11 de octubre de 2015

La imagen de la mujer en la prensa de Béjar (1900-1925) (2ª Parte)

Autora: Mª Teresa López Hernández
Publicado: Revista de Ferias y Fiestas de la Cámara de Comercio, 2011.

Incluso Cultura y Tolerancia, revista de carácter progresista -no hay que olvidar que el Ateneo Bejarano había sido fundado por la Juventud Republicana, la Agrupación Socialista y el Grupo Anarquista- organizó un concurso en el que los suscriptores tenían que votar para elegir a la señorita más buena, más culta y más bella de Béjar, considerando señorita a toda joven soltera que hubiera cumplido quince años independientemente de la clase social a la que perteneciera. En marzo de 1912 se proclamarían las ganadoras en una gran velada.

Estamos seguros de que este concurso obedecía a lo explicado con anterioridad y no al hecho de que no hubiera en Béjar mujeres casadas u hombres que reunieran los requisitos exigidos para entrar en cualquiera de esas categorías.



Una vez pasada la etapa de la primera juventud, ante la imposibilidad de promoción social, la única “carrera” para la mujer era la del matrimonio que les permitía tener una seguridad económica y afectiva. No se las formaba para el desempeño de una profesión, que muchas mujeres ni contemplaban, y las que lo hacían se veían con tantas dificultades y con tan poco apoyo que desistían. Solamente trabajaban en caso de necesidad económica, desempeñando oficios considerados propiamente femeninos, de escasa cualificación. Cuando se hace mención de los trabajos que realizaban, se habla de costureras, castañeras, lavanderas.


En ocasiones se pedía su colaboración en situaciones coyunturales, sin continuidad una vez que la situación de emergencia acababa. Con ocasión de la guerra Europea, Emma Calderón y Gálvez, poetisa gaditana, insta a que las mujeres, que piden la igualdad para la Universidad y los puestos administrativos, ocupen los puestos que han quedado vacantes en el campo y las fábricas hasta que regresen los soldados. No pide que las mujeres se incorporen a las filas militares porque no se considera feminista.[1]

La realización de estudios encaminados a una profesión pasaba por cursar enseñanzas específicas para ellas. Así lo reflejaba la relación de premios otorgados en la Escuela Industrial durante el curso 1920-21, se premiaba a las alumnas que habían cursado el módulo “enseñanza artística de la mujer”, que se componía de dibujo, adorno y figura y colorido. En cambio, la relación de alumnos premiados estaba en los apartados de “enseñanza general para obreros” y “enseñanza profesional”, que comprendía materias propias de una formación profesional para todo tipo de trabajo en la industria.


Las cualidades innatas que se atribuían a las mujeres favorecía la función social que se le asignaba como esposa y madre. El estado de casada era el ideal y la soltería estaba mal considerada. Se ensalzaba la relación amorosa y la respuesta que requería para que acabara en matrimonio. En la sección “El Amor y la Voluntad (Cartas a una Mujer)” de El Bejarano, el poeta Miguel San Román por medio de una relación epistolar en la que adopta el papel de padrino firmando como Manuel, da consejos a una ahijada, Milagritos, para la buena marcha de la relación con Vicente, su novio. Hace un elogio del amor, del renunciamiento y la rendición de voluntades que éste implica. En definitiva, lo que una mujer debía tener en cuenta si quería que el noviazgo tuviera el fin esperado.

El sistema capitalista trajo consigo el auge de la burguesía y la imposición de sus ideales que fueron imitados por todas las clases sociales. En la familia burguesa el marido era el sustentador de la economía familiar y la mujer la que se encargaba del hogar, procurando la felicidad dentro de la casa. Dentro del hogar la misión de la mujer era crear un ambiente acogedor para el marido y los hijos. Un hogar limpio en el que los niños estuvieran alejados de las enfermedades, adecuándolo para que el marido se encontrara a gusto en él y alejarlo así de la taberna, convirtiéndose la esposa en amiga y compañera. Estas eran las recomendaciones que se daban en una conferencia en la Casa del Pueblo de Madrid sobre el hogar obrero.[2]

La madre era el centro sobre el que giraba la vida de los demás miembros que componían el hogar familiar. En todos los periódicos son numerosos los testimonios de los valores morales y físicos de la madre y de la desolación que causa su muerte, a la que los hijos dedican poesías y recordatorios.



