29 de mayo de 2017

La Dama de Armiño: ¿un retrato de la Duquesa de Béjar pintado por El Greco?



 Autor: Jorge Zúñiga Rodríguez

*La semana pasada abordamos el tema de la autoría e identidad de "La dama del armiño", un retrato atribuido durante años a El Greco pero que ahora parece presentar problemas al respecto. Esta semana comparto con vosotros la visión de Jorge Zúñiga sobre este tema.

       Todo es gradaciones en la historia de esta obra, cuyo interés por seguirle la pista lo despertó Ámbar, seudónimo de una lectora de Pinceladas de Historia Bejarana, que en comentario al artículo La emancipación dela mujer y el Ducado de Béjar, 02/01/2017, señaló que el retrato es polémico en cuanto a quien representa y a su autoría, agregando que en la actualidad se encuentra en Pollock House, Glasgow, Escocia, galería privada que reúne obras de pintores españoles como El Greco, Goya y Murillo. La primera referencia al retrato en el blog apareció en el artículo de la directora Carmen Cascón, La esclava dedoña Teresa de Zúñiga, 10/11/2008. De entrada hay que advertir que La dama de armiño, en cuestión, no debe confundirse con La dama del armiño, de Leonardo da Vinci.  


 La dama del armiño de Leonardo da Vinci



      Diversas páginas en la red informan que el retrato que nos ocupa fue atribuido tradicionalmente a El Greco, hasta que en el siglo pasado las españolas Carmen Bernis, doctora en Historia por la Universidad de Madrid, y María Kusche, historiadora del Arte de la Universidad Complutense de Madrid doctorada en Bonn, Alemania, plantearon la autoría de Sofonisba Anguissola, pintora italiana en la corte de Felipe II.




La dama de armiño en cuestión



         En cuanto a la persona que representa, los partidarios de El Greco postulaban a mujeres del entorno del pintor (su hija, su amante, etc.) hasta que la atención recayó en la duquesa consorte de Béjar, doña Juana de Mendoza y Enríquez, esposa del VI titular Alonso de Zúñiga y Sotomayor (al que Cervantes dedicó el Quijote) y madre del VII, Francisco de Zúñiga y Mendoza (el que sostuvo pleito con su progenitora por alimentación y posesiones, casado con su prima hermana Ana de Mendoza y Enríquez) ¿El motivo de esta elección por parte del pintor cretense, tan selectivo en sus modelos humanos?: Congraciarse con la alta nobleza para obtener el puesto de pintor de cámara de Felipe II, que nunca consiguió. 


 


Catalina Micaela, en 1585, por Sofonisba Anguissola



       La atribución a Anguissola, por su parte, radicaba en el notable parecido con los rasgos y la expresión del rostro del retrato de Catalina Micaela, hija de Felipe II, que la cremonesa habría pintado en España en 1585, reencontrándose más tarde con la princesa en Turín, donde la habría retratado ataviada con piel de lince, y no de armiño.     

 


Autorretrato de Sofonisba Anguissola


       Últimamente se ha propuesto que el retrato no fue pintado por El Greco ni por Anguissola, sino que sería obra de principios del siglo XIX del madrileño Serafín García de la Huerta, a quien lo habría encargado el barón francés Isidore Taylor para la Galería Española del Louvre como representación de la legendaria Raquel, la judía de Toledo. El mundo artístico se sintió fascinado por la obra, y maestros como Paul Cézanne realizaron su propia versión. 



La dama de armiño de Paul Cézanne



       En cuanto al destino actual del retrato en la galería Pollock House, que se niega a someterlo a pericias para defender la autoría de El Greco, en 1853 sería adquirido por el historiador y coleccionista escocés William Stirling-Maxwell, posiblemente el primer especialista internacional que dedicó verdaderos esfuerzos al estudio del Greco. La Dama fue trasladada entonces a la ciudad de Glasgow, en donde se encuentra desde hace más de ciento cincuenta años (¿Quién es esta mujer? por Alfonso de Mingo Lorente. Diariodeburgos.es, 18/05/2014)

 


¿La duquesa de Béjar con un enano?



     Para poner más color en el asunto, ya que de pintura hablamos, existe un retrato infantil sin firma, como los anteriores, atribuido también a Sofonisba Anguissola, en el que por factura muy parecida al de la hija de Felipe II algunos ven a la pequeña Micaela, nieta del monarca y futura duquesa de Mantua, y otros a Juana de Mendoza, niña, futura duquesa de Béjar. Servida, Ámbar.

13 comentarios:

  1. Pues el estilo es totalmente el de El Greco, aunque claro, mi opinión no cuenta pues no soy ninguna experta en pintura, a pesar de que El Greco siempre ha sido mi pintor favorito, por lo estilizado de sus figuras y su manera de emplear los colores, distinta a la de cualquier otro pintor.
    De todas formas, el cuadro es muy bello.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues si, voy bien servida. Has hecho un trabajo muy bien documentado y te lo agradezco. He disfrutado con su lectura.
    Besos Carmen

    ResponderEliminar
  3. La duda estará siempre en el aire.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Los armiños se asociaban con la aristocracia, y se ha entendido como símbolo de pureza por su pelo blanco y con virtudes como el equilibrio y la tranquilidad. Si hay suspense es que no hay nada claro. Solo suposiciones. Bss

    ResponderEliminar
  5. Está historia, me ha recordado como investigo sobre casos difíciles de abordar...

    Intenresante historia Carmen.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. El coleccionista que lo compró, siempre dejará que la duda exista. Y sí fuera la Duquesa de Béjar, bien lejos se encuentra de su ciudad.
    Buen artículo

    ResponderEliminar
  7. El tiempo dirá.
    A todo ello he descubierto la dama de armiño de Paul Cézanne que desconocía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Y por qué no seguir pensando que es un Greco. Algunas de sus características están ahí presentes.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. ·.
    Admirable trabajo de investigación. Nos permite reflexionar sobre lo que normalmente vemos sin prestar mayor atención. Bueno... la visita a un museo no permite mucha reflexión ante la abrumadora abundancia a disfrutar.

    un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  10. En no pocas ocasiones en mis vistas en especial la realizada a templos los guías suelen comentar que alguna obra que se atribuye algún artista bien podía de su taller.
    Este caso podía ser uno de ellos que y bien ser una obra del mismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. El tema tiene tantas aristas, que a ver quien dice la última palabra.
    Mientras tanto, una vez salida de la mano de su autor@, disfrutemos la obra.

    ResponderEliminar
  12. Nada sabia
    Gracias por ponerme al dia con la historia que nos cuentas
    un abrazo desde Miami

    ResponderEliminar
  13. Algún día los expertos averiguarán a quien pertenece realmente la obra.

    Besos.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.