24 de abril de 2021

Historia de la Cruz Roja en Béjar (1896-2020) (2ª Parte)

      Autor: Francisco Tejeda Blázquez

      Publicado: Semanario Béjar en Madrid, 2021

 

      Durante los siguientes años las actividades no cesan. El tiempo pasa y llegamos a 1972. Un jueves de principios del mes  de febrero, el presidente-delegado de esta asamblea, Rafael       Calzada Diego, que tomó las riendas en 1971, convoca una reunión para constituir y presentar a la nueva asamblea: vicepresidente Ángel Olleros Petit, secretario Jorge Martínez Herrero, vocales Jesús Cid Cid, Benito González Fiz, Concha Goñi, Concha Palomo, Juana Muñoz Díaz y los demás componentes. A esta reunión acude el alcalde Pedro Carbajo.  En ella el delegado informa de las gestiones hechas en Madrid para la concesión de la tan necesaria ambulancia que sería donada al 50% por la Asamblea Suprema de la Cruz Roja, corriendo el otro 50% por cuenta de la asamblea. También se hacen constar las gestiones que se están haciendo para la implantación de una Clínica de Urgencias que constará de dos plantas: en la superior se instalaría la clínica con quirófano, sala de curas y camas, y en la inferior, el cuartelillo. Carbajo gestiona para  este proyecto un local en la calle Flamencos o en Padre Roca.

 


         En abril de este mismo año, el presidente, Rafael Calzada Diego crea el cuerpo de tropas de socorro con servicio de camilleros, que entrará en funcionamiento a lo largo de 1973. Este servicio estaría formado por camilleros, semioficiales y oficiales voluntarios, y por miembros del ejército de tierra elegidos entre los jóvenes bejaranos y comarcanos, una forma para que puedan hacer el servicio militar en la asamblea de Béjar. El objetivo es que exista un número aproximado de unos 40 componentes. En este año de 1972 hay 320 socios y las aportaciones siguen siendo voluntarias.

 

         Tiempo  después llega  la tan esperada  ambulancia, un Seat 1500   que,como se puede    apreciar en la  foto adjunta, fue bendecida en el santuario del Castañar. En este mismo año la Asamblea inicia una campaña de recogida de alimentos, ropa y aportaciones en metálico para enviar a los damnificados del terremoto de Nicaragua.

 


          Metidos ya en 1973, los socios aumentan a 524 y se crea la Brigada de Salvamento con 12 socorristas, asistiendo a todo tipo de eventos deportivos, culturales y de otra índole. El coche-ambulancia acumula en ocho meses de servicio 45 desplazamientos. Por cesión del ayuntamiento se habilitaron unos locales en la calle Recreo adaptando en ellos la secretaría, la sala de juntas, la cochera para la ambulancia y el cuartelillo para la tropa.

 

             En 1974 se crea la Cruz Roja de la Juventud y se organiza el primer curso de salvamento y socorrismo con 30 participantes, dirigidos por el doctor Jesús Cid Cid (medalla de oro de la Cruz Roja). El acto de clausura tiene lugar en mayo, en la sala-cine de Monte Mario, siendo presidido por Rafael Calzada Diego. En noviembre se convoca el segundo curso de salvamento y socorrismo. La Caja de Ahorros de Salamanca dona una ambulancia equipada con las más modernas instalaciones, por lo que esta sede dispondrá de dos coches para las emergencias. Y se inaugura de forma oficial por el Inspector Provincial de Tropas y Parques, Emiliano Álvarez Sánchez, el cuartelillo bejarano, en el que existe un servicio permanente de la Cruz Roja formada por soldados de reemplazo, apoyados por un buen número de voluntarios.

 

 

           Como se puede leer en un artículo de Béjar en Madrid de 1975, el balance general de las actividades durante los siguientes años es positivo y poco a poco se van consiguiendo las metas que fueron previstas en su constitución. En 1976, el Grupo Bejarano de Montaña y la Asamblea Bejarana inician negociaciones para crear la Unidad de la Cruz Roja Alpina. Y dos años después, gracias a Rafael de las Heras Sánchez, que cede desinteresadamente una parcela en el Alto de Vallejera, Cruz Roja edifica e instala             allí un Puesto de  Socorro     dirigido por el capitán Demetrio Martin Mangas y el doctor Jesús Cid Cid. La base contará con oficiales, suboficiales y militares de reemplazo, disponiendo de ambulancia y material sanitario. Esta segunda sede tuvo una vida efímera, pues se clausura el 1 de enero de 1988.

 

         La Cruz Roja Juvenil colabora en 1980 con el Club Juvenil Bosco y los Antiguos Alumnos Salesianos recaudando fondos para la campaña navideña de “Béjar para Béjar” con el fin de ayudar a las familias                          más desfavorecidas. En 1991 el grupo de teatro del colegio Ntra. Sra. del Castañar colabora con Cruz Roja representando en Béjar y Salamanca Las Leandras dirigida por Nieves Rotea.

