26 de mayo de 2014

Manuel Sánchez Arcas: un arquitecto bejarano en vanguardia (3ª parte y final)



       
      Autor: Óscar Rivadeneyra Prieto
      Publicado: Béjar en Madrid, 04/04/2014, 4.701.   

       Los países de la Europa oriental fueron siempre la referencia de Sánchez Arcas en sus treinta largos años en el exilio, no solo como ejemplo práctico de desarrollo de las políticas siempre defendidas por el arquitecto sino también como lugares de residencia. 
 Instituto de Física y Química (Fundación Rockefeller, Madrid)
Manuel Sánchez Arcas y Luis Lacasa Navarro (1932)


            La disparidad ideológica que siguió caracterizando a la II República en el exilio es el trasfondo de las causas por las que Sánchez Arcas renunció a su cargo de Ministro plenipotenciario en Polonia en el año 1950 tras ejercerlo durante cuatro años. La oposición activa al régimen del general Franco promovida por la Unión Soviética tenía a nuestro protagonista como uno de los agentes principales desde Varsovia. Por esa fidelidad a las tesis marxistas terminó distanciado del gobierno republicano, mucho más tolerante y diverso, cuando este era presidido por José Giral, y finalmente  dimitió de su cargo de Ministro ante el gobierno de Sánchez Albornoz. Las causas directas parecen estar relacionadas con las simpatías mostradas por la República española hacia el dictador yugoslavo Tito[1], enfrentado aquellos años a la Unión Soviética. En cualquier caso el final de la actividad política le permite regresar a su trabajo en la Oficina de Proyectos de Sanidad de Varsovia comenzando una proliferación de trabajos teóricos publicados en diversas revistas especializadas. Así durante 1950 publica una serie de artículos en la revista parisina Cultura y Democracia, compartiendo plana con Rafael Alberti y Jorge Semprún, en los que, frente a los planteamientos culturales y científicos oficializados en la España franquista, desarrollaba sus propias tesis respecto al urbanismo, la ingeniería o la medicina[2].

 

            En 1958 Manuel Sánchez Arcas se traslada a vivir a la República Democrática Alemana, debido fundamentalmente a la inercia profesional de sus hijas que encontraron acomodo en el Berlín Oriental. Allí trabaja en el Instituto de teoría e historia de la Arquitectura donde desarrollará proyectos relacionados con el urbanismo de la ciudad contemporánea, publicando, durante los años sesenta, una serie de libros al respecto[3]



 Planta del Hospital Clínico San Carlos (Madrid).
Proyecto de Manuel Sánchez Arcas


            Las hijas del arquitecto gestionaban el regreso de su padre a España cuando este falleció en Berlín en 1970. Durante las tres décadas de exilio había seguido desde lejos la suerte y los avatares de muchos de sus proyectos y trabajos más significativos en España, como la reconstrucción de la Ciudad Universitaria. Esta, aunque regida por el régimen franquista, siguió fielmente las pautas diseñadas por Arcas antes de la guerra, debido sobre todo a la mediación de Eduardo Torroja, ingeniero con el que había trabajado codo con codo, y que procuró que no se perdiera la memoria de nuestro arquitecto. 

 Eduardo Torroja Miret


Sánchez Arcas se había especializado a lo largo de su vida en proyectos de hospitales e instalaciones médicas, siendo edificios de este tipo algunos de sus trabajos más celebrados, como el clínico de San Carlos en la citada Ciudad Universitaria de Madrid [4] o el Hospital Español de Méjico. La filiación científica de nuestro arquitecto arranca de su propia condición profesional pero también parece relacionada con su familia: su padre y su hermano eran prestigiosos ginecólogos, este último Ruperto Sánchez Arcas, profesor universitario, médico y escritor [5], sufrió, como Manuel, las desventuras de las depuraciones a los profesionales tras la guerra, aunque no llegó a exiliarse.