Pronto, debido a la gran influencia que ejercían las madres, sobre todo en la primera etapa de la vida de sus hijos, se empezó a considerar la necesidad de que la mujer tuviera instrucción, no era tanto una preocupación por enriquecer la vida femenina como por su labor educadora. Desde esta revisión de la relegación cultural a la que se había visto sometida, se abren paso críticas a la consideración que se tiene de la mujer, las dificultades que tiene para pertenecer a la sociedad, siendo la falta de formación la que la convierte en un ser débil al que se considera inferior. Sin otra salida, ve el matrimonio como un negocio y se convierte en esclava del marido. Se le debía dar más libertad y responsabilidad, pero sin perder de vista el papel de esposa, madre y compañera y hacia esto deber ir encaminada su educación.[3]

Por supuesto, no cumplir con los roles sociales que se esperaba de ella tenía penalización y el castigo era la exclusión social y la amenaza constante de llegar a la senectud solas y olvidadas por todos.

Continuará




[1] CALDERÓN Y GALVEZ, Emma: “La mujer en la guerra europea”. En El Noticiero, 28 de agosto de 1914, p. 2.
[2] “Embellecimiento del hogar obrero. Conferencia pronunciada en la Casa del Pueblo de Madrid por doña Margarita Moreno”. En El Bejarano, 31 de diciembre de 1915, p.1.
[3] G. SÁNCHEZ, Alejandro: “La mujer social”. En La Juventud, 11 de abril de 1907, p. 1 (I); 25 de abril de 1907 (II), p. 1 y 1 de mayo de 1907 (III), p.1. CEBRIANO RUANO, Sara: “La necesidad de cultura en la mujer”. En Cultura y Tolerancia, 20 de abril de 1912, p. 5. J.S.A: “A la mujer”. En El Noticiero, 23 de agosto de 1913, p. 1.

19 comentarios:

  1. Todo reglamentado en una sociedad donde sacar los pies del tiesto era poco menos que una herejía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que esta premisa se mantuvo hasta hace pocas décadas. Con la democracia, por fin, llegó la revolución femenina, aunque algunas valientes ya lo habían conseguido antes desoyendo a las voces dictatoriales.
      Saludos

      Eliminar
  2. Hola Carmen:
    Muchas veces pienso lo mal que se ha tratado a la mujer en todas las épocas. Incluso en está donde hay más libertad. El artículo que traes hoy refuerza ese pensamiento. Implícitamente le dicen a la mujer lo que tiene que hacer: Cásate o veras...Te vamos a educar lo justo y necesario..y cosas por el estilo.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ahora, cuando en alguna serie de tv por medio de las protagonistas se vive las consecuencias de esas trabas de la época, parecen una barbaridad, ya que afortunadamente la sociedad ha cambiado mucho...ahora sería impensable que la mujer no pudiera votar, ni tener título universitario por sólo es impedimento de haber sido mujer...no hay que olvidar que estos logros se ha conseguido por la entereza y la lucha de las mujeres por sus derechos.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Admiro tu tenacidad como historiadora de tu ciudad. Un día tus paisanos te reconocerán tu esfuerzo, o así lo sueño.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Leyendo esta crónica me ha venido a la memoria "El Florido Pensíl":un libro que tenía mi abuelo materno y era acerca del sistema educativo de la época y lo de la Sección Femenina y el rol de la mujer hasta hace bien poco...

    Porque esta revista se editó en el 1912 y en el 39 en vez de ir hacia adelante se volvió a encorsetar a la mujer.-Comparto eso de qué la mujer es la que pasaba los primeros años de crianza y que menos que supiera leer y escribir...Mis abuelas tuvieron la gran suerte de cursar Magisterio las dos: pero después de la contienda: otra vez la sordera mental para las mujeres...

    Esperando saber más de esta estupenda crónica.

    Un beso Carmen.

