28 de agosto de 2010

La duquesa pintora doña Teresa Sarmiento de la Cerda (2ª Parte)



Autora: Mª del Carmen Cascón Matas

Publicado: Béjar en Madrid, nº 4.592. 19 de marzo de 2010.


En 1680 nace el primogénito de la joven pareja formada por el duque don Manuel y Mª Alberta de Castro, y es bautizado en la iglesia de Santa María:

En la Villa de Bexar a 25 dias del mes de Febrero de 1680 años, Yo el Ldo. Alonso Gonzalez Marquez, Cura propio de la Parroquial de Santiago (...) bautize solemnemente en la yglesia de Santa Maria al Exmo. Sr. D. Juan Manuel Marthin Ruigomez Diego del Carmen y por devozion de los Exmos. Duques sus padres Miguel, Pedro, Andres, Juan, Phelipe, Thomas, Simon, Thadeo, Matheo, Baltasar, Melchos, Gaspar, Fernando, Alonso, Luis, Franzisco, Bernardo, Antonio, Pasqual, Joseph, Domingo, Vizente, Agustin, Geronimo, Ambrosio, Gregorio, Rafael, Gabriel, Blas, Esteban, Lorenzo, Anton, Hilario, Jacintho, Bruno, Ignazio, Marcos, Cosme, Damian, Hipolito de Todos los Santos. Hixo primogenito de los Exmos. Sres. Duques de este estado y de Plasenzia, D. Manuel Diego Lopez de Zuñiga y Dª Maria de Castro. Fue su padrino el Sr. Fray Juan de la Conzepzion su tio religioso carmelita descalzo y fueron testigos los señores Marqueses de Valero, don Balthasar de Zuñiga, Rui Gomez de Silva y D. Diego Gomez Sarmiento de la Cerda, tios del dicho Sr. Exmo. Duque de Belalcaçar (...)”.


Retrato de Baltasar de Zúñiga,
marqués de Valero, virrey de Nueva España en 1716,
Presidente del Consejo de Castilla en 1722,
hijo del duque Juan Manuel y de Teresa Sarmiento de la Cerda.


Sin embargo, la desdicha volvió a sumir a la familia ducal en los brazos de la muerte. En 1680 moría el hermano querido de Teresa, Ruy Gómez de Silva. “El 23 de setiembre de 1680 murió en el palacio de los Duques un hermano de la Duquesa. Se bajó entonces a la capilla del palacio a la Virgen del Castañar, a Jesús Nazareno del Convento de la Piedad, a Nuestra Señora del Rosario y a Santa Gertrudis. El entierro fue el día 25”, según nos relata Emilio Muñoz. Parece ser que su cadáver fue depositado en el Convento de la Piedad, lugar utilizado como panteón familiar. Apenas sabemos nada de este personaje que vivió durante tantos años en nuestra villa. En 1661, aparece como testigo en la boda de una de las damas de honor de Teresa, Beatriz de Medrano, celebrada en la iglesia de Santa María, lo cual nos indica que ya habitaba por entonces en el Palacio Ducal.

La duquesa madre escribió a un personaje desconocido que “viéndose mi hijo sin la amable y santa compañía de su tío, y sintiendo su falta como la de un padre, pues no conoció otro, y agora es cuando se cree guerfano, es un desconsuelo y melancolía de manera que parece llegar a peligrar su vida”. Parece ser que Teresa decidió entonces que su hijo se emplease en el ejercicio de las armas.

Fuente de la Sábana. El Bosque de Béjar

Un año más tarde, y como compensación a la tristeza de la pérdida de Ruy, nace el segundo vástago de los duques de Béjar y fue bautizado en la iglesia de Santa María, parroquia del Palacio, el 19 de octubre de 1681. Se le impuso en la pila bautismal el nombre de Pedro, al que se le añadieron unos 20 más en honor de santos de la devoción de los duques.

Manuel, el Buen Duque como la historiografía ha venido en bautizarle, murió en el sitio de Buda dentro de la campaña militar contra los turcos en Viena, el 16 de julio de 1686, tras una brillante carrera que le llevó a servir a la monarquía católica en Flandes como Maestre de Campo, heroicidad por la cual fue nombrado Caballero del Toisón de Oro. Su hermano, Baltasar de Zúñiga, fue herido también en la misma batalla, pero pudo reponerse y volver a España con el cadáver del duque de Béjar. Manuel fue enterrado en el Convento de la Piedad en una ceremonia en la que se halló presente el obispo de Plasencia.

Tumba de Manuel de Zúñiga, el Buen Duque.
Sus restos fueron encontrados en la capilla desaparecida
del convento de la Piedad y fueron aquí trasladados.

