7 de diciembre de 2010

Historia arquitectónica y artística del santuario de Nuestra Señora del Castañar


Autor: Roberto Domínguez Blanca

Publicado: Béjar en Madrid, nº 4.619. 24/09/ 2010.

El presente artículo recoge algunos datos inéditos junto a otros ya conocidos sobre la construcción del santuario de nuestra patrona, y que forman parte de un trabajo más extenso sobre devociones marianas bejaranas que presentamos a la publicación del congreso “María signo de identidad de los pueblos cristianos”, celebrado en Gibraltar el pasado mes de marzo (1). Los datos inéditos de los que hablamos proceden principalmente de la transcripción del único libro de la cofradía del Castañar localizado, más conocido por contener en sus primeras hojas las fechas de la construcción de la plaza de toros (2).


Vista general del santuario



Como bien se sabe los orígenes devocionales se remontan a 1446, momento en el que se tuvo que erigir una modesta capilla (3) ampliándose poco después para elevarla al rango de ermita. Sin embargo, el edificio actual se construyó entre los siglos XVII y XVIII, caracterizado por una arquitectura extremadamente sencilla y funcional. De este modo el resultado fue una iglesia de una sola nave con bóveda de lunetos que conduce a un altar mayor de testero recto, el cual se separa de la nave por un gran arco triunfal que se voltea sobre gruesos machones, con una semicolumna de orden toscano adosada al frente de cada uno de ellos. El altar mayor se cierra con una cúpula semiesférica sobre pechinas que no se trasdosa al exterior, pues el conjunto de nave y capilla mayor se cobija con cubierta a dos aguas. El camarín tras el altar anima con su planta tetralobulada la austeridad de la nave. Se compone de dos estancias superpuestas: la cripta y el camarín propiamente dicho, rematándose éste con una media naranja que al exterior se trasdosa en un prisma con cubierta a cuatro aguas. En el ángulo sureste, una amplia y funcional estancia contiene la sacristía y el acceso a la cripta y al camarín.

Contraste de formas volumétricas en la cabecera
exterior del templo

Todo el edificio se construye con un característico granito moteado, blanqueándose en su totalidad, salvo en la fachada principal y dejando a la vista en el resto aristas, recercados y escudos. Se levantaría en lo fundamental, comenzándose por la capilla mayor, entre 1650 y 1720, como se puede ver por dos fechas grabadas en los muros: la primera en el exterior de la ventana norte de la capilla mayor, y la segunda bajo el arco de la entrada de poniente.

Se accede a la iglesia por dos sencillas portadas de medio punto con grandes dovelas: la occidental citada y otra en el lado norte. Sobre el arco de esta última se despliegan los escudos de los apellidos Zúñiga, Sotomayor y Guzmán, apellidos del duque de Béjar Francisco III de Zúñiga y Sotomayor (1591-1601) y de su esposa Mª Andrea de Guzmán, hija de los condes de Niebla. Los esposos erigieron el claustro del convento de San Francisco de Béjar en 1599 (4) y en él dispusieron sus blasones, muy similares y del mismo estilo a los del santuario, como ya advirtiera don Juan Muñoz (5). El caso es que los escudos ducales del santuario, tal vez lo mismo que la portada, se reaprovecharían de la ermita primitiva, ya que deben fecharse alrededor del año 1600. En 1650 la capilla mayor es ejecutada por el maestro de arquitectura Alonso Hernández y terminada en 1655 por el maestro albañil Juan de Argüello, todo costeado por el consistorio bejarano (6).

Portada norte. Escudos de los Sotmayor (izq), Zúñiga (centro)
y Guzmán (drcha)

A partir de ese momento se contrataría el retablo mayor anterior al actual sin haber concluido la iglesia, habilitándose la capilla mayor para el culto. Así, sabemos que sobre 1658 ya se estaba trabajando en este retablo, obra de los tallistas bejaranos Miguel Ramos y Francisco Ciprés, que se instalaría pocos años después y que a su vez sustituía a otro anterior (7).