 Central Térmica de la Ciudad Universitaria (Madrid)
Sánchez Arcas y Eduardo Torroja (1932)


Por su importancia dentro del panorama arquitectónico de la España contemporánea, la trascendencia de sus obras, el proceso de su teorías urbanísticas, así como por su significación en puestos de responsabilidad política, estaríamos, junto con Hernández Girbal, ante el intelectual de origen bejarano más relevante del siglo XX, y tal vez ante el artista (bien vale esta palabra para el noble arte de la arquitectura) de más importancia. Las dimensiones de su producción y la influencia de ella en la arquitectura española del presente han sido estudiadas por diversos arquitectos, profesionales y docentes en investigaciones y tesis, algunas de las cuales verán a la luz en próximas fechas.



[1]STANISLAW CIECHANOWSKI, Jan: Las relaciones entre la Polonia comunista y la República española en el exilio. Razones políticas de la misión de Manuel Sánchez Arcas en Varsovia (1946-1950). En “Las relaciones de España con Europa centro-oriental (1939-1975)” Matilde Eiroa San Francisco y María Dolores Ferrero Blanco eds. 2007.
[2] Tres congresos pseudocientíficos. Revista mensual “Cultura y democracia”, nº 3, París, 1950.
[3]SÁNCHEZ ARCAS, Manuel: Form und Bauweise der Schalen Berlín Oriental: VEB Verlag für. Bauwesen, 1961
 Stadt und Verkehr: Verkehrs- und Stadtplanung in den USA und in Westeuropa, 1964
Schriftenreihen der Bauforschung: Reihe Städtebau und Architektur; nº 5 Berlín Oriental: Deutsche Bauakademie, 1968
[4] Este hospital fue testigo de las batallas en la toma de Madrid, hasta el punto de que en ocasiones unas plantas estaban ocupadas por soldados de un bando y otras por soldados del contrario.
[5] SÁNCHEZ ARCAS, Ruperto: El parto a través de los tiempos (contribución al estudio histórico e iconográfico de la parturición). Laboratorios Vekar, 1955, Madrid.

21 comentarios:

  1. La dictadura y el talento a veces están reñidos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Carmen, solo paso a decirte que ayer posteé mi última entrada, estaré ausente de mi blog largo tiempo, no sé cuándo regresaré.
    Gracias por cuanto me has aportado en conocimientos con tus entradas.
    Un gran abrazo
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  3. Que hombre tan íntegro; esa fidelidad a sus ideales y su buen hacer en sus proyectos; un gran humanista y, nunca mejor dicho que ,quien tiene un amigo tiene un tesoro como lo demostró en su momento Torroja Miret; juntos crearon proyectos de gran envergadura.

    Un abrazo y felicitaros por estas entradas.



    ResponderEliminar
  4. Lástima que esa guerra desdichada haya triunfado tantas cosas. Afortunadamente, aunque fuera desde el exilio, muchos lograron desarrollar su importante labor, pero resulta doloroso pensar en todos aquellos que se quedaron por el camino, y que en otras circunstancias hubieran contribuido a impulsar el país.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Sin duda una vida movidita e interesante. Las guerras y la política y las ideologías producen estos exilios forzosos. Unos se desplazaron Oriente y los de la 2ª guerra mundial a Occidente. Lo de "nadie es profeta en su tierra" lo hacen realidad estas personas que destacan por su valía ( tantas y tantos) lejos de su patria.
    Bss

    ResponderEliminar
  6. Hubiera sido un buen colofón que hubiera podido regresar a España, aunque dejó su huella con sus obras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Ha resultado interesante la historia de este personaje relacionado con Béjar. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Lastima que no pudo regresar. Ojala la ideología nos permitiera un debate sincero, que lograra una mejor sociedad...Pero...

    Besos Carmen. siempre interesante conocer gente de Béjar

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué vida le tocó a algunas personas!
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Interesante la historia de otro personaje que engrandece la historia de tu ciudad.