Teresa volvió a ejercer las funciones co-regente, muy a su pesar, apoyando a su nuera y cuidando de la educación de sus nietos. Dos mujeres gobernaban los amplios estados de la Casa Ducal de Béjar hasta la mayoría de edad de Juan Manuel, y a ellas es achacable la idea de promover una decisión que resultaría de capital importancia para el desarrollo de las manufacturas textiles bejaranas. En 1691 se firmó en Madrid un contrato con varios maestros flamencos, entre los que se encontraban Francisco Simoni, su mujer Ana Buru y sus hijas Juana y Margarita, Pedro Musel, Tomás Rami, Aldegunda de Croque y Margarita Sangel, vecinos de Madrid, para que se asentasen en Béjar a costa de las rentas ducales y comenzasen a trabajar en la fabricación de paños. Por su parte, ellos se comprometían en enseñar su arte en la villa, sobre todo la manufactura de pañería fina y diversas técnicas de tintura, ambas materias desconocidas para los bejaranos.

Así, en una carta remitida desde Béjar a la corte por el contador Francisco de Béjar, éste informaba a las duquesas que “los flamencos no cesan de ylar y disponense para acabar dos piezas de bayetas El telar tienen acabado esta semana y solo falta vengan los peines que estan encargados en esa corte. Algunas muchachas deste pais (se refiere a Béjar) an ido a aprender a ylar, dinero piden y, aunque se les dara, an recibido con lo que importa la lana dos mil reales, que supongo han gastado en el telar, tornos y comer”.

Telar manual

Teniendo en cuenta que el monopolio del Tinte del Duque funcionaba desde finales del siglo XVI y que las manufacturas no pasaban por un buen momento económico, podemos afirmar que, sin lugar a dudas, el desarrollo del textil daría como consecuencia el aumento de las ganancias destinadas a la Casa. Cuantos más paños se tejieran, mayor número de ellos serían remitidos al tinte, a cambio de un rendimiento económico que redundaría en favor de las rentas señoriales.

En 1685, el cronista real Salazar y Castro decía de ella: “vive este año de ochenta y cinco, adornada de suma discreción y prudencia, ilustrada de singular piedad y religión, y asistida siempre de afectos, que compiten con la elevación de su sangre. Sus grandes y excelentes virtudes merecen mayores alabanzas, que las que puede contribuir nuestro conocimiento”.

En cuanto a la muerte de Teresa, se desconoce su fecha exacta, aunque probablemente se produciría en las postrimerías del siglo XVII. Incluso parece ser que su testamento permanece perdido.


BIBLIOGRAFÍA Y FUENTES DOCUMENTALES:

Archivo Parroquial de Santa María, Béjar: Libro de bautismos nº4 (1649- 1719).
A.P. El Salvador: Libro de difuntos nº 2 (1651- 1992).
GARCÍA LÓPEZ, D: “Joyería y Platería en la Casa de Béjar, 1660-1677. Las compras de la duquesa doña Teresa Sarmiento de la Cerda, IX duquesa de Béjar.” En RIVAS CARMONA, J, (coord.) Estudios de platería San Eloy: 2006, Universidad de Murcia. Murcia, 2006.
MARTÍN LÁZARO, A: “La fábrica de paños de Béjar”. Semanario Béjar en Madrid, año 1926.
MUÑOZ DOMÍNGUEZ, J: Los maestros flamencos (1691- 1991).
MUÑOZ GARCÍA, E: Historia del Buen Duque don Manuel de Zúñiga. Béjar, 1976.
MUÑOZ GARCÍA, J: Cronología de los Estúñigas, señores de Béjar, y de los Duques, sus sucesores. Ofrenda a la Santísima Virgen del Castañar (II), 1963.
ROS MASSANA, R: La industria textil lanera de Béjar (1680- 1850). La formación de un enclave industrial. Junta de Castilla y León, 1999.

34 comentarios:

  1. Madre mia, añadir 20 nombres en el bautizo! Imagino que ni los padres llegarían a saberselos nunca al completo y por su orden. Ya sé que solían ponerse unos cuantos, pero es que 20 vaya pasazo! Y como encima nacian tantos, agotaban el santoral. Menos mal que se valía repetir!
    Nacian, pero tambien morían, como vemos una vez mas. Tiempos en los que se pasaba de luto una buena parte de la vida.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta historia, las pobres señoras se pasaban la vida viudas y criando niños....

    En aquellos tiempos personas con tantos años tenia que ser rarisimo de ver....