El retablo de Ramos y Ciprés se vende en el siglo XVIII a la iglesia de Navalmoral de Béjar cuando se hizo el actual; sin embargo, en este templo lo único que conserva su retablo del s. XVII es el sagrario (8). El hecho de que en una dependencia del santuario estén almacenadas dos buenas tallas de esa centuria de San Pablo y San Rafael, y pertenecientes por deducción al retablo de Ramos y Ciprés, hace pensar que en Navalmoral de Béjar no aprovecharon el retablo completo como se ha venido creyendo. Entre 1779 y 1782 estas dos esculturas se retocan por el pintor toscano Félix Mollani (9) y se suben a la tribuna de la iglesia donde permanecieron hasta el siglo pasado. Respecto al retablo de Ramos y Ciprés es de suponer que sería como los mayores de las iglesias de Colmenar de Montemayor, Valdefuentes de Sangusín o Lagunilla, protobarroco, dividido en calles y cuerpos con hornacinas para acoger esculturas.

Patio de los Tilos

La construcción del edificio que acoge la sacristía (actualmente muy transformado) se prolongaría entre 1667 y 1669. En la sacristía trabajaron los albañiles Francisco de Béjar y Francisco García de Herrera, faltando en marzo de 1669 tan sólo las puertas, blanquearla y solarla (10). El total de esta obra tuvo un coste de unos 65.000 maravedíes (11) Que desde un principio se pensó hacer el camarín lo demuestra el hecho de que este edificio se prolongara más allá del límite de la capilla mayor para enlazar todas las dependencias (iglesia, sacristía y camarín) en un futuro. En la famosa Vista de Béjar de Ventura Lirios, se puede contemplar el estado del santuario y de esta estancia a falta del camarín.

(Continuará)


1. CASCÓN MATAS, Mª. C. y DOMÍNGUEZ BLANCA, R.: “Las principales devociones marianas en el arte y la historia de Béjar (Salamanca)”, en Actas del Congreso Internacional Mariano “María, signo de identidad de los pueblos cristianos”, Gibraltar, 2010, (En prensa).
2. Archivo Parroquial de San Juan Bautista de Béjar. Libro de la Cofradía de la Virgen del Castañar (1708- 1863).
3. MUÑOZ GARCÍA, J.: “Historia de la Santísima Virgen del Castañar, excelsa patrona de Béjar y su comarca”, en Ofrenda a la Santísima Virgen del Castañar, Excelsa patrona de Béjar y su comarca, Vol. II, Prensa española, Madrid, 1963, p. 150.
4. Como revela la fecha grabada en la cartela de la galería norte del claustro.
5. MUÑOZ GARCÍA, J.: “Historia de la Santísima Virgen…” ob. cit., pp. 138-139.
6. MUÑOZ DOMÍNGUEZ, J., SÁNCHEZ SANCHO, J. F. y DOMÍNGUEZ GARRIDO, U.: Catálogo de la exposición De Lirios, Venturas y Desventuras, La Villa de Béjar desde el siglo XVIII, Caja Duero, Béjar, 2008, p. 7.
7. Ibidem, pp. 147.
8. DOMÍNGUEZ BLANCA, R. y CASCÓN MATAS, Mª C.: “Sobre el patrimonio artístico de la Iglesia de Navalmoral de Béjar: Arquitectura y retablística” en Béjar en Madrid, nº 4532, 23 de enero de 2009.
9. Archivo Parroquial de San Juan Bautista de Béjar. Libro de la Cofradía de la Virgen del Castañar (1708- 1863), f. 211.
10. MUÑOZ GARCÍA, J.: “Historia de la Santísima Virgen…” ob. cit., pp. 148-149.
11. Ibidem, p. 149.

48 comentarios:

  1. Excelente descripción de los elementos arquitectónicos del santuario. Buena aportación sobre el patrimonio bejarano por parte del compañero Roberto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pues Carmen, es un edificio de un gusto correctísimo, sin boatos ni ornamentos exteriores que confunden al visitante. Es sencillo, con esos remates de las piedras de las esquinas, y los arcos de medio punto que domina esa entrada, con los escudos nobiliarios que nos comentas, y sobre todo, ese blanqueado que domina la fachada. En mi tierra, hay algunos edificios de semejante construcción, pero no tan bien cuidados como este.
    Me gusta.
    Un abrazo¡

    ResponderEliminar
  3. Un artículo muy documentado acerca de las características técnicas e históricas del Santuario de vuestra Patrona, Carmen.

