26 de septiembre de 2016

La vergüenza de un militar por los sucesos acaecidos en Béjar el 28 de septiembre de 1868



Autora: Carmen Cascón Matas
Publicado: Béjar en Madrid, nº 4.737 (18/09/2015).



          La memoria es tan efímera como los seres humanos cuyos recuerdos sumados forman el pasado de un pueblo. Las gentes van y vienen, nacen y mueren, y solo permanecen los documentos y los edificios, los objetos, para recordar un presente que se evapora a sorbos por segundos. Sin embargo, cada persona, cada lugar, enarbola un momento estelar, una estrella en el firmamento que nunca se apaga en el recuerdo a pesar del paso de los siglos

            Creo no errar al afirmar que la Revolución Gloriosa de 1868, aquel septiembre en que los bejaranos se alzaron valientes en persecución de un sueño que se hizo realidad, puede consignarse en los anales de nuestra ciudad como esa estrella brillante en el firmamento de la Historia. El eco de su nombre, la acción conjunta de aquellos héroes que arriesgaron sus vidas o las perdieron en favor de la libertad de todos, se extendió como la pólvora en el territorio nacional e incluso en la prensa internacional, como bien nos ha mostrado Ignacio Coll en su artículo sobre este tema publicado en la última revista de ferias y fiestas[1]

 Un dibujo de la época que bien pudo reflejar los sucesos de la calle del Puente, hoy calle de la Libertad, entre los civiles bejaranos y las tropas del ejército isabelino comandadas por Nanetti.

          Los sentimientos de condena y de loa a partes iguales a los esforzados bejaranos, considerados mártires de la causa, no se hicieron esperar y llovieron cartas de condolencia desde distintos puntos de España. Conocidas son ya las enviadas por la Junta Revolucionaria de La Latina de Madrid[2] o la del farmacéutico Vicente Martín de Argenta[3]


           Hoy queremos dar a conocer otra misiva plagada de sentimiento escrita por un militar que dice conocer bien nuestra ciudad y que se justifica, una y otra vez, definiéndose como persona justa e incapaz de cometer las atrocidades protagonizadas por las tropas realistas aun perteneciendo a ellas. Enviada a la Junta Revolucionaria de Béjar por un tal Telesforo Herreros desde Valencia de Don Juan (León) el 6 de octubre de 1868, es decir, solo ocho días después de los sucesos memorables, bien parece una carta de disculpa a la vez que de perdón, escrita al calor de los acontecimientos difundidos por la prensa. En ella recuerda una serie de sucesos del pasado en los que se vio envuelto e incluso cita al alcalde de Béjar, Vicente Ferrer, y a un tal Lucas Belloso. Sin duda, el contexto de esos hechos no puede ser otro que el levantamiento protagonizado por Aniano Gómez y el mismo Belloso el 29 de agosto de 1867 y que es considerado el antecedente de lo que ocurriría un año después. Puesto en prisión Belloso tras liderar la toma del Palacio Ducal, lugar de acuartelamiento de las tropas, un levantamiento popular le liberó huyendo al monte. Sin duda, Telesforo Herreros fue uno de los oficiales presentes en el cuartel durante la confrontación[4]. La carta dice así: 

 Grabado basado en la fotografía tomada por Cambón en los sucesos de Béjar de 1868. En él aparece la barricada de Campopardo y el líder de los revolucionarios, el polaco Fronsky

            Sr. Presidente de la Junta Revolucionaria de la para mí siempre querida Ciudad de Béjar.

            Muy Sr. mío y de mi mayor consideración: 

            No sé el nombre de Usted pero cualquiera que sea, siendo de Béjar o residente en ella, supongo ha de ser mi amigo porque solo amigos he creído dejar.

            Tengo a la vista el nº 3.677 (edición pequeña) de La Iberia correspondiente al 3 del actual. Más valdría no haberla leído. Vergüenza me causa el ser militar al ver consignada en las columnas de dicho periódico las barbaridades cometidas por militares. ¡Vergüenza y mil veces vergüenza! No comprendo que haya bajas en buena lid cada uno en el campo a que la suerte le deshice, pero no comprendo encono, saña ni ninguno de los desmanes que la tropa de Naneti ha cometido con paisanos indefensos, mugeres débiles y niños inocentes. La cabeza me arde y no puedo espresarme a la vista de tan inicuos crímenes. 