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pero bueno, aquello qué era, un bautizo o era una manifestación, con tanto nombre...Como para recordarlos todos. Los ricos o de postín siempre alardeaban de nombre compuesto. Los pobres no se podían permitir ese lujo.
    Sobre este asunto hay un vídeo muy divertido de Gila. Lo relacionado con el asunto de los nombres aparece a partir del minuto 3:20.
    Un saludo.

    http://www.youtube.com/watch?v=InF_x1oIVq0

    ResponderEliminar
  4. Que bonita la fotografia del telar de madera, me imagino que en el museo textil se pondrán los distintos telares por los que pasaron nuestros tejedores.
    La decisión de la duquesa y su nuera de traer a los maestros flamencos fue un acierto tremendo, y claro más paño tejido más trabajo para el tinte.Una mujer decidida y como se dice hoy emprendedora.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Saludos amiga Carmen,
    Interesante la información que nos ofrece de esta duquesa de Béjar. Por el apellido ¿ descendía de los infantes de la Cerda?

    Muchos abrazos :-)

    ResponderEliminar
  6. Es curioso que se desconozca el la fecha de su muerte que debería estar como mínomo registrada en los quinque libri de Béjar, así como tampoco se tenga localizado el testament ¿Las guerras carlistas fueron la causa?

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Carmen, aquí estoy de nuevo. Me han encantado estas entradas,. Doña Teresa, por lo que veo, fue uno de los personajes claves de la historia de Béjar como demuestra el hecho de que fuese suya la idea de traer a los flamencos. En cuanto a don Manuel, fue éste uno de los últimos grandes militares de la Monarquía de los Austrias muriendo como un héroe en el ataque a Buda...si no me equivocó el de la imagen, don Baltasar, es su hermano que citas, no?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hubo de ser un momento de gran importancia la llegada de los maestros flamencos a Bejar. Una decisión acertada de la que todos parecen salir beneficiados.
    Un saludo, Carmen

    ResponderEliminar
  9. Eyyy por aquí ando entre las cosillas que tu nos cuentas...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Madame Minuet: si pudiese ver las partidas de nacimiento de los miembros de la Casa Ducal de Béjar comprobaría que las retaílas se repiten y tiene que ver con devociones locales o preferidas de los padres. Por ejemplo, "Ruigomez" y Diego eran los nombres de los hermanos de la duquesa y Domingo y Francisco porque ambas órdenes (de Santo Domingo y San Francisco) tenían convento en Béjar. Blas Y Antón eran santos de gran devoción popular en la villa, así como Cosme y Damián (con una ermita, ahora desaparecida).

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Mª Ángeles y Jose: la verdad es que las mujeres lo tenían crudo, porque siempre dependían del padre y después del marido, más tarde los hijos. Siempre varones en su vida. Y las viudas lo tenían mucho peeor porque tenemos que darnos cuenta que entonces no existían las pensiones... Doña Teresa en esa cuestión, la económica, no tenía problemas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Cayetano: creo que le número de nombres debía de ser proporcional al número de propiedades o de dinero, a más pasta más nombres en el carnet de identidad, jejeej

    ¡Muy bueno lo de Gila! Siempre te saca unas sonrisas a pesar del paso del tiempo...

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Juana María: espero que se instale maquinaria de todas las partes de que consta el proceso productivo y que haya salas relativas a la etapa gremial y Revolución Industrial (1ª y 2ª). Pero de eso no estoy yo muy convencida... ¿crees que lo veremos algún día, Juana?

    Era una decisión emprendedora y muy al margen de los ideales de la nobleza, siempre huyendo de las actividades consideradas "inferiores", es decir, todo lo que tuviera relación con la producción manual. En este sentido aprovecharon una serie de medidas económicas aplicadas durante el reinado de Carlos II en favor del progreso de las distintas regiones españolas. Por otro lado, hay que tener en cuenta que la llegada de los maestros flamencos tiene mucho que ver con el progreso solamente del proceso de tintado, MONOPOLIZADO por los duques. En definitiva: se desarrollaba una manufactura de la que se paorvechaban económicamente los duques, al margen del progreso de la población. En sí, es una medida que les favorecía solo a ellos.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  14. Magnolia: probablente sí, como lo delata su apellido, pero habría que preguntar a un genealogista para estar seguros.

    Abrazos también para ti

    ResponderEliminar
  15. Dissortat: no, no tiene que ver. Las guerras carlistas no provocaron la destrucción de ningún archivo bejarano. Además te informo que todo lo relativo a la Casa Ducal de Béjar pertenece al archivo de la Casa de Osuna, al morir sin descendientes directos el último duque en el siglo XVIII, llendo a parar el título a los múltoples de esta última rama nobiliaria. Los papeles pasaron al Archivo Histórico Nacional. Que haya desaparecido el testamento de la duquesa puede estar relacionado con un suceso puntual.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Carlos II: sobre la cuestión de los maestros flamencos te emplazo a la respuesta que dí ahí arriba a Juana. En cuanto a Manuel, creo que probablemente sabrás más tú de él que yo, por lo menos de su importancia a nivel militar. Don Baltasar es el hermano del duque Manuel, el que murió en Buda, y fue virreey de Nueva España. Durante su gobierno fundó la ciudad de San Antonio de Bexar que aparece en muchas películas dedicadas al Álamo. Aunque, ésa es otra historia...