    Como siempre, un excelente trabajo divulgativo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Aseado y pulcro por fuera, supongo que en la continuación nos enseñarás los tesoros del interior de los que ya anticipas algo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Que buenos y simples arcos romànicos.

    Hermoso edificio.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Cayetano: también yo le doy las gracias por compartir con todos nosotros estos artículos tan interesantes sobre el patrimonio artístico bejarano.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Creo recordarla vagamente. Estuve hace mucho años. Muy buena descripción y documentación como siempre. Como algo anecdótico en Madrid en la Avenida General Perón, muy cerca del Estadio de fútbol del Real Madrid y de la Torre de Azca, hay una iglesia en la que se da culto a esta Virgen.
    Y se llama igual. Iglesia de la Virgen del Castañar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Javier Peralta: imagino que si hiciésemos una encuesta los visitantes de este blog no responderían que construcciones similares existen en toda España. Al fin y al cabo se basan en estructuras sencillas (se puede observar el juego de volúmenes en la cabecera basados en la superposición de cubos que contiene a su vez esferas). En cuanto al blanqueado es una costumbre que se impuso sobre todo a partir del siglo XVIII por motivos de higiene.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Jota Ele: me alegro de que te haya gustado. Así te sirve para tu próxima visita a la zona, jejej.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Desde la terraza: por supuesto. Será Roberto quien continúe con la serie dedicada al santuario de la patrona. El exterior es sencillo, el interior no tanto, jeje.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. El Gaucho Santillán: más bien diría que son arcos de medio punto, pues la construcción del edificio no se puede adscribir al estilo románico. Como vemos se edfició a lo largo de los siglos XVII y XVIII.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Katy: sí, es el sancta santorum de los devotos de la Virgen, la mayoría bejaranos, que se encuentran en Madrid. No conozco esa iglesia madrileña pero hubo un tiempo, sobre todo con motivo de la Coronación de la Virgen en 1947, que se sabía mucho de estos bejaranos en Madrid. De hecho había tantos que en a principios del siglo XX se fundó un periódico que todavía existe y que en 2017 cumplirá 100 años (y en el que publicamos todos estos artículos, como veis) que se llamó y llama "Béjar en Madrid".

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Formas simples y recias, edificio muy volumétrico, muy propias del estilo renacentista incipiente. Magnífica descripción de esta capilla, que cobija a vuestra patrona. Lástima que se blanqueara las paredes de granito. Un cordial saludo, Carmen, en estos días tremendamente lluviosos.

    ResponderEliminar
  14. Paco Hidalgo: como continuarás leyendo, el edificio que actualemente existe no es renacentistas, sino del siglo XVIII. De su precedente no ha quedado nada salvo esos escudos de que habla Roberto en la portada norte.

    A este paso, como siga lloviendo, nos van a salir champiñones en las orejas, jejeej

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Interesante descripción del templo. Me gusta su sobriedad y su portada con el escudo de las tres familias.

    Por cierto ¿Cuál es la órden custodia del mismo?

    Gracias y un saludo Carmen.

    ResponderEliminar
  16. El exterior es austero pero no exento de belleza porque no hay más que ver el contraste de formas de la entrada.
    Unes historía y arte y me ddejas asombrada con tu estupendo trabajo.
    He visto que tienes otro blog ¿es nuevo? aún no hay entradas en él.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  17. Madame, parece que cuando hablamos en maravedies no nos duele tanto, jiji, pero imagino que traducido a nuestra epoca sería un verdadero fortunón.
    Por lo menos estuvo bien empleado, porque según usted nos cuenta realizaron un gran trabajo.
    Y usted tambien!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Siempre me ha gustado este santuario,por la belleza de su emplazamiento y la paz que se respira en él. Subimos a menudo,el paseo es precioso.
    Visita obligada, entrar a ver la Virgen.
    Ahora con este artículo conocemos algo más de él.
    Me gusta la foto de la portada norte.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Por aquí estoy de nuevo, entre tus aálisis históricos...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. ¿Hubo votos y promesas vinculados a la ermitas?. Las ermitas fueron un cauce privilegiado para la difusión de determinadas devociones como usted bien sabe.

