y se tenía conciencia de su fugacidad, y por ello los instantes eran en sí mismos valiosos, mucho más de lo que pueden llegar a ser en el presente. 

 Plazuela de los portales de Pizarro o de la Piedad
Fotografía antigua sacada de Archivo fotográfico y documental de Béjar

       Las ráfagas de mi memoria estimulan en mí el sueño con el leve sonido del piano. Qué diferente es el Béjar en que vi la primera luz y esta ciudad en que se exhalaré mi último suspiro. Entonces reinaba Carlos III. Si me preguntarais, queridos míos, cuántos papas y reyes he conocido respondería que se me han olvidado, como hago cuando la bandada de bisnietos y tataranietos hace lo propio, mas no es verdad. Carlos III, Carlos IV, José Bonaparte -Pepe Botella le bautizamos los españoles a pesar de que era abstemio-, Fernando VII, Isabel II y Amadeo de Saboya y entre ellos la Guerra de Independencia, dos Guerras Carlistas, la Revolución Gloriosa y la Primera República, este régimen que impera en este año 1873; y mientras, la buena de Antonia ha crecido, la han casado, ha dado a luz a varios retoños, los ha acunado entre sus brazos, ha visto morir a su marido, florecer a sus hijos, nietos, bisnietos y tataranietos. Las caras acuñadas de las monedas han ido sustituyéndose unas a otras al tiempo que la mía se ha poblado de arrugas, escrituras del tiempo, y al fin y a la postre ambas historias, la grande, la de los gobernantes, se intercala e imbrica con la mía, la pequeña, la invisible, la que sólo recordaremos yo y los míos y que se olvidará cuando los que me hayan conocido desaparezcan. 

Continuará

23 comentarios:

  1. Interesante estructura la de este artículo. Un placer leerlo. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Toda una aventura ponerse en la piel de otro. Y desde la piel ajena intentar transmitir las vivencias propias y los acontecimientos que rodean a la persona en cuestión.
    Un saludo, Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Me ha parecido encantadora esta anciana dama que podría contarnos tantas cosas. ¿Se ha planteado usted desarrollar su historia, dejar que ella nos cuente todos esos acontecimientos que se desarrollaron en el siglo que vivió?

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Precioso y emotivo,Carmen, está muy bien rescatar estos recuerdos y comprobar que con el paso de los años, aunque las mujeres ya han entrado en política, la lucha continúe hasta conseguir la total equiparación en todos los aspectos de la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy buen relato construido desde una foto con mucha historia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Tu relato pone de manifiesto una vez más que basta una fotografía para, alrededor de ella, crear una historia aunque ésta no sea mas que puro artificio. Pero, curiosamente, cuanto más imaginada, más interesante; como pasa en este caso en el que son tus reflexiones y no las de la buena de doña Antonia (q.e.p.d.) las que crean la historia y centran en ella nuestro interés.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. Una mente muy lúcida para su avanzada edad, quién le iba a decir que su visión de la vida iba a ser conocida al paso de los siglos.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Un personaje, doña Antonia, que de no ser real, y aun siéndolo, podría ser protagonista de la historia de un siglo, ponerle voz a los hechos, cuyos ecos le llegaban por voz de numerosa estirpe.
    Me ha gustado mucho, Carmen, que por fortuna, veo que sigue.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Emocionante Carmen.
    Todo lo que puede dar una foto...Y lo que contará...

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Un estupendo relato muy bien estructurado y que podría dar para una novela. Me ha gustado mucho.
    Besos Carmen

    ResponderEliminar
  11. Poco ella iba a pensar que después de tantos años iba a aparecer su vida por Internet.
    Espero leerte en la próxima semana la vida de esta mujer tan lucida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Una narración maravillosa. Me ha hecho imaginar como sería la vida de esta mujer que parece de carácter fuerte, los acontecimientos y la historia que le tocó vivir. Llegar a los cien años en aquella época sería un milagro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Fantástica entrada. Un relato que promete y, como base, una fotografía que es todo un tesoro. Dª Antonia tiene pinta de haber sido una gran mujer.
    Saludos, Carmen. Esperamos la continuación.

    ResponderEliminar
  14. Contaba 35 años cuando Napoleón entró en España, conoció los reinados de Carlos III, Carlos IV, Fernando VII, Isabel II, la Gloriosa, el de Amadeo de Saboya y la I República. Es verdaderamente impresionante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Relato emocionante si es real, magistral si es ficticio. En todo caso, una magnífica Pincelada de Historia Bejarana. Felicitaciones. Se espera la secuencia. Desde Chile, JZR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...junto con las fotografías, por cierto. Vale.

      Eliminar
  16. Llegar a esa edad y seguir lúcida es un privilegio.
    Precioso relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Vaya texto entrañable, Carmen, nos llevas a escuchar a Doña Antonia ese comentario que tantas veces habremos oído a nuestros mayores. Y que seguro nosotros también dejaremos escapar alguna vez, “qué diferente es este Bájar de aquel que vi mi primera luz…”
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Muy buena entrada Carmen. Para la edad estaba muy bien, vamos, perfectamente. Por la fotografía parece que fuese una señora seria pero a la vez con mucho sentimiento. Me ha gustado mucho. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  19. Para su edad y la época que estaba muy bien conservada y muy lucida. Un verdadero libro de historia viviente.
    Viendo lo que pensaba de la fotografía de la época pensé que seria lo que pensase de las actuales formas de almacenar las fotos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Me recuerda a las señoras mayores que conocí en mi niñez, las separan mas de un siglo, pero en esencia son la misma fuente de sabiduría. Gracias por mostrarnos tan interesantes historias Carmen. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  21. Me encanta el relato y espero impaciente la continuación Carmen.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Doña Antonia un prodigio, porque como bien: dice que alcanzó dos veces la edad que en esa época la inmensa mayoría de mujeres alcanzaban.Mucha vivencia y eso que eran épocas que la noticia no se recibía a tiempo real como ahora, pero para eso esta la memoria...

    Me encantan estas crónicas, porque son la esencia de nuestros antepasados y la lucha por superarse en una España tan contradictoria.

    Un beso feliz domingo Carmen.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.