    ResponderEliminar
  6. Las conferencias dadas por la Casa del Pueblo de Madrid sobre el hogar obrero era un principio que duró durante muchos años en la educación Española.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Puede que me equivoque en mi apreciación, pero que este modo de entender el papel de la mujer en la familia y la sociedad ha perdurado hasta fechas relativamente recientes en que, aplicando la la ley del péndulo que nos caracteriza, hemos pasado a un feminismo hecho a medida y marcado por la discriminación positiva y bien sabido es que cualquier discriminación es en esencia perjudicial. Bueno, algún día nos bajaremos del péndulo y espero que lo hagamos en un punto neutro y equidistante.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  8. ¡Cuánta discriminación ha sufrido la mujer a lo largo de la historia! Saludos

    ResponderEliminar
  9. Qué barbaridad. Parece que estemos hablando de la Edad Media, y sin embargo era el otro día. Menos mal que se llegó a un punto en el que se consideró la conveniencia de que recibiera instrucción. De otro modo mal camino hubiéramos hallado las que llegamos después.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Lo triste del caso es que al ser algo obligatorio y el único camino al que se veía abocada una mujer, la tradición había menospreciado la soberbia labor de llevar una casa y criar a los hijos, grabando a fuego en las mentes de las madres el poco valor de su trabajo. Hasta no hace tantos años, que una mujer dijera “No, yo no hago nada, estoy en casa con los niños”, era algo corriente. Sin embargo, trabajar en una oficina levantando un teléfono mientras otras personas cuidaban esos hijos, sí era considerada una tarea de nivel.
    Cuando la realidad es que no existe nada, ni formación académica, ni dirigir una empresa o publicar una decena de libros, que precise tanta energía o pueda acercarse de lejos a la infinidad de registros necesarios para criar, educar y formar a ese hijo hasta la adolescencia. Y por supuesto, la formidable cultura vital que esa experiencia aporta a quien la vive.
    Hoy, cuando tanto hombres como mujeres recibimos la misma base cultural, debemos felicitarnos por ser conscientes cada vez más. de la grandeza que eso conlleva.
    Besos, Carmen. Y felicitaciones a la autora.

    ResponderEliminar
  11. Esa fue la desgraciada realidad a la que se os llevo a las mujeres durante mucho tiempo. Ya que solo se os consideraba como meros objetos decorativos y la procreación aspecto este ultimo nada fácil.
    Espero que con el tiempo se reconozca la valía que tenéis y sea aceptada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Cuánto se ha avanzado en esto, afortunadamente. El quid de la cuestión está en la igualdad de oportunidades. Y la incomprensión de esa igualdad de oportunidades como algo justo, durante siglos, es lo que ha paralizado el crecimiento intelectual y cultural de las mujeres durante la historia. Véase lo que ocurre en aquellas partes del mundo actual donde no se da esa igualdad. Teniéndola, a la larga, porque antes hay que romper esquemas, cada cual, cualquiera que sea el género, el más capaz se abrirá paso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. En aquel tiempo en el que la mujer solo se debía a su marido, hijos y la limpieza del la casa ¿se preguntaban los que daban las clases en la Casa del Pueblo de Madrid y muchos otros lugares, si la mujer era feliz? Gracias a que las cosas en ese aspecto han ido evolucionando desde hace unos años. Me ha gustado mucho el tema que nos has traído Carmen.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hasta los años 70 del siglo pasado las cosas eran más o menos igual. Con la Transición se empezaron a abrir ventanas y, poco a poco, las cosas empezaron a cambiar. De todas formas hoy día sigue habiendo Reina de las Fiestas en muchos sitios de España.

    ResponderEliminar
  15. Tremenda verdad !! Vamos consiguiendo que esa discriminación entre sexos cada vez sea más pequeña, aunque aún queda mucho por hacer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Leo esta entrada y compruebo que no hace tanto tiempo se pensaba así y se ensalzaban las cualidades propias de las mujeres, diferenciando los estudios para hombres y para mujeres.
    Esperaremos a ver como continúa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. No era el sexo débil,es que no se podían mover. Lo que te es inculcado en el hogar, en la sociedad, lo tienes como bueno. Y así seguiríamos si no fuera porque la mujer estaba harta de ser madre, esposa y compañera 10 solo.
    Esto no solo ocurría en Bejar sino en en todo el país. :-( Bss

    ResponderEliminar
  18. ¡Una época oscura para la mujer!
    Ha costado mucho esfuerzo y mucha lucha,conseguir la igualdad, aunque no estoy muy segura de haberlo conseguido plenamente.
    Saludos

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.