    Espero con gran interés la segunda parte.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  21. Pedro de Mingo: durante siglos el santuario, situado en el corazón del monte, no tuvo orden que lo custodia. Un ermitaño vivía en una casa adyacente y poco más. En la actualidad se encargan de su culto los padres teatinos traídos aquí hacia 1946 y sustitutos de los franciscanos que fueron expulsados en 1931 con la llegada de la primera república.

    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Wendy: no, no hay entrada y no sé si las habrá. Le tengo para hacer pruebas, así que no hay que tenerlo en cuenta, jejej

    Besitos

    ResponderEliminar
  23. La Dame Masquée: más que yo, Roberto, que es un as en cuestiones de investigación. El trabajo que ha hecho sobre la cuestión artística del santuario del Castañar es magnífico como ha podido apreciar. Felicidades para él.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Laura M.: visita ineludible para creyentes y paseo diario para los no tanto es el monte del Castñar. Es una tradición "entrar a ver" a la Virgen, aunque a veces sólo sea una excusa para hacer ejercicio. Hay personas que lo cumplen diariamente y sin importarles el frío o el calor.

    Besos

    ResponderEliminar
  25. La sonrisa de Hiperión: bienvenido y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  26. Retablo de la Vida Antigua: el santuario tuvo muchos mecenas a lo largo de la siglos, vinculados casi siempre a los vaivenes de la Historia. Primero se disputaron su culto el obispado, el Cabildo de Clérigos de Béjar y el duque de Béjar. Luego su devoción se extendió a toda la comarca, aunque por encima de la Virgen del Castañar se encontraban la Virgen de las Huertas (por ser la patrona del Cabildo) y la Virgen de Fuente Santa de Medinilla (por ser más antiguo su culto). A lo largo del siglo XVIII los mecenas se mantuvieron aunque a estos se sumaron la burguesía pujante derivada del textil y la baja nobleza. Durante el siglo XIX el gato al agua se los llevaron los fabricantes debiudo a la desaparición de lo señoríos y la extinción casi total de la nobleza local. Y esta situación se ha mantenido hasta casi la actualidad.

    En cuanto a milagros hay que hacer cnstar que la imagen de la Virgen de bajaba a la villa en situaciones de urgencia, por ejemplo con motivo de epidemias, guerras y otros. En general su devoción se ha vinculado a la cura de epidemias, pues no en vano su talla se encontró en 1446 con motivo de una peste (que por cierto se erradicó una vez realizadas las novenas pertienentes, según la leyenda)

    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Muy buena y curradísima la entrada de Roberto, aunque nos deja en ascuas para el segundo capítulo, y muy buenas las aclaraciones que nos va haciendo Carmen a través de sus comentarios; completan el artículo.

    Desde luego que el exterior no tiene nada que ver con el lujoso interior, si mal no recuerdo.

    Sí, por suerte hay gente que no perdona la visita a los santuarios. En el de la Virgen de la Vega de Piedrahíta también hay unas abnegadas señoras que bajan voluntariamente cada día del año para abrirlo, llueva, truene o nieve, lo que permite que devotos y visitantes puedan ir al santuario cada día.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. ¡Que guapa en la foto nueva!

    El día que por fin vayamos a Béjar, que lo de los hombres de Musgo este año no se me escapa, voy a darme un montón de importancia contando cosas que antes nos has contado tú :)

    Un beso, Carmen.

