17 de mayo de 2015

Benito Guitart Trulls, un arquitecto catalán en el Béjar de hace cien años (1ª Parte)


Autores: Javier R. Sánchez Martín y Roberto Domínguez Blanca
Publicado: Revista de Ferias y Fiestas 2012

Introducción

       Benito Guitart i Trulls nació en Barcelona el 12 de agosto de 1866. Allí estudió su carrera en la Escuela Superior de Arquitectura, donde se tituló en 1890[1]. Llegó a Béjar en 1893, permaneciendo aquí hasta 1895 y desarrollando una fructífera labor como arquitecto municipal

Benito Guitart Trulls en una fotografía


         Cuando llevaba sólo unos meses de estancia en Béjar se desplazó a Barcelona para contraer matrimonio con Mª Dolores Sivilla, también barcelonesa. Un hermano de su esposa, Félix Sivilla i Prats, dirigía la empresa “Sivilla y Cía”, con sede en Madrid y dedicada principalmente a actividades de fundición y mecanización, con la que enseguida empezaría a colaborar Guitart. En ella coincidirá con Miguel Munar i Cona, ingeniero industrial de origen mallorquín. En 1896 la sociedad se disuelve, constituyéndose una nueva en la que Sivilla ejerce como socio comanditario, y Guitart y Munar como socios gerentes[2]. Esta asociación será el origen de la próspera “Munar y Guitart”, que pudo constituirse a finales del siglo, fecha en la que Guitart ya residía en Madrid.

      En la capital de España participó en las actividades del prestigioso Ateneo Científico, Literario y Artístico. Por entonces era quizá el principal centro cultural español y Guitart fue miembro de algunas de sus Juntas directivas; así fue Depositario en la Junta de Gobierno de seis miembros presidida por el conde de Romanones en 1922. Posteriormente ocuparía el mismo cargo hasta 1924, ya con Ángel Ossorio de presidente. Además, Benito Guitart era en 1934 el Hermano Mayor de la Real Congregación de Arquitectos de “Nuestra Señora de Belén en su Huida a Egipto”.

                              Edificio modernista de la sociedad Munar y Guitart en Madrid

       En Madrid nuestro arquitecto alcanzará la madurez en su carrera con la construcción de edificios, algunos de notable factura, y por los que se le recuerda, tales como el colegio de Nuestra Señora del Carmen, el colegio de Huérfanos de la Armada, la iglesia de San Juan Bautista en Ciudad Lineal y su participación en el diseño y construcción del palacio de Bermejillo, actual sede del Defensor del Pueblo.

     Pero estamos seguros de que su estancia en Béjar le marcó profundamente como persona y como arquitecto. En efecto, estando ya destinado en nuestra ciudad se desplazó a Barcelona para contraer matrimonio y, además, en Béjar nacería su único hijo, Franco. En lo profesional supuso el principio de su carrera, realizando numerosas intervenciones. Además, una vez en Madrid siguió vinculado a Béjar y su comarca, desde donde realizó desplazamientos frecuentes para colaborar en diversas obras, como se verá más adelante.

La llegada a Béjar de Guitart[3]

      La relación de Guitart con Béjar comienza en 1893, cuando oposita a la plaza de arquitecto municipal. En el pleno de 21 de marzo se da a conocer que existen dos candidaturas, la de Guitart y la de José Mª Pujol de Barberá[4]; una vez estudiadas y sometidas a votación la de Guitart obtuvo 8 votos por 5 la de Pujol.


Casa de Mateo Iglesias en Béjar, proyectada por Guitart.

        Las mismas actas dan a conocer que la ciudad tenía necesidad acuciante de un arquitecto para hacerse cargo de las obras municipales y controlar su ejecución, informar las peticiones de permisos para nuevas edificaciones, reformas, estudios de alineaciones, etc. De hecho, no sienta muy bien en el consistorio que el Sr. Guitart pida que se le remita el nombramiento, pues los concejales sospechan que pueda quererlo sólo para aportar méritos que le sirvan para conseguir otra plaza y luego no tomar posesión de la de Béjar. Es por este motivo que en la sesión de 2 de mayo de 1893 se decide darle ocho días para efectuar la toma de posesión.

        Una semana después, el 9 de mayo, se da cuenta de una carta de Guitart pidiendo prórroga, alegando que está enfermo, y para demostrarlo envía por correo unos días más tarde el certificado médico correspondiente. Pero el Ayuntamiento decide, en sesión de 16 de mayo, que se le telegrafiara para comunicarle que la fecha límite para tomar posesión será el 27 de mayo y que, si la sobrepasa, se volverá a convocar la plaza.

