10 de julio de 2018

Curiosidades del apellido Bejarano

 Autor: Jorge Zúñiga Rodríguez

    Es necesario establecer, de partida, que según historiadores y heraldistas el apellido Bejarano tiene dos fuentes, la portuguesa y la española o bejarana. Siendo más antigua la primera, ambas tienen diferentes escudos: el portugués lleva el león rampante español, el español o bejarano un árbol arrancado y frutado (armas de Béjar, se dice), y hay al menos un tercero con torre en azur, y un cuarto con sol de gules (¿y los dragones…?) .





 Escudos del apellido Bejarano. Blasonari. 

       No paran aquí las particularidades, porque el registro más antiguo (s. XIII) del apellido está en Trujillo, Cáceres, representado en el Alcázar de los Bejarano. Se llama así porque el linaje que lo erigió provenía de Beja, Portugal, en circunstancias de que el gentilicio de tal ciudad es bejense. 


 
Alcázar de los Bejarano en Trujillo. Artehistoria.com 

      Continúan con las personales de algunos portadores del apellido, como Juan Vásquez de Acuña y Bejarano, que nació en Lima, Perú. Su padre era de Burgos y su madre, Margarita Bejarano, de la Villa Imperial de Potosí. Fue el segundo virrey criollo de Nueva España. Entre otras cosas, terminó la Casa de Moneda de México y en un año consiguió acuñar ocho millones de pesos que envió a España para pagar las deudas de la Guerra de Sucesión. Por privilegio del rey, firmaba con “estampilla” por una parálisis que le afectó el brazo derecho. Sus exequias fueron fabulosas. 
Juan Vásquez de Acuña y Bejarano rezando en familia. Elbable.com 

      Para desgracia de los Bejarano, la mexicana Guadalupe Martínez casó con un individuo de aquel apellido y con ese pasó a la historia. La Temible Bejarano, como se la apodó en su tiempo, torturó y mató a tres niñas, con saña que mereció ser contada y cantada con horror en folletines y corridos. Se la considera la primera asesina en serie en la historia de México. Murió en prisión, hostigada por sus compañeras de celda. El periodista mexicano Agustín Sánchez González publicó en 2000 Un dulce sabor a muerte, subtitulado De la Bejarano a la miss México, un siglo de mujeres criminales


 
Unknownmisandry.blogspot.com 


       A las hermanas venezolanas Magdalena, Eduvigis y Belén Bejarano, por el contrario, se las considera ejemplo de emancipación social. Tenidas por pardas, algo así como mulatas, trabajaron incansablemente haciendo tortas de plátano (importaban especias de España) muy requeridas por la aristocracia, hasta juntar quinientos reales de vellón cada una para comprar el cambio de condición de clase que ofrecía la Real Cédula de Gracias al Sacar, emitida en 1795 por el rey Carlos IV, y solicitar el trato de doñas, con escándalo de la misma clase alta que degustaba sus tortas. 

El sainete Las Bejarano, inspirado en el cuento del novelista Antonio Arráiz No son blancas las Bejarano, las recuerda (*). Sainete Las Bejarano. Celarg.org.ve 

      José Piedad Bejarano Sosa, alias el Vale, fue un pescador veracruzano que nunca fue a la escuela. Analfabeto de solemnidad, podía improvisar no obstante cuartetas, sextetos, octetos y décimas con enorme facilidad, reflejando en sus versos cosas cotidianas de la vida en forma picaresca, y hechos de la historia y de la política mejicana. Así decía:  

    No soy poeta ilustrado –me falta confinatura, -una que no he conocido, -y para entrar en figura –le hace falta a mi sentido –solamente la lectura. Sobre la muerte, discurría: La muerte me hace conquista –de diferentes maneras, -yo no la pierdo de vista –me dicen que es traicionera, -y me trae en una lista –donde hay muchas calaveras. La muerte a fuerza me llama –y yo no la puedo ver, -va y se me arrima a la cama –y le dice a mi mujer: -¡Alístalo, que mañana –temprano vengo por él! 

 
  José Piedad Bejarano. Twitter.com 

     Y ya que de la parca hablamos, el epitafio del músico madrileño José María Bejarano Martín, alias Chema, se convirtió en fenómeno viral en las redes. Establecido en El Tamaral, Zamora, fundó allí la orquesta Luz de Luna, de la que también era director. Según sus cercanos, la subida del IVA cultural hasta el 21% lo arrastró a deudas con la Seguridad Social, nada grave en todo caso, pero que le ocasionó descontento, y que al final logró saldar. Semanas antes de fallecer le dijo a su esposa: “Ahora todo está pagado, ya me puedo ir”, comprometiendo a sus hijas a grabar el siguiente texto sobre su tumba:

Cementerio de San Pedro de Latarce, Valladolid, Telagorri.blogspot.com 

      Acerca del rabino Haim Bejarano, nacido en Bulgaria y autor de un Refranero Glosado en judeoespañol, ver el artículo Haim Bejarano viaja a Béjar, publicado en Pinceladas de Historia Bejarana 17/04/2017 y siguiente. Al respecto hay una teoría que vincula el nombre de Béjar con el de Bet Harán, que aparece en el libro de los Números, XXXII-36, de la biblia hebrea. 

Haim Bejarano. Joseanbejarano.blogspot.com 

***************
(*) El trato de doñas no les fue conferido finalmente a las Bejarano, con el pretexto explícito en la respuesta del rey de que, a pesar de ser tenidas por blancas, no son blancas las Bejarano. Fuentes: Varias en la red.

6 comentarios:

  1. Cuando hice el servicio militar, había una brigada en el cuartel de apellido bejarano. Era de Badajoz, entre Cáceres y Portugal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Da para mucho el recorrido de apellido tan Ilustre muy interesante el articulo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Ese apellido está bastante extendido, por toda la geografía. Recuerdo haber estado con un compañero de clase, con ese apellido.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. El escudo azul muy bonito, has hecho una buena búsqueda con este apellido, nunca he conocido a nadie con este apellido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Al parecer el apellido parece tener varios orígenes según nos muestras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Conmigo estudio un compañero de este apellido. Es judío. El otro apellido es Toledano. Son sefarditas de origen, puesto que sus antepasado vivieron en Segovia. Tiene incluso la llave de la casa...

    Besos

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.