    Besos

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  11. Un gran colofón para una historia como la suya, la lastima es que no pudiera regresar, gracias por compartir tanto saber y tantas historias, de paso me he leído también la entrada sobre el escritor Hernández Gribal, muy buena entrada. Me admira toda la bibliográfica y todo lo que hay escrito sobre todas estas personas y lo que me entusiasma es que Blogs como este lo acerquen a la personas de a pie. Gracias Carmen.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por darnos a conocer a otro ilustre bejarano por el mundo. Creo que no se le recuerda en ninguna calle.
    Buen martes .
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Una Vida llena de avatares y circunstancias que abrieron puertas y también las cerraron.
    Un Hombre fiel a sus Ideales y, desde el exilio, pendiente de su País y su Pueblo.
    Un Gran Reportaje sobre un Enorme Artista y Persona.
    Abrazos y Besines.

    ResponderEliminar
  14. Espléndido broche a este importante y muy interesante estudio del artista, científico y escritor de innovaciones técnicas, Manuel Sánchez Arcas. La dictadura se apuntó otro tanto al obligar al exilio a tan eminente técnico e investigador que jamás renunció a su personal concepción de una sociedad justa y dichosa para todos. Este pensamiento y no otra razón fueron el motivo de que sus actividades profesionales, exceptuando las mencionadas en España, se realizasen en los países que le acogieron y dejaron realizar su excelente trabajo. Bien, la reconstrucción de ciudades y edificios imprescindibles, arrasados durante la Segunda Guerra Mundial, debió ser un estímulo para recuperar la paz de una población maltratada y asustada por los poderes dictatoriales. Desconozco si alguna vez ha tenido en España el reconocimiento que merece. De no haberlo tenido, jamás recuperaremos el sentido solidario y de libertad que él siempre buscó y enseñó. El rencor seguirá en los corazones de quienes desprecian el trabajo y el bien y, en esta caso, la democracia se apuntará un tanto especial. Si se le ha reconocido como español que supo trabajar para la Humanidad, quisiera poder establecer una correlación entre libertad, justicia y paz, que él quiso para todos. Excelentes publicaciones sobre Manuel Sánchez Arcas.

    Un cariñoso abrazo, querida amiga Carmen.

    ResponderEliminar
  15. Me parece muy moderno. El edificio de la Fundación Rockefeller es impresionante.

    Otro genio que tuvo que sufrir las consecuencias del fascismo implantado por la fuerza en el Estado Español.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  16. Pues muy interesante tu trilogía de este arquitecto bejarano que desconocía por completo y que, por lo que he podido ver, era un verdadero talento. Un saludo!

    ResponderEliminar
  17. Es noble y bonita la lealtad de Torroja para con su compañero caído en desgracia. Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
  18. Parecen construcciones de un cuadro de Chirico. La deshumanización del Arte.

    ResponderEliminar
  19. Me gusta la central térmica. Tiene el aspecto racionalista tan de moda en los años treinta del pasado siglo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Cuántos errores se produjeron en el Gobierno en el exilio por culpa de los matices marxistas cuando ya se gestaba el eurocomunismo. Otra mente brillante que se quedó por el camino sin poder realizarse al completo. Y el descubrimiento humano de Eduardo Torroja. Un trabajo interesante, Oscar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Óscar Rivadeneyra1 de junio de 2014, 12:24

      Gracias Ana Mª Ferrín.
      La verdad es que las distintas vertientes de la labor realizada por Sánchez Arcas durante todos esos años, y las dimensiones de su tarea son abrumadoras, y hacen que a la hora de comenzar a investigar sobre él uno no sepa por dónde empezar.
      Por ejemplo, como Jefe de propaganda de la República toda la gestión administrativa de los intelectuales y periodistas llegados a Madrid y a Valencia durante la Guerra pasaba por sus manos,:Malraux, Hemingway, Robert Cappa... existiendo una interesante correspondencia.
      Pero aún más transcendental en el tiempo fue su trabajo como vicepresidente de la Junta para la Protección del Patrimonio Artístico durante la Guerra Civil, pues a él le debemos personalmente la conservación de las obras de arte que albergaban los palacios madrileños objetivo de los bombardeos, y que de otro modo habrían desaparecido.
      Seguiré investigando, la figura me parece apasionante.

      Óscar Rivadeneyra

      Eliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.