       Pero no fue necesario agotar tal plazo, pues en sesión de 25 de mayo de 1893 se informa de que Benito Guitart Trulls ha realizado su presentación seguida de la toma de posesión de la plaza de arquitecto municipal de la ciudad de Béjar. Era muy joven, pues llegó a nuestra ciudad con tan sólo 26 años.

Continuará





[1] La Vanguardia, 29/06/1890, p. 2.
[2] La Vanguardia, 30/05/1896, p. 3.
[3] Los datos que se ofrecen a continuación sobre el año 1893 proceden del Libro de Sesiones del pleno del Ayuntamiento de Béjar (sig. 1630).
[4] Pujol en 1896 conseguirá la plaza de arquitecto municipal de la ciudad de Tarragona, embelleciéndola con varios edificios modernistas.

23 comentarios:

  1. Un arquitecto con trabajo fuera de casa y unas ciudades con buenos edificios. Todos salieron ganando.
    Por cierto, si este hombre hubiera nacido cincuenta años después, posiblemente no hubiera puesto ese nombre a su hijo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Joven y con suerte: porque 26 años y tener una plaza dos años después de haberse licenciado. Aunque tuvo que desplazarse y en este caso para bien ; hoy en día sería un pulso.Claro que en esa época para esa plaza solo opositaron dos y, hoy seguro que no bajaría del triple...Demasiados titulados y muy pocas ofertas de trabajo.

    Un beso y feliz domingo Carmen.

    ResponderEliminar
  3. ...pero demostró su buen hacer .

    ResponderEliminar
  4. Pues, desde luego, la casa que nos muestra a modo de ejemplo de su trabajo, es una auténtica maravilla. Obviamente méritos no le faltaban al caballero para ocupar el puesto.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Otro genio del modernismo catalán. La casa es preciosa.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Esperemos seguir viendo otras obras del autor, porque, aunque solo estuvo un par de años, proyectaría otros edificios.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante tu nueva entrada Carmen, la seguiré con atención, si el señor Guitar diseñó otros edificios, seguro que son tan hermosos como la casa que nos muestras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Carmen:

    Muy interesante. Genial su obra. Y seguro habrá sorpresas en los siguientes post.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Bueno, Carmen, dada mi ignorancia no me queda otro remedio que quedar a la espera para despejar mis dudas. Y mis dudas son hasta qué punto pudo ser fructífera su labor como arquitecto municipal si ésta sólo duró dos años que, además, supusieron el comienzo de su experiencia profesional. Lo dicho, espero acontecimientos sin pronunciarme.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  10. Supongo que cuando lo traes, hizo bastantes proyectos para Béjar. Hay familias que dejan su sello en la historia. Bss

    ResponderEliminar
  11. Parece que hubo muchos intercambios entre la Cataluña y el Béjar de finales del XIX, dos grandes focos industriales de nuestro país. Aunque es evidente que Béjar necesitaba de gente experta en temas arquitectónico y ahí los mejores, e aquella época, estaban en la Ciudad Condal. Muy interesante la entrada de hoy.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. En esa época, contrataban en función de los méritos....hoy día, no ocurre así....y así nos va.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Será interesante conocer lo que hizo por aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Espero con interés las siguientes entregas del artículo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Hay que reconocer que Cataluña ha dado grandes arquitectos. Esperamos la continuación de su labor..

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Muy interesante. Espero la continuación.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Vaya maquina... Estrada muy completa... Un saludo desde Murcia...

    ResponderEliminar
  18. Aunque parece que no estuvo mucho tiempo en Béjar, y su comienzos vinieron marcados por cierta desconfianza, al fin para Béjar tener durante un tiempo un profesional de prestigio que dejó un legado allí, es cosa de importancia. Veremos, supongo, su obra bejarana, en los próximos días.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Este es uno de esos trabajos que te hacen esperar el próximo.
    Otro arquitecto se hubiera contentado con la plaza y a vivir tranquilo, pero él quería más y parece que tenía registros para conseguirlo. Continuamos.

    ResponderEliminar
  20. Nos has dejado intrigados, pero pienso que, después de opositar a la plaza de Arquitecto Municipal y habérsela concedido, no era cosa de renunciar a ella, aunque fuera convaleciente, tenía que presentarse y tomar posesión.
    Te esperamos.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  21. Interesante como todo lo que nos pones, esperamos la continuación.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Gracias a ti Carmen, estoy aprendiendo cosas que desconocía por completo; bueno... cosas y personas como es aquí el caso. Muy buena referencia. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  23. Tan solo ver la casa de Mateo Iglesias ya me doy idea de sus obras, bonita fachada con los azulejos azules que siempre son alegres y los balcones para asomarse y contemplar los festejos y demás.
    Afortunadamente que al final consiguió la plaza beneficiando a las partes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.