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Xibeliuss: fue un momento crucial de la historia, de la economía, de la sociedad, de la manufactura textil bejarana. Imagínate que en pleno siglo XVII aparecen varias familias de flamencos en una villa pequeña y serrana. Debió de ser un impacto tremendo para la población, pero paarece que no hubo nunca problemas de xenofobía (que sepamos).

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Entonces esta señora fue clave para el desarrollo de Béjar, pero no el de los bejaranos, mira pues que el hecho de que toda la mano de obra sea extranjera no sería del agrado del pueblo.

    Por lo visto, fue buena decisión la de Doña Teresa al hacer que su hijo ejerza la profesión de las armas, creándose un héroe.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. ¡Madre mía! ¿Y con la coletilla final de "todos los santos" no hubiera bastado? Me ha gustado lo de Baltasar, Melchos y Gaspar (que es muy feo tener preferencias sólo por uno).

    Pasando a temas más serios, un personaje muy interesante.

    Saludos, compañera.

    ResponderEliminar
  20. quien lo iba a decir, que en aquella época la que estaba llamada a ser la gran industria de Bejar llegó de la mano de mujeres... :) Cuantas grandes gobernantes y gestoras habremos perdido por la dichosa falocracia...

    ResponderEliminar
  21. Matías: pues parece ser que no se produjeron conflictos xenófobos de relevancia, aunque parezca mentira. Parece ser que los duques tenían mucha mano y no se les podía tocar así como así. Además los flamencos no vinieron en una sola hornada, sino en varias, progresivamente, y no es extraño comprobar en los árboles genealógicos de muchos bejaranos la existencia de nombres de origen flamenco, holandés o francés.

    El duque don Manuel fue todo un adalid de las armas, aunque su historia es digna de varios post y no la voy a destripar aquí, jejeje

    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Nuestro garito: puestos a pedir, ¿por qué no iban a solicitar la intercesión y protección de tanto santo? Mejor muchos a defender a la criatura que no uno solo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  23. Jose Luis: pues ya ves, la idea partió de dos mujeres viudas que regentaban sus señoríos a falta de varón. De todos modos es que doña Teresa debía de ser mucha doña Teresa, una mujer de armas tomar y mucho carácter.

    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Conocer a esa duquesa pintora ha sido realmente interesante y si no hubiera sido por tí quizás nunca lo hubiera hecho
    Gracias por tu visita y por tus palabras
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Sin duda, un peronaje clave para entender la historia de Béjar. Supongo que Tomás Rami podría ser el padre de Alejandro Rami, pues este por aquel entonces tendría más de 20 años.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Princesa Nadie: tantos son los personajes olvidados que hay que rescatar...

    Un besazo

    ResponderEliminar
  27. Roberto: te lo miro y resuelvo tu duda en cuanto pueda. Ya te comentaré...

    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Muy curiosa la afición de Dª Teresa por la pintura. Deduzco que no ha debido quedar ninguna obra suya, porque de lo contrario la habrías encontrado tú... Parece persona fuerte e inteligente, pues supo dar a Béjar ese impulso fundamental de los paños. Y oye, tampoco sabía que en Béjar teníais la plaza de toros más antigua del mundo en funcionamiento. Disculpa la mezcolanza, pero es que he leído las dos partes y me ha resultado más cómodo comentarlas aquí.
    Tus investigaciones me siguen fascinando, querida amiga. Algo se me revueve por dentro cuanto te leo, quizá la necesidad de saber más. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  29. Hola mi querida Carmen ,felicidades por tus grandísimos esfuerzos de investigación para mostrarnos estos mágicos escritos y fotografías.Gracias por estar ahí y tus ganas de compartir.
    Un besazo .

    ResponderEliminar
  30. Isabel Romana: pues que se sepa no hay ninguna obra suya, aunque el mundo de los archivos puede dar muchas sorpresas...

    En cuanto a la plaza de toros te puedo decir que es admitida la de Béjar como la más antigua del mundo en funcionamiento y precisamente el año que viene se cumplirá el tercer centenario de su construcción, así que habrá mucho que celebrar. Prometo hacer algunas entradas sobre el tema para aclararos este asunto, basándome en archivos y en las publicaciones de los expertos taurinos.

    Me alegra que te guste el blog. Lo mismo digo del tuyo.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  31. Loli Martínez: muchas gracias a ti por compartir con nosotros tu afición a la pintura y esa magias que tienes para repsentar todo lo que llevas dentro.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  32. Otra vez viajar al olvido: sabes que el blog está abierto las 24 horas del día, así que puedes pasearte por aquí cuando quieras.

    Un saludo

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.