            ¡Dios mío, mil gracias os doy por los sentimientos humanitarios que me habéis dado! Lucas Belloso trata de matarme. Tengo su vida en mis manos, me pregunta el desgraciado Guardia que murió el 29. ¿Mi alférez le mato? No, preso nada más, y como si esto no bastase aquella noche no pude conciliar el sueño al preveer la suerte que le aguardaba. Así se lo dige a d. Vicente Ferrer que estaba disgustado por aquel desgraciado. ¡Gracias os repito, Dios mío! Prefiero diez veces la prisión, las humillaciones pasadas, las vejaciones sufridas, los insultos o epítetos lanzados por los oficiales de la Constitución y Llerena al apreciar los sucesos, a llevar en la frente el estigma del vándalo o el asesino. He llorado mis desventuras, he visto llorar muchas veces a mi fiel esposa, pero me queda el consuelo de que ni una sola Esposa, ni una sola Madre podrá decir al verme señalándome a los demás: mirad al causante de mis desgracias, mirad al que ha sido la causa de hacerme verter lágrimas. No, ni una sola. Prefiero el haberlas vertido yo.

 Fotografía de Cambón de la desaparecidea Puerta de Ávila y de su barricada.

            No puedo más. Me resta suplicar a Usted se digne hacer presente mis sentimientos a todos los hijos de esa bella Ciudad a la que no porque en ella haya pasado mil vicisitudes la querré menos y rogarle de que si merezco el honor de la contestación lo haga a =Telesforo Herreros, calle de San Vicente Bajo, nº 72, Madrid, pues no sé cuál será mi destino el día 8 si disuelve la Rural que no sé qué harán de mí.

            Aprovecho esta ocasión para ofrecerme de Usted afectísimo señor Serafín García Sanz.

            Valencia de don Juan, 6 de octubre de 1868

            Si alguno dudase de mi cariño a Béjar solo recordaré dos hechos: 1º Los veintitantos de las juntas de Mayo que pude poner presos llevando el desconsuelo a las familias, lo cual no quise hacer, formando unas diligencias en que nada quise que apareciera. 2º Mis palabras en la Junta del 26 de Agosto en casa de Don Vicente Ferrer en las cuales manifesté ser más Bejarano que los mismos de Béjar[5]”.



***********
        El pasado viernes se presentó en el Casino Obrero de Béjar la asociación "Béjar 68" que trata de conmemorar en 2018 el 150 aniversario de los sucesos ocurridos en Béjar en septiembre de 1868. Esta asociación cultural ha sido creada por un grupo entusiasta de amigos (entre los que me incluyo) con el fin de que todos los interesados formen parte de ella, no importa formación académica ni procedencia, y se involucren en las actividades, muy variadas, que se están planteando para dentro de 2 años. 

       ¿Cómo hacerlo? Muy fácil: ingresando una cuota única de 10 euros en la cuenta CC BBVA Béjar: IBAN ES91 0182 0698 2702 0158 5455 y participando en cualquiera de las futuras y presentes actividades que se planteen, por ejemplo:

  • Música y teatro
  • Conferencias
  • Exposiciones
  • Jornadas gastronómicas
  • Paseos didácticos por los lugares de los hechos
  • Recreaciones históricas de algunos de los pasajes más conocidos de los sucesos
  • Actividades deportivas.
  • Concursos de fotografía y pintura
  • Edición de publicaciones sobre el tema

Más información podeis encontrarla en la página web http://bejar68.com/




[1] COLL TELLECHEA, Ignacio: “El día en que la prensa internacional se interesó por Béjar”. Revista de Ferias y Fiestas de la Cámara de Comercio, 2015.
[2] CASCÓN MATAS, Mª Carmen: “El homenaje de la Junta Revolucionaria de La Latina a los esforzados ciudadanos de Béjar (4 de octubre de 1868)”. Blog Pinceladas de Historia Bejarana 23/09/2014.
[3] CASCÓN MATAS, Mª Carmen: “Vicente Martín de Argenta: entre emplastos, política y notas musicales”. Béjar en Madrid 20/12/2013, 4.694.
[4] AVILÉS AMAT, Antonio: “Un acercamiento a la revolución de 1868 en Béjar”. Revista Estudios Bejaranos nº 15.dic. 2011, p. 19.
[5] Archivo Municipal de Béjar: Correspondencia suelta, 1868. Sign. 118.

