21 de septiembre de 2019

Enarbolando la bandera de los bejaranos caídos por La Gloriosa en Madrid (3ª Parte)


Autora: Carmen Cascón Matas
Publicado: Revista de Ferias y Fiestas de la Cámara de Comercio, 2017.

Después los enviados bejaranos se dirigieron al Ministerio de Gracia y Justicia para trasladar el informe sobre las indemnizaciones a las familias de los caídos en septiembre, presentar cargos contra los culpables y tratar un asunto de “escarcelación (es posible que se refirieran a los paisanos encarcelados por los hechos anteriores a los sucesos de septiembre de 1868, por ejemplo a los que seguían entre rejas tras el levantamiento del 29 de agosto de 1867). El motivo se centraba en la posibilidad de que con el triunfo de La Gloriosa se ofreciera el indulto a los implicados en los intentos fracasados de golpe de estado anteriores a la fecha. 





Al margen, Luis Olleros y Rafael Lozano aluden a una serie de asuntos que quieren presentar al Ministerio de Fomento y que no lo harán de momento hasta que “se organice aquello un poco más para ver de obtener lo que se pueda tanto sobre obras públicas como sobre Escuela Industrial”. Recordemos que, fundada el 20 de julio de 1854, la Escuela comenzó un lento declive al contar para su sustento sólo con el presupuesto exiguo concedido anualmente por el Ayuntamiento, para cerrar en 1868. Es posible que la Junta Revolucionaria pretendiera su reapertura como Escuela de Artes y Oficios, pretensión que no se conseguirá hasta 1879 durante la Restauración monárquica[1]

 Edificio donde se encontraba la Escuela 
Industrial de Béjar


El 15 de octubre Olleros y Lozano escriben de nuevo a la Junta refiriéndose a su entrevista con el general Francisco Serrano y Domínguez, cabeza del partido político Unión Liberal y otro de los héroes de La Gloriosa. Quien luego resultaría nombrado Regente mientras se formaban unas Cortes Constituyentes y se elegía qué forma de gobierno resultaba operativa para el nuevo sistema político “nos aseguró que se ocuparía de acuerdo con el General Prim y con el mayor interés de los resultados del Expediente judicial tanto para indemnización a las víctimas como para castigar a quien corresponda”. 

 Fotografía de Francisco Serrano y Domínguez. 
Imagen sacada de aquí


En la misiva ambos muestran su aprobación a que la Junta nombre comisionados para enviar a Salamanca y así se oigan las peticiones de Béjar a nivel provincial, que no es poco, mientras se consigue la capitalidad (como vemos no cejan en su empeño). Por otra parte, insisten en la esperanza de que el general Prim visite Béjarpor espontaneo ofrecimiento siquiera por breves horas” en un futuro próximo y es por ello que “creemos que la junta debería enviarnos una comunicación espresando la satisfacción en que había sabido este propósito, el placer con que Béjar le vería en su seno y la confianza que tiene en esa promesa que se cumplirá [2]”. Por desgracia el atentado del 27 de diciembre de 1870 en la calle del Turco con resultado de muerte truncará esa esperada visita a Béjar. O quizá el general nunca hubiera acudido a la llamada de nuestros paisanos al producirse al poco de iniciar el Sexenio su andadura numerosos levantamientos republicanos que provocaron el regreso de las tropas estatales de manera permanente al Palacio Ducal.


Por último, unas extensas líneas nos transmiten el caos que se vivía en Béjar a nivel político. La Junta Revolucionaria había decidido nombrar los cargos del nuevo Ayuntamiento entre revolucionarios de confianza, situación anómala que provocó la disconformidad de los republicanos, firmes partidarios del sufragio universal. De esta forma “la legitimidad de la que formamos parte se había puesto en duda” y no les faltaba razón.

 Gobierno Provisional

En nuestra habitual franqueza- y en ello seguramente no verán ningún interés personal- diremos que hemos sabido con sentimiento estos disentimientos que pueden contribuir a que cambie la opinión favorable que Béjar se había conquistado en este periodo, al par que por su inquebrantable valor y firmeza por su directa moderación y su marcha ordenada”. Así ruegan se les comunique si los cambios producidos alteran de algún modo su misión en Madrid

Y para que no se dude de la firmeza del Gobierno Provisional aseguran que “se consolida de día en día, el partido democrático muestra una moderación y una confianza enteramente satisfactoria y creemos que el Gobierno recobrara pronto su unidad para proceder a la elección de Cortes Constituyentes. El deseo de todos es que se encauce la revolución en medio del orden para que no haya como otras veces que lamentar la perdida de la libertad conquistada; y todo anuncia que por esta vez entraremos en un camino de verdadero progreso. A todos nos toca contribuir a este resultado y esperemos que nuestro pueblo no faltara a este sagrado deber, y que no borrara con ningún género de escesos el alto nombre que ha conquistado y de que hoy disfruta”. 

El miedo a una involución o al caos planea continuamente tanto a nivel particular como general. Para consolidar el régimen triunfante se hacía preciso imponer el orden frente al caos, tomar las riendas del caballo desbocado sin caer en la duda y el desaliento, si esto era posible. 

Continuará


[1] CANO PAVÓN, J. M. “Las limitaciones de la enseñanza técnica obrera en la España Isabelina: la Escuela Industrial de Béjar (1852-1867)”. Lull. Palma de Mallorca, 24 (2001). CASCÓN MATAS, Carmen. “La Escuela Elemental de Artes e Industrias de Béjar (1852- 1902)”. Revista Electrónica de Historia “El futuro del pasado”. Monográfico “Razón, utopía y sociedad”, nº 2. Salamanca, 2011.


[2] Efectivamente el 17 de octubre la Junta Revolucionaria de Béjar escribió una carta expresando su satisfacción por la posible visita del general y que se recogió en el Béjar al vapor, pp. 45-47.

8 comentarios:

  1. Algo que se repite nuestra historia de los dos últimos siglos: la existencia de políticos moderados de diversa tendencia que, para que se consoliden ciertas conquistas sociales y el progreso de la nación, apuestan por el orden y la mesura para no tener que lamentar la pérdida de lo conseguido.
    Un saludo, Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Un trabajo muy interesante. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. La historia se repite y no se toma nota de lo que habría que corregir.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. El caos debía ser muy significativo cuando ni a presentar sus proyectos al Ministerio de Fomento se atrevían mientras "aquello" no se organizase un poco más. ¡País de iluminados improvisadores donde, para agarrarse a golpes, lo único imprescindible es que haya dos!
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. Hola Carmen:

    Leyendo, me doy cuenta que somos cíclicos...o es posible que nunca hayamos partido de ningún punto...

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Una posición de la que hubo que tomar otra alternativa para no perder lo conseguido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Creo que aquello que añoraban los protagonistas de la Gloriosa parece algo hemos conseguido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Carmen. Sigo leyendo esta serie, de la que de momento me gustaría resaltar la documentación gráfica que estás aportando.
    Saludos.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.