    ResponderEliminar
  29. ¡Que bonita es la casa de mi Mari Casti!
    Regreso de nuevo, con más ganas que nunca de estar con vosotros...
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  30. Vega: la verdad es que Roberto ha hecho un trabajo fenomenal y que hacía mucha falta en el panorama artístico bejarano porque tenemos muchas publicaciones acerca de la Virgen y escasamente rigurosas, la verdad. Aquí tenemos suerte en cuanto a tener el santuario abierto porque ya sabes que hay una pequeña comunidad de teatinos que se encargan de tenerlo todo a punto.

    Por cierto Vega, he encontrado en algunos árboles genealógicos bejaranos la presencia de mujeres que profesan en conventos de Piedrahíta. El dí que vengas ya te preguntaré.

    Besos

    ResponderEliminar
  31. Almalaire: pues no digas que lo sabes por mí... Dí que lo has leído en libracos grandes y densos, jejej. Muchas gracias por tus piropos. A veces no sé si ponerme una foto falsa (es decir, que oculte mi identidad o no), pero ya que nos ponemos a escribir daré la cara por si me equivoco y alguien me pide explicaciones...

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Silvia: te había echado de menos. Supongo que habrás tenido estos meses muy ajetreados.

    Besos y bienvenida otra vez

    ResponderEliminar
  33. Los manuales son muy generalistas, mientras que la historia se produce en lugares concretos con personas concretas, por eso fundamentalmente hay que acudir a estas fuentes.
    ¡Felicidades y gracias!

    ResponderEliminar
  34. Carmen como siempre que detallaos sus escritos no le conocí con el nuevo perfil

    Un cordial saludo de…
    Abstracción textos y Reflexión.

    ResponderEliminar
  35. muy buena descripción... si señor... y que excelente grado de conservación el del templo...

    ResponderEliminar
  36. Francisco Espada: la Historia también está configurada de pequeñas cosas, de sucesos que ocurren en toda España, en cada pueblo y que da lugar a un todo global que es la historia en mayúscula.

    Saludos y gracias por el comentario

    ResponderEliminar
  37. José Ramón: sí, he cambiado la foto por variar un poquillo, jejej

    Besos

    ResponderEliminar
  38. José Luis d ela Mata: se ha conservado en buenas condiciones porque es el templo al que más cariño tenemos los bejaranos. No en vano en él se custodia la imagen de la Patrona de Béjar y su comarca.

    Saludos

    ResponderEliminar
  39. ¡Que no acabo de admirarme de los tesoros artísticos de Béjar! Siempre que vengo a verte, me quedo con la boca abierta. Y es que los berejanos sois muy activos y estudiosos de vuestro patrimonio. Felicidades. Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  40. Pasaba a desearte felices fiestas!!
    te dejo un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  41. Isabel Romana: algunos hacemos lo que podemos, otra cosa es que nos tengan en cuenta porque ya sabes el dicho de que "nadie es profeta...". Quizás no sea suficiente. Hay que perseverar, luchar y defender el patrimonio más y más porque ante ciertos políticos nunca es suficiente.

    Besos

    ResponderEliminar
  42. Allek: felices fiestas también para ti y gracias por visitar este blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
  43. Realmente espectacular, me ha gustado mucho el sitio.

    Un saludo y gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  44. Unai: me alegro que te haya gustado. Y ésta es sólo la primera parte dedicada al santuario del Castañar...

    Saludos y gracias por comentar

    ResponderEliminar
  45. Carmen, voy a tener que pasarme por ahí, cuando lo haga lo voy a conocer como la palma de mi mano, eres una guía estupenda.
    Un beso de la maga curiosa.

    ResponderEliminar
  46. Magamerlín: sí, espero que mis tostones siervan de algo, jejeje Es broma. Es que a veces temo que las entradas puedan ser un poco largas, pero bueno, son cosas mías.

    Besazos

    ResponderEliminar
  47. Madre mía, no puede una estar desconectada tanto tiempo... Ainss, he visto que ya llegabas por la segunda parte de la historia y he dado marcha atrás, dispuesta a reengancharme correctamente. Continúo mi puesta al día. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  48. No te preocupes, porque lo bueno que tiene un blog es que también funciona como archivo público, por lo que se puede acceder a él en cualquier momento.

    Besos

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.