17 comentarios:

  1. Nadie enarbola con tu mismo ahínco la bandera de la historia de su ciudad. Te felicito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Suerte, Carmen: que la Asociación siga adelante y logre su objetivo.
    Más allá de los conocidos dichos sobre la historia que se repite, a veces siento que cada generación debe partir casi de cero, ya que tiene una idea no siempre correcta sobre las luchas y las conquistas de sus mayores.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Interesantisima entrada la que nos ofreces como todas las tuyas en la que nos recuerdas la historia de ese municipio.
    Deberíamos conocer mejor la historia para no caer de nuevo en los mismos errores.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Un militar-caballero que hace honor a las palabras de Cervantes cuando dice que es la milicia profesión de hombres honrados.
    Muchísima suerte con la asociación y con los objetivos planteados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Le deseo a esa asociación que cunete con los apoyos necesarios para desempeñar del cometido que también han programado.

    Espero que estos hechos que has narrado sirvan de ejemplo para no cometer los mismos erroroes.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Maravillosa la carta de un hombre con honor y con humanidad.
    Le deseo mucha suerte con su iniciativa. Vale la pena.

    Feliz comienzo de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Me uno a estas felicitaciones y desearos mucha suerte.Vale la pena que se escuche o mejor dicho que se pueda seguir teniendo fe en la especie humana.Ni todos son lo que parecen, ni parecen lo que son...

    Feliz semana un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. No se, Carmen, creo que esta carta, leída así, sin más, me deja con muchas dudas sobre las verdaderas motivaciones que llevaron a un militar, que sin duda había equivocado su carrera, para escribirla.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda trata de los remordimientos por un hecho del pasado que ocurrió en Béjar. No sabemos realmente qué ocurrió pero parece que fue uno de lso protagonistas indiscutibles. Hubo sangre, presioneros y él se justifica como militar de que lo que hizo (no sabemos realmente el qué), lo ejecutó por seguir las órdenes de otro superior. Parece remoderle la conciencia y se justifica, pide perdón, se excusa ante el Ayuntamiento de Béjar y dice no haber procedido igual que sus compañeros en los hechos del 68. ¿Verdad o mentira?
      Un beso

      Eliminar
  9. Mucho éxito Carmen, seguro que si.
    A veces, nos damos cuenta de que la realidad es así, dura.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Interesante formar una asociación que defienda y difunda los ideales de los bejaranos de aquella revolución.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Adelante Carmen con la asociación que sea para conmemorar las ideas vivas de aquellos hombres que lucharon por un ideal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. La unión hace la fuerza y los idealistas, al final, ganan.
    He regresado de mi largo descanso y vengo a dejarte un fuerte abrazo.
    Cariños en el corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  13. Un militar con fuerza para sentir el dolor del condenado tiene mucho mérito, en esa carta se siente con el deber de decirlo ante los demás y eso le honra.
    Una entrada muy buena, narras muy bien los hechos ocurridos en esas fechas.
    Una interesante iniciativa la de esa asociación que estáis formando, ánimo y adelante.
    Un abrazo Carmen.
    Puri

    ResponderEliminar
  14. Olá Carmen.
    Como gosto muito de História, tirei bom proveito de sua ótima postagem.
    Parabéns,
    Um abraço.
    Pedro.

    ResponderEliminar
  15. Querida Carmen, qué bien has contado ese episodio. Recordar los desmanes debería ser una buena vacuna para evitarlos en un futuro.

    Un beso.

    (Me ha desaparecido mi lista de blogs. Si no vuelve la pondré de nuevo)

    ResponderEliminar
  16. Mi enhorabuena por esa asociación Carmen. Muchas veces en la historia de los ejércitos hay que obedecer ordenes de un superior aunque no se esté de acuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.