 

 

       Si en 1998 fueron 46 los objetores que desarrollaron su prestación en esta asamblea, en 1999 son sólo 29 y tres asistentes sociales. Se empiezan así a reducir los objetores que realizan prestación social sustitutoria por la profesionalización del ejército, prevista para 2002. Los programas más activos son las emergencias en carretera, la atención a enfermos y  la tele-asistencia. La coordinación corre a cargo del responsable de esta actividad en Béjar, Eduardo Álvarez Díez. Otros programas consisten en el reparto de alimentos y juguetes, actividades para los jóvenes por Cruz Roja Juventud, acompañamientos, captación de voluntarios… participando                       hasta 168 personas.

 


 Continuará

15 comentarios:

  1. Veo que aún no ha terminado esta serie sobre la Cruz Roja bejarana, y conoceremos entonces el devenir último de la Cruz Roja local; pero lo importante es que desde 1896 y luego en los años veinte del siglo pasado, personas desinteresadas pusieran su empeño en construir y mantener vivo con personal y material (ahí está aquel servicio de lactancia en sus inicios o esa ambulancia con un Seat 1500 después) al servicio de las necesidades bejaranas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Una institución encomiable, altruista, humanitaria y desinteresada que intenta llegar donde debieran llegar otros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Es una buena institución, que se ha extendido a muchas ciudades de nuestra geografía.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. -Leyendo este artículo: primera y segunda parte: sientes una alegría ,de ver que hay muchas personas desprendidas ,que aportan y ayudan al semejante.Cruz Roja, hasta nuestros días goza de muy buena reputación y lo digo con voz de causa.Ojalá no se pierda ese altruismo y sobre todo este voluntariado que gracias al buen hacer de sus ASESORES :tanto médicos, como personal civil y militar y las donaciones por supuesto, pero el voluntariado es chapó.

    Un abrazo feliz finde

    ResponderEliminar
  5. Como no puede ser de otra forma, mi admiración para todos aquellos que dan de su tiempo, y de lo que no cuentan, por los más desfavorecidos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. La salud es un bien del que no nos damos cuenta que tenemos, hasta que lo perdemos... La Cruz Roja, en cualquier lugar, siempre ha intentado mantener ese intangible para todos

    Besos Carmen

    ResponderEliminar
  7. Los soldados de la Cruz Roja desarrollaron una gran labor antes de la creación de las empresas de ambulancias. De hecho la empresa Ambuibérica la creo una persona que fue soldado de la Cruz Roja en Mayorga (Valladolid).
    Un puesto de primeros auxilios situado en Melgar de Fernamental (Burgos) me dijeron que lo quitaron al estar los soldados en el bar de enfrente en lugar del puesto, habiendo dejado al hermano pequeño de uno de ellos, siendo descubiertos por un mando.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Las dos partes del trabajo son excelentes. Felicidades al autor por sacar a la luz un hecho de tan larga tradición y generosidad en Béjar.
    Me ha gustado ver a esas nueve mujeres pioneras en los cursos de Socorrismo. Y las diversas iniciativas solidarias para recaudar fondos. Y las donaciones de organismos para enriquecer los equipos de salvamento.
    Un recuerdo para la institución de La Gota de Leche, entidad en la que mi madre había colaborado en su juventud, en Badajoz.

    Un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  9. Era típico en esos años ver esas ambulancias Seat 1500 en Plazas de toros, ferias, carreteras, y sobre todo en los campos de fútbol españoles, donde la tropa era abundante ya que veían los partidos gratis, así como también las chicas de la Cruz Roja postulando por las calles.
    Un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  10. Un buen ejemplo de amor al prójimo.
    Personas altruistas dedican su tiempo y conocimientos en beneficio de los demás sin pedir nada a cambio.
    En esta tierra, la Cruz Roja sigue haciendo una excelente labor y tiene a su disposición ambulancias de Ambuibérica, en más de una ocasión las he visto pasar cerca de casa.
    Te deseo un buen fin de semana.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  11. no se mucho de esto me ha gustado entenderlo y apreciar lo que dices
    te dejo un abrazo desde Miami

    ResponderEliminar
  12. Buen trabajo Paco. Así se va conociendo más la labor que ha desempeñado y sigue desempeñando la institución, que leyéndote también me estoy enterando de más cosas.
    Tengo el honor de conocer Cruz Roja de Béjar y pertenecer a ella, soy voluntaria. Muchos años en la antigua sede y ahora en la nueva, que ha sido un gran cambio para bien.
    Las instituciones humanitarias, tanto esta como otras, hoy están prestando una gran ayuda ante tanta necesidad que nos ha tocado vivir. Esperemos que poco a poco vaya pasando y podamos mejorar
    Gracias Paco. Gracias Carmen.
    Buen fin de semana para todos. Cuídaros
    Un abrazo.


    ResponderEliminar

  13. ·.
    Muy interesante.
    Dado que ya son años recientes supongo que tu artículo habrá de interesar a muchos ciudadanos de Béjar.
    Un abrazo Carmen


    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.